In­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca de nues­tra Ar­ma­da

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

El contralmir­ante Car­los Monteverde Gra­na­dos se ha­bía re­ti­ra­do del ser­vi­cio ac­ti­vo, pe­ro el de­jar de ves­tir el uni­for­me blan­co y co­lo­car su bas­tón de man­do en la vi­tri­na de los re­cuer­dos, no lo se­pa­ró de la Ar­ma­da. Tal es que se de­di­có al apa­sio­nan­te es­tu­dio de la gue­rra, sus cau­sas y efec­tos, así co­mo la apli­ca­ción de sus prin­ci­pios clá­si­cos, desem­pe­ñán­do­se co­mo pro­fe­sor de las ma­te­rias de Es­tra­te­gia, Geo­po­lí­ti­ca e His­to­ria Ma­rí­ti­ma Universal en la Aca­de­mia de Gue­rra Na­val, des­de 1967 has­ta 1987. Fue el ma­rino, maestro de ma­ri­nos, ya que mu­chas ge­ne­ra­cio­nes he­re­da­ron sus sa­bias en­se­ñan­zas. En esos 20 años de cá­te­dra se dio tiem­po pa­ra es­cri­bir los si­guien­tes li­bros:

• Do­mi­nio del mar en la cam­pa­ña de 1941.

• Las apli­ca­cio­nes del po­der ma­rí­ti­mo en la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

• His­to­ria Ma­rí­ti­ma Universal, en va­rios to­mos (re­co­pi­la­cio­nes).

• Es­tra­te­gia.

Es­ta úl­ti­ma obra de 341 pá­gi­nas fue edi­ta­da por 1994; es­to es, pos­te­rior a su pa­so por la Aca­de­mia de Gue­rra Na­val, pe­ro es el pro­duc­to de sus vein­te años de en­se­ñan­za de aque­lla ma­te­ria a los ofi­cia­les que fue­ron sus alum­nos del cur­so de Es­ta­do Ma­yor en aquel lap­so.

En el Ín­te­rin, el al­mi­ran­te Monteverde se desem­pe­ñó co­mo pre­si­den­te del Di­rec­to­rio de Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Gua­ya­quil, des­de el 19 de fe­bre­ro de 1972 has­ta di­ciem­bre de 1973, car­go que le con­fió el ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez Lara al asu­mir el man­do de la na­ción. Es de in­di­car, ade­más, que en enero de 1970 la fa­mi­lia Monteverde Nim­brio­tis pa­só a vi­vir en una vi­lla de la ciu­da­de­la 9 de Oc­tu­bre, al sur de Gua­ya­quil.

Su vi­da no es­tu­vo exen­ta de re­ve­ces. Al su­frir que­bran­tos en su sa­lud, el 30 de mar­zo de 1982 via­jó a Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos, y se hos­pi­ta­li­zó en el hos­pi­tal Mon­te Si­naí, en el que fue aten­di­do has­ta el 21 de abril, fe­cha de su re­torno. Lo acom­pa­ña­ron sus hi­jos En­ri­que y So­fía.

El al­mi­ran­te ha­bía re­ci­bi­do dis­tin­tas con­de­co­ra­cio­nes na­cio­na­les y ex­tran­je­ras a lo lar­go de su ca­rre­ra na­val y por sus ser­vi­cios pos­te­rio­res. La úl­ti­ma de ellas fue la con­de­co­ra­ción Or­den Na­cio­nal Al Mé­ri­to en el gra­do de Gran Ofi­cial, la cual se le im­pu­so el 25 de ju­lio de 1984, en una so­lem­ne ce­re­mo­nia por el Día de la Ar­ma­da.

En no­viem­bre de 1984 re­ca­yó en su sa­lud, por lo que re­tor­nó al hos­pi­tal Mon­te Si­naí y fue in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te. Lue­go de su con­va­le­cen­cia pu­do res­ta­ble­cer­se y re­tor­nar a sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les.

