EL PRES­BÍ­TE­RO JUAN BAU­TIS­TA CERIOLA

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­BER­TO VER­GA­RA NOBOA

De­ja­mos co­rrer la plu­ma a fin de aten­der la ama­ble con­sul­ta a nues­tra co­lum­na “por­te­ña”, res­pec­to al au­tor del ál­bum Gua­ya­quil a la Vis­ta, quien des­apa­re­ce de la me­mo­ria y re­sul­ta ex­tra­ño que sea un anó­ni­mo pa­ra los lec­to­res por no ha­ber si­do re­co­gi­da aún su sem­blan­za en las cró­ni­cas de la ciu­dad. Con­si­de­ra­mos tam­bién pro­pi­cio al pu­bli­car nues­tra in­ves­ti­ga­ción, ha­cer per­ci­bir las cir­cuns­tan­cias y mo­ti­va­cio­nes del fin de si­glo y la mo­der­ni­dad del Puer­to, que ha­cen al ilus­tra­do pres­bí­te­ro acree­dor a nues­tro ho­me­na­je, pues des­ple­gó una dig­ní­si­ma la­bor en el cam­po de la re­li­gión y la edu­ca­ción, así co­mo en el pe­rio­dis­mo, la his­to­ria y la cul­tu­ra de la im­por­tan­te ciu­dad de Gua­ya­quil.

El sa­cer­do­te es­pa­ñol Juan Bau­tis­ta Ceriola na­ció en 1869. De ori­gen ca­ta­lán, se des­ta­có en sus es­tu­dios su­pe­rio­res con es­pe­cial apro­ve­cha­mien­to. Muy jo­ven pa­só al Ecua­dor, en 1894, en unión de al­gu­nos otros se­mi­na­ris­tas por la tras­cen­den­te ges­tión del se­gun­do obis­po de Puer­to Vie­jo, mon­se­ñor Pe­dro Schu­ma­cher, sa­cer­do­te la­za­ris­ta, quien di­ri­gió por una dé­ca­da la dió­ce­sis que com­pren­día los lí­mi­tes de las pro­vin­cias de Ma­na­bí y Es­me­ral­das. Mon­se­ñor con­ci­bió con mu­cho acier­to la trans­fe­ren­cia des­de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos de nu­me­ro­sos sa­cer­do­tes y her­ma­nas de di­ver­sas con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, pa­ra la for­ma­ción y edu­ca­ción de la ju­ven­tud, co­mo tam­bién, pa­ra la la­bor ci­vi­li­za­do­ra y apos­tó­li­ca mi­sio­ne­ra en aquel gran te­rri­to­rio de su dió­ce­sis.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta, Ceriola, con mu­cha de­vo­ción se re­la­cio­nó con los cam­pe­si­nos y de­bi­do a los vio­len­tos acon­te­ci­mien­tos de la Re­vo­lu­ción li­be­ral en con­tra de los sa­cer­do­tes en aque­llas pro­vin­cias, pa­só al puer­to de Gua­ya­quil, don­de sin es­ta­ble­cer­se en fir­me desem­pe­ñó las la­bo­res de su mi­nis­te­rio, brin­dan­do su ca­rac­te­rís­ti­ca cor­dial sim­pa­tía a los aldeanos de aque­llas vas­tas pro­vin­cias del li­to­ral. Des­de 1898 per­ma­ne­ce­rá – du­ran­te tres dé­ca­das apro­xi­ma­da­men­tea­co­gi­do ba­jo la hos­pi­ta­li­dad de nues­tra ciu­dad de Gua­ya­quil, a la que re­co­no­ce­rá co­mo su pa­tria.

