PAN­CHO SE­GU­RA

DE “PASABOLAS” A CAM­PEÓN MUN­DIAL

Memorias Porteñas - - PORTADA - Por RO­DOL­FO PÉREZ PIMENTEL

Fue un par­to pre­ma­tu­ro. Sus pa­dres, Do­min­go Se­gu­ra y Fran­cis­ca Cano Ron­qui­llo, ha­bían de­ci­di­do via­jar de Que­ve­do a Gua­ya­quil por la ca­rre­te­ra, que no era bue­na por en­ton­ces y cuan­do ha­bían avan­za­do un pe­que­ño tre­cho, de tan­to san­go­lo­teo se em­pe­zó a ve­nir el mu­cha­cho y la se­ño­ra le pi­dió a su es­po­so que le so­li­ci­te al cho­fer re­gre­sar, por­que te­nía los pri­me­ros do­lo­res de par­to. A las po­cas ho­ras na­ció el chi­co, el se­gun­do de la fa­mi­lia, y a los vein­te días vol­vie­ron a Gua­ya­quil y lo bau­ti­za­ron con los nom­bres de Fran­cis­co Ole­ga­rio. Co­rría el año de 1921 y vi­vían en una co­va­cha de ca­ña en Ca­pi­tán Ná­je­ra, en­tre Co­ro­nel y Ca­ci­que Ál­va­rez.

Aun­que dé­bil y en­fer­mi­zo (su­frió de ra­qui­tis­mo, ma­la­ria y le ope­ra­ron una her­nia) lle­vó una in­fan­cia fe­liz, ju­gan­do a la ra­yue­la con sus ami­gui­tos, pes­can­do en la ría, ha­cién­do­se la pa­va del co­le­gio, mo­les­tan­do con apo­dos. “A mí me de­cían pa­ta de lo­ro”. Su ma­dre lo ins­ta­ba a prac­ti­car al­gún de­por­te pe­ro el chi­co no que­ría, has­ta que su pa­dre lo lle­vó al an­ti­guo Te­nis Club, don­de tra­ba­ja­ba arre­glan­do las can­chas, re­ti­ran­do las re­des, re­par­tien­do las toa­llas, etc.

Em­pe­zó de pasabolas y re­ci­bía pe­que­ñas pro­pi­nas. Pa­ra ga­nar al­go más so­lía tem­plar las cuer­das de las ra­que­tas y com­po­nía las de­te­rio­ra­das; en ra­tos li­bres bo­lea­ba con­tra las pa­re­des has­ta lo­grar una gran des­tre­za. Años más tar­de re­cor­da­ría que su pri­me­ra ra­que­ta fue re­ga­la­da por un so­cio que ya la ha­bía usa­do bas­tan­te. Si al­guien fal­ta­ba le da­ban la opor­tu­ni­dad de ju­gar y co­men­zó a ha­cer­se no­tar por­que ga­na­ba los par­ti­dos. Mas, a cau­sa de la pe­que­ñez de su ta­lla y a su fal­ta de for­ta­le­za, pues me­día so­lo un me­tro se­sen­ta y sie­te, y co­mo las ra­que­tas eran gran­des y pe­sa­das, uti­li­za­ba las dos ma­nos pa­ra sos­te­ner­las, gol­pe po­co prac­ti­ca­do, ca­si des­co­no­ci­do en el te­nis de en­ton­ces. Su “téc­ni­ca” no era con­si­de­ra­da co­rrec­ta pe­ro sí efec­ti­va, pues al mo­ver los bra­zos ha­cia atrás lo­gra­ba un im­pul­so y una fuer­za in­creí­ble y la bo­la sa­lía dis­pa­ra­da co­mo ba­la.

