SAN FRAN­CIS­CO JA­VIER PRI­MER CO­LE­GIO GUAYAQUILE­ÑO

TAN IM­POR­TAN­TE PER­SO­NA­JE RELIGIOSO SE PREOCUPÓ POR LA IGNORANCIA Y MO­RAL DE LOS CRE­YEN­TES, Y LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA OFRECIÓ “INDULGENCI­AS” QUE PERDONABAN LOS PE­CA­DOS

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Ha­ce al­gún tiem­po, un in­ves­ti­ga­dor del Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas, pu­so en mis ma­nos una co­pia del Au­to Ge­ne­ral de Vi­si­ta, prac­ti­ca­da por el pri­mer obispo de Guayaquil en 1844 y 1845. Lo en­con­tré muy in­tere­san­te, digno de co­men­tar­se y bue­na par­te de re­pro­du­cir­se, pues nos mues­tra la aten­ta vi­gi­lan­cia que ejer­cía so­bre el cle­ro de su dió­ce­sis. En él cons­tan dis­po­si­cio­nes que de­jan muy en cla­ro que el doc­tor Fran­cis­co Xa­vier de Garaycoa, es­ta­ba se­ria­men­te preo­cu­pa­do por la co­mún y do­lo­ro­sa ignorancia so­bre la re­li­gión, tan­to de la cle­ri­ga­lla co­mo de la fe­li­gre­sía. Por eso or­de­nó res­ta­ble­cer su en­se­ñan­za y dic­tó dis­po­si­cio­nes es­pe­cia­les a los pá­rro­cos pa­ra que, una vez leí­do el Evan­ge­lio de la mi­sa ma­yor, lo ex­pli­ca­sen a su grey de for­ma tan cla­ra co­mo ter­mi­nan­te, a fin de que quie­nes “la sa­ben, no la ol­vi­den y los que la ig­no­ran, la apren­dan”.

PRE­MIOS PA­RA INCENTIVAR

Así, no po­dían fal­tar los pre­mios pa­ra aque­llos que asis­tían a ta­les en­se­ñan­zas y se ofre­cían indulgenci­as por ca­mio­na­das: cua­ren­ta días en­te­ri­tos pa­ra pe­car con el co­rres­pon­dien­te per­dón in­clui­do. ¡Qué tal fa­ci­li­dad la de nues­tros abue­los!, con razón las “su­cur­sa­les” eran pla­to de ca­da bo­da. Por eso, la “man­ga an­cha” que re­par­tía la Igle­sia fue ago­ta­da por nues­tros an­te­ce­so­res y no al­can­zó pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Ca­da do­min­go el cu­ra de­bía dar una ex­pli­ca­ción “aco­mo­da­da a la in­te­li­gen­cia de los oyen­tes so­bre al­gún pun­to”. Pe­ro na­da de­cía nues­tro ilus­tre co­te­rrá­neo so­bre las lu­ces que po­día te­ner el adoc­tri­na­dor pa­ra juz­gar el ca­cu­men de los de­más.

MU­CHOS LOBOS EN EL REBAÑO

La dis­po­si­ción no se li­mi­ta­ba so­la­men­te a di­fun­dir los evan­ge­lios des­de el púl­pi­to. Los frai­les y sus ayu­dan­tes de­bían vi­si­tar con fre­cuen­cia las es­cue­las, y es­ti­mu­lar a di­rec­to­res y maes­tros a cum­plir con sus de­be­res re­li­gio­sos pro­di­gan­do una bue­na edu­ca­ción, la cual de­bía fun­da­men­tar­se en la doc­tri­na. El ilus­trí­si­mo Garaycoa, en su de­but en Guayaquil, en­con­tró que los lobos abun­da­ban en su rebaño, pues era no-

ta­ble y sen­si­ble la ne­gli­gen­cia de los pa­dres de fa­mi­lia en el cum­pli­men­to de la asis­ten­cia a la mi­sa do­mi­ni­cal y en fies­tas de guar­dar, y de pro­di­gar el buen ejem­plo de cu­brir la mí­ni­ma cuo­ta de la con­fe­sión y co­mu­nión anual.