El 6 de no­viem­bre de 1985 él y su fa­mi­lia re­ci­bie­ron un du­ro gol­pe, pues fa­lle­ció en Qui­to su hi­ja So­fía Monteverde Nim­brio­tis, y sus res­tos fue­ron tras­la­da­dos a la ciu­dad de Gua­ya­quil. Es de re­cor­dar que So­fía fue ele­gi­da Miss Ecua­dor 1970, y fue ade­más la pri­me­ra ecua­to­ria­na en lle­gar a se­mi­fi­na­les en Miss Mun­do, el mis­mo año. Mu­chos crí­ti­cos la con­si­de­ran en­tre las más be­llas de nues­tra pa­tria de to­dos los tiem­pos, re­sal­tan­do sus ex­ce­len­tes cua­li­da­des.

LA MUY ILUS­TRE MU­NI­CI­PA­LI­DAD DE GUA­YA­QUIL IM­PU­SO EL NOM­BRE DE CONTRALMIR­ANTE CAR­LOS MONTEVERDE A UNA CA­LLE DE LA CIU­DAD, A FIN DE CUM­PLIR CON LA ME­MO­RIA DE UN GRAN MA­RINO Y DE UN BUEN GUA­YA­QUI­LE­ÑO.

DI­REC­TOR DEL INS­TI­TU­TO DE HIS­TO­RIA MA­RÍ­TI­MA

Al inau­gu­rar­se las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma, In­hi­ma, el 23 de ju­lio de 1986,

el contralmir­ante Car­los Monteverde Gra­na­dos ini­ció, en esa fe­cha, su ges­tión co­mo di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, pro­mo­vien­do las ac­ti­vi­da­des con em­pe­ño, de for­ma tal que la pro­duc­ción his­tó­ri­ca fue in­cre­men­tán­do­se con el pa­so del tiem­po gra­cias a su li­de­raz­go.

Ca­be men­cio­nar que el al­mi­ran­te Monteverde se re­ti­ró de la Aca­de­mia de Gue­rra Na­val en mar­zo de 1987, y a par­tir de ese mes se de­di­có por en­te­ro a la ad­mi­nis­tra­ción del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma. Se ocu­pó tam­bién de in­ves­ti­gar y es­cri­bir la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal y en el lap­so de los 16 años que se man­tu­vo co­mo di­rec­tor, es­cri­bió las si­guien­tes obras:

- Evo­lu­ción de la Ma­ri­na de Gue­rra Ecua­to­ria­na, 1990.

- Epo­pe­ya del avi­so Atahual­pa (coau­tor), 1990. - La Ma­ri­na de Gue­rra en la cam­pa­ña de Es­me­ral­das 1913-1916. Edi­ta­do en 1993.

- His­to­ria Ma­rí­ti­ma del Ecua­dor, to­mo VI. (La Gran Co­lom­bia 1828-1830 y la Re­pú­bli­ca 18301840). Edi­ta­do en 1997.

- His­to­ria Ma­rí­ti­ma del Ecua­dor, to­mo X. (La Re­pú­bli­ca 1884-1925). Edi­ción 2000.

- His­to­ria Ma­rí­ti­ma del Ecua­dor, to­mo XII. (Épo­ca Con­tem­po­rá­nea). Edi­ción 2003.

El vier­nes 26 de agos­to de 1988 se efec­tuó un ho­me­na­je al al­mi­ran­te Car­los Monteverde por sus bodas de oro pro­fe­sio­na­les, en los sa­lo­nes de la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Ma­te­rial, en la que es­tu­vie­ron pre­sen­tes su es­po­sa Ar­te­mi­sa, al­mi­ran­tes en ser­vi­cio ac­ti­vo y pa­si­vo, ofi­cia­les na­va­les, his­to­ria­do­res, miem­bros del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma, fa­mi­lia­res y ami­gos. Ha­bía cum­pli­do 50 años en la ins­ti­tu­ción, y su bri­llan­te tra­yec­to­ria fue des­ta­ca­da en el dis­cur­so ofre­ci­do por el ca­pi­tán de na­vío-EM Nel­son Doss­man Gui­ja­rro, quien pu­so de re­lie­ve la ho­no­ra­bi­li­dad y pa­trio­tis­mo con que el al­mi­ran­te se ha­bía desem­pe­ña­do en su ca­rre­ra des­de los ini­cios has­ta los más al­tos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les, y aún más en su con­di­ción de ofi­cial en re­ti­ro.

