LA MI­NE­RÍA CO­LO­NIAL

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

La ex­plo­ta­ción pre­co­lom­bi­na de mi­ne­ra­les a cie­lo abier­to o en ya­ci­mien­tos sub­te­rrá­neos, así co­mo el ma­ne­jo de cier­tas téc­ni­cas me­ta­lúr­gi­cas sor­pren­die­ron a los con­quis­ta­do­res. La abun­dan­cia y ca­li­dad de jo­yas y pie­zas de or­fe­bre­ría de oro y pla­ta apa­re­cie­ron an­te sus ojos co­mo pro­duc­to de un mun­do irreal… fan­tás­ti­co.

En Me­soa­mé­ri­ca, en la zo­na cen­tral de Mé­xi­co, en Cuba y Su­da­mé­ri­ca, ade­más de los de­pó­si­tos de me­ta­les pre­cio­sos, los ha­bía de cao­lín y alum­bre, co­bre y es­ta­ño, cu­ya ex­plo­ta­ción fue pro­ba­ble­men­te inau­gu­ra­da ha­cia el si­glo III an­tes de Cris­to y per­ma­ne­ció ac­ti­va du­ran­te el pe­rio­do com­pren­di­do en­tre el si­glo I y VI des­pués de Cris­to.

La me­ta­lúr­gi­ca apa­ren­te­men­te na­ció en el sur, en los ac­tua­les te­rri­to­rios de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú, cu­yos co­mien­zos pue­de si­tuár­se­los al­re­de­dor del 500 a. C., y se di­fun­die­ron a Cen­troa­mé­ri­ca, pa­san­do por Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, a tra­vés de la ru­ta ma­rí­ti­ma es­ta­ble­ci­da por los na­ve­gan­tes ve­le­ros y de mar abier­to: los man­te­ño-huan­ca­vil­cas. El co­bre, es­pe­cí­fi­ca­men­te, se lo tra­ba­ja­ba en el nor­te de nues­tro país des­de el si­glo II d. C.

En el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción del oro y el co­bre uti­li­za­ban he­rra­mien­tas y mé­to­dos ru­di­men­ta­rios; mar­ti­llos y mor­te­ros de pie­dra pa­ra mo­ler mi­ne­ra­les que se fun­dían en hor­nos de ar­ci­lla co­no­ci­dos co­mo huay­ra­chi­nas, “hor­nos de vien­to”, por­que a tra­vés de unos agu­je­ros abier­tos en sus pa­re­des apro­ve­cha­ban los fuer­tes vientos an­di­nos pa­ra avi­var el fue­go. Sa­be­mos que el hie­rro es­ta­ba au­sen­te de sus ha­bi­li­da­des, pe­ro ins­tru­men­tos de la­bran­za fun­di­dos en bron­ce ha­lla­dos en el Pe­rú dan tes­ti­mo­nio de una téc­ni­ca bas­tan­te avan­za­da.

De es­ta for­ma, los in­dí­ge­nas or­fe­bres pre­co­lom­bi­nos mix­te­cos, in­cai­cos y chib­chas tra­ba­ja­ron con éxi­to el oro y la pla­ta, apli­can­do téc­ni­cas re­fi­na­das co­mo la fi­li­gra­na, la sol­da­du­ra o el mol­dea­do al frío con mar­ti­llo pa­ra ela­bo­rar más­ca­ras fu­ne­ra­rias, dia­de­mas, pec­to­ra­les, bra­za­le­tes, es­ta­tuas, re­pro­duc­cio­nes de bul­to o en al­to o ba­jo re­lie­ve, re­pre­sen­tan­do una gran va­rie­dad de ani­ma­les y plan­tas, cu­ya ca­li­dad y be­lle­za asom­bró a los es­pa­ño­les.

