NA­ZIS OR­DE­NAN IN­CEN­DIAR NA­VE EN PUER­TO DE GUA­YA­QUIL: 1941

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁNCHEZ BRA­VO

Se ha­bía ini­cia­do la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y por aquel tiem­po se en­con­tra­ban fon­dea­dos en el puer­to de Gua­ya­quil cua­tro bu­ques mer­can­tes de na­cio­na­li­dad ale­ma­na. Tres de ellos zar­pa­ron con di­rec­ción a su pa­tria, an­te el te­mor de ser cap­tu­ra­dos por las fuer­zas de los paí­ses alia­dos, en es­pe­cial In­gla­te­rra, prin­ci­pal ad­ver­sa­rio en la con­fla­gra­ción.

El cuar­to bu­que era el va­por Ce­ri­go, que no pu­do em­pren­der na­ve­ga­ción de­bi­do a da­ños en sus má­qui­nas, por tan­to per­ma­ne­ció fon­dea­do en el río Gua­yas. Es­te bu­que es­ta­ba ma­tri­cu­la­do en el puer­to de Ham­bur­go y per­te­ne­cía a la em­pre­sa ale­ma­na Ham­burg Amé­ri­can Li­ne, la que por lo re­gu­lar ser­vía a los puer­tos de Gua­ya­quil y Man­ta, con los va­po­res Du­ra­zo, Ma­ni­za­les y Ce­ri­go, en­tre otros. Es­tos bu­ques na­ve­ga­ban ha­cia el sur, has­ta Pun­ta Are­nas, Chi­le, y por el nor­te has­ta Pa­na­má, en don­de las ex­por­ta­cio­nes ecua­to­ria­nas eran trans­bor­da­das. La car­ga em­bar­ca­da en nues­tro país con­sis­tía por lo ge­ne­ral de ca­fé y ta­gua, cu­yo des­tino fi­nal era el puer­to de Ham­bur­go, en Ale­ma­nia.

El va­por Ce­ri­go ha­bía si­do cons­trui­do en 1922; era un bu­que de 1.292 to­ne­la­das de ar­queo to­tal y sus cal­de­ras que­ma­ban car­bón. Ini­cial­men­te, la Ham­burg Ame­ri­can Li­ne lo des­ti­nó al ser­vi­cio de trans­por­te en­tre las is­las del Ca­ri­be.

La Ham­burg Ame­ri­can Li­ne fue una em­pre­sa es­ta­ble­ci­da en la ciu­dad ale­ma­na de Ham­bur­go en el año 1847, te­nien­do por ob­je­to el trans­por­te a lo lar­go del océano Atlán­ti­co de per­so­nas y bie­nes. Pos­te­rior­men­te fue am­plian­do sus ru­tas, y lo ha­ría tam­bién por Su­da­mé­ri­ca, en­tre cu­yos paí­ses se con­si­de­ra­ba a Ecua­dor, con el Ce­ri­go y otros bu­ques de ma­yor por­te.

IN­CEN­DIO DEL CE­RI­GO EN EL RÍO

A fi­nes de mar­zo de 1941 se en­con­tra­ba el va­por ale­mán Ce­ri­go en el puer­to de Gua­ya­quil, al man­do del ca­pi­tán Paúl Ha­ller, y se­gún el his­to­ria­dor Al­ber­to Sánchez Va­ras exis­tían ru­mo­res de in­cau­ta­ción de los bar­cos ale­ma­nes en otros puer­tos por pre­sión de los Es­ta­dos Uni­dos, que aún no en­tra­ba en la gue­rra. An­te esa cir­cuns­tan­cia, el ré­gi­men na­zi de­ci­dió que el 1 de abril de 1941 fue­ran in­cen­dia­dos y hun­di­dos si­mul­tá­nea­men­te to­dos los bu­ques mer­can­tes ale­ma­nes que es­tu­vie­sen en puer­tos del ex­te­rior, pa­ra im­pe­dir que se apro­pia­sen de ellos sus enemi­gos. Cum­plie­ron esa or­den los ca­pi­ta­nes de bu­ques ger­ma­nos en Ca­llao, Mon­te­vi­deo, Val­pa­raí­so y Ve­ra­cruz, en­tre otros.

