LA LI­BER­TAD EN LA HIS­TO­RIA DE EX­PRE­SIÓN DE ECUA­DOR

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

La his­to­ria de la li­ber­tad de ex­pre­sión en Ecua­dor es­tá por es­cri­bir­se, no co­noz­co nin­gu­na. Es una más que ha­ce fal­ta. Co­mo no hay me­mo­ria histórica, el ecua­to­riano co­mún cree que mu­chos de los ma­les se ori­gi­nan en el si­glo XX, pe­ro se inician más atrás.

PRE­SI­DEN­CIA DE JUAN JO­SÉ FLO­RES

Des­de la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Juan Jo­sé Flo­res hu­bo aco­so a la pren­sa, al ex­tre­mo que ocu­rrió el ase­si­na­to del co­ro­nel Fran­cis Hall, al­ma del Qui­te­ño Li­bre, que de­nun­ció la ges­tión de Flo­res.

GO­BIERNO DE VI­CEN­TE ROCAFUERTE

En la ad­mi­nis­tra­ción de Vi­cen­te Rocafuerte, no hu­bo cam­bio. Una pu­bli­ca­ción de 1839 ti­tu­la­da Re­su­rrec­ción de la li­ber­tad de im­pren­ta del Ecua­dor, se re­fie­re a to­dos los atro­pe­llos de Rocafuerte. Comenta que la Le­gis­la­tu­ra de 1837 “…con­ven­ci­da de que la con­ce­sión de es­ta pre­rro­ga­ti­va so­cial es la más bien cal­cu­la­da pa­ra con­ser­var el equi­li­brio de la paz, tra­tó de de­vol­ver a sus co­mi­ten­tes la fa­cul­tad de ha­blar al mun­do en­te­ro por me­dio de la im­pren­ta”. Rocafuerte se opu­so a la re­so­lu­ción le­gis­la­ti­va: “… co­mo veterano de la in­de­pen­den­cia, ha ama­do mu­cho a la li­ber­tad de im­pren­ta pe­ro no la cree útil a es­te pue­blo…”. Por la ac­ti­tud dic­ta­to­rial de los go­ber­nan­tes

na­cie­ron las ho­jas vo­lan­tes, re­em­pla­zan­do a la pren­sa en te­mas que hu­bie­ran sig­ni­fi­ca­do cie­rre de los me­dios o pri­sión pa­ra edi­to­res.

GES­TIÓN DE JO­SÉ MA­RÍA UR­BI­NA

El man­da­ta­rio Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na (18511856) no tu­vo sim­pa­tía por la pren­sa opo­si­to­ra. Au­gus­ti­ne Bert­he comenta que Ur­bi­na, fren­te a crí­ti­cas de un pe­rió­di­co ex­tran­je­ro que co­men­ta­ba que en Ecua­dor so­lo se leía la pren­sa ofi­cial, es­ti­mu­ló a jó­ve­nes opo­si­to­res a fun­dar un pe­rió­di­co, La Li­ber­tad, ha­bien­do lle­ga­do a de­cir: “Ya veis que en el Ecua­dor te­ne­mos li­ber­tad de im­pren­ta”. Lo que Ur­bi­na ca­lló fue ha­ber apo­ya­do a un fraile pa­ra fun­dar La Es­co­ba, de­di­ca­da a ata­car a La Li­ber­tad.

MAN­DA­TO DE GABRIEL GAR­CÍA MO­RENO

En 1859 sur­gió el pe­rió­di­co La Res­tau­ra­ción, con pa­la­bras fuer­tes pa­ra quie­nes ad­mi­nis­tra­ron el país: “Des­gra­cia­do es­te país don­de se ha con­ver­ti­do en un cri­men has­ta la no­ble as­pi­ra­ción a la li­ber­tad…”. Al­gu­nos his­to­ria­do­res afir­man que en la ad­mi­nis­tra­ción de Gabriel Gar­cía Mo­reno hu­bo to­tal li­ber­tad pa­ra es­cri­bir, po­nien­do de ejem­plo los es­cri­tos de Juan Mon­tal­vo. Hay otros sos­te­nien­do lo con­tra­rio e in­di­can los pe­rió­di­cos ofi­cia­les que él hi­zo pu­bli­car. En 1846, al co­men­zar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, Gar­cía Mo­reno fun­dó El Ven-

ga­dor pa­ra ata­car a sus ad­ver­sa­rios, pe­ro cuan­do fue pre­si­den­te, en la Cons­ti­tu­ción de 1869, co­no­ci­da co­mo la Car­ta Ne­gra, in­clu­yó dos ar­tícu­los so­bre el te­ma li­ber­tad de ex­pre­sión, los cua­les en la for­ma re­dac­ta­da, se pres­ta­ron a in­jus­ti­cias. El pri­me­ro: “Prohi­bir las pu­bli­ca­cio­nes y reunio­nes que a su jui­cio fa­vo­rez­can o ex­ci­ten el des­or­den” y el se­gun­do: “Es li­bre la ex­pre­sión del pen­sa­mien­to, sin pre­via cen­su­ra, por me­dio de la pa­la­bra o por es­cri­to, sean o no im­pre­sos, con tal que se res­pe­te la re­li­gión, la mo­ral y la de­cen­cia; pe­ro el que abu­sa­re de es­te de­re­cho se­rá cas­ti­ga­do se­gún las le­yes y por los jue­ces co­mu­nes, que­dan­do abo­li­do el ju­ra­do de im­pren­ta”.

AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DE JO­SÉ MA­RÍA PLÁ­CI­DO CAAMAÑO

En 1884, El Te­lé­gra­fo, fun­da­do por Juan Mu­rri­llo Mi­ró, co­men­zó a cri­ti­car la ges­tión del pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Plá­ci­do Caamaño, quien en 1886 reac­cio­nó apre­sán­do­lo por po­co tiem­po, y clau­su­ró el ci­ta­do dia­rio. Mu­ri­llo via­jó a Chi­le, don­de vi­vió cer­ca de una dé­ca­da; lue­go re­gre­só a Gua­ya­quil y re­abrió El Te­lé­gra­fo. Así se in­gre­só al si­glo XX en el que se con­ti­nuó atro­pe­llan­do la li­ber­tad de ex­pre­sión.

PE­RIO­DO AYORISTA

Isi­dro Ayo­ra fue ad­ver­so a la li­ber­tad de ex­pre­sión, clau­su­ró al­gu­nos pe­rió­di­cos pe­que­ños y gran­des en­tre ellos, El Guan­te.

VELASQUISM­O

En 1953, ter­ce­ra y úni­ca ad­mi­nis­tra­ción que Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra lo­gró ter­mi­nar, clau­su­ró el dia­rio El Co­mer­cio de Quito, por­que días atrás se ha­bía ru­mo­ra­do que Ca­mi­lo Pon­ce En­rí­quez, en ese tiem­po mi­nis­tro de Go­bierno, es­ta­ba por re­nun­ciar; Ve­las­co que­ría pu­bli­car una acla­ra­ción con ofen­sas a pe­rio­dis­tas, ata­cán­do­los de co­rrom­pi­dos y co­rrup­to­res, cau­san­te de los pro­ble­mas na­cio­na­les. Jor­ge Man­ti­lla se ne­gó a tal pu­bli­ca­ción y el dia­rio se clau­su­ró. Los car­gos fue­ron ata­car per­so­nal­men­te a los mi­nis­tros sin re­co­no­cer­les nin­gún mé­ri­to, pu­bli­car in­for­ma­ción fal­sa, in­ten­tar in­vo­lu­crar a los mi­li­ta­res y tra­tar de crear con­flic­tos en el Ga­bi­ne­te. Ro­bert No­rris, quien tie­ne una mag­ní­fi­ca bio­gra­fía de Ve­las­co Iba­rra, afir­ma que la opi­nión pú­bli­ca fa­vo­re­ció a El Co­mer­cio, hu­bo pe­ti­cio­nes de nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas de to­do el país pa­ra lo­grar la reaper­tu­ra; tam­bién edi­to­ria­les de los prin­ci­pa­les dia­rios de la re­gión se pro­nun­cia­ron a fa­vor de la li­ber­tad de pren­sa. Ve­las­co Iba­rra ha­bló de “li­ber­ti­na­je” de la pren­sa. Co­mo Man­ti­lla se ne­gó re­pe­ti­das ve­ces a pu­bli­car el co­mu­ni­ca­do, Ve­las­co or­de­nó que se im­pri­mie­ra en la im­pren­ta del Go­bierno y El Co­mer­cio lo re­par­tió jun­to con su edi­ción. Un mes des­pués re­abría El Co­mer­cio.

LA DÉ­CA­DA DE LA RE­VO­LU­CIÓN CIU­DA­DA­NA

Así lle­ga­mos al Go­bierno de la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na (RC) con­ver­ti­da en ro­bo­lu­ción; no dio tre­gua a la li­ber­tad de ex­pre­sión. Hu­bo mul­ta y pri­sión du­ran­te el de­ce­nio. Lo co­me­ti­do por la RC no tu­vo an­te­ce­den­tes, la his­to­ria lo juz­ga­rá co­mo el go­bierno que más da­ño hi­zo a la li­ber­tad de ex­pre­sión. (F)

TRI­BU­NA DE LA VER­DAD SIN TE­MOR NI FA­VOR. LE­MA DE EL TE­LÉ­GRA­FO AN­TES DE SER PREN­SA PÚ­BLI­CA

JO­SÉ MA­RÍA VE­LAS­CO IBA­RRA.

JUAN MU­RI­LLOMI­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.