LAS CA­SAS FA­MO­SAS DE MI NI­ÑEZ

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PIMENTEL

No voy a tra­tar de la Ca­sa de las cien ven­ta­nas del an­ti­guo ba­rrio Vi­lla­mil que di­bu­jó Rou­ra y que no lo­gré co­no­cer por­que la de­mo­lie­ron años an­tes de que yo na­cie­ra, sino de otras más pró­xi­mas en el re­cuer­do de un Gua­ya­quil que fue mío y que hoy ca­si no lo es.

En la ca­lle Co­lón ha­bían dos ca­sas cé­le­bres, la una de chi­nos, y ser­vía pa­ra lo­cal de una fá­bri­ca de co­las. Sus due­ños se hi­cie­ron fa­mo­sos por los años 30 ven­dien­do a do­mi­ci­lio. En esa ca­sa ha­bía vi­vi­do un ex­pa­ya­so y cuan­do mu­rió con­cu­rrió to­do el gre­mio al en­tie­rro. A las cin­co de la tar­de, cuan­do ba­ja­ban el fé­re­tro por una an­gos­ta es­ca­le­ra, se es­cu­chó un gri­to que sa­lía del in­te­rior de la ca­ja: “No me bam­bo­leen tan­to”. Del sus­to, los fu­ne­ra­rios bo­ta­ron la ca­ja, que ro­dó por la es­ca­le­ra, se abrió y que­dó el ca­dá­ver ex­pues­to ¿Qué ha­bía ocu­rri­do? Pues que un payaso que ade­más era ven­trí­lo­cuo, ha­bía im­pos­ta­do su voz pa­ra asus­tar a los in­te­gran­tes del cor­te­jo; pe­ro la bro­mi­ta se le fue de las ma­nos, pien­so yo, aun­que otros opi­na­ron que sim­ple­men­te era ¡co­sa de pa­ya­sos!

Al fren­te es­ta­ba el an­ti­guo ci­ne Co­lón, cu­ya ga­le­ría se vino aba­jo du­ran­te la fun­ción de un sá­ba­do en 1943, mien­tras en la pan­ta­lla apa­re­cía Can­tin­flas ha­cien­do equi­li­brios en la cuerda flo­ja de un cir­co. El ci­ne no vol­vió a abrir sus puer­tas y a po­co la ca­sa se de­mo­lió.

En Vé­lez, en­tre Chim­bo­ra­zo y Chi­le, es­ta­ba La por­ta vian­da, del Dr. Al­fre­do Cevallos Ca­rrión, don­de fun­cio­na­ba su consultori­o. Era una ca­sa de ma­de­ra de una so­la lum­bre pe­ro muy al­ta: te­nía tres pi­sos y plan­ta ba­ja, y con el pa­so de los años se ha­bía la­dea­do. Era la más co­no­ci­da de la ciu­dad y su có­mi­co nom­bre ha pa­sa­do a los anales de nues­tra his­to­ria chi­ca.

Al sur es­ta­ba la vi­lla Ma­ría

Luisa, de don

Pe­pe Ro­drí- Bo­nín, te­rreno em­pe­dra­do al estilo ja­po­nés, con puen­te­ci­tos, la­gu­nas y fuen­tes. Por atrás te­nía mue­lle, pues da­ba al río. Era un con­jun­to im­po­nen­te, con­ta­ba con jar­dín zoo­ló­gi­co y los ani­ma­les es­ta­ban muy bien cui­da­dos. El mono Pi­ru­lo era có­mi­co, el ve­na­do aris­co, y el pa­vo real in­creí­ble por su co­la her­mo­sí­si­ma.

Des­de el por­tón de en­tra­da y la cer­ca de hie­rro con­tra­cha­pa­do que bor­dea­ba los cua­tro con­tor­nos, la ca­sa pa­re­cía un cas­ti­lli­to, con sus tres pi­sos al­tos y mi­ra­dor, y con la fa­cha­da cu­bier­ta de ho­jas de zinc de In­gla­te­rra. Una puer­ta gi­gan­tes­ca de ma­de­ra de ro­ble ta­lla­do da­ba ac­ce­so al in­te­rior, don­de es­ta­ban los mue­bles que eran de estilo. Exis­tían va­rios salones, pe­ro un día los nue­vos due­ños la bo­ta­ron y de­ja­ron li­bre el te­rreno pa­ra bo­de­ga de tan­ques con acei­te in­dus­trial por­que no hu­bo un mu­ni­ci­pio que la de­cla­re par­te de la ciu­dad, si­tio de des­can­so y pa­seo, co­mo lo ha­bía si­do por tan­tos años; ca­da vez que lle­ga­ban los bu­ques de la Gra­ce sus tu­ris­tas vi­si­ta­ban la man­sión y eran aga­sa­ja­dos.

Ha­cia la pla­za de la Victoria se le­van­ta­ba la Ca­sa de tor­ti­lle­ro, lla- ma­da así en ho­nor a un se­rrano que ama­só una pe­que­ña for­tu­na con tal ofi­cio y co­mo era fru­gal in­vir­tió sus aho­rros en cons­truir­la. Pe­ro el pue­blo, que no per­do­na el éxi­to, to­mó des­qui­te, bau­ti­zan­do con tan feo nom­bre al edi­fi­cio, que era mix­to y es­qui­ne­ro.