Otro as­pec­to de la vi­da gua­ya­qui­le­ña que evi­den­te­men­te sa­ca­ba de qui­cio a nues­tro obispo era la dia­ria pre­sen­cia en el ex­te­rior de las igle­sias de in­fi­ni­dad de pa­ra­lí­ti­cos u otro ti­po de li­mi­ta­dos “de trein­ta y cua­ren­ta años que ya­cen en los le­chos del pe­ca­do y en las som­bras de la muer­te, sin mo­ver­se a la pis­ci­na sa­gra­da del sa­cra­men­to de la pe­ni­ten­cia; y to­tal­men­te ol­vi­da­dos de los de­be­res re­li­gio­sos, lle­van una vi­da ani­mal y en­te­ra­men­te mun­da­na”.

INSTRUCCIO­NES ES­PE­CIA­LES PA­RA LOS ‘MONOS’

No ca­be du­da que las co­sas en es­ta ciu­dad te­nían un ca­riz muy dis­tin­to al que pre­sen­ta­ban las po­bla­cio­nes se­rra­nas, in­ca­pa­ces de imi­tar nues­tras “mo­na­das”. De ahí el lla­ma­do que Garaycoa ha­cía a los cu­ras, a que ejer­ci­ten su ce­lo pas­to­ral ins­tru­yen­do a sus fe­li­gre­ses de for­ma pre­ci­sa y ter­mi­nan­te. Or­de­na­ba in­cul­car el cum­pli­mien­to de las vir­tu­des teo­lo­ga­les: fe, es­pe­ran­za y ca­ri­dad; ur­gía a em­pla­zar y con­mi­nar a los cre­yen­tes con las pe­nas es­ta­ble­ci­das por la Igle­sia y a “com­pe­ler­los con una fuer­te y sua­ve vio­len­cia”, pa­ra que ajus­ta­sen su vi­da al cum­pli­mien­to de sus de­be­res ca­tó­li­cos.

En­ho­ra­bue­na nues­tro que­ri­do y res­pe­ta­do pri­ma­do no vi­ve hoy, pues acos­tum­bra­do a esos tiem­pos en que se pe­día de­vo­ción, ho­nes­ti­dad y aca­ta­mien­to de­bi­do al lu­gar sa­gra­do; y que las mu­je­res con­cu­rrie­sen con las ca­be­zas cu­bier­tas y los hom­bres con pos­tu­ras de­cen­tes, ha­bría muer­to al ins­tan­te al ver las ro­pas tan ce­ñi­das que se usan ac­tual­men­te y que, se­gu­ra­men­te li­mi­tan la res­pi­ra­ción, mas no la ex­po­si­ción de atri­bu­tos y re­don­de­ces. O los pan­ta­lo­nes que no per­mi­ten sen­tar­se en un asien­to sin res­pal­dar, aga­char­se o po­ner­se en cu­cli­llas, sin que apa­rez­ca en pri­mer plano la lí­nea me­ri­dia­na.

