BI­BLIO­TE­CAS EN EL CEN­TE­NA­RIO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­BER­TO VERGARA NO­BOA

Con el fin de si­glo, Gua­ya­quil lue­go del in­cen­dio de 1896 y el de 1902, jun­to a las epi­de­mias, an­te tan­to re­vés de des­truc­ción, se vio obli­ga­da, con pro­ve­cho, a com­pro­me­ter­se con la mo­der­ni­dad. La éli­te por­te­ña se agru­pó ba­jo dis­tin­tas mo­ti­va­cio­nes en al­gu­nas áreas pa­ra cum­plir el pro­pó­si­to. De­be­mos men­cio­nar que otro im­por­tan­te es­tí­mu­lo a la so­cie­dad de en­ton­ces fue su ex­pre­sión de gra­ti­tud por la li­ber­tad, ins­pi­ra­da en el cen­te­na­rio del 9 de Oc­tu­bre, aquel glo­rio­so aniver­sa­rio de Ol­me­do en la In­de­pen­den­cia, me­ta de to­dos sus es­fuer­zos por el pro­gre­so.

Co­mo alia­dos de la ci­vi­li­za­ción del puer­to de Gua­ya­quil, la me­jor re­co­men­da­ción pa­ra el al­ma de sus ciu­da­da­nos se­rán la del li­bro y la de los pe­rió­di­cos, dan­do pa­so a la ce­les­te luz de la ra­zón en su in­flu­jo pa­ra la cul­tu­ra y fe­li­ci­dad en li­ber­tad. Los gua­ya­qui­le­ños, pa­ra el cen­te­na­rio del 9 de Oc­tu­bre en 1920, con­so­li­da­ron va­rias bi­blio­te­cas de ca­rác­ter pú­bli­co y pri­va­do. Las de ser­vi­cio pú­bli­co aten­dían des­de tem­prano en la ma­ña­na, has­ta las 9 y 10 de la no­che. El gua­ya­qui­le­ño sa­lía de sus tra­ba­jos a vi­si­tar la bi­blio­te­ca por el pla­cer de la lec­tu­ra y por apren­der, aun­que no so­la­men­te por ello, ya que era una ex­pe­rien­cia de con­vi­ven­cia en ci­vi­li­za­ción y de­mo­cra­cia. El guar­dar si­len­cio era un cul­ti­vo de los mo­da­les del pue­blo, al­go que lo ale­ja­ba de los ma­les de la ca­lle. edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil se en­con­tra­ban las bi­blio­te­cas de la Aso­cia­ción Es­cue­la de De­re­cho, con 2.800 vo­lú­me­nes, la cual pu­bli­ca­ba una va­lio­sa re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da, re­dac­ta­da por una co­mi­sión de los más pres­ti­gio­sos ju­ris­con­sul­tos. La Es­cue­la de Me­di­ci­na tam­bién con­ta­ba con una bi­blio­te­ca de 2.500 vo­lú­me­nes, la que a su vez pu­bli­ca­ba una im­por­tan­te re­vis­ta es­cri­ta por los miem­bros des­ta­ca­dos de su seno. Los bi­blio­te­ca­rios eran los se­ño­res Fran­cis­co Ro­drí­guez M. y Víc­tor Cas­ta­ñe­da res­pec­ti­va­men­te.

DEL VI­CEN­TE RO­CA­FUER­TE

La bi­blio­te­ca del co­le­gio Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te en aquel en­ton­ces fun­cio­na­ba en la ca­lle Agui­rre, en la se­de del edi­fi­cio del co­le­gio, y con­te­nía 4.270 vo­lú­me­nes. Va­le men­cio­nar que el gran desa­rro­llo de es­ta bi­blio­te­ca de de­bió al es­fuer­zo de­ci­di­do del rec­tor, Dr. Juan Jo­sé Castro, quien lue­go del in­cen­dio del co­le­gio po­de­mos de­cir que fue su nue­vo fun­da­dor, ya que los res­tos fue­ron de unos po­cos vo­lú­me­nes y en su ma­yo­ría in­ser­vi­bles. El Dr. Castro se pro­pu­so res­ta­ble­cer­la, pa­ra que hu­bie­se los su­fi­cien­tes li­bros y que de es­te mo­do pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes pu­die­ran vol­ver a con­sul­tar so­bre las ma­te­rias y cur­sos del co­le­gio. Re­gis­tra­mos co­mo una anéc­do­ta, que en­ton­ces el bi­blio­te­ca­rio era el se­ñor Jo­sé de la Cua­dra, quien lue­go se­ría un in­sig­ne va­lor de la li­te­ra­tu­ra de nues­tra ciu­dad de Gua­ya­quil.

