CA­MINO A LA COS­TA: CUENCA - NA­RAN­JAL EN TIEM­POS DE GAR­CÍA MO­RENO

EN SUS CAR­TAS, GAR­CÍA MO­RENO SE RE­FIE­RE A LA CA­RRE­TE­RA; EN REALI­DAD ERA UN CA­MINO.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

El pro­ble­ma fun­da­men­tal que tuvieron las pro­vin­cias de la sie­rra ecua­to­ria­na fue el ais­la­mien­to con las cos­te­ñas, cau­san­do se­ria di­fi­cul­tad pa­ra la ven­ta de su producción y com­pra de sus ne­ce­si­da­des. El trans­por­te era cos­to­so y pe­li­gro­so. En su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, Ga­briel Gar­cía Mo­reno de­ci­dió cons­truir el ca­mino Cuenca– Puer­to de Bo­la, Na­ran­jal. Or­de­nó a Car­los Or­dó­ñez La­zo, co­mer­cian­te y agri­cul­tor, quien ejer­cía la Go­ber­na­ción, asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de la ci­ta­da obra, que in­cluía va­rios puen­tes. Co­mo fue cos­tum­bre en el si­glo XIX, mu­chos em­pre­sa­rios ejer­cie­ron car­gos pú­bli­cos de im­por­tan­cia. Fue dipu­tado en al­gu­nas oca­sio­nes y je­fe del Par­ti­do Con­ser­va­dor. En aquellos años el Gobierno cen­tral con­ta­ba con po­cos mi­nis­te­rios, los go­ber­na­do­res te­nían que en­car­gar­se de la di­rec­ción de las po­cas obras que se cons­truían en las pro­vin­cias.

LA CONS­TRUC­CIÓN OBRA PÚ­BLI­CA

Or­dó­ñez La­zo fue po­de­ro­so em­pre­sa­rio, el más ri­co e in­flu­yen­te en­tre sus her­ma­nos; te­nían Or­dó­ñez Her­ma­nos, po­si­ble­men­te la com­pa­ñía más im­por­tan­te de Cuenca. Ha­bían hecho la for­tu­na en la ex­por­ta­ción de la cas­ca­ri­lla (qui­na), usa­da pa­ra ela­bo­rar qui­ni­na, me­di­ci­na mi­la­gro­sa en aquellos años. Sus in­ver­sio­nes lle­ga­ban has­ta la cos­ta,

POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A.

aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

sien­do pro­pie­ta­rios de Pe­chi­chal, gran ha­cien­da ubi­ca­da cer­ca de Na­ran­jal. A los Or­dó­ñez La­zo les con­ve­nía el ca­mino pa­ra sus ne­go­cios. Se­gu­ra­men­te Gar­cía Mo­reno lo nom­bró go­ber­na­dor por­que ten­dría gran mo­ti­va­ción en la obra a cons­truir­se. El in­te­rés eco­nó­mi­co de ellos se ob­ser­va en el de­cre­to del 24 de oc­tu­bre de 1867 del Se­na­do, au­to­ri­zán­do­los a crear co­lo­nias iti­ne­ran­tes en el ca­mino an­ti­guo de Cuenca a Na­ran­jal. Ellos te­nían tie­rras, ade­más de Pe­chi- chal, por don­de pa­sa­ría la ca­rre­te­ra a cons­truir­se. Pa­ra su cons­truc­ción, Gar­cía Mo­reno re­cu­rrió al Banco del Ecua­dor pa­ra un prés­ta­mo de 20.000 pe­sos, co­mo lo ha­bía hecho en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción con el ini­cio de la cons­truc­ción del ferrocarri­l. La can­ce­la­ción de la deu­da se ha­ría con di­fe­ren­tes fuen­tes, una con ren­tas de la Adua­na de Guayaquil. Otra a tra­vés de un im­pues­to a la tie­rra. La cons­truc­ción de las obras pú­bli­cas en esos años era huér­fa­na de los mé­to­dos mo­der­nos de pla­ni­fi­ca­ción. Era muy di­fí­cil co­no­cer cuál se­ría el pre­cio fi­nal; los atra­sos eran nor­ma­les y la ma­yo­ría de las obras se pa­ra­li­za­ban por fal­ta de fon­dos. Ejem­plo, la cons­truc­ción de ferrocarri­l to­mó más de 40 años en ter­mi­nar­se.

