Cau­sas del pro­gre­so hu­mano en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Si los go­ber­nan­tes del país fue­ran es­tu­dio­sos de la his­to­ria hu­bie­sen no­ta­do las cau­sas por las que es­te no pro­gre­sa a ni­ve­les de otros. Se han re­pe­ti­do los erro­res de sus an­te­ce­so­res, sal­vo ex­cep­cio­nes. Prin­ci­pio bá­si­co pa­ra sa­lir de la po­bre­za es: di­ver­si­fi­ca­ción de la pro­duc­ción, al­go que ha fal­ta­do en Ecua­dor des­de an­tes de ser re­pú­bli­ca. En la Co­lo­nia de­pen­dió de uno o dos pro­duc­tos prin­ci­pa­les pa­ra ge­ne­rar ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pri­me­ro, la mi­ne­ría y ma­de­ra, fi­nal­men­te los obra­jes. En la re­pú­bli­ca fue el ca­cao, lue­go en su or­den: ca­fé, ba­nano, ca­ma­ro­nes, flo­res y pes­ca. El índice de con­cen­tra­ción de ex­por­ta­ción Her­fin­dahl-Hirsch­mann, lo confirma. Tie­ne más de 0,70 en el in­di­ca­dor, sien­do 1 ab­so­lu­ta con­cen­tra­ción y 0, to­tal di­ver­si­fi­ca­ción. ¿Si es­ta de­bi­li­dad exis­te des­de ha­ce si­glos, por qué no se la ha po­di­do superar? El úl­ti­mo pro­duc­to men­cio­na­do tie­ne más de 20 años. Pro­duc­tos co­mo: man­go, ti­la­pia, cho­co­la­te y otros no son ga­na­do­res, los in­gre­sos de ex­por­ta­ción sir­ven de re­lleno. Las exportacio­nes ape­nas re­pre­sen­tan 17 % del PIB, ubi­cán­do­se en pues­to 119 de un to­tal de 189 paí­ses. Si so­lo se toman las exportacio­nes pri­va­das, la si­tua­ción es más dra­má­ti­ca. Es un mal re­gio­nal; el me­jor ubi­ca­do es Mé­xi­co con 35 %. En Asia la ma­yo­ría de los paí­ses im­por­tan­tes tie­nen más de 50 %. Acá en el Go­bierno an­te­rior la pro­duc­ción cre­ció a la ta­sa pro­me­dio his­tó­ri­ca y li­ge­ra­men­te in­fe­rior al de los seis años an­te­rio­res a que AP lle­ga­ra al po­der, a pe­sar de ha­ber ma­ne­ja­do 325.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mon­to co­mo nin­gún otro en la atri­bu­la­da his­to­ria ecua­to­ria­na.

LA HIS­TÓ­RI­CA INES­TA­BI­LI­DAD DEL SEC­TOR PÚ­BLI­CO

Ecua­dor ha te­ni­do de­ce­nas de go­ber­nan­tes y cen­te­na­res de mi­nis­tros de Es­ta­do. Es­ta­dos Uni­dos, con más de 40 años de re­pú­bli­ca que Ecua­dor, ha te­ni­do 45 pre­si­den­tes, can­ti­dad que se apro­xi­ma a la mi­tad de los de Ecua­dor. En ma­te­ria de mi­nis­tros de Es­ta­do la ro­ta­ción es ma­yor. Es­ta­dos Uni­dos ha te­ni­do al­re­de­dor de 100 se­cre­ta­rios de Es­ta­do, car­go igual a nues­tro mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fi­nan­zas o Eco­no­mía. No hay es­ta­dís­ti­ca en el país, pe­ro si de 1898 a 2018 hu­bo de pro­me­dio uno por año, en el úl­ti­mo Go­bierno el pro­me­dio fue si­mi­lar, y en el del pre­si­den­te Mo­reno van tres en al­go más de un año, se po­dría afir­mar que en 188 años de vi­da re­pu­bli­ca­na, Ecua­dor ha te­ni­do 188 mi­nis­tros de Ha­cien­da, Fi­nan­zas o Eco­no­mía. ¿Hay al­gún ecua­to­riano que pue­de re­cor­dar más de 5 nom­bres? La ines­ta­bi­li­dad oca­sio­na la fal­ta de con­ti­nui­dad en el ma­ne­jo de la eco­no­mía; el que es nom­bra­do quie­re rein­ven­tar la rue­da. Los ecua­to­ria­nos se han acos­tum­bra­do a la ele­va­da ro­ta­ción, ven co­mo na­tu­ral la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, no no­tan que se cam­bia pa­ra mal, no pa­ra bien. La con­ti­nui­dad en otros paí­ses es acá una qui­me­ra.

