JUAN MON­TAL­VO,

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­BER­TO VER­GA­RA NO­BOA

Con­clui­mos con los acon­te­ci­mien­tos na­rra­dos el do­min­go an­te­rior res­pec­to a la de­fun­ción de Mon­tal­vo, a su vo­lun­tad fi­nal y el desen­la­ce del tras­la­do a Gua­ya­quil del más ce­le­bra­do es­cri­tor del Ecuador. En al­gu­na otra oca­sión ci­ta­re­mos una anéc­do­ta de su na­ci­mien­to.

El ar­te de Mon­tal­vo des­ta­có en la pro­sa cas­te­lla­na, im­po­nién­do­se en las le­tras ame­ri­ca­nas. Se ins­pi­ró en el ro­man­ti­cis­mo fran­cés y fue re­co­no­ci­do con en­co­mio, es­pe­cial­men­te por Ro­do, por Valera, por Par­do Ba­zán, en­tre otros, aun­que no es­tu­vo exen­to de crí­ti­cas, co­mo las del bo­li­va­riano Juan Bau­tis­ta Pérez y So­to, quien se­ña­ló re­pa­ros. Otro crí­ti­co fue el des­ta­ca­do cer­van­tis­ta Cle­men­te Cor­te­jón y Lu­cas y, en nues­tro país, Jo­sé Mo­des­to Es­pi­no­sa, su opo­si­tor po­lí­ti­co.

Que­re­mos agre­gar los con­tras­tes en la personalid­ad de Mon­tal­vo, quien no se con­tu­vo en el agi­ta­do olea­je de su pro­sa. Hu­bo un con­flic­to en­tre su ofi­cio y la mis­ma po­lí­ti­ca. La re­gla en Mon­tal­vo fue la for­ma en su ex­pre­sión, que to­mó vue­lo has­ta la ma­yor altura del es­car­nio; en las pon­de­ra­cio­nes ve­mos su pa­la­bra po­co pro­duc­ti­va.

Mon­tal­vo di­ri­gió su ar­te en las Ca­ti­li­na­rias contra un mi­li­tar, el ge­ne­ral Jo­sé de Vein­ti­mi­lla. Con él man­tu­vo ini­cial afi­ni­dad y lue­go su­frió de­cep­ción por el dic­ta­dor, se­me­jan­te a los otros per­ju­di­cia­les dic­ta­do­res mi­li­ta­res li­be­ra­les, co­mo Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na. Ade­más, por el se­ve­ro de­te­rio­ro que su­frie­ra el Par­ti­do Li­be­ral y por las desave­nen­cias en­tre los miem­bros del par­ti­do en su seno, en­tre ellos Al­fa­ro, fue Mon­tal­vo a com­po­ner unas pá­gi­nas tan no­ta­bles. Cree­mos que aque­llo fue ab­so­lu­ta­men­te in­me­re­ci­do, pues le hu­bie­se co­rres­pon­di­do en­fo­car su ge­nio en otro te­ma de real va­lor. Exi­to­so en­tre sus con­tem­po­rá­neos, fue el ejem­plo del es­cri­tor ame­ri­cano de su tiem­po. Ape­gán­do­nos a lo jus­to e im­par­cial por la his­to­ria, res­pec­to al áni­mo acre de Mon­tal­vo en sus se­ve­ras crí­ti­cas, en su es­ti­lo, no de­be­mos pa­sar por al­to la épo­ca, en la cual Ecuador vi­vía la do­mi­na­ción de dic­ta­do­res, el fa­na­tis­mo y la de­pen­den­cia del pue­blo.