OR­DEN EN LA CA­SA

Nues­tro ho­nes­to y efi­cien­te pri­mer je­rar­ca de la Igle­sia gua­ya­qui­le­ña, vis­to el desorden y ne­gli­gen­cia que pri­ma­ban en to­dos los re­gis­tros, es­pe­cial­men­te en los pue­blos, don­de el cu­ra pá­rro­co era el ár­bi­tro de la vi­da y la muer­te, con­si­de­ró de su­ma im­por­tan­cia en­men­dar, por lo me­nos, el ma­ne­jo de los re­gis­tros sa­cra­men­ta­les y de­fun­cio­nes. Dis­pu­so que to­dos los vo­lú­me­nes des­ti­na­dos a su cons­tan­cia de­bían ac­tua­li­zar­se y re­co­ger muy pro­li­ja e in­de­pen­dien­te­men­te ca­da una de es­tas ano­ta­cio­nes en li­bros se­pa­ra­dos: “pa­ra ano­tar los bau­tis­mos, ca­sa­mien­tos y de­fun­cio­nes ocu­rri­das ca­da año. La pri­me­ra fo­ja de ta­les li­bros se­ría en pa­pel se­lla­do, y las de­más en pa­pel co­mún. No se po­día de­jar es­pa­cios va­cíos en­tre ca­da par­ti­da”, pues era el res­pal­do de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, y re­po­sa­ba en es­tos la se­gu­ri­dad de quie­nes re­quie­ren de ta­les do­cu­men­tos pa­ra pro­bar su es­ta­do, edad, etc. Los pá­rro­cos no que­rían to­mar­se la mo­les­tia ni el tiem­po pa­ra re­gis­trar cla­ra­men­te los da­tos, pe­ro, me­ti­dos en el bre­te por nues­tro obispo de­bie­ron en­ten­der y aca­tar que “las par­ti­das no se es­cri­bi­rán con nú­me­ros en la da­ta, co­mo se ha abu­sa­do, sino con le­tras, omi­tién­do­se tam­bién las abre­via­tu­ras en to­do lo de­más, con las cláu­su­las que se di­rá en ca­da una de ellas”. Y en vis­ta que ade­más ha­bía cier­to ma­ne­jo oscuro con los do­cu­men­tos, obli­gó a la cle­re­cía a acep­tar que “los li­bros pa­rro­quia­les no per­te­ne­cen a los he­re­de­ros de los cu­ras, sino a la igle­sia pa­rro­quial (y que) de­be­rán per­ma­ne­cer en los ar­chi­vos de las pa­rro­quias, ba­jo de lla­ve”. Tam­bién re­gla­men­tó que al dar­se un cam­bio de pá­rro­co “el cu­ra an­te­ce­sor de­be­rá en­tre­gar al su­ce­sor di­chos li­bros, sin con­fiar­los a otra per­so­na (…) por­que con­tie­nen se­cre­tos im­por­tan­tes al ho­nor de las fa­mi­lias. Por tan­to, prohi­bi­mos a los cu­ras con­fiar­los a per­so­na al­gu­na”.

PRESERVAND­O LOS SE­CRE­TOS DE FA­MI­LIA

Los de­po­si­ta­rios de los do­cu­men­tos pa­rro­quia­les po­dían dar co­pias a quie­nes las pi­die­sen, siem­pre y cuan­do fue­sen des­ti­na­das so­la­men­te al uso de sus de­re­chos, y te­nían prohi­bi­do en­tre­gar­las a quie­nes las pi­die­sen por pu­ra cu­rio­si­dad, o pa­ra en­te­rar­se de se­cre­tos de fa­mi­lias: “es ne­ce­sa­ria es­ta pre­cau­ción en los ac­tos, y trans­cri­tos de los bau­tis­mos de los ni­ños ile­gí­ti­mos, o na­ci­dos an­tes del ma­tri­mo­nio de sus pa­dres, o sus ma­dres, co­mo tam­bién en los ac­tos de los ma­tri­mo­nios que con­tie­nen los re­co­no­ci­mien­tos o le­gi­ti­ma­cio­nes de los ni­ños, y de las dis­pen­sas in­fa­man­tes a los con­tra­yen­tes. Les es prohi­bi­do muy ex­pre­sa­men­te ma­ni­fes­tar, o li­brar es­ta cla­se de ac­tos; a no ser que sean pa­dres, o ma­dres, o hi­jos, ex­pre­sa­dos en ellos, o por or­den ju­di­cial que lo pi­da en for­ma; y en to­do ca­so trans­cri­bi­rá li­te­ral­men­te el ori­gi­nal en la co­pia, sin la me­nor al­te­ra­ción”.

Nues­tros abue­los ma­yo­ri­ta­ria­men­te tan flo­jos de cal­zon­ci­llo co­mo ge­ne­ro­sos de bra­gue­ta, es­ta­ban ex­pues­tos a quie­nes se in­tere­sa­ban en es­tos chis­mes y en des­ta­par lo ce­lo­sa­men­te ocul­to. Pa­ra pre­ser­var ta­les even­tua­li­da­des, nues­tro per­so­na­je de­bió en­fren­tar a un cle­ro acos­tum­bra­do a ser ma­ne­ja­do a la dis­tan­cia, des­de Cuen­ca. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.