LOS CER­TI­FI­CA­DOS DE ORO - 1943

LOS AÑOS CUA­REN­TA FUE­RON DE GRAN INES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA, 8 JE­FES DE ES­TA­DO.

Memorias Porteñas - - MEMORIAS | PORTEÑAS - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

RÉ­CORDS DE EX­POR­TA­CIO­NES. La I Gue­rra Mun­dial des­ca­rri­ló la eco­no­mía ecua­to­ria­na. Los in­gre­sos de adua­na, prin­ci­pal fuen­te fiscal, ca­ye­ron 40 %. En la II Gue­rra Mun­dial Ecua­dor no su­po ma­ne­jar la eco­no­mía en los años prós­pe­ros del ci­ta­do con­flic­to bé­li­co. Los in­gre­sos de adua­na, in­clu­yen­do los de la pos­gue­rra, au­men­ta­ron. El país tu­vo ex­por­ta­cio­nes ré­cords de arroz, cau­cho y pa­lo de bal­sa, pro­duc­tos his­tó­ri­ca­men­te no im­por­tan­tes; fue­ron usa­dos por las fuer­zas ar­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos y Alia­dos. El pri­me­ro aca­pa­ró con la ma­yo­ría de las ex­por­ta­cio­nes ecua­to­ria­nas, lle­gan­do a ad­qui­rir has­ta 80 % de su pro­duc­ción. Pe­ro en can­ti­dad no fue im­por­tan­te, no era gran com­pra­dor de ca­cao, a di­fe­ren­cia de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, por es­tar en gue­rra sus im­por­ta­cio­nes co­lap­sa­ron, ade­más de que el pre­cio se man­tu­vo muy

Para 1940, el to­tal de la pro­duc­ción de ca­cao lle­gó a 233.283 quin­ta­les, al­go más de 23 % de la pro­duc­ción an­tes de que co­men­za­ran las epi­de­mias en las plan­ta­cio­nes.

BE­NE­FI­CIO INES­PE­RA­DO DE LA GUE­RRA

La gue­rra li­mi­tó las im­por­ta­cio­nes ecua­to­ria­nas de pro­duc­tos ter­mi­na­dos y bie­nes de ca­pi­tal; el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro es­ta­dou­ni­den­se es­tu­vo de­di­ca­do a fa­bri­car ma­te­rial bé­li­co. La fal­ta de con­su­mo per­mi­tió a Ecua­dor au­men­tar sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, y te­ner una es­ta­bi­li­dad del su­cre fren­te al dó­lar, que no se ha­bía vis­to des­de fi­nes del si­glo XIX. El va­lor de los fle­tes se in­cre­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te y el trá­fi­co na­vie­ro dis­mi­nu­yó por cuan­to las lí­neas de las ma­ri­nas mer­can­tes eu­ro­peas y es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron uti­li­za­das para mo­vi­li­zar las fuer­zas ar­ma- das de los paí­ses alia­dos. Des­pués de 1941 la eco­no­mía co­men­zó a for­ta­le­cer­se por el au­men­to de la ex­por­ta­ción. Fue­ron años de ‘sur­plus’ de di­vi­sas.

LA ES­CA­LA­DA IN­FLA­CIO­NA­RIA ‘ORO’

Al re­fe­rir­se al fe­nó­meno mo­ne­ta­rio pre­sen­ta­do en el co­mer­cio exterior ecua­to­riano, Eduar­do La­rrea Sta­cey, quien por años fue sub­ge­ren­te ge­ne­ral del Ban­co Cen­tral co­men­ta: “...da­da la re­duc­ción de im­por­ta­cio­nes y el gran vo­lu­men de ex­por­ta­cio­nes en la épo­ca, el as­cen­so de nues­tras re­ser­vas oro fue tan gran­de que real­men­te se pro­du­jo, ca­si por pri­me­ra vez, una in­fla­ción de pre­cios in­ter­nos y un cre­ci­mien­to del cos­to de la vi­da por una apre­cia­ble ba­lan­za co­mer­cial fa­vo­ra­ble”. A fin de con­tro­lar la es­ca­la­da in­fla­cio­na­ria ‘oro’, co­mo se la iden­ti­fi­có en aque­llos años, el Su­per­in­ten­den­te de Ban­cos su­gi­rió que se re­que­ría de: “... in­me­dia­tas, ade­cua­das y efi­cien­tes me­di­das en pre­vi­sión de un po­si­ble, con­ti­nuo y cre­cien­te sal­do fa­vo­ra­ble de nues­tra ba­lan­za de pa­gos in­ter­na­cio­na­les, cau­sa­do por el au­men­to en el va­lor de nues­tras ex­por­ta­cio­nes y las cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des im­pues­tas en el exterior para el in­cre­men­to pro­por­cio­nal de nues­tras im­por­ta­cio­nes”.

AC­CIO­NES PARA PRO­TE­GER AL SU­CRE

Co­mo el Go­bierno que­ría “en­friar” la eco­no­mía para pro­te­ger al su­cre de la des­va­lo­ri­za­ción, en ju­lio de 1943 pro­mul­gó un de­cre­to eje­cu­ti­vo crean­do los cer­ti­fi­ca­dos de oro, y obli­gó a los ban­cos co­mer­cia­les y de aho­rro a in­ver­tir en ellos no me­nos de 20 % de sus de­pó­si­tos a la vis­ta y a pla­zo: “... para evi­tar per­tur­ba­cio­nes en el mer­ca­do mo­ne­ta­rio, se ha­ce ne­ce­sa­rio es­te­ri­li­zar las di­vi­sas ex­ce­den­tes y cons­truir una re­ser­va com­pe­ten­te de di­vi­sas y for­ta­le­cer el Fon­do de Es­ta­bi­li­za­ción, para ha­cer fren­te a la de­man­da que se pre­sen­ta­rá in­me­dia­de­pri­mi­do. ta­men­te en la pos­gue­rra, y hay que des­con­ges­tio­nar pau­la­ti­na­men­te el cir­cu­lan­te para no cau­sar efec­tos de­fla­cio­na­rios”. Se pre­ten­dió res­tar li­qui­dez al sis­te­ma ban­ca­rio y re­du­cir el me­dio cir­cu­lan­te para de­te­ner el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio. Se bus­có in­cre­men­tar la pro­duc­ción agrí­co­la e in­dus­trial, para que el di­ne­ro ocio­so que cir­cu­la­ba en la eco­no­mía se uti­li­za­ra en la ad­qui­si­ción de bie­nes de con­su­mo agrí­co­la e in­dus­trial.

APA­RE­CE EL BAN­CO NA­CIO­NAL DE FO­MEN­TO

Para cum­plir con el ob­je­ti­vo, el Go­bierno trans­for­mó al Ban­co Hi­po­te­ca- rio en el Ban­co Na­cio­nal de Fo­men­to. El Ban­co Cen­tral, en sus Me­mo­rias de 1943, se­ña­ló: “La me­jor for­ma de com­ba­tir la in­fla­ción y pre­ve­nir la de­fla­ción es au­men­tar la pro­duc­ción do­més­ti­ca [...] la fun­ción del desa­rro­llo de la po­lí­ti­ca agrí­co­la le co­rres­pon­de al Ban­co Na­cio­nal de Fo­men­to, al cual el Ban­co Cen­tral es­tá lis­to a pres­tar su ayu­da y el au­xi­lio que ne­ce­si­te”. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.