Con­si­de­ra­mos que Mon­tal­vo volvió a Pa­rís con una ac­ti­tud más mo­de­ra­da al producir sus Sie­te tra­ta­dos, en los que lu­ce más re­fle­xi­vo y li­te­ra­rio, y que dis­tin­gui­mos co­mo un in­ten­to, no sin di­fi­cul­ta­des, de re­no­var su ima­gen in­te­lec­tual en Eu­ro­pa. El es­cri­tor po­le­mis­ta de­ci­dió des­vin­cu­lar­se de la po­lí­ti­ca y del me­dio na­cio­nal. Fue en­ton­ces que pro­du­jo una obra pós­tu­ma: Los ca­pí­tu­los que se le ol­vi­da­ron a Cer­van­tes, lo que sos­tie­ne nues­tra teo­ría de que se mar­chó a Pa­rís con una ac­ti­tud

A LA ME­MO­RIA DEL DOC­TOR

mi­li­ta­res al fé­re­tro con el ca­dá­ver de Mon­tal­vo, el cual fue ve­la­do en ele­gan­te ca­pi­lla ar­dien­te en el De­pó­si­to de la Unión. Es­to úl­ti­mo de­be ser sub­ra­ya­do co­mo con­se­cuen­cia de que el ca­dá­ver de Mon­tal­vo fue im­pe­di­do de re­ci­bir su­fra­gio re­li­gio­so en la igle­sia ma­yor de la ciu­dad por ar­bi­tra­ria de­ci­sión del Il­mo. Or­dó­ñez, ar­zo­bis­po de Qui­to, quien ne­gó la pe­ti­ción fun­dan­do su res­pues­ta en que Mon­tal­vo ha­bía muer­to fue­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na. Se pro­du­jo la opo­si­ción del vi­ca­rio ca­pi­tu­lar de la dió­ce­sis de Gua­ya­quil, el ca­nó­ni­go Ochoa Al­co­cer, cuen­cano, quien no per­mi­ti­ría el en­tie­rro del ca­dá­ver de Mon­tal­vo en el ce­men­te­rio ca­tó­li­co. Por es­te con­tras­te, el no­ble ma­ni­fies­to del pue­blo de Gua­ya­quil fue contra el vi­ca­rio, quien sin te­ner más re­me­dio ce­dió a la vo­lun­tad ge­ne­ral. Es­te cor­te­jo fú­ne­bre re­co­rrió las ca­lles de Gua­ya­quil y el pue­blo, de­cla­ra­do en due­lo, se di­ri­gió so­lem­ne­men­te has­ta el ce­men­te­rio ca­tó­li­co de la ciu­dad, don­de fue en­te­rra­do Mon­tal­vo, en el pri­mer cuer­po a la iz­quier­da, en la bó­ve­da pro­vi­sio­nal No.347.

Po­cos años des­pués, en el mis­mo ce­men­te­rio, fue ex­hu­ma­do e in­hu­ma­do in­me­dia­ta­men­te el 1 de no­viem­bre de 1894, en el ter­cer cuer­po, en la bó­ve­da 469, fi- di­fe­ren­te a sus an­te­rio­res vi­si­tas. Di­ce Mon­tal­vo: “Lo que no pa­sa por Pa­rís no lle­ga al fin del mun­do”. Su úl­ti­ma pro­duc­ción fue pa­ra la re­vis­ta El Es­pec­ta­dor. La tu­bercu­losis pul­mo­nar, lue­go de tres años de ca­len­tu­ras, lo lle­vó a la muer­te.

La vo­lun­tad de Mon­tal­vo era en­te­rrar­se en Pa­rís. Su ca­dá­ver no fue so­me­ti­do a una au­top­sia y se lo em­bal­sa­mó pa­ra su con­ser­va­ción. El cor­te­jo fú­ne­bre re­co­rrió un cor­to tra­yec­to y el en­tie­rro tu­vo lu­gar en la igle­sia de San Fran­cis­co. Lue­go de unos po­cos me­ses, sus co­te­rrá­neos gua­ya­qui­le­ños en Pa­rís, por en­car­go de las So­cie­da­des Li­be­ra­les de Gua­ya­quil, ex­pre­sa­ron el se­gu­ro pa­re­cer de

LA ÚL­TI­MA que los res­tos mor­ta­les de ilus­tres pro­ta­go­nis­tas per­te­ne­cen VO­LUN­TAD DEL a su na­ción. Es­to los mo­ti­vó a rea­li­zar de in­me­dia­to las ta­reas COS­MO­PO­LI­TA re­que­ri­das pa­ra el trans­por­tar