PUG­NA PÚ­BLI­CO-PRI­VA­DA

Du­ran­te la cons­truc­ción del ca­mino hu­bo nu­tri­da co­rres­pon­den­cia (1869 a 1873) en­tre Gar­cía Mo­reno y Or­dó­ñez La­zo. Uno de los te­mas re­cu­rren­tes fue la pre­sión que Gar­cía Mo­reno ejer­cía so­bre Or­dó­ñez pa­ra que obli­ga­ra a los te­so­re­ros a re­cau­dar más fon­dos de los im­pues­tos del Azuay. Otro de los te­mas re­pe­ti­ti­vos que se lee en las car­tas es el obre­ro. Or­dó­ñez te­nía di­fi­cul­tad en con­se­guir su­fi­cien­tes obreros pa­ra la obra y Gar­cía Mo­reno lo pre­sio­na­ba; en­tre los im­pas­ses se en­con­tra­ba el ni­vel de sa­la­rio. Por or­den del úl­ti­mo, Or­dó­ñez obli­gó a los agri­cul­to­res y co­mer­cian­tes a fa­ci­li­tar la mano de obra y se hi­zo de enemi­gos.

En las car­tas se apre­cia la ac­ti­tud des­pó­ti­ca, vio­len­ta e iras­ci­ble del pre­si­den­te, acos­tum­bra­do al mal­tra­to a sub­al­ter­nos y a im­po­ner su vo­lun­tad. En más de una oca­sión lo ame­na­za con la pa­ra­li­za­ción de la cons­truc­ción. En las car­tas le lla­ma la aten­ción frecuentem­ente y du­da de su ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va. Le ha­ce com­pa­ra­cio­nes con el ca­mino Qui­to - Guayaquil. Co­mo hom­bre prác­ti­co, Or­dó­ñez le pro­po­ne en­tre­gar el ca­mino en con­ce­sión pa­ra evi­tar pro­ble­mas de atra­so por fal­ta de li­qui­dez, pero lo que que­ría Gar­cía Mo­reno era re­co­no­cer una ter­ce­ra par­te del cos­to por ki­ló­me­tro in­cu­rri­do por el Gobierno. Or­dó­ñez re­nun­ció en una oca­sión y pa­ra 1873 su re­nun­cia fue de­fi­ni­ti­va.

CO­RRES­PON­DEN­CIA GAR­CÍA MO­RENO-OR­DÓ­ÑEZ

A con­ti­nua­ción ejem­plos de con­te­ni­do de sus car­tas: 22-1-1870: “¿Có­mo si­gue la ca­rre­te­ra? A pa­so de tor­tu­ga”; 18-5-1870: “En vis­ta de los gran­des gas­tos que cau­sa la ca­rre­te­ra, el Gobierno or­de­nó ya la sus­pen­sión de la obra […] le re­co­mien­de que cui­da­do­sa­men­te re­vi­se las cau­sas de tan­to gas­to. Creo que al­guno o al­gu­nos de los agen­tes sub­al­ter­nos estén es­pe­cu­lan­do de mo­do que us­ted no com­pren­de, o per­mi­tien­do que los peo­nes no tra­ba­jen co­mo se de­be”; 15-6-1870: “En nin­guno de los pun­tos de la ca­rre­te­ra a Qui­to que han si­do mu­chos y muy ar­duos, se ha in­ver­ti­do ni la mi­tad que la que cues­ta la de allá…”; 25-6-1870: “Oja­lá ob­ten­ga us­ted en la ca­rre­te­ra re­sul­ta­dos ca­pa­ces de re­ani­mar mi fe y mi es­pe­ran­za per­di­das, y en­ton­ces ve­re­mos si us­ted es buen ten­ta­dor”; 28-10-1870: “Pero, lo que más sien­to es que, a pe­sar de una or­den ter­mi­nan­te, us­ted la haya des­obe­de­ci­do”; 7-1-1871: ”Fí­je­se us­ted en las re­cau­da­cio­nes y en el or­den de las ren­tas de esa provincia pa­ra que no haya atra­so…”: 14-1-1871: “No he pen­sa­do en que us­ted de­je la Go­ber­na­ción, ni le acep­ta­ré la re­nun­cia.”; 84-1871: “En la ca­rre­te­ra de es­ta ca­pi­tal a Guayaquil, se tra­ba­ja cien ve­ces más que allá”; 8-5-1971: ”Nin­gu­na ne­ce­si­dad tie­ne us­ted de in­ge­nie­ro pa­ra ha­cer eje­cu­tar el ca­mino en la par­te tra­za­da, lo cual, al pa­so que lle­va, du­ra­rá tres años”.

Ca­mino Gar­cíaMo­reno.

Car­los Or­dó­ñez La­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.