CLE­MEN­TE YE­RO­VI INDABUR Ho­me­na­je a un pre­si­den­te sin­gu­lar (I

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Su go­bierno es­tu­vo pla­ga­do de obras po­si­ti­vas que le die­ron res­pe­ta­bi­li­dad den­tro y fue­ra del país, la más im­por­tan­te fue -in­du­da­ble­men­teel ha­ber lo­gra­do re­ba­jar en tan po­co tiem­po la deu­da y el in­men­so dé­fi­cit del Es­ta­do.

En el cam­po de la obra pú­bli­ca, en­tre mu­chas de gran im­por­tan­cia, es pre­ci­so des­ta­car la fi­nan­cia­ción de la cons­truc­ción del puen­te so­bre los ríos Dau­le y Ba­baho­yo, lla­ma­do lue­go De la Uni­dad Na­cio­nal, que mar­có un hi­to en el desa­rro­llo económico del país. Asi­mis­mo, en el cam­po edu­ca­ti­vo se crea­ron trein­ta y un co­le­gios. El plan al­fa­be­ti­za­dor dio ma­trí­cu­la a más de cien­to vein­te mil alum­nos y más de diez mil ar­te­sa­nos re­ci­bie­ron cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción y en­tre­na­mien­to en ra­mas co­mo me­cá­ni­ca au­to­mo­triz, elec­tró­ni­ca, ra­dio­téc­ni­ca, or­fe­bre­ría, sas­tre­ría y zapatería.

Pu­do, des­de lue­go, ac­tuar co­mo dic­ta­dor o co­mo je­fe su­pre­mo, pe­ro des­de el pri­mer mo­men­to él mis­mo li­mi­tó sus po­de­res y se su­je­tó a la Cons­ti­tu­ción de 1946. No or­de­nó pri­sio­nes, a na­die con­fi­nó, y por el con­tra­rio dio to­das las fa­ci­li­da­des -in­clu­so eco­nó­mi­cas- pa­ra que aque­llos que ha­bían si­do des­te­rra­dos por la dic­ta­du­ra mi­li­tar pu­die­ran vol­ver. No clau­su­ró pe­rió­di­cos ni ra­dio­di­fu­so­ras, no de­vol­vió in­sul­tos, no le hi­zo da­ño a na­die.

Tu­vo el po­der y el res­pal­do po­lí­ti­co pa­ra «ma­nio­brar» des­de el Pa­la­cio de Ca­ron­de­let y lo­grar que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te lo eli­gie­se pre­si­den­te constituci­onal, tal cual ha­bía si­do cos­tum­bre his­tó­ri­ca en nues­tro país: por­que to­da Asam­blea que fue con­vo­ca­da por quien ejer­cía el po­der de ma­ne­ra an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, a fin de ha­cer con­va­le­cer así el vi­cia­do ori­gen de su po­der dic­ta­to­rial, ele­gía irre­me­dia­ble­men­te al pro­pio je­fe de Es­ta­do con­vo­can­te.

Así, el 16 de no­viem­bre de 1966 se pu­so fin al cor­to pe­ro fruc­tí­fe­ro go­bierno del se­ñor Cle­men­te Ye­ro­vi, quien no se­rá lla­ma­do por la his­to­ria ni dic­ta­dor ci­vil ni je­fe su­pre­mo, sino pre­si­den­te.

«...mien­tras tu­vo lu­gar mi cor­ta ac­tua­ción fren­te a los des­ti­nos de la pa­tria, to­dos los días sin fal­tar nin­guno, me en­co­men­da­ba a Dios en las ma­ña­nas, pi­dién­do­le tres co­sas: pri­me­ro, equi­vo­car­me lo me­nos po­si­ble; se­gun­do, lle­gar a la Cons­ti­tu­yen­te, que era el man­da­to a cum­plir; y ter­ce­ro, no to­mar­le ca­ri­ño al po­der. Creo que es­tos fa­vo­res me fue­ron otor­ga­dos... To­dos los hom­bres te­ne­mos am­bi­cio­nes que co­no­ce­mos... en mi ca­so siem­pre fue el me­re­cer la apro­ba­ción de mis con­ciu­da­da­nos a mi con­duc­ta cí­vi­ca... Y es­to tam­bién me ha si­do otor­ga­do...».

(Frag­men­to de car­ta en­via­da al di­rec­tor del dia­rio El Tiem­po de Qui­to, fe­cha­da el 1 de abril 1976)

DE­JÓ UNA OBRA PÚ­BLI­CA DE­MA­SIA­DO GRAN­DE PA­RA EL COR­TO TIEM­PO QUE SE MAN­TU­VO EN LA PRE­SI­DEN­CIA, LEGANDO UNA ES­TRUC­TU­RA Y UNA PLA­NI­FI­CA­CIÓN QUE SE­RÍAN DE ENOR­ME UTI­LI­DAD AL PRE­SI­DEN­TE QUE SE HA­RÍA CAR­GO DEL PO­DER AL TER­MI­NAR SU

INTERINAZG­O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.