DE LA PO­BRE­ZA A LA RI­QUE­ZA: EL CA­SO DE BERNARDO RO­CA LICERAS

LOS IN­MI­GRAN­TES FUE­RON FUN­DA­MEN­TA­LES EN EL DESA­RRO­LLO DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

La fa­mi­lia Ro­ca era una de las más im­por­tan­tes de Gua­ya­quil en­tre 1780 y 1850; su tron­co fue Bernardo Ro­ca Liceras. Tu­vo 18 hi­jos, des­ta­cán­do­se en­tre ellos Fran­cis­co y Vi­cen­te Ra­món, pró­ce­res de la In­de­pen­den­cia; es­te úl­ti­mo tam­bién pre­si­den­te de Ecua­dor. Ape­nas en dos ge­ne­ra­cio­nes lo­gra­ron acu­mu­lar só­li­da po­si­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

DE MILICIANO A CO­MAN­DAN­TE

Des­de la Co­lo­nia, Gua­ya­quil se con­vir­tió en ciu­dad de in­mi­gran­tes, lo que no ha per­di­do has­ta la ac­tua­li­dad. Hoy si­guen lle­gan­do ex­tran­je­ros y del res­to de Ecua­dor. Ellos han vis­to en Gua­ya­quil una ciu­dad pu­jan­te y ca­paz de cam­biar­les la vi­da fa­vo­ra­ble­men­te. De ori­gen hu­mil­de y par­do, Ro­ca Liceras (1735-1819) lle­gó de Pa­na­má al­re­de­dor de 1765, jun­to con otros mi­li­cia­nos, pa­ra aca­bar con la in­su­rrec­ción co­no­ci­da co­mo la Re­vo­lu­ción de los Ba­rrios de Qui­to, oca­sio­na­da por el al­za de im­pues­tos en el Mo­no­po­lio Real de ven­ta de li­co­res. Apla­ca­da la in­su­rrec­ción, fue tras­la­da­do a Gua­ya­quil ba­jo las ór­de­nes del ca­pi­tán Víc­tor Salcedo y So­mo­de­vi­lla, mi­li­tar es­pa­ñol de ori­gen no­ble, se­lec­cio­na­do pa­ra per­fec­cio­nar la mi­li­cia en Gua­ya­quil, crea­da en 1767. Su tra­ba­jo te­nía que ver con la Re­for­ma Mi­li­tar del vi­rrei­na­to de Nue­va Granada ini­cia­da por el rey Car­los III. En 1775 el vi­rrey co­mi­sio­nó a Salcedo de la Com­pa­ñía Fi­ja de Gua­ya­quil, pa­ra ser­vir co­mo co­man­dan­te es­pe­cial en la for­ma­ción de la Mi­li­cia Dis­ci­pli­na­da de la mis­ma. Ro­ca se con­vir­tió en co­man­dan­te de la di­vi­sión de los par­dos.

