LAS DE­FEN­SAS en el si­glo XVIII

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Al ini­ciar­se el si­glo XVIII, el Im­pe­rio ul­tra­ma­rino es­pa­ñol lle­ga­ba a su oca­so. In­gla­te­rra inun­da­ba de con­tra­ban­do las co­lo­nias ame­ri­ca­nas, pues ha­bía des­pla­za­do a Es­pa­ña del mar y des­po­ja­do de to­das sus ru­tas co­mer­cia­les. Por otra par­te, con la muer­te sin su­ce­sión del rey Car­los II, la Co­ro­na es­pa­ño­la se en­con­tra­ba va­can­te. Es­ta opor­tu­ni­dad con­vo­có a va­rias cor­tes eu­ro­peas, en­tre ellas la de Fran­cia, que se sen­tían con fa­cul­ta­des pa­ra re­cla­mar el de­re­cho a ocu­par el trono de Es­pa­ña, y con ello na­ció un lar­go con­flic­to del cual sal­dría muy mal li­bra­da.

Mas, el po­de­ro­so Luis XIV im­pu­so a su nieto co­mo rey de Es­pa­ña, con el nom­bre de Fe­li­pe V. Con es­te mo­ti­vo, Aus­tria for­mó con­tra Fran­cia la Gran Li­ga de la Ha­ya, com­pues­ta por In­gla­te­rra, Ho­lan­da, Por­tu­gal, el du­ca­do de Sa­bo­ya y el elec­tor de Bran­dem­bur­go, con lo cual se desató la lla­ma­da Gue­rra de Su­ce­sión es­pa­ño­la, que du­ró do­ce años (1701-1713).

Cul­mi­na­da en un desas­tre, me­dian­te el tra­ta­do de Utrecht (1713), Fe­li­pe V fue re­co­no­ci­do co­mo rey de Es­pa­ña e In­dias, pe­ro el reino per­dió Gi­bral­tar y Me­nor­ca, y por el tra­ta­do de Ras­tatt (1714) fue des­po­ja­do de los Paí­ses Ba­jos es­pa­ño­les.

Por cier­to, que en ta­les cir­cuns­tan­cias la si­tua­ción en las co­lo­nias era ab­so­lu­ta­men­te crí­ti­ca y ni ha­blar de las de­fen­sas de Gua­ya­quil, cu­yos re­cur­sos con­ti­nua­ban sien­do in­su­fi­cien­tes y su si­tua­ción tan la­men­ta­ble co­mo siem­pre. En bus­ca de cu­brir es­ta fal­ta, el vi­rrey de Li­ma, mar­qués de Cas­tell­dos­rius, re­ci­bió en­tu­sias­ma­do la de­man­da del Ca­bil­do gua­ya­qui­le­ño de do­tar a la ciu­dad de una for­ta­le­za pa­ra su de­fen­sa, pe­ro al po­co tiem­po de apro­bar la idea, mu­rió. La va­can­te li­me­ña fue lle­na­da in­te­ri­na­men­te por dos obis­pos, re­li­gio­sos a los que, co­mo su­pues­tos hom­bres de paz, no se les mo­vió un so­lo ca­be­llo ni su­frie­ron de in­som­nio por los pro­ble­mas que ago­bia­ban a nues­tra ciu­dad.

El 2 de ma­yo de 1709 Gua­ya­quil de­bió afron­tar un nue­vo asal­to, pe­ro su de­fen­sa ape­nas cons­ta­ba de trin­che­ras de tie­rra, sin nin­gún pa­ra­pe­to adi­cio­nal. El cor­sa­rio in­glés Woo­des Ro­gers, al man­do de sie­te ve­le­ros ar­ti­lla­dos con 44 y 74 ca­ño­nes ca­da uno, que ha­bían si­do ar­ma­dos en Lon­dres por co­mer­cian­tes de esa lo­ca­li­dad, ata­có la pla­za.

El go­ber­na­dor Je­ró­ni­mo Bo­za y So­lís fue avi­sa­do por el vi­rrey de Li­ma de su pre­sen­cia, pe­ro al ca­re­cer la ciu­dad de me­dios pa­ra su de­fen­sa, no opu­so re­sis­ten­cia (tam­bién se di­ce que Bo­za era al­go co­bar­de). Ro­gers des­em­bar­có y a cam­bio de no in­cen­diar­la, aso­lar­la y to­mar más rehe­nes de los que ya te­nía, exi­gió un res­ca­te de 32.000 pie­zas de ocho.

