CLE­MEN­TE YEROVI INDABURU,

HO­ME­NA­JE A UN PRE­SI­DEN­TE SIN­GU­LAR (I)

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Po­co tiem­po des­pués de su muer­te, acae­ci­da en Gua­ya­quil el do­min­go 19 de ju­lio de 1981, la Cá­ma­ra de Agri­cul­tu­ra de Gua­ya­quil -de la cual ha­bía si­do pre­si­den­te­re­sol­vió eri­gir un mo­nu­men­to de­di­ca­do a la me­mo­ria de es­te ilus­tre ciu­da­dano que ha­bía ejer­ci­do el Po­der de la Re­pú­bli­ca en uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su his­to­ria.

Se con­for­mó en­ton­ces un Co­mi­té Pro Mo­nu­men­to a Cle­men­te Yerovi que, pre­si­di­do por don Cé­sar Du­rán Ba­llén Cor­do­vez, tu­vo tam­bién co­mo miem­bros a los doc­to­res Juan Al­fre­do Illing­worth Ba­que­ri­zo y Gui­ller­mo Cas­tro Be­ní­tez, al abo­ga­do Car­los Luis Pla­za Aray, al in­ge­nie­ro Efrén Vé­lez Pon­tón y a los se­ño­res Gabriel Rol­dós Gar­cés, Xa­vier Alvarado Ro­ca y Ra­món Es­pi­nel Men­do­za.

Lo­gra­da la fi­nan­cia­ción ne­ce­sa­ria y de­sig­na­do el lu­gar don­de se le­van­ta­ría el mo­nu­men­to, se es­co­gió al es­cul­tor cuen­cano Vicente Rodas pa­ra su eje­cu­ción, que de­bía ser tra­ba­ja­do en bron­ce so­bre un pe­des­tal de pie­dra.

Fue así que el 31 de ju­lio de 1988, en el par­que que lle­va su nom­bre -si­tua­do fren­te a la Av. del Periodista, en la ciu­da­de­la Kennedy- se de­ve­ló el mo­nu­men­to con el que Gua­ya­quil y el Ecua­dor en­te­ro rin­den ho­me­na­je a es­te hom­bre que fue sím­bo­lo de pa­trio­tis­mo y des­pren­di­mien­to po­lí­ti­co, y cu­yo pa­so por la vi­da de­be ser­vir de ejem­plo pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes.

“Le­ván­te­se es­te mo­nu­men­to co­mo tes­ti­mo­nio de ho­me­na­je a un nom­bre que su­po bien ser­vir a sus se­me­jan­tes, que siem­pre qui­so ser ami­go de to­dos y nun­ca se con­si­de­ró enemi­go de na­die, que en to­das las fun­cio­nes pri­va­das y pú­bli­cas que desem­pe­ñó pu­so co­mo nor­te de su ac­tua­ción la idea pri­mor­dial del bien co­mún, tan fá­cil de ser dig­na pe­ro tan di­fí­cil de ser cum­pli­da”.

“Cle­men­te Yerovi es en la his­to­ria uno de esos po­cos ma­gis­tra­dos que pa­sa­ron por el po­der sin de­jar tras de sí una es­te­la de re­sen­ti­mien­tos y odios, no so­la­men­te por­que no tu­vo tiem­po pa­ra que el trans­cur­so de los años ero­sio­na­ra la es­pe­ran­za que en él pu­sie­ron los pue­blos y la po­pu­la­ri­dad que pu­do ha­ber te­ni­do o lo­gra­do ad­qui­rir, sino por­que lo­gró edi­fi­car, no obs­tan­te los breves nue­ve me­ses de man­do, un cú­mu­lo tal de reali­da­des cier­tas y vi­si­bles, no ne­ce­si­ta­das de pro­pa­gan­das ni re­lum­brón, que to­dos la­men­ta­ron su par­ti­da, se­ña­la­ron sus acier­tos y has­ta, al­gu­nos, pre­ten­die­ron es­ca­mo­tear­le la glo­ria de sus obras” (frag­men­to del dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Dr. Jor­ge Sal­va­dor Lara con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción del mo­nu­men­to a don Cle­men­te Yerovi Indaburu).

