La de­re­cha vuel­ve al po­der con Du­rán Ba­llén

LA PRE­SEN­CIA DEL CON­SER­VA­DOR DU­RÁN BA­LLÉN EN EL PO­DER

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UNA NE­CE­SA­RIA RE­VI­SIÓN HIS­TÓ­RI­CA. Si bien, a di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do en el ré­gi­men pre­ce­den­te, el go­bierno de Bor­ja man­tu­vo una ac­ti­tud equi­li­bra­da y cui­da­do­sa res­pec­to a las pre­sio­nes y re­cla­mos de los sec­to­res so­cia­les, y uti­li­zó una me­to­do­lo­gía de ejer­ci­cio del po­der fun­da­men­ta­da en la rei­te­ra­ción del lla­ma­do al diá­lo­go y la con­cer­ta­ción, su ges­tión eco­nó­mi­ca di­fi­rió de la de aquel tan so­lo en los tiem­pos pa­ra la adop­ción de me­di­das de pa­re­ci­do te­nor. Los ajus­tes que es­tas per­si­guie­ron de­ja­ron en bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca una sen­sa­ción de agra­vio, de nin­gu­na ma­ne­ra atem­pe­ra­da por cier­tas de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les en el ám­bi­to po­lí­ti­co, co­mo la de­nun­cia en con­tra de Febres-Cor­de­ro por la con­tra­ta­ción del ex­per­to en in­te­li­gen­cia mi­li­tar is­rae­lí Ram Ga­zit, la muy ce­le­bra­da en­tre­ga de ar­mas por par­te del gru­po in­sur­gen­te Al­fa­ro Vi­ve o la reanu­da­ción del jui­cio con­tra Abdalá Bu­ca­ram por ha­ber co­me­ti­do de­frau­da­ción en el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil. Los dos pri­me­ros ca­sos tu­vie­ron una co­ber­tu­ra de pren­sa con re­la­ti­vo im­pac­to y cor­ta du­ra­ción, y el úl­ti­mo ter­mi­nó en una de­ci­sión ab­so­lu­to­ria al lí­der po­pu­lis­ta por par­te de los ma­gis­tra­dos que lo juz­ga­ron.

EL MO­VI­MIEN­TO IN­DÍ­GE­NA: SU­JE­TO AC­TI­VO EN ES­TE MO­MEN­TO

El am­bien­te de apa­ren­te tran­qui­li­dad que le sir­vió de ba­se al go­bierno del pre­si­den­te Bor­ja, sin em­bar­go, se vio al­te­ra­do de ma­ne­ra abrup­ta e im­pac­tan­te por la mo­vi­li­za­ción in­dí­ge­na li­de­ra­da por la Co­naie a me­dia­dos del año 1990. Es­te “le­van­ta­mien­to”, al de­cir del his­to­ria­dor Gon­za­lo Or­tiz Crespo, “…fue la más gran­de mo­vi­li­za­ción in­dí­ge­na del si­glo XX en el Ecua­dor…”. La de­ci­sión pa­ra que los in­dí­ge­nas sa­lie­ran ha­bría si­do anun­cia­da en la prác­ti­ca el día 28 de ma­yo, cuan­do se dio la to­ma de la igle­sia de Santo Do­min­go en Qui­to que du­ró una se­ma­na. Es­tas agru­pa­cio­nes le­van­ta­ron, co­mo jus­ti­fi­ca­ti­vo, la fal­ta de aten­ción ofi­cial en una se­rie de re­cla­mos por tie­rras, la eje­cu­ción de un con­jun­to de me­di­das eco­nó­mi­cas que ha­brían te­ni­do co­mo efec­to la agu­di­za­ción de las ne­ce­si­da­des del pue­blo, el irres­pe­to a la iden­ti­dad de las na­cio­na­li­da­des in­dí­ge­nas pe­se a las de­cla­ra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en ese sen­ti­do, la in­de­ci­sión de las au­to­ri­da­des pa­ra cam­biar una es­truc­tu­ra de do­mi­na­ción que so­me­tía a las co­mu­ni­da­des a un es­ta­do de ex­plo­ta­ción y des­pre­cio, y la con­ti­nui­dad de una reali­dad de co­lo­nia­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo, en­tre otras de­man­das.