Mien­tras es­pe­ra­ba que los ve­ci­nos reunie­sen tal su­ma, apro­ve­chó el tiem­po pa­ra ex­plo­rar la cuen­ca ba­ja del Gua­yas y ha­cien­das ale­da­ñas; “en una de ellas en par­ti­cu­lar ha­bía una do­ce­na de be­llas y gen­ti­les jó­ve­nes mu­je­res bien ves­ti­das, don­de nues­tros hom­bres con­si­guie­ron va­rias ca­de­nas de oro y are­tes (…) al­gu­nas de sus ca­de­nas de oro más gran­des es­ta­ban ocul­tas en va­rias par­tes de sus cuer­pos, pier­nas y mus­los”.

En el ín­te­rin le fue po­si­ble a Ro­gers re­ca­bar in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra es­cri­bir un li­bro, en el cual cons­ta una de las más co­lo­ri­das y com­ple­tas in­for­ma­cio­nes so­bre la ciu­dad y cos­tum­bres de la épo­ca.

En 1712, el co­rre­gi­dor Pa­blo Sáez Du­rón pro­pu­so al rey la cons­truc­ción de un cas­ti­llo. Mas, con­si­de­ran­do ex­ce­si­vo el pre­su­pues­to de 30.000 pe­sos, es­te lo ne­gó. En 1719, al pa­sar por Gua­ya­quil con des­tino a San­ta­fé, el pri­mer vi­rrey del Nue­vo Reino de Gra­na­da pu­do cons­ta­tar la pre­ca­rie­dad de sus ins­ta­la­cio­nes de­fen­si­vas.

Apro­bó un pro­yec­to pre­sen­ta­do so­bre el fuer­te (de la Con­cep­ción) y a fin de fi­nan­ciar­lo, au­to­ri­zó el co­bro de me­dio real por car­ga de ca­cao de 81 li­bras que sa­lie­se por el puer­to. Por ci­tas do­cu­men­ta­das po­de­mos ver que el es­ta­do de las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res era ver­da­de­ra­men­te desas­tro­so: “la ar­ti­lle­ría es­tá des­mon­ta­da por­que las cu­re­ñas es­tán in­ser­vi­bles (…) fal­tan­do ar­ti­lle­ría no se pue­de ha­cer ba­te­ría for­mal con so­lo po­cas ar­mas de ar­ca­bu­ces y es­co­pe­tas”.

El vi­rrey Jo­sé de Ar­men­dá­riz en­co­men­dó al co­rre­gi­dor Juan Mi­guel de Vera que cons­tru­ye­se dos ba­te­rías fue­ra de la ciu­dad, una en Pun­ta Gor­da y otra en Sono (río arri­ba de Pu­ná). En 1726, ade­más de las dos men­cio­na­das, se cons­truía el fuer­te de La Lim­pia Con­cep- ción. Y en el Ca­bil­do del 9 de no­viem­bre de ese año se co­no­ció una car­ta del vi­rrey, fe­cha­da a 3 de oc­tu­bre, en que al res­pec­to dis­po­ne que “se con­ti­núe con to­da efi­ca­cia la re­edi­fi­ca­ción del ba­luar­te que ac­tual­men­te se es­tá fa­bri­can­do”.

En la dé­ca­da de 1740, se­gún el in­for­me al rey pre­sen­ta­do por el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, Juan de Ro­bles Alon­so, pa­re­ce ha­ber­se cons­trui­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la ori­lla del río “va­rios ba­luar­tes, es­ta­ca­das y fo­sos, sin omi­tir tra­ba­jo que se con­si­de­ra­ba ne­ce­sa­rio, que a por­fía los ve­ci­nos con­cu­rrie­ron con su per­so­na y cau­da­les, con tan­ta apli­ca­ción y es­fuer­zo, que ma­ni­fes­ta­ron su ar­dien­te ce­lo al ser­vi­cio de Dios, del rey y de la pa­tria”.