De in­me­dia­to lo ve­mos des­ta­car­se en su vo­ca­ción edu­ca­ti­va co­mo ins­pec­tor de la es­cue­la pri­ma­ria Sa­gra­da Fa­mi­lia, ads­cri­ta al pa­la­cio Epis­co­pal. Lue­go lle­gó a ser vi­ce­rrec­tor del co­le­gio San Luis Gon­za­ga, plan­tel fa­vo­ri­to de la aris­to­cra­cia gua­ya­qui­le­ña. A con­ti­nua­ción pa­só a sub­di­rec­tor de la Es­cue­la de Letras de la So­cie­dad Fi­lan­tró­pi­ca del Gua­yas, la de ma­yor in­fluen­cia po­pu­lar en aquel en­ton­ces en to­do el país. Sus cá­te­dras pre­di­lec­tas fue­ron ma­te­má­ti­cas, his­to­ria, li­te­ra­tu­ra y fi­lo­so­fía. En­ton­ces fue­ron mu­chos los jó­ve­nes que apro­ve­cha­ron su be­ne­vo­len­cia. Aquí se­rá don­de ma­yor tiem­po per­ma­ne­ce­ría en fun­cio­nes. El pres­bí­te­ro Ceriola tam­bién bri­lló por su de­di­ca­ción a la cul­tu­ra y a las letras; su vo­ca­ción se re­ve­ló, con­vir­tién­do­se en un asi­duo co­la­bo­ra­dor de la pren­sa lo­cal, ya sea ba­jo los seu­dó­ni­mos de Jor­ge Por­ta­lan­za o de Jai­me Matamoros, o con su au­tén­ti­co nom­bre. Su pro­duc­ción en las letras fue en va­rios gé­ne­ros: cró­ni­cas in­ge­nio­sas, entretenid­os mo­nó­lo­gos, atra­yen­tes mo­no­gra­fías y dis­cur­sos elo­cuen­tes que he­mos po­di­do apre­ciar en va­rie­dad de re­vis­tas y pe­rió­di­cos de la épo­ca.

Del pres­bí­te­ro Ceriola se de­be des­ta­car su gran ama­bi­li­dad y don de gen­tes, así co­mo su ta­len­to y cul­tu­ra ex­qui­si­tas. Gran­des fue­ron su ini­cia­ti­va y en­tu­sias­mo en la or­ga­ni­za­ción de even­tos dis­tin­gui­dos, ya que era una cos­tum­bre en nues­tra so­cie­dad ilus­tra­da y mo­der­na el lu­cir­se en es­plén­di­das ve­la­das. El sa­cer­do­te Ceriola jus­ti­fi­có con so­bra­das cua­li­da­des el te­ner una po­si­ción pre­fe­ri­da y dis­tin­gui­da en la so­cie­dad cul­ta y en la éli­te de la ciu­dad.

Gra­cias a sus múl­ti­ples es­fuer­zos, sus pro­pues­tas lo­gra­ban ré­di­tos que él per­so­nal­men­te dis­tri­buía de­sin­te­re­sa­da­men­te en­tre los po­bres. Ve­la­ba por au­xi­liar a sus ami­gos, los sa­ca­ba de apre­mios y de pri­sio­nes, los sos­te­nía con ca­pi­ta­les des­ti­na- dos a em­pre­sas de co­mer­cio y fo­men­ta­ba ne­go­cios. Obra­ba cul­ti­van­do sin­ce­ra­men­te la ge­ne­ro­si­dad y la ejem­plar fi­lan­tro­pía, ab­ne­ga­da cua­li­dad que hoy ve­mos que co­bi­ja ape­nas unos po­cos co­ra­zo­nes be­ne­vo­len­tes, aun­que tam­bién al­gu­nos apa­ren­tan e in­me­re­ci­da­men­te se pres­ti­gian gra­cias a ella.

En­tre sus prin­ci­pa­les pu­bli­ca­cio­nes te­ne­mos: His­to­ria del pe­rio­dis­mo en el Ecua­dor, en 1905, con la cual ob­tu­vo el pre­mio de El gri­to del pue­blo en su aniver­sa­rio, y que años des­pués sa­lió a la luz. Es un li­bro de va­lor his­to­rio­grá­fi­co que da­rá la pau­ta a otros pa­ra se­guir­lo. Pe­ro es in­ne­ga­ble que su obra de ma­yor tras­cen­den­cia al pú­bli­co ge­ne­ral son los bien con­fec­cio­na­dos ál­bu­mes de fotos, co­mo Gua­ya­quil a la vis­ta y Ma­na­bí a la vis­ta, am­bos muy lin­dos, es­plén­di­da­men­te ilus­tra­dos y edi­ta­dos en dos edi­cio­nes, en Barcelona, el pri­me­ro en 1910 y 1920, mien­tras el se­gun­do fue edi­ta­do en Gua­ya­quil en 1913. Se­rán tes­ti­mo­nio de la épo­ca.

