FUER­TE DE SAN CAR­LOS

Memorias Porteñas - - News - Por RO­BER­TO VER­GA­RA NOBOA

En to­do pun­to es in­ne­ga­ble que Gua­ya­quil, des­de su fun­da­ción lle­va­da a ca­bo por el go­ber­na­dor Fran­cis­co de Ore­lla­na en 1537, a la dies­tra del río y al pie del ce­rro San­ta Ana -que los es­pa­ño­les lla­ma­ron de La Cu­la­ta por la si­mi­li­tud de con­for­ma­ción que guar­da con la par­te pos­te­rior de un ar­ca­buz-, tu­vo po­si­ción tác­ti­ca co­mo puer­to de­fen­si­vo, de abas­te­ci­mien­to y de re­fu­gio pa­ra las na­ves de la Co­ro­na es­pa­ño­la, ase­dia­das en su na­ve­ga­ción por los cor­sa­rios enemi­gos. Ade­más, fue es­ca­la obli­ga­to­ria de las na­ves de co­mer­cio que tras­la­da­ban los fru­tos de Amé­ri­ca a lo lar­go del Pa­cí­fi­co, has­ta Aca­pul­co en Mé­xi­co y des­de allí a las le­ja­nas is­las Fi­li­pi­nas.

Da­da la po­si­ción es­tra­té­gi­ca de Gua­ya­quil, jus­to era que la Co­ro­na se preo­cu­pa­ra de con­ver­tir­la en una de las pla­zas fuer­tes me­jor ar­ti­lla­das y que la con­vir­tie­ra con el an­dar de los años en una go­ber­na­ción mi­li­tar, a cu­yo fren­te es­tu­vie­ron je­fes de gran pres­ti­gio, co­mo el co­ro­nel Juan An­to­nio de Ze­la­ya y Ver­ga­ra, el co­ro­nel Ra­món Gar­cía de León y Pi­za­rro, o la de ma­ri­nos des­ta­ca­dos co­mo el ca­pi­tán de fra­ga­ta Jo­sé de Agui­rre e Iri­sa­rri. Cree­mos ne­ce­sa­rio pro­se­guir la in­ves­ti­ga­ción de la erec­ción del go­bierno mi­li­tar y pro­fun­di­zar su com­pren­sión por el tras­cen­den­te pro­ta­go­nis­mo y ascenso mi­li­tar, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de la Go­ber­na­ción de Gua­ya­quil.

Fue crea­do el nue­vo go­bierno por el real de­cre­to del ocho de di­ciem­bre de 1762. Prin­ci­pió en­ton­ces la mi­sión el go­ber­na­dor Ze­la­ya y Ver­ga­ra, de 1762 a 1771, quien se des­ta­có al en­fren­tar el gran fue­go de la ciu­dad. Lue­go, asu­mió el com­pro­mi­so de la ex­pul­sión de los je­sui­tas, así co­mo el es­pe­cial de­ber de tras­la­dar­se a Qui­to y lla­mar al or­den a la ciu­dad du­ran­te los mo­ti­nes del aguar­dien­te. El efec­to po­si­ti­vo de la ad­mi­nis­tra­ción de la Go­ber­na­ción se re­fle­ja­rá en el au­men­to ver­ti­gi­no­so de la po­bla­ción de to­da su ju­ris­dic­ción y de la ciu­dad en el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XVIII. Gua­ya­quil mos­tró su su­pre­ma­cía por­tua­ria más allá de su te­rri­to­rio, in­clu­so so­bre to­do el dis­tri­to de la Au­dien­cia de Qui­to, en una po­si­ción sub­al­ter­na den­tro del Vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da. Efec­ti­va­men­te, Gua­ya­quil era la “lla­ve maes­tra de la fe­li­ci­dad o úl­ti­ma rui­na del Reino de Qui­to”.

De­be­mos te­ner cla­ro que las for­ti­fi­ca­cio­nes de Gua­ya­quil no tu­vie­ron ca­rác­ter si­mi­lar a las de Car­ta­ge­na, en el Vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da, o las del Ca­llao, en el Vi­rrei­na­to del Perú, pe­ro sí fue­ron do­ta­das al igual que aque­llas en cuan­to a per­tre­chos y ar­ma­men­to se re­fie­re. De tal ma­ne­ra que nu­me­ro­sos mu­ros y terraplene­s, al­gu­nos pro­vi­sio­na­les, se le­van­ta­ban a las ori­llas del río de Gua­ya­quil y en­tre ellos, el lla­ma­do For­tín de la Plan­cha­da, que era el más es­ta­ble. Ci­ta­mos al más im­por­tan­te de to­dos, el lla­ma­do fuer­te y ba­te­ría de San Car­los, al cual nos es­ta­mos re­fi­rien­do de pre­fe­ren­cia en es­te ar­tícu­lo. Es­ta­ba si­tua­do ha­cia el lí­mi­te sur de la ciu­dad de aquel en­ton­ces, en los co­mien­zos de lo que fue el ba­rrio del As­ti­lle­ro, por es­tar allí si­tua­do el tras­la­do del ar­se­nal y las maes­tran­zas reales. Al fi­nal del si­glo es que Gua­ya­quil que­da­ría fi­nal­men­te es­truc­tu­ra­da en su as­pec­to ur­bano.

