DIE­GO DE UR­BI­NA VER­DA­DE­RO FUN­DA­DOR DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

CAPITAN DIE­GO DE UR­BI­NA

Cuan­do oí­mos que al­guien ha­bla so­bre la fun­da­ción de Gua­ya­quil, de in­me­dia­to vie­nen a nues­tra me­mo­ria nom­bres ta­les co­mo el de Ore­lla­na o Be­nal­cá­zar; los más en­te­ra­dos y más ac­tua­li­za­dos pen­sa­rán en Die­go de Al­ma­gro, pe­ro con to­da se­gu­ri­dad na­die, o por lo me­nos muy po­cos, pen­sa­rán en Die­go de Ur­bi­na.

¡Cuán­to ig­no­ra­mos lo que es­te hom­bre hi­zo pa­ra que se con­so­li­de el es­ta­ble­ci­mien­to de la ciu­dad de San­tia­go en el li­to­ral del ac­tual Ecua­dor!

Fue él quien, fu­sio­nan­do los es­cu­dos de su tie­rra na­tal y de su nom­bre, for­mó los bla­so­nes co­lo­nia­les de nues­tra ciu­dad.

Fue él quien, en en­car­ne­ci­da ba­ta­lla con los na­tu­ra­les y lue­go de un si­tio de seis me­ses, sal­vó a nues­tra pri­mi­ti­va po­bla­ción de su ex­tin­ción de­fi­ni­ti­va.

Y se­ría gra­cias a él que la ciu­dad de San­tia­go se reubi­có (nue­va­men­te), jun­to al pue­blo del ca­ci­que Gua­ya­qui­le. Asi­mis­mo, com­bi­nó su nom­bre, de­ján­do­lo pa­ra siem­pre co­mo San­tia­go de Gua­ya­quil.

Mi­guel As­pia­zu Car­bo, Do­ra León de Szasdy, Pe­dro Ro­bles Cham­bers, Juan Ze­ba­llos Che­vas­co, y en un pa­sa­do más le­jano, Juan de Ro­bles y Alfonso, es­cri­bie­ron so­bre las eje­cu­to­rias de es­te con­quis­ta­dor pe­ro siem­pre den­tro de un mar­co que con­te­nía la in­for­ma­ción glo­bal re­fe­ren­te a la fun­da­ción de la ur­be. No­so­tros he­mos pre­fe­ri­do ais­lar su ac­tua­ción, pues nos pa­re­ce que es­ta fue lo su­fi­cien­te­men­te me­ri­to­ria co­mo pa­ra que cuan­do se ha­ble del te­ma, re­cor­de­mos que el res­pon­sa­ble de que la ciu­dad ha­ya en­con­tra­do su em­pla­za­mien­to de­fi­ni­ti­vo en es­ta re­gión fue el con­quis­ta­dor Die­go de Ur­bi­na, y no Al­ma­gro, ni Be­nal­cá­zar, ni Fran­cis­co de Ore­lla­na.

Pe­ro vea­mos cuál fue su ac­tua­ción lue­go de que en 1541 fue­ra nom­bra­do te­nien­te de go­ber­na­dor, ad­qui­rien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por el bie­nes­tar de la ciu­dad que Ore­lla­na re­ubi­ca­ra, se­gún Do­ra León, “pri­me­ro, cer­ca del río Dau­le, a me­dia­dos de 1537 y se­gun­do – lue­go de pa­ci­fi­ca­do el sec­tor- en Amay, a ori­llas del río Pue­blo­vie­jo, en 1538, lu­gar en el que se man­ten­dría has­ta la fi­na­li­za­ción del in­vierno en 1542”.

Va­le des­ta­car que el “pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción” em­pren­di­do por Ore­lla­na de­ja­ría exa­cer­ba­dos los áni­mos de los na­tu­ra­les, al pun­to que es­tos ini­cia­rían en­cuen­tros en­tre tri­bus que tra­di­cio­nal­men­te se ha­bían con­si­de­ra­do an­ta­gó­ni­cas, con el ob­je­to de ver el mo­men­to ade­cua­do pa­ra ata­car y ven­gar­se así de los agra­vios a los que ha­bían si­do so­me­ti­dos por par­te de Ore­lla­na y los su­yos.

Se­ría a Die­go de Ur­bi­na a quien le to­ca­ría en­fren­tar es­ta si­tua­ción, pues ha­bién­do­se au­sen­ta­do Ore­lla­na de San­tia­go, el 1 de mar­zo de 1541, ha­bía que­da­do a car­go de la ciu­dad y por en­de se­ría res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad de sus po­bla­do­res.

La ani­mad­ver­sión de los na­ti­vos se ve­ría in­cre­men­ta­da por el en­ro­la­mien­to for­zo­so al que Ore­lla­na los ha­bía so­me­ti­do, con el fin de for­mar la ex­pe­di­ción que se in­te­gra­ría a la de Pi­za­rro en la ciu­dad de Quito y que te­nía co­mo me­ta des­cu­brir el Do­ra­do y el País de la ca­ne­la.

No ha­bría pa­sa­do mu­cho tiem­po de su par­ti­da cuan­do lle­ga­ron no­ti­cias a San­tia­go de la muer­te de don Fran­cis­co Pi­za­rro, ca­pi­tán ge­ne­ral del Pe­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.