La mo­vi­li­za­ción in­dí­ge­na que arran­có al ama­ne­cer de ese 4 de ju­nio de 1990, tu­vo es­pe­cial in­ci­den­cia en las pro­vin­cias de Im­ba­bu­ra, Pi­chin­cha, Co­to­pa­xi, Tun­gu­rahua, Bo­lí­var, Chim­bo­ra­zo y Ca­ñar. Va­rias de las ca­rre­te­ras más im­por­tan­tes de esa par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal fue­ron cor­ta­das, con lo que se al­te­ró, de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo, la cir­cu­la­ción de per­so­nas y bie­nes en to­do el país. Lue­go de al­gu­nos días de ha­ber­se ini­cia­do el acon­te­ci­mien­to, mu­chas co­mu­ni­da­des del sur de la sie­rra y de la Ama­zo­nía ple­ga­ron e in­te­rrum­pie­ron las vías en esas cir­cuns­crip­cio­nes. Agru­pa­cio­nes in­dí­ge­nas se to­ma­ron al­gu­nos de los edi­fi­cios pú­bli­cos en va­rias ca­be­ce­ras can­to­na­les y ocu­pa­ron ha­cien­das en esas pro­vin­cias de la sie­rra cen­tral. El his­to­ria­dor alu­di­do, Gon­za­lo Or­tiz Crespo, a pro­pó­si­to de es­te even­to, sos­tu­vo: “…En cuan­to a la so­cie­dad, el im­pac­to fue gi­gan­tes­co: ca­si se pue­de de­cir que los mes­ti­zos ecua­to­ria­nos des­cu­brie­ron con ese le­van­ta­mien­to la exis­ten­cia de los in­dios, a quie­nes por si­glos se los ha­bía man­te­ni­do in­vi­si­bles, pa­ra fa­ci­li­tar…la ex­plo­ta­ción y la dis­cri­mi­na­ción a la que es­ta­ban so­me­ti­dos. Al des­cu­brir­los y ver su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción, la so­cie­dad blan­co-mes­ti­za re­co­no­ció la dig­ni­dad de los pro­ta­go­nis­tas y la jus­ti­cia de sus re­cla­mos. En Qui­to in­clu­so apa­re­cie­ron gra­fi­tis a fa­vor del le­van­ta­mien­to, el más de­ci­dor de los cua­les fue uno que nos con­mo­vió en­ton­ces y que ha pa­sa­do a la his­to­ria: “Amo lo que ten­go de in­dio”…”.

UNA ATI­NA­DA DE­CI­SIÓN CON RE­LA­TI­VOS EFEC­TOS

El go­bierno en­car­gó a va­rios de sus más ca­pa­ces y con­fia­bles co­la­bo­ra­do­res la ta­rea de acer­car­se a la di­ri­gen­cia in­dí­ge­na pa­ra evi­tar la agu­di­za­ción de su pro­tes­ta. La ges­tión de ese equi­po lo­gró que los lí­de­res de la mo­vi­li­za­ción acep­ta­ran re­unir­se con el pre­si­den­te. El diá­lo­go tu­vo un desen­la­ce fe­liz, pe­se a los re­cla­mos por par­te de los re­pre­sen­tan­tes que exi­gían cas­ti­gar al o los cul­pa­bles de la muer­te de uno de sus com­pa­ñe­ros en La­ta­cun­ga y a los efec­tos que cau­só, en el áni­mo del Eje­cu­ti­vo, la re­ten­ción de va­rios sol­da­dos y po­li­cías. La en­ten­te, que con­tó con el apo­yo y la in­ter­ven­ción de la Igle­sia, lle­gó a su fi­nal con

“…En cuan­to a la so­cie­dad, el im­pac­to fue gi­gan­tes­co: ca­si se pue­de de­cir que los mes­ti­zos ecua­to­ria­nos des­cu­brie­ron con ese le­van­ta­mien­to la exis­ten­cia de los in­dios, a quie­nes por si­glos se los ha­bía man­te­ni­do in­vi­si­bles...”