En­tre 1741 y 1742, el pi­ra­ta An­zón me­ro­dea­ba nues­tras cos­tas y la ciu­dad con­ta­ba con los ba­luar­tes La Lim­pia Con­cep­ción y San Fe­li­pe, el pri­me­ro en el cen­tro de la ur­be y el se­gun­do en el as­ti­lle­ro. En aque­lla oca­sión, el Ca­bil­do, ante la fal­ta de di­ne­ro pa­ra ar­mar la de­fen­sa, to­mó 30.000 pe­sos que es­ta­ban ba­jo su cus­to­dia, per­te­ne­cien­tes al con­su­la­do de Li­ma, que de­bían re­mi­tir­se a Pa­na­má (las co­sas no son del due­ño sino de quien las ne­ce­si­ta).

Un in­ven­ta­rio he­cho el 23 de di­ciem­bre de 1748 por Juan Pío Mon­tú­far y Fras­so, go­ber­na­dor y ca­pi­tán ge­ne­ral de las pro­vin­cias de Quito, des­cu­brió que del fuer­te de San Fe­li­pe ape­nas que­da­ban unos po­cos ras­tros. Las llu­vias y ria­das ha­bían des­trui­do las trin­che­ras y los pa­ra­pe­tos de ma­de­ra. So­lo se

TRAS UNA TEM­PO­RA­DA

DE RE­LA­TI­VA CAL­MA ALE­JA­DA DE PE­LI­GROS,

GUA­YA­QUIL SE VIO ASE­DIA­DA, A ME­DIA­DOS

DEL SI­GLO XVII, POR PI­RA­TAS Y CORSARIOS QUE AL­GU­NAS VE­CES

LA DEVASTARON.

con­ser­va­ban frag­men­tos de la ca­sa des­ti­na­da a los hom­bres de la ma­ri­na. No di­ga­mos los ca­ño­nes, que se ha­lla­ban fal­tos de cu­re­ñas, otros sin per­nos, y sin mu­ño­ne­ras. La po­bre­za del par­que y ar­ma­men­to li­viano con que los ve­ci­nos de­bían en­fren­tar al enemi­go era im­pre­sio­nan­te, “vi­nien­do así a que­dar in­de­fen­sa del to­do una pla­za tan im­por­tan­te”. Igual suer­te ha­bía co­rri­do La Con­cep­ción, tam­bién si­tua­do a la ori­lla del río y el úni­co en pie era La Plan­cha­da, que ya ha­bía si­do re­edi­fi­ca­do con cal y piedra.

A par­tir de en­ton­ces, has­ta 1762, en que se en­ta­bló la gue­rra en­tre Es­pa­ña e In­gla­te­rra, la ciu­dad vi­vió en re­la­ti­va cal­ma. Pe­ro ante el con­flic­to re­na­ció la in­tran­qui­li­dad y el in­ten­to, unas ve­ces con éxi­to y otras sin él, de cons­truir o reha­bi­li­tar las de­fen­sas fue cons­tan­te.

Con la nue­va ame­na­za de pi­ra­tas, la fal­ta de ar­ma­men­tos y per­tre­chos se hi­zo os­ten­si­ble (ape­nas ha­bía 8 ca­ño­nes de bron­ce de un ca­li­bre ma­yor y 7 del mis­mo me­tal pa­ra dis­pa­rar la me­tra­lla). Por lo cual, el Ca­bil­do so­li­ci­tó a Quito fon­dos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de de­fen­sa de la ciu­dad. Y la res­pues­ta fue: “el re­que­ri­mien­to fe­cho en su vir­tud por el ex­pre­sa­do Ca­bil­do, ofre­cer­se, pron­tos y apa­re­ja­dos, a con­tri­buir de los Reales Ha­be­res que ad­mi­nis­tran, aquel di­ne­ro que fue­re preciso im­pen­der cuan­do lle­gue la oca­sión y la ne­ce­si­dad lo exi­ja, que se­rá en ca­so que se ten­ga por evi­den­cia al­gu­na in­va­sión de enemi­gos por no­ti­cias su­fi­cien­tes, ha­bi­da con­si­de­ra­ción de su fun­da­men­to y cer­te­za, nú­me­ro de gen­te y ba­je­les, y el in­ten­to que pue­dan te­ner”.

