Six­to Du­rán Ba­llén: UN PRE­SI­DEN­TE SO­ME­TI­DO A PRE­SIO­NES Y A DI­FÍ­CI­LES ACON­TE­CI­MIEN­TOS

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

COM­PLI­CA­DO MA­NE­JO DE LA ECO­NO­MÍA.

Fren­te a las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas por las que atra­ve­sa­ba el país, las me­di­das adop­ta­das por el go­bierno de Six­to Du­rán Ba­llén en sep­tiem­bre de 1992 fue­ron jus­ti­fi­ca­das por la ur­gen­te ne­ce­si­dad de ba­jar la in­fla­ción. Es­ta en los úl­ti­mos tres años bor­dea­ba el 50 por cien­to, y ello de­ter­mi­na­ba que se man­tu­vie­ra un al­to ni­vel de dé­fi­cit fis­cal, en al­re­de­dor de 800 mi­llo­nes de dó­la­res. Los resultados, sin em­bar­go, no se con­cre­ta­ron pues­to que, en lu­gar de ba­jar, la in­fla­ción se dis­pa­ró has­ta lle­gar a un 65 por cien­to.

UNA REALI­DAD MÁS ALLÁ DE LAS IDEO­LO­GÍAS

Las pro­tes­tas po­pu­la­res no se hi­cie­ron es­pe­rar y el dis­cur­so que em­pe­zó a po­si­cio­nar­se co­mo jus­ti­fi­ca­ti­vo pa­ra que ellas se die­ran re­sal­ta­ba el ca­rác­ter “neo­li­be­ral” de cier­tas me­di­das adop­ta­das por el Go­bierno, en­tre las que se pue­den se­ña­lar el di­se­ño de un plan de pri­va­ti­za­cio­nes jus­ti­fi­ca­do en la con­vic­ción de que el Es­ta­do era un mal ad­mi­nis­tra­dor, el con­jun­to de le­yes eco­nó­mi­cas en­via­do por el Eje­cu­ti­vo al Con­gre­so Na­cio­nal, cier­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de mi­li­ta­ri­za­ción del país que fue­ron in­ter­pre­ta­das co­mo un irres­pe­to a la de­mo­cra­cia y a la li­ber­tad de mo­vi­li­za­ción, etc. A es­tos fac­to­res ha­bría que aña­dir la ac­ti­tud del pre­si­den­te y sus pro­nun­cia­mien­tos en torno a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que de­bía afron­tar. En efec­to, cuan­do se re­fe­ría a ellos, y los po­nía en el ta­pe­te de las preo­cu­pa­cio­nes ofi­cia­les, ha­bla­ba de que la ca­be­za del go­bierno era en reali­dad su vi­ce­pre­si­den­te Alberto Dahik. Es­te ses­go, que pue­de pa­re­cer anec­dó­ti­co, en mo­men­tos de acen­tua­ción de las obs­truc­cio­nes en el ma­ne­jo del po­der fue en reali­dad un ele­men­to que con­tri­bu­yó a que cre­cie­ra en la opi­nión ciu­da­da­na el cri­te­rio de que el je­fe del Eje­cu­ti­vo no te­nía la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar las di­fí­ci­les con­di­cio­nes de una eco­no­mía que no encontraba sa­li­das com­par­ti­das por la ma­yo­ría de los sec­to­res so­cia­les.

LA PRE­SIÓN DE LOS SEC­TO­RES DE MA­SAS

La mo­vi­li­za­ción po­pu­lar del 23 de sep­tiem­bre de ese año 1992 tu­vo un adi­ta­men­to de ca­rác­ter pro­fun­da­men­te di­na­mi­za­dor: la con­me­mo­ra­ción de los 500 años de pre­sen­cia de la Co­ro­na es­pa­ño­la en nues­tros te­rri­to­rios. Es­te acon­te­ci­mien­to fue apro­ve­cha­do por las na­cio­na­li­da­des in­dí­ge­nas pa­ra in­ter­pre­tar el mo­men­to co­mo una re­pe­ti­ción de la do­mi­na­ción que su­frie­ron esos pue­blos du­ran­te mu­chos años. La di­ri­gen­cia de es­tos co­lec­ti­vos, fun­da­men­tal­men­te de la Co­naie, com­pa­ra­ron la si­tua­ción de des­po­jo por par­te de la pre­sen­cia es­pa­ño­la con los ajus­tes eco­nó­mi­cos de­ci­di­dos por el Go­bierno, plan­tea­ron una se­rie de as­pi­ra­cio­nes y com­pen­sa­cio­nes so­cia­les, y reite­ra­ron su po­si­ción acer­ca del de­re­cho que te­nían a la pro­pie­dad de la tie­rra.