GON­ZA­LO OR­TÍZ CRESPO

el com­pro­mi­so del Go­bierno na­cio­nal de es­tu­diar y re­sol­ver los pun­tos de la “Pla­ta­for­ma de Lu­cha” de la Co­naie.

¿CÓ­MO ES­TA­BA LA ECO­NO­MÍA?

Al fi­na­li­zar el go­bierno de Bor­ja, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no era de lo me­jor y, por el con­tra­rio, re­sal­ta­ban una se­rie de he­chos de crí­ti­co ma­tiz. Así, por ejem­plo, las re­mu­ne­ra­cio­nes que en el in­gre­so na­cio­nal fue­ron del 30 por cien­to en 1981, des­cen­die­ron al 13 por cien­to en 1992, lo que im­pli­có un de­bi­li­ta­mien­to os­ten­si­ble en la ca­pa­ci­dad de com­pra de los ho­ga­res ecua­to­ria­nos, pues si se ob­ser­va que el gas­to mí­ni­mo en una fa­mi­lia obre­ra su­pe­ra­ba los 300.000 su­cres men­sua­les, el sa­la­rio mí­ni­mo vi­tal ape­nas cu­bría una quin­ta par­te de esa ca­nas­ta bá­si­ca. Asi­mis­mo, el des­em­pleo y el subem­pleo afec­ta­ban apro­xi­ma­da­men­te a los dos ter­cios de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va.

Ese fue el pa­no­ra­ma al tér­mino de la ex­pe­rien­cia so­cial­de­mó­cra­ta en el go­bierno ecua­to­riano.

LAS ELEC­CIO­NES PRE­SI­DEN­CIA­LES DE 1992

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pri­me­ra vuel­ta, del 17 de ma­yo de 1992 par­ti­ci­pa­ron do­ce bi­no­mios: el Par­ti­do Li­be­ral Ra­di­cal postuló a Bo­lí­var Chi­ri­bo­ga pa­ra la pre­si­den­cia y a Zoi­la Laad pa­ra la vi­ce­pre­si­den­cia, el Par­ti­do As­sad Bu­ca­ram a Bo­lí­var Gon­zá­lez y Wil­son Drouet, Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res a Ave­rroes Bu­ca­ram y Pa­tri­cio del Po­zo, De­mo­cra­cia Po­pu­lar-Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na a Vla­di­mi­ro Ál­va­rez y Rei­nal­do Yan­cha­pa­xi, Par­ti­do So­cial­cris­tiano a Jai­me Nebot y a Ga­lo Ve­la, Par­ti­do Unión Re­pu­bli­ca­na, Par­ti­do Con­ser­va­dor a Six­to Du­rán-Ba­llén y a Al­ber­to Dahik, Fren­te Am­plio de Iz­quier­da a Gus­ta­vo Iturralde y a Edi­son Fon­se­ca, Par­ti­do Rol­do­sis­ta Ecua­to­riano a Abdalá Bu­ca­ram y a Marco Proa­ño, Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca a Raúl Ba­ca y a Jor­ge Ga­llar­do, Ac­ción Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­ria Ecua­to­ria­na a Frank Vargas y a Alfredo La­rrea, Mo­vi­mien­to Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co a Faus­to Mo­reno y a Car­los Ca­rri­llo, y Par­ti­do So­cia­lis­ta Ecua­to­riano a León Rol­dós y a Ale­jan­dro Ca­rrión.