DE LA ASO­CIA­CIÓN DE EM­PLEA­DOS

Otra bi­blio­te­ca pú­bli­ca era la de la Aso­cia­ción de Em­plea­dos, la cual ofre­cía más de 2.000 li­bros en ma­te­rias y au­to­res; es­ta­ba ba­jo la di­rec­ción del se­ñor Ar­ce­sio Vein­ti­mi­lla.

To­das de­mues­tran el sen­ti­mien­to de sus pro­pie­ta­rios, bus­can­do el be­ne­fi­cio a la his­to­ria de la Re­pú­bli­ca.

BI­BLIO­GRA­FÍA NA­CIO­NAL

En­tre las más im­por­tan­tes bi­blio­te­cas pri­va­das, por ini­cia­ti­vas de sus cul­tos pro­pie­ta­rios, que­re­mos re­sal­tar en pri­mer lu­gar la Bi­blio­gra­fía Na­cio­nal, del no­ta­bi­lí­si­mo Dr. Car­los A. Ro­lan­do, con 8.392 ejem­pla­res de au­to­res na­cio­na­les. Su due­ño, el Dr. Ro­lan­do, era un ciu­da­dano de re­co­no­ci­do pres­ti­gio co­mo in­te­lec­tual y ejem­plar pa­trio­ta, que ha­bía for­ma­do una bi­blio­te­ca de va­lor de­ci­di­do pa­ra la his­to­ria y la li­te­ra­tu­ra del Ecua­dor. Asi­mis­mo, por se­pa­ra­do in­cluía una bi­blio­te­ca ge­ne­ral con 4.000 vo­lú­me­nes.

DE RI­CAR­DO GON­ZÁ­LEZ-RUBIO

Otra bi­blio­te­ca pri­va­da de igual mé­ri­to fue la del Sr. Ri­car­do Gon­zá­lez-Rubio, con más de 4.000 vo­lú­me­nes de au­to­res na­cio­na­les.

DEL DR. ES­TE­BAN AMA­DOR BA­QUE­RI­ZO

Otra de las bi­blio­te­cas par­ti­cu­la­res im­por­tan­tes era la del Dr. Es­te­ban Ama­dor Ba­que­ri­zo, con 2.000 vo­lú­me­nes. Su es­pe­cia­li­dad era la ju­rí­di­ca, sus­ten­ta­da en la an­ti­gua bi­blio­te­ca que fue de su tío, el ilus­tre Dr. Au­re­lio No­boa.

DE LOS HER­MA­NOS DÍAZ GRA­NA­DOS

Ci­ta­mos tam­bién la pres­ti­gio­sa bi­blio­te­ca pri­va­da de los her­ma­nos Díaz Gra­na­dos, con 1.470 vo­lú­me­nes. Se es­pe­cia­li­za­ba en asun­tos ge­nea­ló­gi­cos y he­rál­di­cos de Es­pa­ña, con de­ri­va­ción en Amé­ri­ca res­pec­to al es­tu­dio de ape­lli­dos y abo­len­gos.

LA PRI­ME­RA BI­BLIO­TE­CA FUN­DA­DA EN EL PUER­TO PRIN­CI­PAL FUE LA MU­NI­CI­PAL, GRA­CIAS A LA DE­CI­SIÓN DE PE­DRO CARBO. AÑOS DES­PUÉS, CO­LE­GIOS Y UNI­VER­SI­DA­DES

TU­VIE­RON LAS SU­YAS.

OTRAS BI­BLIO­TE­CAS PRI­VA­DAS DE IM­POR­TAN­CIA

Una muy re­cor­da­da fue la del Dr. Adolfo Ben­ja­mín Se­rrano, con 3.000 vo­lú­me­nes. Tam­bién so­bre­sa­le la im­por­tan­te bi­blio­te­ca del des­ta­ca­do poe­ta y doc­tor, Wen­ces­lao Pa­re­ja, es­pe­cia­li­za­da en me­di­ci­na, con 2.000 vo­lú­me­nes. Fi­nal­men­te, que­re­mos men­cio­nar la del club so­cial La Unión, con 2.000 vo­lú­me­nes. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.