LA DOC­TRI­NA PA­RRA

Une a los Es­ta­dos his­pa­noa­me­ri­ca­nos

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

En 1933, en la VII Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal Ame­ri­ca­na en Mon­te­vi­deo, An­to­nio Pa­rra Ve­las­co ex­pu­so sus ideas que, con­den­sa­das, apa­re­cie­ron pu­bli­ca­das y se co­no­cen co­mo La doc­tri­na Pa­rra, de De­re­cho In­ter­na­cio­nal Pú­bli­co, pa­ra los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

UNA NA­CIÓN DE RE­PÚ­BLI­CAS

Tam­bién ma­ni­fes­tó que to­da in­ter­ven­ción es una gue­rra dis­fra­za­da que un país po­de­ro­so ha­ce a otro dé­bil pa­ra im­po­ner­le su vo­lun­tad, te­sis aco­gi­da fa­vo­ra­ble­men­te por el ex­can­ci­ller Car­los Saa­ve­dra La­mas de la Ar­gen­ti­na, que am­plió di­cho con­cep­to. Y cuan­do el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Cor­del Hull de EE. UU. qui­so que se aprue­be en Amé­ri­ca el prin­ci­pio de igual­dad de tra­ta­mien­to co­mer­cial, Pa­rra re­pli­có que de­bía ser to­do lo con­tra­rio: ha­bía que apli­car las pre­fe­ren­cias co­mer­cia­les, re­cí­pro­cas y ex­clu­si­vas, por cons­ti­tuir His­pa­noa­mé­ri­ca una na­ción de re­pú­bli­cas, se­gún lo en­se­ñó el Li­ber­ta­dor Bo­lí­var. La de­le­ga­ción chi­le­na pre­si­di­da por el can­ci­ller Cru­cha­ga To­cor­nal apo­yó la te­sis ecua­to­ria­na, que des­de en­ton­ces co­men­zó a ser co­men­ta­da en for­ma más am­plia y ge­ne­ral por di­fe­ren­tes tra­ta­dis­tas del De­re­cho In­ter­na­cio­nal Ame­ri­cano. Pa­rra co­la­bo­ró pa­ra la apro­ba­ción del Con­ve­nio so­bre ex­tra­di­ción sus­cri­to el 26 de di­ciem­bre de 1933, que en­tró en vi­gor en Ecua­dor el 2 de sep­tiem­bre del 36, sus­cri­to por el dic­ta­dor Federico Páez. Por es­tas ac­tua­cio­nes su nom­bre pa­só a ser co­no­ci­do en­tre los más im­por­tan­tes in­ter­na­cio­na­lis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

PRI­MER LO­GRO

Tras con­cu­rrir al Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te de 1945 co­mo dipu­tado por Gua­yas, con­si­guió el ar­tícu­lo sép­ti­mo, que es­ta­ble­ce la po­si­bi­li­dad de que Ecua­dor, den­tro de la co­mu­ni­dad mun­dial de na­cio­nes, for­me con otro u otros Es­ta­dos his­pa­noa­me­ri­ca­nos, aso­cia­cio­nes pa­ra de­fen­der sus co­mu­nes in­tere­ses te­rri­to­ria­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les y la ciu­da­da­nía ibe­roa­me­ri­ca­na, co­mo pa­so pre­vio a la in­te­gra­ción con­ti­nen­tal. Fru­to de ello fue la for­ma­ción en ju­nio del 46 de la Flo­ta Mer­can­te Gran­co­lom­bia­na, pri­me­ra em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal la­ti­noa­me­ri­ca­na, con par­ti­ci­pa­ción de Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Ecua­dor. Con es­te lo­gro se da­ba cuen­ta de que es­ta­ba lle­gan­do el tiem­po de rea­li­zar otros pro­yec­tos eco­nó­mi­cos, adua­ne­ros, etc., que re­que­rían de ur­gen­cia unir­se fren­te al avan­ce del im­pe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co de la gran na­ción del nor­te.

MER­CA­DO SUBREGIONA­L AN­DINO

En 1948 asis­tió a la IX Con­fe­ren­cia Pa­na­me­ri­ca­na ce­le­bra­da en Bogotá, que ela­bo­ró la Car­ta de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos -OEA y el Tra­ta­do In­te­ra­me­ri­cano de So­lu­cio­nes Pa­cí­fi­cas, cu­yo dé­ci­mo ar­tícu­lo tra­ta so­bre la En­mien­da Pa­rra, es­to es, que los tra­ta­dos no so­lo pue­den ser re­vi­sa­dos me­dian­te acuer­do en­tre las par­tes sino tam­bién a tra­vés de la apli­ca­ción de nor­mas pa­cí­fi­cas y de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal. Es­to per­mi­tió que Ecua­dor re­cla­me la inexis­ten­cia ju­rí­di­ca del pro­to­co­lo de Río de Ja­nei­ro, fru­to de la fuer­za. En abril, con oca­sión de la Con­fe­ren­cia In­te­ra­me­ri­ca­na de Bogotá, con­vo­có

El de­re­cho que de­be re­gir es­tos Es­ta­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no

es el De­re­cho In­ter­na­cio­nal, si no uno In­tra­na­cio­nal...”. “L os Es­ta­dos his­pa­noa­me­ri­ca­nos se en­cuen­tran de he­cho uni­dos en­tre sí por un víncu­lo ju­rí­di­co, de con­te­ni­do es­pi­ri­tual, ra­cial, cul­tu­ral, mo­ral his­tó­ri­co so­cial, in­de­pen­dien­te de to­do fac­tor vo­li­ti­vo, que les im­po­ne una so­li­da­ri­dad de ca­rác­ter obli­ga­to­rio, que se tra­du­ce en el cam­po in­ter­na­cio­nal en de­re­chos y de­be­res es­pe­cia­les y en una li­mi­ta­ción a la so­be­ra­nía par­cial de ca­da uno de ellos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad integral, de la co­mu­ni­dad de Es­ta­dos que cons­ti­tu­yen”.

a la Con­fe­ren­cia Eco­nó­mi­ca Gran­co­lom­bia­na. La Reunión Pre­pa­ra­to­ria se ce­le­bró en ma­yo -Qui­to- y pre­sen­tó un an­te­pro­yec­to con­si­de­ra­do co­mo el pri­mer in­ten­to se­rio de in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na. Su fru­to fue el con­ve­nio pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la unión eco­nó­mi­ca y adua­ne­ra gran­co­lom­bia­na, pa­ra con­quis­tar des­pués la gran uni­dad eco­nó­mi­ca de los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Se la co­no­ce co­mo Car­ta de Qui­to, por­que fue sus­cri­ta el 9 de agos­to de ese año en nues­tra ca­pi­tal. Por ella se cons­ti­tu­yó un Con­se­jo Ge­ne­ral, una se­cre­ta­ría ge­ne­ral y co­mi­sio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra pro­po­ner la uni­fi­ca­ción de aran­ce­les o su coor­di­na­ción, y rea­li­za­ción con­jun­ta de pro­yec­tos, etc. Fue ra­ti­fi­ca­da por Ecua­dor y Co­lom­bia, pe­ro no por Ve­ne­zue­la y Pa­na­má. Sin em­bar­go cons­ti­tu­yó un pre­ce­den­te de nue­vos es­fuer­zos en las dé­ca­das si­guien­tes pa­ra crear el Mer­ca­do subregiona­l an­dino, con fi­nes si­mi­la­res a la Alalc (Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Li­bre Co­mer­cio)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.