Ha­bló el ho­me­na­jea­do y fue una in­ter­ven­ción en la que la elo­cuen­cia dio pa­so a ins­tan­tes de emo­ción y agra­de­ci­mien­to. No era pa­ra me­nos, pues sur­gió un cú­mu­lo de re­cuer­dos de tan­tos pe­ro tan­tos años, que flu­ye­ron de su me­mo­ria. Aquel día se le en­tre­ga­ron al­gu­nos ob­se­quios y pla­cas re­cor­da­to­rias.

El al­mi­ran­te Monteverde se­gui­ría tra­ba­jan­do y co­la­bo­ran­do con la Ar­ma­da del Ecua­dor por mu­chos años más. Su pre­sen­cia du­ran­te los dis­tin­tos ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les era de ri­gor. Ca­si nun­ca fal­ta­ba a los dis­tin­tos even­tos a que era in­vi­ta­do. Re­cuer­do que cuan­do me desem­pe­ña­ba co­mo sub­di­rec­tor del In­hi­ma, a ini­cios de no­viem­bre de 1994, re­ci­bí una lla­ma­da del co­man­dan­te del Cuer­po de In­fan­te­ría de Ma­ri­na, Cuin­ma, pa­ra pre­gun­tar­me qué ha­bía he­cho el al­mi­ran­te Monteverde a fa­vor de Cuin­ma. Le con­tes­té: “Yo lo lla­mo en unos mi­nu­tos”. Se­gui­da­men­te le pre­gun­té al res­pec­to al pro­pio al­mi­ran­te, quien me in­di­có que ha­bía efec­tua­do el es­tu­dio de Es­ta­do Ma­yor pa­ra la crea­ción de di­cho re­par­to na­val. Vol­ví a lla­mar al co­man­dan­te in­di­cán­do­le aque­llo, pe­ro no fui muy pre­ci­so en cuan­to a fe­chas. Aquel me di­jo: “No se preo­cu­pe, lo que que­re­mos es en­tre­gar­le una pla­ca, por­que mi al­mi­ran­te es una per­so­na hon­ra­da y con ello es su­fi­cien­te”. Es que te­nía pres­ti­gio, ga­na­do a ba­se del es­fuer­zo de su tra­yec­to­ria… En po­cas pa­la­bras: con­si­de­ra­mos que fue un sím­bo­lo ins­ti­tu­cio­nal.

El 15 de enero del 2003 se re­ti­ró de la Di­rec­ción del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma; ha­bían trans­cu­rri­do más de 64 años des­de su in­gre­so a la Ar­ma­da, y sus ser­vi­cios a la ins­ti­tu­ción fue­ron con­ti­nuos y de gran va­lía en los dis­tin­tos ám­bi­tos en que se desem­pe­ñó. Dos días des­pués, los miem­bros de es­te Ins­ti­tu­to lo des­pe­di­mos con un sen­ci­llo pe­ro emo­ti­vo ac­to, en la sa­la de se­sio­nes. Se­gui­da­men­te le brin­da­mos un al­muer­zo en el Yatch Club Na­val, al que asis­tie­ron tam­bién sus hi­jos Carmen y Jai­me. Allí aflo­ra­ron los re­cuer­dos de 16 años de su pa­so por el ins­ti­tu­to en men­ción.