Es­tas obras de ar­te fue­ron el pri­mer botín de la Conquista y la re­co­lec­ción ini­cial de me­ta­les pre­cio­sos en el im­pe­rio es­pa­ñol. Sin em­bar­go, es­ta fuen­te du­ró muy po­co, pues en dos o tres años los tra­ba­jos de oro y pla­ta acu­mu­la­dos en un mi­le­nio por las ci­vi­li­za­cio­nes prehis­pá­ni­cas, ca­yó ca­si en su to­ta­li­dad en las ma­nos ávi­das de los des­lum­bra­dos con­quis­ta­do­res.

Es­te pri­mer des­po­jo de or­na­men­tos per­so­na­les y ce­re­mo­nia­les ate­so­ra­dos por ge­ne­ra­cio­nes, ace­le­ró su ago­ta­mien­to y de­vino la ur­gen­cia de bus­car las fuen­tes de su pro­ce­den­cia.

Su bús­que­da em­pe­zó por la ex­plo­ta­ción a cie­lo abier­to del mi­ne­ral exis­ten­te en es­ta­do na­tu­ral, es­to es, la re­co­lec­ción del oro alu­vial por el vie­jo mé­to­do del ta­miz y la ba­tea. Pa­ra lo cual se re­que­ría del tra­ba­jo de una ma­sa im­por­tan­te de po­bla­ción in­dí­ge­na, es­pe­cial­men­te fe­me­ni­na por el cual, en un ré­gi­men de tra­ba­jo for­za­do ini­cia­do en 1494, cen­te­na­res de mi­les de hom­bres y mu­je­res fue­ron obli­ga­dos a cer­nir to­da la are­na de los ríos ame­ri­ca­nos. Es­ta pri­me­ra producción au­rí­fe­ra fue res­pon­sa­ble de un ele­va­dí­si­mo ín­di­ce de mor­ta­li­dad, que apor­tó a la Co­ro­na cua­ren­ta to­ne­la­das de oro, de las tres­cien­tas que se ex­tra­je­ron en to­do el te­rri­to­rio du­ran­te si­glo y me­dio.

A mi­tad del si­glo XVI, en nues­tro país, en la re­gión de Za­ru­ma, Lo­ja y Za­mo­ra se ex­plo­ta­ron va­rias mi­nas. De un pla­cer de Za­mo­ra se ex­tra­jo una pe­pa gi­gan­te de oro que va­lía 3.700 pe­sos, en­via­da co­mo ob­se­quio a Fe­li­pe II. En los ya­ci­mien­tos del sur (Pe­rú y Chi­le), se ex­tra­je­ron can­ti­da­des im­por­tan­tes de al­ta ca­li­dad.

Cie­za de León, en 1553, ob­ser­vó que en los úl­ti­mos años se ha­bían sa­ca­do más de 1’700.000 pe­sos de oro “tan fino que da­ba más que la ley”. Sin em­bar­go, ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe II, fue la pla­ta la que se cons­ti­tu­yó rá­pi­da­men­te en la par­te más gran­de y sus­tan­cial, tan­to en pe­so co­mo en va­lor, de los apor­tes del im­pe­rio ame­ri­cano.

En 1544, ape­nas cul­mi­na­da la conquista de los te­rri­to­rios com­pren­di­dos en los ac­tua­les Ecua­dor, Pe­rú y Bo­li­via, dos in­dí­ge­nas tra­ba­ja­do­res del cam­po, al arran­car una plan­ta en el ce­rro de Po­to­sí por ca­sua­li­dad de­ja­ron al des­cu­bier­to las fa­bu­lo­sas

LOS IN­DÍ­GE­NAS OR­FE­BRES QUE TRA­BA­JA­BAN CON ÉXI­TO EN EL ORO Y LA PLA­TA, EN LA ÉPO­CA CO­LO­NIAL LABORARON PA­RA LOS AM­BI­CIO­SOS ES­PA­ÑO­LES EN MUY INFAMANTES CON­DI­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.