El en­fren­ta­mien­to Ne­bot-Bu­ca­ram:

UNA ETA­PA DE AGU­DA AGI­TA­CIÓN PO­LÍ­TI­CA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UE SIG­NI­FI­CA­TI­VA LA IN­CI­DEN­CIA DEL “VO­TO VERGONZANT­E”?

Re­sul­ta ne­ce­sa­rio, des­de lue­go, plan­tear una con­si­de­ra­ción en torno al com­por­ta­mien­to que tu­vie­ron en esa opor­tu­ni­dad los sec­to­res no ali­nea­dos de ma­ne­ra for­mal con la op­ción po­pu­lis­ta. A ellos les ha­bría re­sul­ta­do más fá­cil jus­ti­fi­car su opo­si­ción a la can­di­da­tu­ra de Jai­me Ne­bot si el otro con­ten­dor hu­bie­se si­do uno de los per­so­na­jes ubi­ca­dos en el cen­tro po­lí­ti­co, por ejem­plo Freddy El­hers, Ro­dri­go Paz, Frank Vargas Paz­zos y has­ta Ri­car­do Noboa. Por eso, y al lo­grar ser fi­na­lis­ta Ab­da­lá Bu­ca­ram, con to­da una per­so­na­li­dad que a lo me­jor les so­na­ba cho­can­te, y has­ta ri­dí­cu­la, no ha­bía más op­ción que es­con­der en el si­len­cio la de­ci­sión to­ma­da de su­fra­gar por él. De ahí vie­ne pre­ci­sa­men­te el ca­li­fi­ca­ti­vo que se con­so­li­dó pa­ra de­sig­nar a ese cau­dal elec­to­ral co­mo “vo­to vergonzant­e”. Es­te no fue, des­de lue­go, pro­duc­to de la in­ge­nui­dad, sino el pro­nun­cia­mien­to de­ri­va­do de un sen­ti­mien­to de aver­sión y, en no po­cos casos, de odio.

Si bien el fac­tor más vi­si­ble y sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la vic­to­ria po­pu­lis­ta fue el es­ti­lo im­pues­to por su can­di­da­to, se die­ron otros ele­men­tos que, co­mo lo se­ña­lá­ra­mos, con­tri­bu­ye­ron a de­jar sin efec­to las pre­vi­sio­nes so­cial­cris­tia­nas en torno al enor­me re­cha­zo que te­nía Bu­ca­ram en el elec­to­ra­do. El de­no­mi­na­do vo­to vergonzant­e fue uno de ellos. A tal pun­to que en torno al pro­nun­cia­mien­to de los sec­to­res me­dios que vo­ta­ron por Bu­ca­ram bien ca­be la si­guien­te con­clu­sión: “…Bu­ca­ram no ga­nó sino que Jai­me Ne­bot per­dió…”. Es­ta co­rrien­te, que to­ma­ba cuer­po de ma­ne­ra sub­te­rrá­nea por los mo­ti­vos ex­pli­ca­dos en nues­tra cró­ni­ca an­te­rior, go­zó de im­por­tan­tes so­por­tes co­mo aquel con­sis­ten­te en el pro­nun­cia­mien­to de uno de los can­di­da­tos, quien se­ña­ló que si en la se­gun­da vuel­ta jun­to a Ne­bot en­tra­ba Bu­ca­ram, to­dos los de­más par­ti­ci­pan­tes en la pri­me­ra se pro­nun­cia­rían por el se­gun­do. Es­ta po­si­ción, sin em­bar­go, po­dría ser juz­ga­da sin ma­yor ries­go de equi­vo­ca­ción a la luz de la ob­via cer­te­za que ani­ma­ba sus pa­la­bras: que él pa­sa­ría a la se­gun­da vuel­ta.

LA MÁS AL­TA EX­PRE­SIÓN DEL PO­PU­LIS­MO EN EL PAÍS SIG­NI­FI­CÓ EL TRIUN­FO DEL ROLDOSISMO SO­BRE EL PSC, LO QUE DIO PA­SO A UN EJER­CI­CIO PRE­SI­DEN­CIAL QUE TU­VO UNA DU­RA­CIÓN SO­LO DE ME­SES

UN “ES­TI­LO” QUE SOBREPASÓ LAS EX­PEC­TA­TI­VAS

Con to­dos es­tos fac­to­res a su fa­vor, el pos­tu­lan­te po­pu­lis­ta se apro­ve­chó de la al­ga­ra­bía que ha­bía lo­gra­do en­cen­der en una gran par­te de los sec­to­res po­pu­la­res; im­pu­so a su cam­pa­ña un rit­mo de mu­si­ca­li­dad tro­pi­cal y en­tro­ni­zó, en la re­tó­ri­ca de su pro­se­li­tis­mo, una se­rie de fra­ses que lo iden­ti­fi­ca­ban co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.