Por su la­do, la Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria lo in­cor­po­ró co­mo Miem­bro Co­rres­pon­dien­te el 4 de ju­lio del 2003, por cu­yo mo­ti­vo di­ser­tó su dis­cur­so de ri­gor ti­tu­la­do Evo­lu­ción de la Ma­ri­na de Gue­rra Ecua­to­ria­na. Pre­via­men­te, el doc­tor Fer­nan­do Ju­ra­do Noboa, Miem­bro de Nú­me­ro, le dio la bien­ve­ni­da a esa cor­po­ra­ción ex­pre­san­do: “Pa­ra la

Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria es un al­tí­si­mo ho­nor el re­ci­bir en un so­lo ac­to a los dos ma­yo­res his­to­ria­do­res na­va­les del

Ecua­dor. Ac­tos co­mo es­tos nos lle­nan de en­tu­sias­mo, por­que son el re­co­no­ci­mien­to jus­ti­cie­ro a una la­bor in­men­sa y pro­fun­da que me­re­ce el pa­ra­bién del país”. El ca­pi­tán de fra­ga­ta (SP) Ma­riano Sán­chez Bra­vo fue in­cor­po­ra­do en el mis­mo ac­to, de ahí las pa­la­bras del Dr. Ju­ra­do.

Su la­bor his­tó­ri­ca no ter­mi­na­ba, pues el 8 de agos­to del mis­mo año pre­sen­tó su úl­ti­mo li­bro en el Au­di­to­rio del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma: El to­mo XII de la obra His­to­ria Ma­rí­ti­ma del Ecua­dor, re­fe­ren­te a la épo­ca con­tem­po­rá­nea de nues­tra Ma­ri­na de Gue­rra.

El contralmir­ante Car­los Juan Jo­sé Monteverde Gra­na­dos fa­lle­ció el 26 de fe­bre­ro del 2004 en el Hos­pi­tal Na­val de Gua­ya­quil. Ante su úl­ti­ma mo­ra­da di­ri­gió la pa­la­bra el se­ñor vi­ceal­mi­ran­te Víc­tor Hu­go Ro­se­ro Barba, co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na, lue­go de lo cual se le rin­die­ron ho­no­res de al­mi­ran­te.

El 1 de ju­lio del 2005 con Acuer­do Mi­nis­te­rial No. 628 se asig­nó el nom­bre de Contralmir­ante Car­los Monteverde Gra­na­dos al Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma, pa­ra lo cual el 18 del mis­mo mes se reali­zó una ce­re­mo­nia en di­cho ins­ti­tu­to, en la que se de­ve­ló su re­tra­to al óleo y se pro­nun­cia­ron sen­dos dis­cur­sos.

Por su la­do, la Muy Ilus­tre Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil, pre­si­di­da por el al­cal­de de la ciu­dad, abo­ga­do Jai­me Ne­bot Saa­di, im­pu­so su nom­bre a una ca­lle de la ciu­dad de Gua­ya­quil, a fin de cum­plir con la me­mo­ria de un gran ma­rino, de un buen gua­ya­qui­le­ño, y de un ecua­to­riano pa­trio­ta por ex­ce­len­cia. Di­cha ca­lle es­tá ubi­ca­da en la ciu­da­de­la Los Oli­vos, 15 N. O., en­tre 1º Pa­sa­je 46 N. O. y 2º Pa­sa­je 47 N. O. Era un día de ju­lio del 2005.

Co­mo co­lo­fón es de ex­pre­sar que del contralmir­ante Car­los Monteverde Gra­na­dos, apre­cia­do y res­pe­ta­do por los hom­bres de mar y por los ecua­to­ria­nos que lo co­no­cie­ron, guar­da­mos en nues­tras me­mo­rias la ima­gen del es­for­za­do y bri­llan­te hom­bre de mar. Pe­ro aún más, es in­du­da­ble que fue un ca­ba­lle­ro in­dis­cu­ti­ble. (F)

Contralmir­ante Car­los Monteverde el 15 de enero de 2003, día de su des­pe­di­da co­mo di­rec­tor del In­hi­ma.

El al­mi­ran­te en la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción del Ins­ti­tu­to deHis­to­ria Ma­rí­ti­ma. 23 de ju­lio 1986.

Jor­ge Pé­rez Concha, Car­los Monteverde Gra­na­dos y Leo­pol­do Be­ni­tes Vi­nue­za, dis­tin­gui­dos in­te­lec­tua­les. 2 de ju­nio de 1987.

El fa­lle­ci­mien­to de So­fía Monteverde Nim­brio­tis, ex Miss Ecua­dor, fue un du­ro gol­pe pa­ra la fa­mi­lia. 1985.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.