La ges­tión gu­ber­na­men­tal fue juz­ga­da por esas y otras agru­pa­cio­nes co­mo una “…vo­ca­ción y prác­ti­ca al ser­vi­cio del gran ca­pi­tal y una in­sen­si­bi­li­dad so­cial a to­da prue­ba…”, tal co­mo lo sos­tu­vie­ron va­rios crí­ti­cos de la ges­tión ofi­cial. Pa­ra es­tos, sin lu­gar a du­das, la ba­se de ac­ción del ré­gi­men de Du­rán Ba­llén obe­de­cía a la apli­ca­ción de un mo­de­lo di­se­ña­do e im­pues­to a las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial. In­clu­so des­de la de­re­cha sur­gie­ron opi­nio­nes y men­sa­jes con enor­me car­ga emo­ti­va en con­tra del ma­ne­jo de la eco­no­mía, una de ellas se re­su­mió en la fra­se re­la­cio­na­da con el pa­pel cum­pli­do por Dahik, a quien se lo ca­li­fi­ca­ba co­mo “te­rro­ris­ta eco­nó­mi­co”.

¿UNA PO­LÍ­TI­CA ECO­NÓ­MI­CA QUE NO SE APARTÓ DE LA ORIEN­TA­CIÓN CLÁ­SI­CA?

En reali­dad, la con­duc­ción eco­nó­mi­ca en es­te ré­gi­men no tu­vo di­fe­ren­cias con las an­te­rio­res. Las me­di­das to­ma­das fue­ron una re­edi­ción de aque­llas adop­ta­das por go­bier­nos an­te­rio­res, que se tra­du­je­ron en ver­da­de­ros “pa­que­ta­zos”. Un ma­ne­jo de las fi­nan­zas ex­pre­sa­do en efec­tos ma­cro­de­va­lua­to­rios, una dis­mi­nu­ción de re­cur­sos pa­ra la in­ver­sión pú­bli­ca y pa­ra la eje­cu­ción de los pro­gra­mas de po­lí­ti­ca so­cial, es­pe­cial­men­te en las áreas de edu­ca­ción, sa­lud y vi­vien­da, un tra­ta­mien­to del ni­vel de los sa­la­rios que en úl­ti­ma ins­tan­cia sig­ni­fi­ca­ba una cla­ra dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de com­pra de los sec­to­res de más ba­jos in­gre­sos -pues­to que los in­cre­men­tos es­ta­ban por de­ba­jo de la in­fla­ción-, la ele­va­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles de ma­ne­ra reite­ra­da, y la de­ci­sión de re­ajus­tar el ta­ma­ño del Es­ta­do sin te­ner al­ter­na­ti­vas de ocu­pa­ción pa­ra esa gran can­ti­dad de ser­vi­do­res des­pla­za­dos; to­do lo cual di­se­ñó una reali­dad de la­ten­te cri­sis que me­re­ció un re­cha­zo cre­cien­te y, en oca­sio­nes, mi­li­tan­te. En esa lí­nea, no fue­ron su­fi­cien­tes las de­ci­sio­nes ha­cia una aper­tu­ra del Go­bierno res­pec­to a los mer­ca­dos re­gio­na­les (la ad­he­sión a la zo­na de li­bre co­mer­cio del Pac­to An­dino y el avan­ce en el pro­ce­so de in­cor­po­ra­ción del Ecua­dor al GATT - OMC) pa­ra de­mos­trar que el Go­bierno per­se­guía la di­na­mi­za­ción en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía ecua­to­ria­na. Los resultados de esas ges­tio­nes, más que un efec­to per­sua­si­vo ha­cia la acep­ta­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, aso-

SIX­TO DU­RÁN BA­LLÉN, QUIEN FUE­RA EXI­TO­SO AL­CAL­DE DE QUITO, EN­FREN­TÓ GRA­VES PRO­BLE­MAS ECO­NÓ­MI­COS DU­RAN­TE SU MAN­DA­TO PRE­SI­DEN­CIAL, Y TAM­BIÉN UN TE­MA DE GAS­TOS RE­SER­VA­DOS.

SIX­TO DU­RÁN BA­LLÉN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.