Por to­do lo ya con­ta­do po­de­mos com­pren­der me­jor la ta­rea y lo­gros del pres­bí­te­ro Ceriola; aqui­la­ta­mos sus ser­vi­cios, los cua­les re­sul­ta­ron tan re­le­van­tes pa­ra la so­cie­dad de su tiem­po. De tal ma­ne­ra que con­si­de­ra­mos va­cía y cor­ta la vi­sión de Ceriola úni­ca­men­te co­mo la de aquel que re­tra­ta la ciu­dad y puer­to de Gua­ya­quil. Es de ma­yor mé­ri­to des­ta­car sus lo­gros y ser­vi­cios co­mo los de un ex­tran­je­ro que re­tri­bu­yó con cre­ces a la hos­pi­ta­la­ria Gua­ya­quil. La se­gun­da edi­ción de Gua­ya­quil a la vis­ta es per­ti­nen­te por la ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia del 9 de Oc­tu­bre y de­bi­do a los triun­fos ob­te­ni­dos por la ciu­dad en ma­te­ria de sa­ni­dad. Co­mo él mis­mo lo di­ce: “Per­mí­ta­se­me pa­gar mi deu­da de gra­ti­tud pre­sen­tan­do a Gua­ya­quil co­mo ciu­dad mo­der­na y con to­do lo al­can­za­do en los úl­ti­mos diez años”. La ciu­dad de Gua­ya­quil si­gue el ca­mino del mo­de­lo de desa­rro­llo de las ur­bes ci­vi­li­za­das de Eu­ro­pa y de los Es­ta­dos Uni­dos.

En es­ta edi­ción ilus­tra­da a tra­vés de la fo­to­gra­fía, brin­da un tes­ti­mo­nio ob­je­ti­vo de mo­nu­men­tos, ca­lles, trans­por­tes y edi­fi­cios. Asi­mis­mo, mues­tra la so­cie­dad y el re­creo en clu­bes y tea­tros. Des­ta­ca el per­fil de los pro­fe­sio­na­les, y los ra­mos del co­mer­cio, la in­dus­tria y la ban­ca. De es­ta ma­ne­ra, las fotos de Ceriola mar­can el pa­so lar­go des­de de lo vie­jo del gran in­cen­dio ha­cia lo nue­vo, a la mo­der­na y pro­gre­sis­ta ciu­dad de Gua­ya­quil.

El mag­ní­fi­co hués­ped de Gua­ya­quil sir­vió a al­gu­nas pa­rro­quias ru­ra­les del can­tón y una vez em­po­bre­ci­do y an­ciano, sin­tien­do los que­bran­tos de su sa­lud, no re­gre­só a su pa­tria na­tal. De­ci­dió par­tir en 1925 a Cen­troa­mé­ri­ca, don­de desem­pe­ñó las fun­cio­nes de ca­pe­llán del hos­pi­tal de San Mi­guel, en El Sal­va­dor. Lue­go, en 1928, so­li­ci­tó el tras­la­do pa­ra si­mi­lar ocu­pa­ción de ca­pe­llán en el hos­pi­tal de San­ta Ana, don­de re­cién lle­ga­do en­tre­gó su al­ma a Dios. (F)

ES­TE SA­CER­DO­TE QUE PER­MA­NE­CIÓ DES­DE FI­NES DEL

SI­GLO XIX EN GUA­YA­QUIL POR TRES

DÉ­CA­DAS, EN PLENO AU­GE DEL

TRIUN­FAN­TE LI­BE­RA­LIS­MO, AYU­DÓ A LOS ALDEANOS DE LA ZO­NA COS­TA­NE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.