En Ecua­dor hi­cie­ron lo pro­pio el ca­pi­tán y la tri­pu­la­ción del va­por ale­mán Ce­ri­go, y al res­pec­to el con­tral­mi­ran­te Car­los Mon­te­ver­de Gra­na­dos, que vi­vió esos mo­men­tos por es­tar em­bar­ca­do en el bu­que es­cue­la Pre­si­den­te Al­fa­ro, en ca­li­dad de pi­lo­tín, nos re­la­ta lo si­guien­te:

“El mi­nis­tro de De­fen­sa, en co­no­ci­mien­to de las in­ten­cio­nes ale­ma­nas de que­mar el bu­que y hun­dir­lo, or­de­nó to­mar las me­di­das ade­cua­das pa­ra evi­tar el pro­pó­si­to. El co­man­dan-

te ge­ne­ral de Ma­ri­na, ca­pi­tán de fra­ga­ta Cé­sar Mo­go­llón, en­vió el 31 de mar­zo, es de­cir a la vís­pe­ra de los su­ce­sos que re­la­ta­mos, una co­mu­ni­ca­ción al co­man­dan­te de Ma­ri­na en Gua­ya­quil, ca­pi­tán de fra­ga­ta Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­drid, con la or­den de es­ta­ble­cer una guar­dia de ma­ri­ne­ría a bor­do del ci­ta­do bu­que y cam­biar­lo a otro fon­dea­de­ro”.

“El 1 de abril el co­man­dan­te tu­vo co­no­ci­mien­to de es­te ra­dio­gra­ma ci­fra­do, to­man­do de in­me­dia­to las me­di­das per­ti­nen­tes pa­ra dar cum­pli­mien­to a di­cha or­den. A las 10:00 ho­ras, una des­pués de ha­ber re­ci­bi­do y to­ma­do co­no­ci­mien­to de es­ta, or­de­nó al al­fé­rez de fra­ga­ta Mar­cos Sal­ce­do, ofi­cial del bu­que es­cue­la Pre­si­den­te Al­fa­ro, que alis­ta­ra 15 hom­bres ar­ma­dos al man­do de un ofi­cial, pa­ra que in­ter­vi­nie­ran en el mo­men­to opor­tuno. El ofi­cial que es­tu­vo al man­do de es­te gru­po fue el al­fé­rez de fra­ga­ta Jor­ge Leo­ro Due­ñas”.

“El ca­pi­tán del puer­to fue in­for­ma­do de las ac­cio­nes que se in­ten­ta­ban, y al co­man­dan­te del avi­so Atahual­pa se le in­di­có que de­bía es­tar a las 15:00 en el mue­lle fis­cal, lis­to pa­ra abar­loar­se al Ce­ri­go. El ca­pi­tán del puer­to, a su vez, in­for­mó al pri­mer je­fe del Cuer­po de Bom­be­ros so­bre la si­tua­ción y es­te, aten­dien­do el pe­di­do, con­cu­rrió con el bu­que bom­ba Huan­ca­vil­ca al mue­lle fis­cal pa­ra in­ter­ve­nir en la po­si­ble emer­gen­cia”.

“A las 15:15 ho­ras, una vez que fue no­ti­fi­ca­do el cón­sul de Ale­ma­nia, el Atahual­pa, cu­yo co­man­dan­te era el te­nien­te de fra­ga­ta Rafael Mo­rán Val­ver­de, desatra­có del mue­lle y a las 15:30 ho­ras, es­tan­do el bu­que a unos 20 me­tros del cos­ta­do del Ce­ri­go, se oyó una ex­plo­sión en su in­te­rior, a la vez que se ob­ser­vó una den­sa columna de hu­mo que sa­lía por el cu­bi­che­te del de­par­ta­men­to de má­qui­nas”.

“Se­gún el in­for­me del ca­pi­tán de fra­ga­ta Fer­nán­dez Ma­drid, en el mo­men­to que se pro­du­jo la ex­plo­sión se ob­ser­vó que una lan­cha

AN­TE RU­MO­RES DE IN­CAU­TA­CIÓN DE LOS BU­QUES ALE­MA­NES EN PUER­TOS NEU­TRA­LES, EL RÉ­GI­MEN NA­ZI DIS­PU­SO QUE EL 1 DE ABRIL DE 1941, SEAN HUN­DI­DOS SI­MUL­TÁ­NEA­MEN­TE TO­DOS SUS BU­QUES MER­CAN­TES SURTOS EN EL EX­TRAN­JE­RO.

fle­te­ra se acer­ca­ba a la es­ca­la del bu­que y en ella in­ten­ta­ban em­bar­car­se el ca­pi­tán y tri­pu­lan­tes con sus res­pec­ti­vos equi­pa­jes. El Atahual­pa apre­su­ró su ma­nio­bra de atra­que, evi­tan­do así que se em­bar­ca­ran en la lan­cha los ale­ma­nes, a quie­nes se los apre­só a bor­do de nues­tro bu­que. Es­tos fue­ron des­pués en­tre­ga­dos al co­man­dan­te de la Zo­na Mi­li­tar, quien or­de­nó su tras­la­do al ba­ta­llón Mon­te­cris­ti. El in­cen­dio con­ti­nuó has­ta las 22:30 ho­ras, cuan­do pu­do con­si­de­rar­se do­mi­na­do, de­bi­do a la in­ter­ven­ción opor­tu­na y acer­ta­da del per­so­nal de la mo­to­bom­ba Huan­ca­vil­ca y de otra bom­ba con­tra in­cen­dios que fue trans­por­ta­da por el Atahual­pa”.