LA BU­RO­CRA­CIA

Des­de el pri­mer go­bierno de Ecua­dor re­pu­bli­cano se fo­men­tó el ex­ce­so de pues­tos en el sec­tor pú­bli­co. En 1837 Ro­ca­fuer­te pro­tes­tó cuan­do el Congreso pro­mul­gó la ley or­gá­ni­ca de Ha­cien­da, que creó innecesari­os pues­tos de tra­ba­jo: “...otra ley su­ge­ri­da por la em­pleo­ma­nía, crea más de 40 des­ti­nos, gra­van­do al Te­so­ro mu­cho más an­tes, así han si­do siem­pre nues­tros pla­nes eco­nó­mi­cos. Es­te nue­vo y dis­pen­dio­so arre­glo es tan­to más de­plo­ra­ble, cuan­to que las Con­ta­du­rías ma­yo­res son en­te­ra­men­te inú­ti­les...”.

El en­gro­sa­mien­to del Es­ta­do de­vo­ra ren­tas que se pue­den uti­li­zar en me­jo­rar sa­lud, edu­ca­ción y obras pú­bli­cas. Ex­ce­si­va e in­ne­ce­sa­ria bu­ro­cra­cia ha­ce al sec­tor pú­bli­co in­efi­cien­te e im­pro­duc­ti­vo. Pa­ra jus­ti­fi­car car­gos, se pro­mul­gan le­yes, y se en­ca­re­ce la ges­tión pú­bli­ca. El bu­ró­cra­ta, sal­vo ex­cep­cio­nes, no tie­ne sen­ti­do de país; so­lo le in­tere­sa co­brar su suel­do. Ecua­dor ha si­do tes­ti­go de lo que ha he­cho la bu­ro­cra­cia en el úl­ti­mo go­bierno: ele­va­dos suel­dos y viá­ti­cos.

EL SIS­TE­MA DE JUS­TI­CIA Y LE­YES

Ecua­dor siem­pre re­za­ga­do en su cuer­po de le­yes, no se dis­tin­guió por crea­ti­vi­dad ju­rí­di­ca. La his­to­ria ecua­to­ria­na es­tá lle­na de crí­ti­cas. Des­de que Si­món Bo­lí­var creó Gran Co­lom­bia no hu­bo le­yes mo­der­nas. Tu­vo la in­ten­ción de adap­tar la legislació­n bri­tá­ni­ca, pe­ro no lo ma­te­ria­li­zó. Cuan­do Ecua­dor se con­vir­tió en re­pú­bli­ca, no hu­bo ini­cia­ti­va pa­ra adop­tar un sis­te­ma de jus­ti­cia y le­yes de paí­ses avan­za­dos. Se es­co­gió la legislació­n mer­can­til de Es­pa­ña, so­cie­dad con­si­de­ra­da la me­nos in­dus­trio­sa de Eu­ro­pa. Es­tas le­yes no fue­ron com­pa­ti­bles con el mo­de­lo de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del si­glo XIX se­gui­do por las na­cio­nes que se con­vir­tie­ron en prós­pe­ras. Lo mis­mo ocu­rrió con la legislació­n fis­cal. Iró­ni­ca­men­te hay un afán de­sen­fre­na­do en es­cri­bir nue­vas Cons­ti­tu­cio­nes. No creo que ha­ya mu­chos paí­ses con igual nú­me­ro que Ecua­dor. En las Cons­ti­tu­cio­nes sí hay cam­bios, pe­ro la ma­yo­ría pa­ra mal, no pa­ra bien. Los del sis­te­ma ju­di­cial du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da han si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­dos por los ju­ris­tas; lejos de te­ner una jus­ti­cia in­de­pen­dien­te fue usa­da en mu­chos ca­sos pa­ra per­se­guir al ad­ver­sa­rio o no sim­pa­ti­zan­te del go­bierno de la RC.

