Pro­pues­tas eco­nó­mi­cas del go­bierno de Du­rán Ba­llén

EN LA PRE­SI­DEN­CIA DE LA RE­PÚ­BLI­CA

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UNA IM­POR­TAN­TE EX­PE­RIEN­CIA. La ho­ja de vi­da del can­di­da­to triun­fan­te en las elec­cio­nes del 5 de ju­lio de 1992, Sixto Du­rán Ba­llén, es­tá lle­na de in­tere­san­tes pa­sa­jes y de ex­pe­rien­cias, tan­to en el desem­pe­ño de fun­cio­nes pú­bli­cas den­tro y fue­ra del país, co­mo en el cum­pli­mien­to de ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les. El pre­si­den­te Ga­lo Pla­za Las­so, que go­ber­nó a fi­nes de los 40 e ini­cios de los 50 del si­glo pa­sa­do, lo pu­so al fren­te del pro­yec­to de re­cons­truc­ción de la ciu­dad de Am­ba­to, des­trui­da por el te­rre­mo­to del 5 de agos­to de 1949. Su desem­pe­ño en esa ta­rea fue re­co­no­ci­do por la opi­nión pú­bli­ca, que lo ca­li­fi­có co­mo efi­cien­te y de óp­ti­mos re­sul­ta­dos. Fue, jun­to con Ca­mi­lo Pon­ce En­rí­quez y otros jó­ve­nes iden­ti­fi­ca­dos con la de­re­cha, fun­da­dor del Par­ti­do So­cial Cris­tiano y ejer­ció, en la pre­si­den­cia de aquel (1952-1956), las fun­cio­nes de mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas, con si­mi­la­res re­sul­ta­dos en el cum­pli­mien­to de ellas. Tra­ba­jó, en la dé­ca­da de los 60, pa­ra el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, y, pos­te­rior­men­te, en­tre 1970 y 1978, cum­plió las fun­cio­nes de al­cal­de de Qui­to. Su ges­tión al fren­te del Ca­bil­do ca­pi­ta­lino se ca­rac­te­ri­zó por la eje­cu­ción de una gran obra pú­bli­ca, en la que se des­ta­có la cons­truc­ción de los tú­ne­les que atra­vie­san el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad. Su pa­pel co­mo ges­tor de esas im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas fue re­co­no­ci­do por el go­bierno mi­li­tar que ad­vino en 1972, en­ca­be­za­do por el ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez Lara. Es­te ra­ti­fi­có a Du­rán Ba­llén co­mo al­cal­de, per­ma­ne­cien­do en el car­go has­ta 1978, en que de­ci­dió par­ti­ci­par co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial a las elec­cio­nes del año si­guien­te. En es­ta opor­tu­ni­dad lle­gó a la se­gun­da vuel­ta y fue de­rro­ta­do por el jo­ven Jai­me Rol­dós Agui­le­ra. En 1984 fue de­sig­na­do dipu­tado na­cio­nal, lue­go de lo cual in­ter­vino co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta Na­cio­nal de la Vi­vien­da, ba­jo la pre­si­den­cia del so­cial­cris­tiano León Fe­bres-Cor­de­ro. En 1988 par­ti­ci­pó co­mo can­di­da­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y ocu­pó el ter­cer lu­gar, de­trás de Ro­dri­go Bor­ja y Ab­da­lá Bu­ca­ram. Lle­gó a la pre­si­den­cia en 1992, co­mo ya lo se­ña­lá­ra­mos, en su ter­cer in­ten­to, al ven­cer a Jai­me Ne­bot, lue­go de se­pa­rar­se del par­ti­do que ha­bía con­tri­bui­do a for­mar, y apo­ya­do por la con­fluen­cia de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de cen­tro­de­re­cha (agru­pa­dos en Uni­dad Re­pu­bli­ca­na-Par­ti­do Con­ser­va­dor). En la pri­me­ra vuel­ta, lle­va­da a

EL GO­BIERNO DE DU­RÁN BA­LLÉN TU­VO QUE ACU­DIR A LOS OR­GA­NIS­MOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES DE CRÉ­DI­TO, EL FMI Y EL BAN­CO MUN­DIAL, PA­RA SOL­VEN­TAR LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA DEL PAÍS.

ca­bo el 17 de ma­yo, ob­tu­vo el pri­mer lu­gar con más o me­nos el 7 por cien­to en­ci­ma de su con­ten­dor, Jai­me

Ne­bot, y en la se­gun­da, rea­li­za­da el

5 de ju­lio de ese año, fue fi­nal­men­te un­gi­do co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor.