UN EM­PRE­SA­RIO QUE SUR­GIÓ DE LA NA­DA

Ro­ca no pa­só mu­cho tiem­po en ac­ti­vi­da­des mi­li­ta­res, a fi­nes de la dé­ca­da de 1770 apa­re­ció co­mo em­pre­sa­rio. Mu­la­tos pa­na­me­ños “lo­gra­ron in­tro­du­cir­se en el gru­po do­mi­nan­te, en­cum­brán­do­se y ad­qui­rien­do el tra­ta­mien­to de don” (La­via­na). Ro­ca per­so­ni­fi­ca al em­pre­sa­rio que sur­gió de la na­da y se con­vir­tió en per­so­na acau­da­la­da. Co­mo él bro­ta­ron cen­te­na­res de per­so­nas sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos que por su ini­cia­ti­va, ar­duo tra­ba­jo, te­na­ci­dad y otros va­lo­res tu­vie­ron enor­me éxi­to en el mun­do em­pre­sa­rial gua­ya­qui­le­ño en el trans­cur­so de los si­glos. Pa­ra 1780 ha­bía he­cho amis­tad con Ra­món Gar­cía de León y Pizarro, go­ber­na­dor de Gua­ya­quil (1779-1790), con­ver­ti­do en su so­cio en la ex­por­ta­ción de ca­cao a Mé­ji­co, jun­to con Ja­cin­to Bejarano, Mar­tin Yca­za y Ma­nuel Ba­rra­gán. En 1787 An­to­nio Mar­cos, re­si­den­te en Gua­ya­quil, de­nun­ció an­te el rey que la po­bre­za del puer­to se de­bía al mo­no­po­lio crea­do por Gar­cía de León y los cua­tro ci­ta­dos em­pre­sa­rios. No he po­di­do do­cu­men­tar con can­ti­da­des ni va­lo­res el ta­ma­ño del ne­go­cio de Ro­ca. Años atrás con­se­guí del Ar­chi­vo de In­dias en Sevilla, Es­pa­ña, las ex­por­ta­cio­nes de ca­cao por ex­por­ta­dor en­tre 1787 y 1806, y el nom­bre de Bernardo Ro­ca apa­re­ce en un so­lo año con un va­lor muy pe­que­ño. ¿Era só­lo in­ter­me­dia­rio y ven­día el ca­cao a ex­por­ta­do­res? Es­tas in­con­sis­ten­cias se dan en la in­ves­ti­ga­ción de la his­to­ria. Lo cier­to es que des­de 1787 Ro­ca era un res­pe­ta­do ciu­da­dano y se re­fe­rían a él co­mo “don Bernardo”.

EN EL NE­GO­CIO DEL CA­CAO

Evi­den­cias de que se en­con­tra­ba en el ne­go­cio de ca­cao son jui­cios se­gui­dos por él a pro­duc­to­res del fru­to, quie­nes re­ci­bían di­ne­ro an­ti­ci­pa­do. Uno de ellos, An­to­nio Ylles­cas, en 1786 de­bía en­tre­gar­le 375 car­gas (81 li­bras ca­da car­ga) e in­cum­plió. Ha­bía hi­po­te­ca­do su huer­to lla­ma­do San Jo­sep. Ro­ca ne­ce­si­ta­ba el ca­cao, con­si­guió del juez que otro pro­duc­tor use las tie­rras de Ylles­cas pa­ra que co­se­che el ca­cao: “me vi pre­ci­sa­do […] ha­bi­li­tar con di­ne­ro al di­cho don Joa­quín pa­ra que pu­die­se co­se­char las huer­tas em­bar­ga­das al prin­ci­pal deu­dor Ylles­cas

1 y fa­ci­li­tar­se de es­to mo­do de pa­go”. Ro­ca ha­bla en plu­ral, Ylles­cas de­bió te­ner más de un huer­to. Se­gún cálcu­los bas­tan­te cer­ca­nos, San Jo­sep te­nía 25 hec­tá­reas de ca­cao. Y otras tan­tas de­bie­ron con­for­mar el res­to de la ha­cien­da. No era muy pe­que­ña.

Los pro­duc­to­res tam­bién en­tre­ga­ban en ga­ran­tía a se­mo­vien­tes y es­cla­vos. En otro in­cum­pli­mien­to de con­tra­to, el de Ni­co­lás Cor­ne­jo, el em­bar­go fue ga­na­do co­mo lo afir­ma Pa­che­co, quien en re­pre­sen­ta­ción de Ro­ca via­jó a la ha­cien­da pa­ra eje­cu­tar el em­bar­go: “…re­mi­to los au­tos con las di­li­gen­cias prac­ti­ca­das en la for­ma que apa­re­cen he­cho en el em­bar­go del si­tio; y ga­na­dos, que es lo que más sien­te el in­tere­sa­do, y yo con­tem­plan­do que el ga­na­do es la es­pe­cie más ape­te­ci­ble me pa­re­ció me­jor que no esos es­cla­vos in­so­len­tes que ne­ce­si­tan co­ger­los a ba­la”. (F)

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.