En Bo­ya­cá, en­tre Ju­nín y Ur­da­ne­ta, aún es­tá res­tau­ra­da la Ca­sa Ro­sa­da, la más lar­ga de la ciu­dad, por­que da pa­ra tres ca­lles. Es­ta­ba pin­ta­da a la usan­za de las villas de Niza, en la cos­ta azul fran­ce­sa, y des­de que yo re­cuer­do fue su pro­pie­ta­ria Zoi­li­ta As­pia­zu Pe­ral­ta, da­ma bue­ní­si­ma y muy ge­ne­ro­sa, sol­te­ra, ba­ji­ta y ro­lli­za. Hoy es de sus he­re­de­ros.

A la al­tu­ra de la ac­tual Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca es­ta­ban las rui­nas del se­mi­na­rio que qui­so fun­dar el obis­po Jo­sé Fé­lix He­re­dia an­tes de 1944, pe­ro el pro­yec­to no pu­do con­cluir­se y que­da­ron las pie­dras ve­ne­ra­bles.

Fren­te a Los Cei­bos, que en­ton­ces era pu­ro monte, es­ta­ba se­mi­es­con­di­da en la es­pe­su­ra la vi­lli­ta de Jor­ge Ba­que­ri­zo Ave­llán, la más apar­ta­da cons­truc­ción por esa zo­na; y en el ca­mino que va a Pas­cua­les, ha­bía una ca­sa gran­de y fuer­te, de ce­men­to ar­ma­do, co­no­ci­da co­guez mo La For­ta­le­za Ale­ma­na; ha­bía si­do aban­do­na­da por cau­sa de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

So­bre ese bun­ker se te­jían his­to­rias; de­cían que en su in­te­rior ha­bía fun­cio­na­do una cé­lu­la de es­pías na­zis, lo que to­dos creían sin ha­ber­lo com­pro­ba­do. ¿Qué po­drían es­piar en Gua­ya­quil los na­zis? Hoy ya no exis­te.

En Eloy Al­fa­ro y Ve­ne­zue­la to­da­vía se le­van­ta el Cas­ti­llo de Jo­sé Mar­tí­nez de Es­pron­ce­da, un es­pa­ñol que hi­zo mu­cho di­ne­ro con las co­las Fox y Fru­tal, cu­ya fá­bri­ca fun­cio­na­ba en el edi­fi­cio de al la­do, con vis­ta al río. El Cas­ti­llo tie­ne dos es­cu­dos no­bi­lia­rios que se pue­den apre­ciar en la fe­cha­da, que da a la ca­lle Eloy Al­fa­ro; per­te­ne­ce al ape­lli­do pa­terno Es­pron­ce­da. El de la ca­lle Ve­ne­zue­la al ape­lli­do ma­terno. Es­ta­ba di­vi­di­do en de­par­ta­men­tos ocu­pa­dos por co­no­ci­das fa­mi­lias de Gua­ya­quil. Hoy es pro­pie­dad de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, que pien­sa ins­ta­lar la bi­blio­te­ca de autores na­cio­na­les en sus ba­jos.

La vi­lla Ma­ría Pie­dad ya no es­tá en pie, era una her­mo­sa ca­sa so­la­rie­ga de gran­des pro­por­cio­nes y cons­truc­ción de ma­de­ra, que fue­ra de Ale­jo Ma­din­yá Las­cano has­ta que la ven­dió al Dr. Ro­ber­to Le­ví Hoff­man. Allí can­tó con sin igual be­lle­za la poe­ti­sa de al­ma bue­na y ho­ga­re­ña, Ma­ría Pie­dad Cas­ti­llo, al es­po­so y a sus hi­jos, su amor tran­qui­lo. Hoy ya no exis­te ni la vi­lla ni el am­plí­si­mo jar­dín con árboles fru­ta­les.

Y en Las Pe­ñas es­tu­vo la ca­sa de las “Yca­zi­tas”, dos se­ño­ri­tas sol­te­ras que por los años 1930 ya es­ta­ban muy vie­je­ci­tas y en­fer­mas de os­teo­po­ro­sis, al pun­to que no po­dían le­van­tar­se de las ca­mas por mie­do a rom­per­se los hue­sos. La vendieron a su pri­ma Ro­si­ta de Yca­za Ve­ne­gas. En un her­mo­so co­rre­dor fren­te al río re­ci­bía tan ex­ce­len­te an­fi­trio­na, ves­ti­da de ran­das y en­ca­jes blan­cos, muy a la fran­ce­sa, siem­pre me­nu­di­ta y er­gui­da, a sus nu­me­ro­sas ami­gas, igua­les de vie­jas que ella. (F)

POR EL CLI­MA TRO­PI­CAL LAS PRI­ME­RAS CA­SAS

DEL PUER­TO TU­VIE­RON CO­MO MA­TE­RIAL LA CA­ÑA Y LA MA­DE­RA QUE AL SER COM­BUS­TI­BLES NO SO­BRE­VI­VIE­RON A LAS LLA­MAS DE LOS GRAN­DES

IN­CEN­DIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.