UN ES­TI­LO QUE NO GENERABA REAC­CIO­NES

Su per­fil per­so­nal y po­lí­ti­co, con­for­me lo ma­ni­fes­ta­mos, era con­si­de­ra­do co­mo equi­li­bra­do y dia­lo­gan­te por gran par­te de la clien­te­la elec­to­ral de en­ton­ces. Ello ha­bría con­tri­bui­do a que, in­clu­so el vo­to pro­ve­nien­te de la cen­troiz­quier­da, aso­ma­se co­mo un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra su triun­fo fren­te al can­di­da­to so­cial­cris­tiano. Las pro­pias pa­la­bras de Sixto Du­rán Ba­llén, re­co­gi­das por Die­go Cor­ne­jo en la re­vis­ta Ecua­dor De­ba­te N. 27 de di­ciem­bre de 1992, se­ña­lan esa par­ti­cu­la­ri­dad que, al ser ho­mo­lo­ga­da a la ac­ti­tud de sa­cri­fi­cio y en­tre­ga por par­te de Don Qui­jo­te, el per­so­na­je de Cer­van­tes, fue uti­li­za­da co­mo una for­ta­le­za y una al­ter­na­ti­va fren­te a un es­ti­lo su­pues­ta­men­te au­to­ri­ta­rio de go­ber­nar: “…Va­rias ve­ces en mi vi­da he de­mos­tra­do ser un Qui­jo­te. Cin­co ve­ces he ini­cia­do mi vi­da pro­fe­sio­nal­par­ti­cu­lar y la he in­te­rrum­pi­do por acep­tar al­gu­na po­si­ción de im­por­tan­cia en el sec­tor pú­bli­co…”.

Su por­te de “ca­ba­lle­ro­sa tran­qui­li­dad” fue sin du­da el fac­tor que se an­te­pu­so a los di­ver­sos as­pec­tos que abar­ca­ba su dis­cur­so de cam­pa­ña, ex­pues­to con ge­ne­ra­li­dad, de ma­ne­ra re­tó­ri­ca y sin un sus­ten­to real que de­mos­tra­ra la exis­ten­cia de una es­tra­te­gia pa­ra un ma­ne­jo de go­bierno que te­nía al fren­te ma­ni­fes­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas crí­ti­cas. Rei­te­ra­ba en sus com­pa­re­cen­cias la ne­ce­si­dad de ba­jar la in­fla­ción, la ur­gen­cia de tra­ba­jar en una po­lí­ti­ca de em­pleo que ga­ran­ti­za­ra la ocu­pa­ción de gran par­te de la po­bla­ción en si­tua­ción ne­ga­ti­va, la to­ma de de­ci­sio­nes orien­ta­das a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad crean­do ni­ve­les de efi­cien­cia e in­tro­du­cien­do nue­vos com­po­nen­tes tec­no­ló­gi­cos. Asi­mis­mo, y apun­tan­do ha­cia un ob­je­ti­vo de aho­rro pú­bli­co, ofre­ció re­du­cir el ta­ma­ño del Es­ta­do, ge­ne­rar las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra que se hi­cie­ra pre­sen­te la in­ver­sión ex­ter­na y de­fi­nir una po­lí­ti­ca de acer­ca­mien­to pro­yec­ti­vo a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les en bus­ca de me­jo­res po­si­bi­li­da­des y be­ne­fi­cios en el in­ter­cam­bio. A to­do ello se adi­cio­na­ba una re­fe­ren­cia a la po­lí­ti­ca so­cial con­sis­ten­te en eje­cu­tar pro­gra­mas de cor­te asis­ten­cial en be­ne­fi­cio de la edu­ca­ción, la sa­lud, la vi­vien­da, etc.

UNA ORIEN­TA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA SIN NO­TO­RIOS CAM­BIOS

Ya en la reali­dad, y ante la ne­ce­si­dad de afron­tar de ma­ne­ra rá­pi­da los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que aque­ja­ban al país, el go­bierno de Du­rán Ba­llén de­bió acu­dir a las di­rec­tri­ces de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de cré­di­to, co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial. El 3 de sep­tiem­bre de 1992 el ré­gi­men anun­ció un pa­que­te de me­di­das de ajus­te que se ex­pre­sa­ron en una de­va­lua­ción del 35 por cien­to, en un in­cre­men­to del pre­cio de los com­bus­ti­bles de ca­si el 125 por cien­to, au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de las ta­ri­fas eléc­tri­cas, del gas de con­su­mo do­més­ti­co -cu­yo pre­cio se tre­pó en un al­tí­si­mo por­cen­ta­je (el 191 por cien­to)-, en­tre otros efec­tos.