LA VUL­NE­RA­BI­LI­DAD DE NUES­TRA ECO­NO­MÍA

Es his­tó­ri­ca reali­dad que la eco­no­mía ecua­to­ria­na es al­ta­men­te vul­ne­ra­ble a “shocks” ex­ter­nos e in­ter­nos, co­mo las cri­sis: obra­je en la Co­lo­nia y ca­cao en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX; lue­go arroz, ba­nano y ca­ma­ro­nes. En ca­fé, el des­cen­so de la pro­duc­ción obli­gó a im­por­tar ca­fé de Vietnam. En los años se­ten­ta, Uni­ted Fruit in­tro­du­jo la va­rie­dad Ca­ven­dish en los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, las exportacio­nes ecua­to­ria­nas ca­ye­ron y de­ja­ron en re­ce­sión a ciu­da­des co­mo Que­ve­do, que de­pen­dían de la va­rie­dad Gros Mi­chel. En pe­tró­leo tam­bién han exis­ti­do múl­ti­ples cri­sis. La ma­yo­ría ocu­rre por la al­ta de­pen­den­cia de la eco­no­mía a pro­duc­tos pri­ma­rios, sus pre­cios son muy sen­si­bles a los cam­bios en ofer­ta y demanda. Al ser si­mi­la­res los pro­duc­tos ge­né­ri­cos, ca­re­cen de pre­cio pro­pio y fluc­túan drás­ti­ca­men­te. Los pre­cios de los pro­duc­tos pri­ma­rios se de­te­rio­ran y com­pran me­nos can­ti­dad de bie­nes in­dus­tria­li­za­dos. A fi­nes del si­glo XVI el quin­tal de ca­cao se ven­dió a 25 pe­sos y 300 años des­pués, el pre­cio con­ti­nuó sien­do el mis­mo, pe­ro el va­lor de los bie­nes im­por­ta­dos uti­li­za­dos por los agri­cul­to­res en el mis­mo tiem­po subió con­si­de­ra­ble­men­te. Cuan­do el pri­mer au­to­mó­vil Ford sa­lió al mer­ca­do se lo po­día com­prar con 20 quin­ta­les de ca­cao apro­xi­ma­da­men­te. En la ac­tua­li­dad, pa­ra po­der ad­qui­rir un vehícu­lo mar­ca Ford, el agri­cul­tor

“...TE­NE­MOS EL DON DE HA­CER TO­DO AL RE­VÉS…”

RI­CAR­DO BOA­DA.

QUI­TO.1921

ne­ce­si­ta más de 100 quin­ta­les.

Ecua­dor de­be con­ti­nuar me­jo­ran­do la pro­duc­ti­vi­dad de los bie­nes pri­ma­rios pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo, y di­ver­si­fi­can­do los pro­duc­tos den­tro de los mis­mos. De­be in­cor­po­rar bie­nes con va­lor agre­ga­do. Pa­ra lo­grar la pros­pe­ri­dad no pue­de de­pen­der­se ex­clu­si­va­men­te de agri­cul­tu­ra, mi­ne­ría y ga­na­de­ría.

ES­TA­DO INTERVENCI­ONISTA Y DESA­RRO­LLIS­TA.

Des­de ini­cio de la re­pú­bli­ca, el Go­bierno ha in­ter­ve­ni­do en áreas que no son de su com­pe­ten­cia. He­re­dó del mo­de­lo es­pa­ñol los mo­no­po­lios de ac­ti­vi­da­des pri­va­das co­mo la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción del ta­ba­co, sal, aguar­dien­te y otros bie­nes. His­tó­ri­ca­men­te el Es­ta­do ha si­do pé­si­mo ad­mi­nis­tra­dor, por lo cual la ges­tión de las ci­ta­das ac­ti­vi­da­des fue muy de­fi­cien­te. El pro­pio Go­bierno lo re­co­no­cía cuan­do en cier­tas épo­cas las arren­dó al sec­tor pri­va­do. A tra­vés de ese me­ca­nis­mo se fo­men­tó la co­rrup­ción. En el si­glo XX in­cur­sio­nó en una va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des re­ser­va­das al sec­tor pri­va­do: CEPE, Ine­cel, Flo­pec, TAME, ENAC, Em­pro­vit, y As­ti­na­ve. Con la con­fis­ca­ción de las em­pre­sas de la fa­mi­lia Isaías, au­men­tó su mal ma­ne­jo.

