LOS AGUS­TI­NOS

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Pa­ra ini­ciar, ten­dré que­ri­do lec­tor, que re­tro­ce­der a los tiem­pos en los que em­pe­za­ron a lle­gar a nues­tra ciu­dad las ór­de­nes sa­cer­do­ta­les que aquí sen­ta­ron sus rea­les.

Pe­ro an­tes de em­pe­zar, de­seo que me dis­cul­pes por­que te lle­va­ré por un via­je accidentad­o e in­se­gu­ro, pues los in­cen­dios, el cli­ma y las in­nu­me­ra­bles pla­gas que atacan el pa­pel en nues­tro me­dio han evi­ta­do que lle­guen a nues­tros días los do­cu­men­tos que hu­bie­ran fa­ci­li­ta­do la cons­truc­ción de es­ta his­to­ria.

LA LLE­GA­DA

El do­cu­men­to con más in­for­ma­ción so­bre la his­to­ria de los agus­ti­nos en Gua­ya­quil es el es­cri­to por el pa­dre Luis Es­ca- lan­te, sa­cer­do­te agus­tino que re­co­gió me­ticu­losa­men­te por al­gu­nos años cuan­ta in­for­ma­ción en­con­tra­ba de la his­to­ria de la or­den en Gua­ya­quil.

Se­gún él, los agus­ti­nos lle­ga­ron a la Au­dien­cia en 1558 obe­de­cien­do las in­di­ca­cio­nes con­te­ni­das en la Cé­du­la Real fir­ma­da el 9 de no­viem­bre de 1558 por Fe­li­pe II, que au­to­ri­za­ba el via­je de los agus­ti­nos al Nue­vo Con­ti­nen­te pa­ra es­ta­ble­cer­se en las ciu­da­des fun­da­das por los es­pa­ño­les.

UN TEM­PLO DE CA­ÑA

Es ló­gi­co pen­sar que en Gua­ya­quil, pre­vio su via­je a Quito de­bie­ron es­ta­ble­cer­se, y así lo ano­ta el pa­dre Es­ca­lan­te cuan­do di­ce que “…en es­te puer­to es­ta­ble­cie­ron in­clu­so una hos­pe­de­ría en su pa­so a Quito…”. Sien­do así, no es aven­tu­ra­do de­cir que pa­ra 1560 los agus­ti­nos de­bie­ron te­ner ca­pi­lla y con­ven­to en es­ta ciu­dad y si no exis­ten da­tos do­cu­men­ta­dos de ello es por los in­nu­me­ra­bles in­cen­dios que con­vir­tie­ron en ce­ni­za los pa­pe­les que hu­bie­ran po­di­do con­for­mar lo ase­ve­ra­do. Sin em­bar­go, la fe­cha más acep­ta­da de su es­ta­ble­ci­mien­to es 1588, aun cuan­do Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel ci­ta a 1593, en su obra Ecua­dor pro­fun­do, co­mo el año en el que se es­ta­ble­cen en Gua­ya­quil, aña­dien­do: “Su tem­plo era de na­tu­ra­le­za pre­ca­ria, de una so­la na­ve an­cha, pa­re­des de ca­ña. No era bo­ni­to, pe­ro nues­tros an­te­pa­sa­dos lle­ga­ron a apre­ciar­lo mu­cho”. El con­ven­to y tem­plo de los agus­ti­nos se le­van­ta­ba en el arra­bal de Ciu­dad Vie­ja, jun­to al Es­te­ro de Vi­lla­mar, el cual po­día cru­zar­se por un puen­te.

LI­MOS­NAS PA­RA LA VIR­GEN MI­LA­GRO­SA

La or­den no fue pre­ci­sa­men­te una de las más aco­mo­da­das del Puer­to. Las li­mos­nas re­co­gi­das, y los re­cur­sos de­ja­dos por sus co­fra­días no le per­mi­tían man­te­ner con el de­co­ro re­que­ri­do los al­ta­res del tem­plo ni el tem­plo en sí. Has­ta que en 1610 la si­tua­ción to­có fon­do, por lo que de­ci­die­ron ele­var una que­ja a las au­to­ri­da­des del Co­rre­gi­mien­to, pa­ra ser au­to­ri­za­dos a pe­dir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.