En otras pa­la­bras, allá en la se­gu­ri­dad de las al­tu­ras, pen­sa­ban que era ne­ce­sa­rio que el enemi­go es­tu­vie­se fren­te a Gua­ya­quil, co­no­cer el nú­me­ro de hom­bres que con­ta­ban y cuá­les eran las in­ten­cio­nes, pa­ra con­si­de­rar la so­li­ci­tud de ele­men­tos pa­ra su de­fen­sa y en­viar­los de Quito, cu­yo via­je en mu­la tar­da­ba 15 días.

Se­gún la Real Pro­vi­den­cia del 13 de oc­tu­bre de 1763 el rey au­to­ri­zó gas­tar 50.000 pe­sos en la re­cién crea­da Go­ber­na­ción Mi­li­tar de Gua­ya­quil. El 11 de oc­tu­bre de ese año el te­nien­te co­ro­nel Juan An­to­nio Ze­la­ya se po­se­sio­nó ante el Ca­bil­do co­mo su pri­mer go­ber­na­dor co­lo­nial.

En 1770 lle­gó a la ciu­dad el in­ge­nie­ro Fran­cis­co de Re­que­na, que fue el pla­ni­fi­ca­dor de la ma­yor par­te de las trans­for­ma­cio­nes del Gua­ya­quil de la épo­ca. Le­van­tó pla­nos de la ciu­dad y sus ríos, y en su di­se­ño del río de Gua­ya­quil pro­yec­tó 3 ba­te­rías en la ciu­dad y lo que él lla­mó Pun­ta de Piedra y Fuer­te. Ade­más de otras me­di­das muy pun­tua­les, le­van­tó los ca­na­les del río, hi­zo un plano de Pu­ná y di­se­ñó la cons­truc­ción del ma­le­cón de Gua­ya­quil.

Por em­pe­ño del go­ber­na­dor Pi­za­rro, en 1779 se ini­ció la edi­fi­ca­ción del fuer­te San Car­los, le­van­ta­do en la bo­ca del es­te­ro de su nom­bre (av. Ol­me­do). Y en el plano ela­bo­ra­do du­ran­te su man­da­to apa­re­cen la ba­te­ría de La Plan­cha­da, la del Mue­lle (ma­le­cón en­tre 10 de Agos­to y Su­cre), la del Re­sin­to (sic) al nor­te del es­te­ro de la ave­ni­da Ol­me­do y la for­ta­le­za de San­tia­go, si­tua­da a ori­lla del mis­mo es­te­ro, pe­ro a la al­tu­ra de la ac­tual ca­lle Bo­ya­cá.

El ca­pi­tán Mi­guel de Ol­me­do (pa­dre de nues­tro gran pró­cer) di­ri­gió la cons­truc­ción de un fuer­te or­de­na­do por el go­ber­na­dor Pi­za­rro e in­vir­tió 7.000 pe­sos de su pe­cu­lio. Igual que los an­te­rio­res, cons­ta­ba de trin­che­ras y mu­ros de tie­rra es­ta­ca­dos con ma­de­ra.

Es­ta im­por­tan­te po­si­ción, uti­li­za­da co­mo ar­se­nal, con­te­nía 36 ca­ño­nes de bron­ce, 15 de hie­rro (seis en mal es­ta­do) y 4.550 ba­las de hie­rro. Pe­ro fue tan mal cons­trui­do que un fuer­te tem­blor le cau­só se­rios da­ños. En los ma­pas le­van­ta­dos por la ex­pe­di­ción Ma­las­pi­na (1789-1794) fi­gu­ra que Pun­ta de Piedra es un fuer­te bien es­truc­tu­ra­do pa­ra la de­fen­sa de Gua­ya­quil. En 1790, el go­ber­na­dor Jo­sé de Agui­rre Iri­sa­rri, hi­zo un es­tu­dio en que cons­tan los “Es­ta­dos de la For­ti­fi­ca­ción y Sa­la de Ar­mas de Gua­ya­quil”, en el cual de­ta­lla el nú­me­ro de fu­si­les, pis­to­las, es­pa­das, sa­bles, lan­zas, car­tu­che­ras, pie­dras y ba­las, ca­ño­nes y sus per­tre­chos, y to­do lo que se ha­lla­ba en los al­ma­ce­nes mi­li­ta­res. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.