Los ca­mi­nos co­lo­nia­les (II)

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Los gran­des na­víos que ha­cían la ru­ta des­de Pa­na­má ha­cia el sur, tam­bién fon­dea­ban en el sur­gi­de­ro de Pu­ná, don­de con el an­dar del tiem­po se es­ta­ble­ció el pri­mer con­trol adua­ne­ro. No na­ve­ga­ban río arri­ba, pues no exis­tían prác­ti­cos ni co­no­ce­do­res de sus cam­bian­tes ca­na­les, for­ma­dos en un le­cho ta­cho­na­do de ban­cos de are­na.

El in­gre­so a Gua­ya­quil de las em­bar­ca­cio­nes de ma­yor bu­que se da­ba cuan­do es­tas ne­ce­si­ta­ban ser ca­re­na­das. So­lo cuan­do em­pe­za­ba la plea­mar as­cen­dían río arri­ba, sin nin­gu­na car­ga, y tan pron­to em­pe­za­ba la ba­ja­mar, bus­ca­ban una pro­fun­di­dad ade­cua­da pa­ra fon­dear en la es­pe­ra de la pró­xi­ma ma­rea cre­cien­te y así con­ti­nuar has­ta su des­tino.

Tan pron­to lle­ga­ba la car­ga o pa­sa­je­ros a Gua­ya­quil des­ti­na­dos a la sie­rra, se con­tra­ta­ba con otros bal­se­ros el trans­por­te has­ta el De­sem­bar­ca­de­ro (Bo­de­gas, des­pués Ba­baho­yo), des­tino fi­nal de quie­nes via­ja­ban a la se­rra­nía. En la tem­po­ra­da de in­vierno se po­día avan­zar por aque­llas tie­rras inun­da­das has­ta la po­bla­ción de La Oji­va, asen­ta­da muy cer­ca de las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes de la cor­di­lle­ra de An­gas.

Por es­te río arri­ba se sube en bal­sas pa­ra ir a la ciu­dad de Qui­to, que dis­ta de es­te pue­blo 60 le­guas en la tie­rra, y tie­rra fría, las vein­te y cin­co por el río arri­ba; las de­más por tie­rra. Al ve­rano se sube en cua­tro o cin­co días; al in­vierno en ocho cuan­do en me­nos tiem­po.

En el De­sem­bar­ca­de­ro ha­bía una posada o fonda don­de la gen­te ne­go­cia­ba su marcha ha­cia la sie­rra y to­ma­ba un des­can­so, mien­tras los re­cue­ros pre­pa­ra­ban las ca­bal­ga­du­ras pa­ra los via­je­ros, y en­jae­za­ban y or­ga­ni­za­ban las acé­mi­las pa­ra trans­por­tar la car­ga. El par­tir de la re­cua era siem­pre un even­to lleno de co­lo­ri­do, con sa­bor a par­ti­da y lle­ga­da a la vez. Ma­ti­za­do de adio­ses, con re­lin­chos, re­buz­nos, co­ces y la­dri­dos de pe­rros, que lle­na­ban el ám­bi­to con olor ani­mal. Las vo­ces del ba­quiano de la tro­pa, que con to­da la­ya de im­pre­ca­cio­nes y ca­li­fi­ca­ti­vos ani­ma­ba tan­to a los sub­al­ter­nos que ser­vían la ca­ra­va­na, co­mo a las bes­tias que la for­ma­ban.

Las gra­ves di­fi­cul­ta­des que los ca­mi­nos de Chim­bo plan­tea­ban al trán­si­to, el co­mer­cio y la de­fen­sa mi­li­tar del país qui­te­ño, mo­vie­ron a las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les a em­pe­ñar­se reite­ra­da­men­te en su me­jo­ra y re­cons­truc­ción, aun­que las ave­ni­das de agua y de­rrum­bes de ca­da in­vierno des­truían en po­co tiem­po las obras de re­pa­ra­ción efec­tua­das. De ahí que fue­ra tam­bién reite­ra­do el in­te­rés por es­ta­ble­cer una nue­va ru­ta de trán­si­to en­tre Gua­ya­quil y Qui­to, a fin de que evi­ta­ra las di­fi­cul­ta­des exis­ten­tes en los tres ca­mi­nos tra­di­cio­na­les.

La pri­me­ra pro­pues­ta pa­ra cons­truir una nue­va vía más se­gu­ra y có­mo­da fue he­cha en 1774 por el in­ge­nie­ro mi­li­tar es­pa­ñol Fran­cis­co de Re­que­na en su Des­crip­ción his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, la cual cons­ta en un im­por­tan­te tra­ba­jo de Ma­ría Lui­sa La­via­na Cue­tos.

En efec­to, tras cons­ta­tar que el ca­mino más cor­to en­tre las dos gran­des ciu­da­des qui­te­ñas era el de Pa­len­que, que ade­más era “más có­mo­do por­que se evi­tan los pá­ra­mos de Gua­ran­da y cues­tas pe­no­sas de Chim­bo y San An­to­nio (y) me­nos fra­go­so”, pro­pu­so abrir una nue­va ru­ta que fue­ra des­de Ba­baho­yo a Ven­ta­nas por vía flu­vial, la cual fa­ci­li­ta­ba un via­je más lle­va­de­ro, pues la co­rrien­te así lo per­mi­tía. Otra ven­ta­ja que te­nía es­ta ru­ta es que era más cor­ta, ya que eli­mi­na­ba ríos y pá­ra­mos, per­mi­tien­do lle­gar pron­to a La­ta­cun­ga.

Otro per­so­na­je preo­cu­pa­do por las co­mu­ni­ca­cio­nes fue don Mi­guel Agus­tín de Ol­me­do (pa­dre del pró­cer Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do), co­mer­cian­te ori­gi­na­rio de Má­la­ga que ha­bía he­cho for­tu­na en Pa­na­má y ave­cin­da­do en Gua­ya­quil, quien en sus an­dan­zas co­mer­cia­les ha­bía ob­ser­va­do y su­fri­do la in­te­rrup­ción pe­rió­di­ca que su­fría el trá­fi­co en­tre las dos ciu­da­des más im­por­tan­tes de la Au­dien­cia.

En 1784 pro­pu­so al pre­si­den­te de la Au­dien­cia “des­cu­brir por su cuen­ta un ca­mino tran­si­ta­ble en to­da es­ta­ción” (Ma­ría Lui­sa La­via­na Cue­tos, Es­tu­dios so­bre el Gua­ya­quil co­lo­nial).

Co­mer­cian­te am­bi­cio­so que era, Ol­me­do

EN EL SI­GLO XVIII TU­VO GRAN IM­POR­TAN­CIA PA­RA LA PO­BLA­CIÓN POR­TE­ÑA EL ABRIR NUE­VAS VÍAS TE­RRES­TRES Y FLUVIALES, PA­RA CON­TAC­TAR­SE CON PUE­BLOS DE LA COS­TA

Y LA SIE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.