FUE LA DE SER el ca­dá­ver de Mon­tal­vo has­ta Gua­ya­quil, el cual fue ex­hu­ma­do por pri­me­ra vez. Se con­tra­tó su en­vío a es­ta ciu­dad en el va­por Men­do­za, de la com­pa­ñía in­gle­sa del Pa­ci­fi­co, que em­bar­có la ca­ja mor­tuo­ria a prin­ci­pios de ma­yo en Saint Na­zai­re, y que lle­gó a la ría de Gua­ya­quil a las on­ce de la ma­ña­na del 12 de ju­lio de 1899. Era en­ton­ces co­man­dan­te del dis­tri­to el ge­ne­ral Rei­nal­do Flo­res Ji­jón, quien hi­zo el re­ci­bi­mien­to. Se tri­bu­ta­ron sa­lu­dos la A, le­tra C, con una lá­pi­da de már­mol y la leyenda: A Juan Mon­tal­vo. Unos gua­ya­qui­le­ños. Aque­lla de­ci­si­va ges­tión co­rrió a car­go de los se­ño­res César D. Vi­lla­vi­cen­cio y de Se­ra­fín S. Whi­ter, am­bos gua­ya­qui­le­ños, quie­nes fue­ron de la ini­cia­ti­va de co­lo­car en una tum­ba pro­pia los res­tos mor­ta­les del no­ta­ble es­cri­tor ecua­to­riano.

Así, el ca­dá­ver per­ma­ne­ció 43 años en el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Gua­ya­quil, has­ta cum­plir­se el aniver­sa­rio del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to en 1932, cuan­do sus des­po­jos fue­ron tras­la­da­dos a Am­ba­to. Es­to obe­de­ció a un de­cre­to de la Asam­blea Na­cio­nal de 1929. El Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil en prin­ci­pio se opu­so a la se­ña­la­da de­ci­sión de la Asam­blea, has­ta que re­con­si­de­ró apro­bar y ce­der que los res­tos de Mon­tal­vo sean lle­va­dos a Am­ba­to, tie­rra na­tal del es­cri­tor.

Cuan­do se hi­zo la ex­hu­ma­ción pa­ra el re­co­no­ci­mien­to del ca­dá­ver, el 29 de mar­zo de 1932, se ha­lló una ca­ja mor­tuo­ria de plo­mo. Una vez abier­ta la ca­ja, se ve­ri­fi­có el ca­dá­ver mo­mi­fi­ca­do e in­tac­to de Juan Mon­tal­vo, en­vuel­to en un lien­zo blan­co. Tras re­ti­rar la mor­ta­ja, con­tem­pla­ron que ves­tía una le­vi­ta ne­gra, con cor­ba­ta de se­da de dos to­nos -azul y blan­co-, cha­le­co y pan­ta­lo­nes de pa­ño azul os­cu­ro. Aque­lla tar­de volvió a in­hu­mar­se en es­pe­ra de la lle­ga­da de la co­mi­sión municipal des­de Am­ba­to. El 10 de abril de 1932 se ex­hu­mó so­lem­ne­men­te el co­fre, el cual des­fi­ló des­de el ce­men­te­rio has­ta una ca­pi­lla ar­dien­te ubi­ca­da en el Palacio Municipal, don­de se reali­zó el ve­lo­rio. Gua­ya­quil ofre­ció el úl­ti­mo ho­me­na­je. Lue­go fue tras­la­da­do a la es­ta­ción de Du­rán, don­de fue des­pe­di­do en tren ex­pre­so a Am­ba­to. Los am­ba­te­ños ma­ni­fes­ta­ron su al­to agra­de­ci­mien­to al pue­blo de Gua­ya­quil.

De­jo a los lec­to­res la cons­tan­cia de có­mo hon­ró la ge­ne­ro­sa Gua­ya­quil, con ex­pre­sio­nes de afec­to, la me­mo­ria del ilus­tre es­cri­tor Juan Mon­tal­vo. Apre­cie­mos es­te epi­so­dio ejem­plar digno de Gua­ya­quil por la pa­tria ecua­to­ria­na. (F)

SE­PUL­TA­DO EN SU

AMA­DO PA­RÍS, PE­RO UN GRU­PO DE

LI­BE­RA­LES GUA­YA­QUI­LE­ÑOS LO­GRÓ TRAER SUS RES­TOS AL PUER­TO

PRIN­CI­PAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.