El mo­nu­men­to cons­ta de una só­li­da ba­se de gra­ni­to que presenta en su fa­cha­da una pla­ca de bron­ce que di­ce: “Cle­men­te Yerovi Indaburu, pre­si­den­te del Ecua­dor 1966”.

En una de las ca­ras la­te­ra­les hay otra pla­ca de bron­ce que di­ce:

“Es­te mo­nu­men­to se reali­zó por ini­cia­ti­va de la Cá­ma­ra de Agri­cul­tu­ra de la II Zo­na y gra­cias a la co­la­bo­ra­ción del Ban­co Cen­tral del Ecua­dor, Ban­co Na­cio­nal de Fomento y un gru­po de ami­gos que con­for­ma­ron el Co­mi­té Pro Mo­nu­men­to. Pre­si­den­te, Sr. Cé­sar Du­rán Ba­llén Cor­do­vez; vi­ce­pre­si­den­te, Dr. Juan Al­fre­do Illing­worth. Ju­lio 31 de 1988”.

En la otra fa­cha­da se en­cuen­tra otra pla­ca en bron­ce con la si­guien­te le­yen­da que ex­pre­sa­ra al­gu­na vez es­te ilus­tre go­ber­nan­te:

“Mi más al­ta as­pi­ra­ción fue siem­pre la de me­re­cer un día el ca­li­fi­ca­ti­vo de hom­bre de bien. El ejer­ci­cio, no pre­ten­di­do, de la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra me so­me­tió al exa­men de mis com­pa­trio­tas, y si al lle­gar a mis úl­ti­mos años lo­gro me­re­cer tal con­cep­to, ha­bré col­ma­do mi am­bi­ción”.

So­bre el pe­des­tal se des­ta­ca la mag­ní­fi­ca es­ta­tua tra­ba­ja­da en bron­ce que re­pre­sen­ta la fi­gu­ra se­den­te de don Cle­men­te Yerovi.

En su ho­nor y al pro­ce­der a su de­ve­la­mien­to el Dr. Jor­ge Sal­va­dor Lara, in­sig­ne historiado­r qui­te­ño di­ría:

“Es­ta­mos aquí con­gre­ga­dos pa­ra la rea­li­za­ción de un ac­to de jus­ti­cia: la en­tre­ga a la pos­te­ri­dad del

mo­nu­men­to que el Ecua­dor agra­de­ci­do ha le­van­ta­do a la me­mo­ria de un ecua­to­riano ilus­tre, re­pu­bli­cano a car­ta ca­bal, uno de aque­llos ver­da­de­ros cons­truc­to­res del pro­gre­so, ar­tí­fi­ce del bien co­mún, don Cle­men­te Yerovi Indaburu, ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, cu­ya me­mo­ria guar­dan sus con­ciu­da­da­nos con ve­ne­ra­ción y cu­ya efi­gie en bron­ce, le­van­ta­da por ini­cia­ti­va de un co­mi­té na­cio­nal y gra­cias al em­pe­ño de su pre­si­den­te, don Cé­sar Du­rán Ba­llén Cor­do­vez, per­pe­túa su re­cuer­do en se­ñal de agra­de­ci­mien­to por los ex­tra­or­di­na­rios ser­vi­cios que a lo lar­go de su vi­da don Cle­men­te EN LOS PO­COS ME­SES QUE SE su­po pres­tar a la patria”.

Dr. Jor­ge Sal­va­dor Lara

(Frag­men­to del dis­cur­so pro­nun­cia­do du­ran­te la inau­gu­ra­ción del mo­nu­men­to)

