LAS PRI­ME­RAS IGLE­SIAS

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

An­te la pro­pues­ta del Ca­bil­do de mu­dar la ciu­dad al Puer­to de Ca­zo­nes, mu­chos re­si­den­tes se ne­ga­ron a aban­do­nar sus ca­sas y ne­go­cios pa­ra ra­di­car­se en otro lu­gar. En ra­zón de es­ta res­pues­ta na­da su­mi­sa, las au­to­ri­da­des, ya ins­ta­la­das en Ciu­dad Nue­va en 1693, pa­ra for­zar a los tes­ta­ru­dos a re­vi­sar su ac­ti­tud ne­ga­ti­va, re­sol­vie­ron im­po­ner­les una se­rie de san­cio­nes; mu­chas de ellas ra­ya­ron en la cruel­dad. Por ejem­plo: no po­dían cons­truir nue­vas ca­sas o re­pa­rar las vie­jas; pa­ra im­pe­dir­lo ame­na­za­ron con qui­tar la li­cen­cia de tra­ba­jo a to­do car­pin­te­ro que se atre­vie­se a con­tra­de­cir lo dis­pues­to.

Tam­bién se im­pi­dió que bal­sas o ca­noas con ví­ve­res atra­ca­sen en Ciu­dad Vie­ja y otra se­rie de aten­ta­dos con­tra su dig­ni­dad, que abar­ca­ban has­ta la asis­ten­cia a los ri­tos re­li­gio­sos.

SIN IGLE­SIA, PE­RO CON UN PUEN­TE PA­RA LOS AMAN­TES

An­tes de mu­dar la ciu­dad al lu­gar se­ña­la­do y crear Ciu­dad Nue­va, la se­de del Ca­bil­do era una gran ca­sa cu­bier­ta con te­jas y, jun­ta­men­te con la igle­sia pa­rro­quial, mi­ra­ban a la vie­ja pla­za, tes­ti­go de la vi­da gua­ya­qui­le­ña des­de prin­ci­pios del si­glo XVII. Pe­ro du­ran­te el ata­que si­mul­tá­neo de pi­ra­tas in­gle­ses y fran­ce­ses en 1687, am­bos edi­fi­cios fue­ron in­ci­ne­ra­dos. Tras es­te asal­to mor­tal, que fue el re­sor­te que los mo­vió a mu­dar­se más al sur, más la prohi­bi­ción de cons­truir y la san­ción apli­ca­da de eli­mi­nar­la co­mo pa­rro­quia, Ciu­dad Vie­ja se que­dó sin igle­sia. Co­mo no era po­si­ble que es­tu­vie­se vi­gen­te por mu­cho tiem­po, fue de­gra­da­da a sim­ple ayu­da de pa­rro­quia e ins­ta­la­do un al­tar muy ele­men­tal en una mo­des­ta ra­ma­da de ca­ñas cu­bier­ta con te­cho pa­ji­zo.

Pe­ro la pa­cien­cia, co­mo bue­na con­se­je­ra, les hi­zo no­tar a los ciu­da­ve­jen­ces que los ma­les nun­ca han lle­ga­do a vie­jos. En 1709, el go­ber­na­dor Gerónimo Bo­za y So­lís, cons­tru­yó el tan re­nom­bra­do puen­te de ma­de­ra de 800 va­ras de lar­go que, fi­nal­men­te, per­mi­tió la in­te­gra­ción de las dos ciu­da­des. La le­yen­da di­ce que Bo­za te­nía una aman­te en Ciu-

EL CA­BIL­DO DE LA CIU­DAD CO­LO­NIAL TU­VO DI­REC­TA IN­JE­REN­CIA EN LA ERECCIÓN DE

TEM­PLOS QUE, CONS­TRUI­DOS CON MA­DE­RA, FUE­RON DE­VO­RA­DOS POR LAS LLA­MAS EN EL INCENDIO

DE 1896.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.