“Co­mo con­se­cuen­cia de la can­ti­dad de agua em­plea­da pa­ra apa­gar el fue­go en las bo­de­gas de car­bón, el bu­que to­mó una in­cli­na­ción a ba­bor de 15 gra­dos, y a pe­sar de que tal con­di­ción no fue con­si­de­ra­da pe­li­gro­sa, al si­guien­te día se pro­ce­dió a achi­car el agua por me­dio de bom­bas por­tá­ti­les que fue­ron pres­ta­das en for­ma vo­lun­ta­ria por el ciu­da­dano bri­tá­ni­co in­ge­nie­ro J. S. Bo­ni. El día 3 de abril se ini­cia­ron los tra­ba­jos de sa­car los es­com­bros y en la tar­de de es­te día que­dó el bu­que adri­za­do y se es­ta­ble­ció una guar­dia de un ofi­cial de mar de 3ª, tres pi­lo­ti­nes y seis ma­ri­ne­ros”.

El bu­que que­dó ba­jo la cus­to­dia de la Ar­ma­da y fue el per­so­nal de la Es­cue­la de Gru­me­tes el en­car­ga­do de mon­tar las guar­dias res­pec­ti­vas. Pa­ra tal pro­pó­si­to los gru­me­tes fue­ron or­ga­ni­za­dos en dos sec­cio­nes que se re­le­va­ban ca­da cier­to tiem­po, per­ma­ne­cien­do una en tie­rra y otra a bor­do.

El co­man­dan­te de Ma­ri­na, ca­pi­tán de fra­ga­ta Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­drid, pro­pu­so que el bu­que sea en­tre­ga­do en pro­pie­dad a la Ma­ri­na de Gue­rra Nacional, lo que no tu­vo re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble, y si bien per­ma­ne­ció ba­jo cus­to­dia y cui­da­dos de la Ar­ma­da por al­gún tiem­po, nun­ca pa­só a ser par­te de su pa­tri­mo­nio.

Pos­te­rior­men­te, el va­por ale­mán Ce­ri­go fue tras­pa­sa­do al Fe­rro­ca­rril del Sur; allí pro­ce­die­ron a re­pa­rar­lo, lo que to­mó cer­ca de dos años, lue­go de lo cual sa­lió a na­ve­gar. Se le ha­bía cam­bia­do el nom­bre a va­por 24 de Ma­yo. En 1947 se­guía ope­ra­ti­vo, pues el 2 de agos­to trans­por­ta­ba al per­so­nal na­val que de­bía via­jar de Gua­ya­quil a Puer­to Es­pa­ña, en la is­la Tri­ni­dad, pa­ra traer al re­mol­ca­dor Co­to­pa­xi, ad­qui­ri­do pa­ra la Ar­ma­da del Ecua­dor. Se lo cla­si­fi­có co­mo va­por mer­can­te.

Al for­mar­se la Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na de Trans­por­te Ma­rí­ti­mo de los her­ma­nos Vi­lla­crés Mos­co­so, es­tos ad­qui­rie­ron el va­por 24 de Ma­yo, an­ti­guo Ce­ri­go, y otros dos bu­ques. Lo re­de­sig­na­ron co­mo va­por Don Da­río en ho­me­na­je al pa­dre de ellos, y lo de­di­ca­ron a efec­tuar via­jes a Pa­na­má, Pe­rú, Cos­ta Ri­ca, Ni­ca­ra­gua y Es­ta­dos Uni­dos, trans­por­tan­do dis­tin­tos pro­duc­tos.

Nos re­la­ta el ca­pi­tán Juan Ytu­rral­de que el va­por Don Da­río, al man­do del ca­pi­tán N. Dávila, na­ve­gó en el Ama­zo­nas con rum­bo a Ma­naos, sien­do el úni­co bu­que ecua­to­riano que lo ha­bía he­cho. Tu­vo lar­ga vida a pe­sar de las in­ten­cio­nes que hu­bo de hun­dir­lo, por asun­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. (F)

1. Bu­que en ser­vi­cio de la Ham­burg Ame­ri­can Li­ne.

2. El al­to man­do ger­mano dis­pu­so el hun­di­mien­to de sus bu­ques mer­can­tes en el ex­te­rior. Hitler y el gran al­mi­ran­te Erich Rae­der.

3. El va­por ale­mán Ce­ri­go en llamas en el rio Gua­yas. Co­lec­ción Al­ber­to Sánchez Va­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.