Va­rios de los can­di­da­tos ya ha­bían te­ni­do par­ti­ci­pa­ción en li­des elec­to­ra­les. Por ejem­plo, Six­to Du­rán in­ter­ve­nía en es­ta oca­sión por ter­ce­ra vez, lue­go de que su ins­crip­ción no pro­vino del Par­ti­do So­cial­cris­tiano sino de una fu­sión en­tre el de­no­mi­na­do Par­ti­do de Uni­dad Re­pu­bli­ca­na -PUR- y el Par­ti­do Con­ser­va­dor. La pre­fe­ren­cia del li­de­raz­go so­cial­cris­tiano se vol­có a fa­vor del en­ton­ces jo­ven po­lí­ti­co Jai­me Nebot Saadi, que ha­bía ocu­pa­do la go­ber­na­ción del Gua­yas en el ré­gi­men de León Febres-Cor­de­ro y go­za­ba de su ab­so­lu­ta con­fian­za. La de­ci­sión de ese par­ti­do fue in­ter­pre­ta­da por Six­to Du­rán co­mo una trai­ción y por ello de­ci­dió lan­zar­se a la pre­si­den­cia me­dian­te la unión de una or­ga­ni­za­ción crea­da pa­ra el efec­to y el Par­ti­do Con­ser­va­dor que, a esas al­tu­ras, era más un mem­bre­te que un en­te con es­truc­tu­ra real.

QUIEN FUE­RA UN EXI­TO­SO AL­CAL­DE DE QUI­TO LLE­GÓ AL PO­DER, QUE HA­BÍA BUS­CA­DO AN­TES CO­MO SO­CIAL­CRIS­TIANO, CON UN PAR­TI­DO RE­CIÉN FOR­MA­DO, DE­RRO­TAN­DO A SU EXCAMARADA JAI­ME NEBOT.

LOS PER­FI­LES PRO­GRA­MÁ­TI­COS

En el pro­gra­ma de go­bierno ex­pues­to por Du­rán-Ba­llén se pri­vi­le­gia­ba una ten­den­cia ha­cia la li­be­ra­ción de la eco­no­mía y la pri­va­ti­za­ción de las em­pre­sas en ma­nos del Es­ta­do, con el ob­je­ti­vo de re­du­cir el gas­to pú­bli­co y lo­grar afron­tar con éxi­to las ma­ni­fes­ta­cio­nes crí­ti­cas que ex­pe­ri­men­ta­ba la eco­no­mía na­cio­nal. Su men­sa­je en lo so­cial no tu­vo, en reali­dad, nin­gún con­te­ni­do que le per­mi­tie­ra lle­gar a los sec­to­res so­cia­les ma­yo­ri­ta­rios. Sin em­bar­go, el he­cho de des­mar­car­se de la co­rrien­te so­cial­cris­tia­na le otor­gó una for­ta­le­za que le ser­vi­ría pa­ra aso­mar co­mo una op­ción con­ci­lia­do­ra y to­le­ran­te. Por ello, y así lo sos­tie­nen al­gu­nos ana­lis­tas, las pre­fe­ren­cias no so­lo lle­ga­ron des­de los gru­pos in­flui­dos por la Igle­sia ca­tó­li­ca, sino de va­rios de los nú­cleos em­pre­sa­ria­les y has­ta de las fi­las del cen­tro ha­cia la iz­quier­da. El can­di­da­to so­cial­cris­tiano, por su par­te, aso­ma­ba co­mo una op­ción re­ju­ve­ne­ce­do­ra de la de­re­cha ecua­to­ria­na, con un dis­cur­so de am­plia re­fe­ren­cia a la ne­ce­si­dad de im­pul­sar un pro­ce­so de desa­rro­llo na­cio­nal en lo eco­nó­mi­co y de efec­tos en be­ne­fi­cio de la lu­cha con­tra la po­bre­za, con una reite­ra­da alu­sión al he­cho in­con­tras­ta­ble de que en el go­bierno de León Febres-Cor­de­ro hu­bo más re­cur­sos pa­ra los pro­gra­mas de po­lí­ti­ca so­cial, en com­pa­ra­ción con lo que se gas­tó en esa área en la ges­tión del so­cial­de­mó­cra­ta Ro­dri­go Bor­ja. Sin em­bar­go, en la opi­nión de gran par­te de la po­bla­ción per­sis­tía el cri­te­rio de que sien­do Nebot el he­re­de­ro di­rec­to de Febres-Cor­de­ro, no ten­dría ni la au­to­no­mía su­fi­cien­te pa­ra ma­ne­jar el po­der del Es­ta­do ni la sol­tu­ra pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les. Ade­más, la opo­si­ción a Jai­me Nebot, pro­ve­nien­te no so­lo de los gru­pos de de­re­cha ali­nea­dos a la can­di­da­tu­ra de Six­to Du­rán, sino del cen­tro y de la iz­quier­da, al ob­ser­var que las pre­fe­ren­cias se iban mar­can­do a fa­vor de los dos can­di­da­tos de aque­lla ten­den­cia, re­mar­có y pu­bli­ci­tó la con­vic­ción de que un go­bierno en ma­nos del so­cial­cris­tiano ha­bría si­do la con­ti­nui­dad del es­ti­lo pre­po­ten­te y vio­len­to que se le en­do­sa­ba al lí­der de ese par­ti­do.