Su pres­ti­gio de hom­bre pro­gre­sis­ta y de am­plia vi­sión hi­zo que en más de una oca­sión fue­ra lla­ma­do pa­ra ocupar im­por­tan­tes car­gos pú­bli­cos y pri­va­dos en el cam­po de la in­dus­tria y la ban­ca. Fue mi­nis­tro de Eco­no­mía en­tre 1948 y 1950, du­ran­te el go­bierno del Sr. Ga­lo Pla­za Las­so, y co­mo tal es­ti­mu­ló y orien­tó la producción ba­na­ne­ra has­ta con­ver­tir al Ecua­dor en el pri­mer país pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de ba­nano del mun­do. Fue se­na­dor de la Re­pú­bli­ca en­tre 1951 y 1955, y des­de el Con­gre­so ins­pi­ró le­yes orien­ta­das a so­lu­cio­nar prác­ti­ca y efec­ti­va­men­te los gran­des pro­ble­mas que a tra­vés de los años han azo­ta­do a la eco­no­mía de los ecua­to­ria­nos. Tam­bién desem­pe­ñó el car­go de pre­si­den­te de la Jun­ta Mo­ne­ta­ria, en­ti­dad a la que con­du­jo por acer­ta­dos caminos, tra­zan­do una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y cam­bia­ria al­ta­men­te be­ne­fi­cio­sa pa­ra to­dos los sec­to­res de la producción.

Fue pre­ci­sa­men­te a es­te ilus­tre gua­ya­qui­le­ño a quien le co­rres­pon­dió “he­re­dar” el des­tro­za­do país que en 1966 de­jó la siem­pre mal re­cor­da­da Jun­ta Mi­li­tar de Go­bierno que pre­si­dió el Calm. Ra­món Cas­tro Ji­jón.

«Caí­da la Dic­ta­du­ra Mi­li­tar, gra­cias a la uni­dad del pen­sa­mien­to li­bre ex­pre­sa­do a tra­vés de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de signo de­mo­crá­ti­co y de los ór­ga­nos de opi­nión cons­cien­tes de su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca, las es­pe­ran­zas de un pue­blo an­sio­so por re­tor­nar al ré­gi­men de de­re­cho con­flu­ye­ron en la per­so­na de un ciu­da­dano ho­nes­to y pa­trio­ta, cu­yo es­pí­ri­tu se ha­bía for­ja­do en el ser­vi­cio pú­bli­co di­ri­gi­do ha­cia las no­bles fi­na­li­da­des que ins­pi­ran el au­tén­ti­co cul­to de los va­lo­res na­cio­na­les. Un ob­je­ti­vo pri­mor­dial e irre­nun­cia­ble te­nía don Cle­men­te Yerovi Indaburu al asu­mir la pre­si­den­cia in­te­ri­na de la Re­pú­bli­ca: en­cau­zar al país ha­cia la re­con­quis­ta de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, amor­da­za­da por un go­bierno de fac­to que na­ció de la trai­ción al ju­ra­men­to sa­gra­do de res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción que re­gía el de­sen­vol­vi­mien­to ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do ecua­to­riano» (El Tiem­po de Quito, nov. 17/66).

No era po­lí­ti­co, pe­ro era un gran pa­trio­ta, por eso su de­sig­na­ción co­mo pre­si­den­te in­te­ri­no fue re­ci­bi­da con gran sa­tis­fac­ción por to­do el pue­blo ecua­to­riano. Yerovi su­po en­fren­tar el desafío de la his­to­ria y en una de sus primeras de­cla­ra­cio­nes fue ter­mi­nan­te al se­ña­lar que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de su go­bierno se­ría «con­vo­car de in­me­dia­to a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, pa­ra que es­ta eli­ja al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca», e in­sis­tió más de una vez en que go­ber­na­ría «con las ma­le­tas he­chas», pues na­da le ape­ga­ba al po­der, sino el so­lo de­seo de ser útil a la na­ción. (F)

MAN­TU­VO EN EL PO­DER HI­ZO MÁS POR SU PAÍS QUE MU­CHOS QUE SE

MANTUVIERO­N POR AÑOS MA­NE­JAN­DO LOS DES­TI­NOS DE LA PATRIA. EL HO­ME­NA­JE REN­DI­DO A

SU ME­MO­RIA CON ES­TE MO­NU­MEN­TO ES UNO DE LOS MÁS JUS­TOS REA­LI­ZA­DOS EN

NUES­TRO PAÍS.

Cle­men­te Yerovi Indaburu, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor en 1966.

Do­cu­men­tos en don­de se co­mu­ni­ca la de­ci­sión del Con­se­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil de eri­gir el mo­nu­men­to al ex pre­si­den­te Cle­men­te Yerovi, co­mo ho­me­na­je y re­co­no­ci­mien­to a sus vir­tu­des cí­vi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.