De mu­cho tiem­po atrás la po­lí­ti­ca del de­rro­che hi­zo que los pre­su­pues­tos es­ta­ta­les tu­vie­ran per­ma­nen­tes dé­fi­cits por­que sa­bían que pre­sio­nan­do a los ban­cos, es­tos los fi­nan­cia­rían. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes no po­dían ne­gar­se por el ries­go de ir a pri­sión. Al con­ver­tir­se en los prin­ci­pa­les deu­do­res de los ban­cos has­ta 1925, res­ta­ron ca­pa­ci­dad cre­di­ti­cia al sec­tor pri­va­do. Se sa­cri­fi­có el cre­ci­mien­to de es­te sec­tor. En 95 años el Es­ta­do re­ci­bió más de 40 mi­llo­nes de su­cres, equi­va­len­tes a más de dos ve­ces las exportacio­nes to­ta­les ecua­to­ria­nas de esa épo­ca. A va­lor pre­sen­te, en esos 95 años el sec­tor pri­va­do hu­bie­ra re­ci­bi­do más de 40.000 mill’ones de dó­la­res en lí­neas de cré­di­to.

EL MA­NE­JO DEL PRE­SU­PUES­TO

Por no te­ner las prioridade­s cla­ras, los go­ber­nan­tes no usan efi­cien­te­men­te las ren­tas, sal­vo ex­cep­cio­nes. Des­de Juan Jo­sé Flo­res, los es­ca­sos in­gre­sos del Es­ta­do se des­pil­fa­rra­ron. Por un si­glo el man­te­ni­mien­to de las fuer­zas ar­ma­das fue el ru­bro de egre­sos más im­por­tan­te, en al­gu­nos años has­ta 50 % de las ren­tas na­cio­na­les. Los go­ber­nan­tes se preo­cu­pa­ron de te­ner a las tro­pas fe­li­ces pa­ra evi­tar ser des­ti­tui­dos. Con esas ren­tas se pu­do ha­ber pro­gre­sa­do en me­nos tiem­po: edu­ca­ción, sa­lud e in­fra­es­truc­tu­ra.

Gar­cía Mo­reno su­po ma­ne­jar co­rrec­ta­men­te la po­lí­ti­ca fis­cal, las ren­tas al­can­za­ron pa­ra in­ver­sio­nes en edu­ca­ción y obras pú­bli­cas. Du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción, el Es­ta­do re­cau­dó has­ta 30 % más que los go­bier­nos an­te­rio­res. En su men­sa­je al Congreso ex­pu­so: “Así, sin em­plear ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros, ni com­pro­me­ter el por­ve­nir de la Re­pú­bli­ca con em­prés­ti­tos rui­no­sos, ni de­jar de pa­gar los suel­dos, pen­sio­nes y cen­sos con es­tric­ta pun­tua­li­dad, la si­tua­ción ven­ta­jo­sa del Te­so­ro nos ha per­mi­ti­do en el bie­nio úl­ti­mo amor­ti­zar un mi­llón seis­cien­tos do­ce mil pe­sos de la deuda in­ter­na, flo­tan­te e ins­cri­ta [..] pa­gar 227.000 pe­sos de la deuda ex­tran­je­ra... in­ver­tir 442.000 en ins­truc­ción pú­bli­ca [...] y gas­tar en cons­truc­ción de ca­mi­nos y obras pú­bli­cas la su­ma de 1’208.000 pe­sos…”.

En el si­glo XX, la in­efi­cien­te dis­tri­bu­ción pre­su­pues­ta­ria man­tu­vo igua­les de­fi­cien­cias que en el an­te­rior. Ca­da dé­ca­da trans­cu­rri­da, ma­yor fue la can­ti­dad asig­na­da a cu­brir gas­tos co­rrien­tes. Así, en los años cincuenta y se­sen­ta, en­tre 55 % y 66 % de los in­gre­sos re­ci­bi­dos se usa­ron pa­ra cu­brir los gas­tos co­rrien­tes. En el Go­bierno an­te­rior hu­bo in­ver­sión en obras pú­bli­cas, edu­ca­ción y sa­lud que la­men­ta­ble­men­te es­tu­vo vin­cu­la­da a la co­rrup­ción; se cons­tru­yó in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro hay obras que ter­mi­na­ron cos­tan­do mu­cho más de lo pre­su­pues­ta­do, otras no fun­cio­nan o tie­nen pro­ble­mas téc­ni­cos y otras más fue­ron in­ne­ce­sa­rias. El ru­bro gas­tos co­rrien­tes cre­ció ca­si ex­po­nen­cial­men­te.

Por fal­ta de es­pa­cio no se in­clu­yen otras cau­sas, co­mo el mal ma­ne­jo de la mo­ne­da an­tes de la do­la­ri­za­ción, el len­to pro­ce­so de modernizac­ión, va­lo­res cul­tu­ra­les, etc. (F)

Ga­briel Gar­cía Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.