ALE­XAN­DER HUM­BOLDT

VI­SI­TