MA­NUEL LEOCADIO LLONA

UN PRÓCER OL­VI­DA­DO

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

FIEL AL IDEAL DE BO­LÍ­VAR, TO­MÓ PAR­TI­DO POR LA GRAN CO­LOM­BIA. LOS PA­TRIO­TAS IN­DE­PEN­DEN­TIS­TAS NO LO PERDONARON.

El Dr. Jo­sé Leocadio de Llona y Ri­ve­ra na­ció en Gua­ya­quil en 1797. Fue per­se­gui­do en 1818 por el go­ber­na­dor Men­di­bu­ro por sus ideas, ex­pre­sio­nes y ac­ti­tu­des pa­trió­ti­cas. Ca­sa­do en enero de 1822 con An­to­nia Mar­cos y Cres­po, es­te prócer de la In­de­pen­den­cia, sa­lió a las ca­lles en la ma­dru­ga­da del 9 de Oc­tu­bre y con­du­jo a gran nú­me­ro de ve­ci­nos al edi­fi­cio del Ca­bil­do, don­de se reunió el pue­blo a las diez de la ma­ña­na y allí de­cla­ró la in­de­pen­den­cia. An­tes de aban­do­nar el sa­lón fir­mó el ac­ta abier­ta, ac­tuan­do co­mo ase­sor de la Jun­ta de Gue­rra que se for­mó ba­jo la pre­si­den­cia de Luis Ur­da­ne­ta.

De allí en ade­lan­te -trans­for­ma­do en un agi­ta­dor per­ma­nen­te-, jun­to con Jo­sé Ca­cao con­cu­rrie­ron al Co­le­gio Elec­to­ral reuni­do el 8 de no­viem­bre si­guien­te co­mo dipu­tados por el pue­blo de San Lo­ren­zo de Ji­pi­ja­pa. Vo­tó a fa­vor del Re­gla­men­to Pro­vi­so­rio que se apro­bó el día 11 y que hi­zo las ve­ces de Cons­ti­tu­ción de la Pro­vin­cia Li­bre y So­be­ra­na de Gua­ya­quil.

UN DESATINADO AC­TO

En 1821 fue procurador ge­ne­ral del Ca­bil­do y ha­bien­do amis­ta­do es­tre­cha­men­te con el ge­ne­ral Sucre, se vol­vió ac­ti­vis­ta bo­li­va­riano. Así, el 13 de ju­lio de 1822, dos días des­pués de la lle­ga­da del Li­ber­ta­dor a nues­tra ciu­dad, en­ca­be­zó con al­gu­nos ve­ci­nos la so­li­ci­tud de ane­xión de la Pro­vin­cia Li­bre y So­be­ra­na de Gua­ya­quil a Co­lom­bia y co­me­tió el error de arriar el glo­rio­so pa­be­llón bi­co­lor de Gua­ya­quil In­de­pen­dien­te del ma­le­cón de la ciu­dad, pa­ra izar el tri­co­lor co­lom­biano.

Es­ta ac­ción le atra­jo el odio de los ele­men­tos tra­di­cio­na­les de la ciu­dad, que ja­más se lo perdonaron, ha­cién­do­le el va­cío so­cial. Los miem­bros del Co­le­gio Elec­to­ral que no aban­do­na­ron sus cu­ru­les, com­pla­cie­ron al gi­gan­te y nos co­lom­bia­ni­za­ron. Al día si­guien­te apa­re­ció un le­tre­ro de ma­de­ra cla­va­do a me­dia al­tu­ra del as­ta con la si­guien­te le­yen­da: “Aquí tre­mo­ló la in­tri­ga / un tri­co­lor, /sos­te­ni­do por la fuer­za; /Con men­gua de los de­re­chos / del pue­blo gua­ya­qui­le­ño. // Y no era pa­ra me­nos pues du­ran­te la cam­pa­ña eman­ci­pa­do­ra de 1820-22, nues­tra ciu­dad ha­bía sa­cri­fi­ca­do más del cin­cuen­ta por cien­to de los hom­bres en edad de lu­char y gas­ta­do la ma­yor par­te de sus ri­que­zas).

FAC­TO­RES EN SU CON­TRA

De allí en ade­lan­te, con­ver­ti­do en su­je­to de la en­te­ra con­fian­za de Bo­lí­var y en el abo­ga­do de mo­da, man­tu­vo una si­tua­ción pre­pon­de­ran­te. En 1826 fue ele­gi­do juez de He­cho, pe­ro al mis­mo tiem­po el pa­ren­tes­co con su cu­ña­do, el in­ten­den­te del De­par­ta­men­to de Gua­ya­quil, ge­ne­ral Juan Paz del Cas­ti­llo -quien es­ta­ba ca­sa­do des­de 1823 con Mi­cae­la de Llona y Ri­ve­ra-, y su amis­tad con los mi­li­ta­res co­lom­bia­nos eran otros fac­to­res en su con­tra, pues la ciu­dad em­pe­za­ba a can­sar­se del ele­men­to ex­tran­je­ro. En 1828 aban­do­nó a su es­po­sa por la be­llí­si­ma da­ma co­lom­bia­na Mer­ce­des Eche­ve­rri Lla­dos, con quien for­mó una nue­va fa­mi­lia. Vi­vie­ron en la quin­ta de Llona, ubi­ca­da en la es­qui­na su­r­es­te de Lu­que y Chi­le. Es­ta­ba con­si­de­ra­do el me­jor abo­ga­do pe­na­lis­ta de la ciu­dad y go­za­ba de to­da la con­fian­za y sim­pa­tía de las au­to­ri­da­des, pe­ro al se­pa­rar­nos de Co­lom­bia en 1830 dis­mi­nu­yó su in­fluen­cia.

IM­PO­PU­LA­RI­DAD

En 1833 vol­vio­se im­po­pu­lar al pa­tro­ci­nar a un mi­li­tar co­lom­biano ape­lli­da­do Ca­sa­no­va, quien ha­bía co­me­ti­do es­tu­pro en mu­jer me­nor de vein­tiún años y lue­go acu­só al pa­dre de ella por in­ju­rias. En el Ju­ra­do, que fue pú­bli­co co­mo en­ton­ces era cos­tum­bre, Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, aca­ba­do de re­gre­sar de Mé­xi­co, es­tan­do en­tre el pú­bli­co se le­van­tó de im­pro­vi­so y co­men­zó la de­fen­sa del an­ciano acu­sa­do y lo sa­có li­bre en­tre el aplau­so y gri­te­río de los asis­ten­tes. Ro­ca­fuer­te usa­ría es­te in­ci­den­te pa­ra ata­car en el Con­gre­so o Llona, quien con­cu­rría co­mo se­na­dor por la pro­vin­cia del Gua­yas y era gran par­ti­da­rio del go­bierno de Flo­res y al asu­mir la pre­si­den­cia en 1835 Llona tu­vo que exi­liar­se de los pa­rien­tes de su es­po­sa. Fi­nal­men­te, ra­di­ca­ría en Li­ma don­de fa­lle­ció en re­la­ti­va po­bre­za.

// ¡Y mi pa­dre pros­cri­to, tris­te, an­ciano, ba­jo el bra­zo du­rí­si­mo, de hie­rro, / de su des­tino, re­lu­chan­do en vano, / su vi­da en el sue­lo ter­mi­nó le­jano/ en las per­pe­tuas an­sias del des­tie­rro!// De don­de se des­pren­de que el Dr. Llona y Ri­ve­ra qui­so re­gre­sar a Gua­ya­quil pe­ro no pu­do y eso le cau­sa­ba una in­ten­sa pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.