PERSONAJES FOLCLÓRICO­S: 1940 A 1950

Memorias Porteñas - - News - Por RODOLFO PÉ­REZ PIMENTEL

LA PRE­SEN­CIA DE VENDEDORES ORI­GI­NA­LES Y LLA­MA­TI­VAS FIGURAS DE ALIENADOS, SE QUE­DA­RON EN LA ME­MO­RIA DE LOS GUAYAQUILE­ÑOS, QUE RE­COR­DA­BAN SUS OCU­RREN­CIAS Y SUS FRASES

Tran­si­ta­ba por los ba­rrios cén­tri­cos de Guayaquil un viejo ven­de­dor de ollas de ba­rro fa­bri­ca­das en Sam­bo­ron­dón, de las que se uti­li­za­ban pa­ra co­ci­nar, y cuan­do los mu­cha­chos le gri­ta­ban ¡Olli­ta ca­gada!, reac­cio­na­ba en­fu­re­ci­do arro­jan­do pie­dras. To­do eran ri­sas y co­rrin­ches. Acla­ro que por esos días las ollas de ba­rro tam­bién ser­vían en los su­bur­bios co­mo ba­ci­ni­llas y po­día dar­se el ca­so de que las re­ci­cla­ran y ven­die­ran co­mo nue­vas, pa­ra uso cu­li­na­rio. Ar­tis­ta nor­te­ame­ri­ca­na con­si­de­ra­da la mu­jer más gor­da del mun­do, ve­ni­da en la “trou­pé” de un cir­co por 1930. Se pre­sen­tó en los ci­nes de Guayaquil y no hu­bo bás­cu­la que pu­die­ra so­por­tar su pe­so de más de 500 li­bras. Tras va­rias ex­hi­bi­cio­nes si­guió via­je a Li­ma, de­jan­do el re­cuer­do de su gor­du­ra y de re­em­pla­zo a una pai­sa­na nues­tra, que na­da te­nía que ver con ella, a no ser por te­ner al­go me­nos de pe­so. Nues­tra Tin­ni Grif­fin crio­lla sa­lía a pa­sear por las ca­lles ayu­da­da con un bas­tón por­que los ca­rros de al­qui­ler no que­rían ni po­dían trans­por­tar­la. Vi­vió lar­go y mu­rió de to­do me­nos del co­ra­zón. Da­mi­ta de so­cie­dad que ves­tía a la usan­za de la Be­lla Épo­ca de Pa­rís, con atuen­do de or­gan­za blan­ca, ador­na­da con fi­ní­si­mos en­ca­jes de Bru­se­las. Muy se­ria, lim­pia y edu­ca­da, la fal­da ca­si le ta­pa­ba los to­bi­llos y las man­gas le lle­ga­ban a los co­dos; sus me­dias eran de se­da blan­ca. Los za­pa­tos del mis­mo co­lor. Era un fi­gu­rín des­mo­da­do. La gen­te de­cía que en eso se pa­re­cía mu­cho a las Ca­rre­ra Sán­chez-Bruno, a quie­nes tam­bién les da­ba por ves­tir a la an­ti­gua. Pe­ro el arre­glo de la ca­ra de la Ca­rro­za de Pri­me­ra no te­nía “re­pri­se” y era lo me­jor: blan­quí­si­ma, por es­tar siem­pre pin­ta­da con pol­vos de al­ba­yal­de; ru­bia na­tu­ral y con bu­cles do­ra­dos que le cho­rrea­ban abun­dan­tes por la fren­te; ojos ce­les­tes, rí­mel ne­gro y abun­dan­te; pó­mu­los y la­bios ro­jos lla­ma­ra­da. Su ca­mi­nar des­pa­cio­so con ele­gan­te ga­llar­día y una som­bri­lla blan­ca de en­ca­jes le con­fe­ría un to­que de arro­gan­te mis­te­rio. Nun­ca cam­bió su mo­da por­que a la muer­te ac­ci­den­tal de un no­vio con el que iba a ca­sar­se que­dó al­go per­tur­ba­da, co­mo pas­ma­da en el tiem­po, por eso la gen­te la mi­ra­ba con tris­te­za y has­ta se la te­nía por he­roí­na ro­mán­ti­ca. La res­pe­ta­ban diz­que por cuan­to so­llo­za­ba al re- cuer­do del amor per­di­do. Pa­ra man­te­ner­se ven­día jo­yas que por­ta­ba en una car­te­ri­ta de pla­ta fo­rra­da de ce­les­te se­da en su in­te­rior, igual a la que las be­llas lle­va­ban a la ópe- ra an­tes de la Gran Gue­rra. Dia­ria­men­te sa­lía a vi­si­tar los do­mi­ci­lios de fa­mi­lias pu­dien­tes. Era ami­ga de mi abue­la An­ge­li­na Yé­pes, por­que ha­bían si­do com­pa­ñe­ri­tas en el co­le­gio de los Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes an­tes del In­cen­dio Gran­de de oc­tu­bre de 1896. De­bió mo­rir vie­je­ci­ta, un día ya no se de­jó ver. Re­tra­sa­di­ta, gor­da, des­cal­za, mu­gro­sa y des­den­ta­da, vi­vía rién­do­se. Su pe­li­gro­si­dad con­sis­tía en dar be­sos y abra­zos a “tut­ti”. Los mu­cha­chos la lla­ma­ban apar­te y le de­cían: “to­ma es­ta pe­se­ta y an­da a dar­le un be­so con abra­zo a ese se­ñor de la es­qui­na”, a la par que le se­ña­la­ban a un ca­ba­lle­ro ele­gan­tí­si­mo que de pun­ta en blan­co es­pe­ra­ba el pa­so de un tran­vía. Bien man­da­da, Pan­cha Lo­ca to­ma­ba la mo­ne­da y se iba a en­su­ciar el terno del des­afor­tu­na­do, lle­nán­do­lo de be­sos y abra­zos, an­te las mi­ra­das bur­lo­nas de los pre­sen­tes. La gen­te reía y el afec­ta­do re­gre­sa­ba a su ca­sa a ba­ñar­se y cam­biar­se de terno. Es­ta da­ma poe­ta, co­ro­na­da y fa­mo­sa, fue muy an­te­rior a la Ca­rro­za de Pri­me­ra pues fa­lle­ció en 1917. Tam­bién que­dó pas­ma­da a la muer­te de su ama­do en otra gue­rra y co­mo era li­te­ra­ta de fa­ma le dio por ha­blar en di­fí­cil, diz­que a la mo­da con­cep­tis­ta del in­mor­tal Gón­go­ra. Sus her­ma­nas, Ob­du­lia y Car­men, le en­ten­dían, pe­ro el res­to de sus re­la­cio­nes no y en reunio­nes so­cia­les le bus­ca­ban la len­gua pa­ra que se ex­pre­sa­ra con sí­mi­les de du­do­so gus­to, for­za­dos re­trué­ca­nos y me­tá­fo­ras po­co afor­tu­na­das, co­mo si con ello ob­tu­vie­ra al­gún má­gi­co eflu­vio que le cau­sa­ra ra­ro em­be­le­so, cuan­do en reali­dad so­lo lla­ma­ban a ri­sa. Aquí van va­rios ejem­plos: En el desa­yuno, so­li­ci­tan­do un va­so de le­che: “Mu­ca­ma, pa­sad­me el lí­qui­do per­lá­ti­co que nos pro­por­cio­na la con­sor­te del to­ro”.