La re­vis­ta Semana Grá­fi­ca de El Te­lé­gra­fo di­jo que el pe­que­ño Pan­cho de tan so­lo tre­ce años ya era un cam­peón y lo des­cri­bió co­mo sa­li­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, res­pe­tuo­so de sus ma­yo­res, de cons­ti­tu­ción fí­si­ca del­ga­di­ta. Ca­si un en­clen­que por las pier­nas ar­quea­das, en prin­ci­pio no qui­so re­tra­tar­se por te­mor a que los se­ño­res se dis­gus­ta­sen, aun­que de to­das ma­ne­ras sa­lió la fo­to, qui­zá la más an­ti­gua que se tie­ne de Pan­cho, don­de apa­re­ce con unos za­pa­to­nes que al­gún aco­me­di­do le pres­tó pa­ra la oca­sión.

Pa­ra los Jue­gos Se­lec­ti­vos Bo­li­va­ria­nos se ins­cri­bió en la Li­ga De­por­ti­va Es­tu­dian­til y ga­nó a to­dos sus con­tra­rios en Quito, co­lo­cán­do­se co­mo la pri­me­ra ra­que­ta del país. En Bogotá, las de­le­ga­cio­nes de Ve­ne­zue­la Y Pe­rú pi­die­ron su des­ca­li­fi­ca­ción ale­gan­do que no era un ju­ga­dor “ama­teur” de­bi­do a las pro­pi­nas que re­ci­bía co­mo pasabolas, pe­ro Ga­lo Pla­za Las­so de­fen­dió su par­ti­ci­pa­ción y has­ta ame­na­zó con re­ti­rar a nues­tro país.

Pan­cho ju­gó, de­rro­tó a sus con­trin­can­tes y en las fi­na­les ven­ció al cam­peón co­lom­biano Jor­ge Com­ba­rías; así Ecua­dor ob­tu­vo pa­ra el Es­ta­do la me­da­lla de oro en te­nis. Al si­guien­te año, 1939, ga­nó el Tor­neo Sud­ame­ri­cano de Mon­te­vi­deo, do­ble­gan­do a las primeras ra­que­tas de Ar­gen­ti­na y Uru­guay. Lu­ci­lo del Cas­ti­llo lo in­vi­tó a ju­gar en Bue­nos Ai­res y reali­zó una gi­ra por Ar­gen­ti­na y Chi­le, sa­lien­do in­vic­to. El periodista Luis Nú­ñez de la pren­sa de Nue­va York, que lo vio ju­gar, pu­bli­có va­rios ar­tícu­los que in­tere­sa­ron al te­nis­ta mi­llo­na­rio nor­te­ame­ri­cano El­wood Coo­ke, fi­na­lis­ta en Wim­ble­don ese año, quien pro­gra­mó una vi­si­ta a Gua­ya­quil.

Mien­tras tan­to Pan­cho, al re­tor­nar de su gi­ra, ha­bía si­do ova­cio­na­do co­mo hé­roe en el Ma­le­cón. Ya era una fi­gu­ra de ca­rac­te­rís­ti­cas na­cio­na­les pe­ro le ha­cía fal­ta sa­lir del país. El 40 sus ami­gos del Te­nis Club y Juan Fran­cis­co Ro­jas y Juan Ché­rrez Gómez le fa­ci­li­ta­ron los fon­dos pa­ra su via­je a Nue­va York, pues com­pren­die­ron que de­bía ju­gar a lo gran­de, y ca­si sin sa­ber in­glés, ju­gó por pri­me­ra oca­sión en can­chas de cés­ped en el Mea­dows Club, dur­mien­do en el ves­tua­rio por las no­ches, da­da su pobreza. Coo­ke lo in­tro­du­jo en el te­nis de esa na­ción y Pan­cho se fue ubi­can­do has­ta que en 1943, a tra­vés del des­ta­ca­do ju­ga­dor afi­cio­na­do Gard­nar Mu­lloy, ob­tu­vo una be­ca en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi, ga­nan­do por tres años con­se­cu­ti­vos has­ta el 45, in­clu­si­ve, los cam­peo­na­tos uni­ver­si­ta­rios a ni­vel na­cio­nal. En 1944 triun­fó en el U. S. Clay Court, el 46 en el U. S. In­door. Era con­si­de­ra­do el me­jor te­nis­ta “ama­teur” de los Es­ta­dos Uni­dos. Do­mi­na­ba los se­cre­tos de las tres can­chas re­gla­men­ta­rias: cés­ped, ar­ci­lla y ce­men­to, y por la per­so­na­li­dad ex­pan­si­va y jue­go a dos ma­nos, se ha­cía que­rer. Has­ta que el 47 dio el gran pa­so a ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y em­pe­zó a ga­nar 300 dó­la­res semanales por ju­gar par­ti­dos pre­li­mi­na­res. El 48, ya con esa ba­se eco­nó­mi­ca, se ca­só con Vir­gi­nia Gies­bert, na­tu­ral de Be­verly Hills, ma­tri­mo­nio es­ta­ble, en el que tu­vo un hi­jo: Spen­cer F. Se­gu­ra.