LOS PER­SO­NA­JES PRO­TA­GÓ­NI­COS DE LA CON­TIEN­DA

La ten­den­cia así de­fi­ni­da, de que se tra­ta­ba de un due­lo en­tre Du­rán Ba­llén y Jai­me Nebot Saadi, de­bi­li­tó la ima­gen de los de­más can­di­da­tos. A Abdalá Bu­ca­ram po­co le sir­vió pre­sen­tar­se co­mo el salvador y “me­sías” que ne­ce­si­ta­ba el país, vic­ti­mi­zar­se por ha­ber es­ta­do en el exi­lio por dos oca­sio­nes o mo­ver­se al rit­mo de la can­ción El ve­le­ro de Jo­sé Luis Pe­ra­les, pa­ra tea­tra­li­zar su es­tan­cia en Pa­na­má. En el ca­so del can­di­da­to de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca, era in­ne­ga­ble su per­fil de ciu­da­dano ilus­tre y ser­vi­dor efi­caz. Raúl Ba­ca Car­bo ha­bía des­em­pa­ña­do de ma­ne­ra efi­cien­te y bri­llan­te la Al­cal­día de Gua­ya­quil en el go­bierno mi­li­tar ini­cia­do en 1973, te­nía una ima­gen de in­de­pen­den­cia con res­pec­to al ex­pre­si­den­te Ro­dri­go Bor­ja y ha­bía li­de­ra­do, des­de el Mi­nis­te­rio de Bie­nes­tar So­cial, la eje­cu­ción de la po­lí­ti­ca so­cial en el ré­gi­men so­cial­de­mó­cra­ta. No obs­tan­te de ello, el de­bi­li­ta­mien­to de la ima­gen de Bor­ja al ter­mi­nar su ejer­ci­cio, y los va­rios ca­sos de co­rrup­ción de­nun­cia­dos en con­tra de al­gu­nos de sus fun­cio­na­rios aso­ma­ron co­mo fac­to­res ne­ga­ti­vos y ob­tu­vo ape­nas el cuar­to lu­gar en esas elec­cio­nes. (F)

ABDALÁ BU­CA­RAM OR­TÍZ.

JAI­ME NEBOT SAADI.

VLA­DI­MI­RO ÁL­VA­REZ GRAU.

SIX­TO DU­RÁN BA­LLÉN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.