LOS AS­PEC­TOS DE LA ECO­NO­MÍA CO­MO RESULTANTE­S DE UNA MA­TRIZ CRÍ­TI­CA

El es­ce­na­rio que de­bió afron­tar el go­bierno de Sixto Du­rán Ba­llén sig­ni­fi­có una reali­dad “de arras­tre” en el com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía. Una re­vi­sión re­su­mi­da de es­te fe­nó­meno

pue­de ser­vir­nos de mar­co ex­pli­ca­ti­vo de la po­lí­ti­ca que en esa área adop­tó el ré­gi­men. El mo­de­lo de cre­ci­mien­to vi­gen­te a par­tir de los 50, de­mos­tró se­ña­les de ago­ta­mien­to real ha­cia los 80, co­mo con­se­cuen­cia de la dis­mi­nu­ción del pre­cio in­ter­na­cio­nal del cru­do. A los efec­tos oca­sio­na­dos por ese acon­te­ci­mien­to ha­bría que aña­dir, co­mo ele­men­to in­ci­den­te, la obs­truc­ción de la di­ná­mi­ca fi­nan­cie­ra que no so­lo ope­ró pa­ra la eco­no­mía ecua­to­ria­na sino pa­ra el con­jun­to de los paí­ses de la re­gión. Ello se tra­du­jo, ob­via­men­te, en el re­fe­ren­te ini­cial de lo que se­ría la cri­sis de la deu­da de las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Es­te mo­men­to pue­de ser ca­li­fi­ca­do co­mo de “to­pe” res­pec­to a las as­pi­ra­cio­nes que con­lle­va­ba la pro­pues­ta de Raúl Pré­bisch ha­cia la con­se­cu­ción de un desa­rro­llo im­pul­sa­do por la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes.

El com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía, en esa lí­nea de des­en­ca­de­na­mien­to, tu­vo co­mo fac­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos la ne­ce­si­dad de una cre­cien­te de­man­da de di­vi­sas que per­mi­tie­ran la im­por­ta­ción de ma­qui­na­rias, equi­pos, in­su­mos, ma­te­rias pri­mas y tec­no­lo­gía. En el ca­so nues­tro, ta­les exi­gen­cias se pu­die­ron sa­tis­fa­cer tan­to por los al­tos in­gre­sos pro­ve­nien­tes de la co­mer­cia­li­za­ción pe­tro­le­ra co­mo por un pro­ce­so de cre­cien­te en­deu­da­mien­to ex­terno. Ca­be re­cor­dar que has­ta 1970, apro­xi­ma­da­men­te, los in­gre­sos ecua­to­ria­nos pro­vi­nie­ron de la co­mer­cia­li­za­ción de bie­nes agrí­co­las ha­cia el mer­ca­do ex­terno. A par­tir de 1972, sin em­bar­go, el grue­so de aque­llos se ge­ne­ró en la ex­por­ta­ción pe­tro­le­ra. La vi­sión de las ad­mi­nis­tra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les que se co­bi­ja­ron en esos ca­pi­ta­les pa­ra el ma­ne­jo del Es­ta­do, no pa­só de una di­ná­mi­ca de con­su­mo y de in­cre­men­to del gas­to pú­bli­co, sin que la gran can­ti­dad de re­cur­sos sir­vie­ra pa­ra des­en­ca­de­nar el fun­cio­na­mien­to de un ver­da­de­ro mo­de­lo de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, la crea­ción de un mer­ca­do in­terno que ga­ran­ti­za­ra el “des­pe­gue pro­duc­ti­vo ini­cial” co­mo ba­se de una di­ná­mi­ca ha­cia el mer­ca­do ex­terno a tra­vés de la ge­ne­ra­ción de bie­nes con im­por­tan­tes porcentaje­s de valor in­cor­po­ra­do, y las ne­ce­sa­rias re­for­mas en el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, en el des­tino de los ex­ce­den­tes y en la pro­pie­dad. A ello se aña­dió, co­mo fac­tor al­te­ra­dor de las pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo au­tó­no­mo, la am­plia­ción exa­ge­ra­da de una es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y bu­ro­crá­ti­ca de al­tí­si­mo cos­to y de po­ca efi­cien­cia pa­ra ga­ran­ti­zar la fun­cio­na­li­dad es­ta­tal re­la­cio­na­da con las exi­gen­cias in­ter­nas y ex­ter­nas. En el tra­ba­jo ela­bo­ra­do en 2004, Dos dé­ca­das per­di­das: los ochen­ta y los no­ven­ta, por Mar­co Na­ran­jo Chi­ri­bo­ga se lee: “…En al­gu­na me­di­da, las po­lí­ti­cas apli­ca­das en torno a la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra han si­do res­pon­sa­bles de los des­ajus­tes y des­equi­li­brios de los años ochen­ta y no­ven­ta, a con­se­cuen­cia de la enor­me de­pen­den­cia del país de los in­gre­sos pro­ve­nien­tes de un bien no re­no­va­ble y de co­ti­za­ción vo­lá­til co­mo es el pe­tró­leo…”.

EL IN­SU­PE­RA­BLE “DOGAL” DE LA DEU­DA EX­TER­NA

La deu­da ex­ter­na ha sig­ni­fi­ca­do un fac­tor siem­pre la­ten­te en el fun­cio­na­mien­to de las eco­no­mías de­pen­dien­tes. En el ca­so ecua­to­riano, los efec­tos de ese fe­nó­meno fue­ron de al­gu­na ma­ne­ra afron­ta­dos por el au­ge en la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de pe­tró­leo. Sin em­bar­go, la po­lí­ti­ca adop­ta­da por los Es­ta­dos Uni­dos al prin­ci­pio mis­mo de esa dé­ca­da, ha­rá sen­tir sus efec­tos en el desa­rro­llo de la eco­no­mía ecua­to­ria­na. A ini­cios de aque­lla, la Re­ser­va Fe­de­ral de esa po­ten­cia de­ci­dió un al­to in­cre­men­to en las ta­sas de in­te­rés y es­to sig­ni­fi­có la dis­mi­nu­ción de los cré­di­tos ha­cia los paí­ses de nues­tra re­gión.

La si­tua­ción in­ter­na de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, con un dé­fi­cit fis­cal cre­cien­te co­mo con­se­cuen­cia de la re­duc­ción de im­pues­tos y de la de­ci­sión de es­ti­mu­lar la pro­duc­ción, lle­vó a que el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan to­ma­ra va­rias de­ci­sio­nes, en­tre ellas la que se ob­je­ti­vó a tra­vés de esa eje­cu­to­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral que au­men­tó la ta­sa de in­te­rés del 4 y 6 por cien­to al 20 por cien­to. Con la adop­ción de esas me­di­das, Es­ta­dos Uni­dos atra­jo una gran can­ti­dad de ca­pi­ta­les pro­ce­den­tes de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas ha­cia su sis­te­ma fi­nan­cie­ro, in­cre­men­tan­do su po­der de ma­ne­jo res­pec­to a las di­ná­mi­cas de aque­llas y asig­nán­do­les el pa­pel de fuen­tes con­ti­nuas de pro­vi­sión de ca­pi­ta­les. El mis­mo in­ves­ti­ga­dor Mar­co Na­ran­jo, en torno al fe­nó­meno, ade­más nos di­ce: “…La deu­da ex­ter­na no so­lo sig­ni­fi­có una pe­sa­da car­ga di­fí­cil de ser so­bre­lle­va­da, sino que ade­más con­di­cio­nó to­da la ges­tión ma­cro­eco­nó­mi­ca del los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, los cua­les de­bie­ron ajus­tar sus eco­no­mías co­mo con­se­cuen­cia de los acuer­dos pa­ra la re­ne­go­cia­ción de di­cha deu­da. Se ins­tau­ra­ron en­ton­ces lo que se lla­ma­rían “po­lí­ti­cas de ajus­te”, las cua­les… te­nían por ob­je­ti­vo prin­ci­pal con­se­guir ex­ce­den­tes de di­vi­sas en las eco­no­mía la­ti­noa­me­ri­ca­nas pa­ra po­der ha­cer fren­te al ser­vi­cio de la deu­da…” (F)

TE­RRE­MO­TO AM­BA­TO 1949

SIXTO DU­RÁN BA­LLÉN

GA­LO PLA­ZA LAS­SO

CA­MI­LO PON­CE FUN­DA­DOR PSC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.