Al ves­tir­se: “To­mad el ace­ro (la lla­ve),

abrid el ma­de­ro (el ro­pe­ro) y sa­cad el de lu­to ves­tir”.

Una ma­ña­na, lla­man­do des­de su ven­ta­na a un car­bo­ne­ro que pa­sa­ba con su ca­rre­ti­lla por los ba­jos de su departamen­to: “Buen hom­bre, ¿cuán­to re­por­ta ac­tual­men­te un sa­qui­llo del pro­duc­to del fue­go so­bre la ma­dre na­tu­ra­le­za?”. El po­bre se que­dó en Ba­bia.

En el al­muer­zo: “De­seo un óvu­lo ga­lli­ná­ceo afec­ta­do por el ca­lor acuo­so”.

Por la tar­de, cuan­do ha­cía mu­cho ca­lor: “Do­més­ti­ca, co­rred los li­nos, abrid los pi­nos y de­jad que el cé­fi­ro pe­ne­tre” (que abran las ven­ta­nas y las cor­ti­nas).

En una ciu­dad pe­que­ñi­ta co­mo era Guayaquil a fi­na­les del si­glo XIX, es­te gé­ne­ro de frases cau­sa­ba la na­tu­ral con­mo­ción. Unos la ca­li­fi­ca­ban de se­ño­ri­ta ade­fe­sio­sa, otros de li­te­ra­ta ima­gi­na­ti­va, pe­ro to­dos go­za­ban sus di­chos por in­ge­nio­sos, aun­que al­gu­nos de­bie­ron ser fal­sos, por su­pues­to. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.