En­tre el 48 y el 49 ga­nó en do­bles y el 50 lle­gó a cam­peón mun­dial en el Ska­ting Club de Cle­ve­land, al ven­cer al cam­peón Jack Kra­mer. Te­nía 28 años. El 51 vol­vió a ser cam­peón mun­dial tras ven­cer a Pan­cho Gon­zá­lez en el Fo­rest Hill de Ca­li­for­nia. De allí en ade­lan­te for­mó par­te de un gru­po se­lec­to de te­nis­tas al más al­to ni­vel mun­dial, que se de­di­ca­ron a re­co­rrer el mun­do y pu­do co­no­cer los cin­co con­ti­nen­tes y los sie­te ma­res, lo­gran­do aho­rrar pa­ra su ve­jez. Su épo­ca de oro trans­cu­rrió en­tre

1948 y el 69 co­mo ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Fue­ron vein­te y un años glo­rio­sos, de con­ti­nuos triun­fos y a tra­vés de las me­jo­res can­chas del mun­do. Des­pués pa­só a en­tre­na­dor del Be­verly Hills Te­nis Club de Los Án­ge­les. El 78 se cam­bió a San Die­go.

En 1984 su nom­bre fue pues­to en el Sa­lón de la Fa­ma del Te­nis Mun­dial, en New­port, Rho­de Is­land, ho­nor úni­co que no se ha vuel­to a repetir en de­por­tis­ta al­guno de Ecua­dor. El 91 lo­gró la ciu­da­da­nía nor­te­ame­ri­ca­na y en sep­tiem­bre del 94, su hi­jo úni­co, Spen­cer F. Se­gu­ra, por en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de In­ver­sio­nes del Ban­co D. H. Blair & Co. de Nue­va York, abo­ga­do de 42 años, gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y en la Lo­yo­la Law School, se ca­só en la igle­sia de Saint Ja­mes de Man­hat­tan con Jac­que­li­ne Stur­mer De­rrey, gra­dua­da en el co­le­gio Mount Ver­non y de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res en la fir­ma Bunny Wi­lliams Inc. La no­ti­cia apa­re­ció en el New York Ti­mes.

A prin­ci­pio del 2005 re­gre­só al país a re­ci­bir la gran Cruz Olím­pi­ca en gra­do de oro, que le con­fi­rió nues­tro Go­bierno. En su do­mi­ci­lio de Om­ni La Cos­ta Re­sort & Spa, en Carls­bad, Ca­li­for­nia, lle­va­ba una vi­da tran­qui­la. Fa­lle­ció de 96 años de edad, el do­min­go 18 de no­viem­bre del 2017, en­fer­mo de pár­kin­son. En una en­tre­vis­ta, al ser pre­gun­ta­do acer­ca de có­mo que­ría que lo re­cuer­den, di­jo: “Que me re­cuer­den co­mo un ti­po que na­ció de la na­da y sur­gió por su es­fuer­zo”. (F)

ES­TE HU­MIL­DE GUA­YA­QUI­LE­ÑO QUE CO­MEN­ZÓ SIEN­DO “PASABOLAS” EN EL TE­NIS CLUB DE GUA­YA­QUIL, LLE­GÓ A LAS MÁS AL­TAS CUM­BRES IN­TER­NA­CIO­NA­LES EN EL LLA­MA­DO “DE­POR­TE BLAN­CO”.

Pan­cho Se­gu­ra en el ma­le­cón 2000 de Gua­ya­quil. (Año 2005)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.