Es el go­ber­na­dor y co­man­dan­te ge­ne­ral de Gua­ya­quil, Ra­món Gar­cía de León y Pi­za­rro, quien a cos­ta de la re­no­va­ción del pac­to de fa­mi­lia en el tra­ta­do de Aran­juez, dis­pu­so el re­for­za­mien­to de los ba­luar­tes de to­da la ciu­dad, des­ta­cán­do­se el de San Car­los.

Con la ex­pec­ta­ti­va de gue­rra e invasión de Fran­cia y Es­pa­ña con­tra In­gla­te­rra, lo que fi­nal­men­te no su­ce­dió, y con­su­ma­da la in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, se al­can­zó la paz en­tre las po­ten­cias de Eu­ro­pa. En­ton­ces el te­nien­te co­ro­nel de los Reales Ejér­ci­tos, Ra­món Pi­za­rro, una vez co­no­ci­do por ban­do la paz en­tre la ma­jes­tad ca­tó­li­ca y bri­tá­ni­ca, ce­só las pre­cau­cio­nes to­ma­das pa­ra la de­fen­sa de la ciu­dad y man­dó a al­ma­ce­nar to­da la ar­ti­lle­ría y las mu­ni­cio­nes que se ha­lla­ban re­par­ti­das en las for­ti­fi­ca­cio­nes pro­vi­sio­na­les, dis­po­nien­do que se al­ma­ce­na­sen en el fuer­te de San Car­los y dan­do las lla­ves a los cus­to­dios se­ño­res ofi­cia­les reales, don Luis de Ari­za, Ga­briel Fer­nán­dez de Ur­bi­na y Ga­briel La­va­yen. Por tan­to y pa­ra que se ve­ri­fi­ca­se for­mal­men­te, se con­vo­có a los an­tes men­cio­na­dos y se hi­zo el in­ven­ta­rio fren­te al escribano pú­bli­co.

Re­sal­ta­mos de su lec­tu­ra los prin­ci­pa­les ele­men­tos que de­mues­tran nues­tro pri­mer pa­re­cer res­pec­to a las for­ti­fi­ca­cio­nes de la ciu­dad de Gua­ya­quil. Trein­ta y seis cañones de bron­ce, quin­ce cañones de hie­rro, un pe­dre­ro de bron­ce de quin­ce pul­ga­das, un mor­te­ro de bron­ce de do­ce pul­ga­das, trein­ta y dos cu­re­ñas nue­vas, nue­ve ca­de­nas, un ca­rro­ma­to y su ca­de­na, cin­cuen­ta guar­da­fue­gos, trein­ta bo­ta­fue­gos, cua­ren­ta y dos chi­fles, cien­to trein­ta cu­ñas de pun­te­ría, cua­tro mil qui­nien­tas cin­cuen­ta y tres ba­las de hie­rro, cien bom­bas de a do­ce pul­ga­das, et­cé­te­ra.

De es­ta ma­ne­ra, los lec­to­res po­drán dar cuen­ta ba­jo es­ta singular no­men­cla­tu­ra, de los ele­men­tos de gue­rra de la épo­ca, y no de­ja­rá de sor­pren­der a los pro­fa­nos, que la ciu­dad es­tu­vo lis­ta pa­ra sa­lir ai­ro­sa de los ata­ques por mar de sus enemi­gos gra­cias al co­ra­je y valor nun­ca des­men­ti­do de sus ciu­da­da­nos, quie­nes se en­ro­la­ban en las ar­mas co­mo par­te de las mi­li­cias o for­man­do par­te de los ba­ta­llo­nes de blan­cos o de los par­dos, lo que sig­ni­fi­có siem­pre una suer­te de es­cue­la de pre­pa­ra­ción pa­ra la gue­rra, a la cual con­si­de­ra­mos el ini­cio de la pre­pa­ra­ción mi­li­tar de los ciu­da­da­nos de Gua­ya­quil que se mos­tra­rá en el des­tino de lu­char por su in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña. (F)

ES­TE FUER­TE, UBI­CA­DO AL SUR DE LA CIU­DAD, EN EL SEC­TOR EN QUE FUN­CIO­NA­BAN LOS AS­TI­LLE­ROS, DO­TA­DO DE EFI­CA­CES CAÑONES, ERA PRO­TE­GI­DO POR NU­ME­RO­SOS MU­ROS

Y TERRAPLENE­S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.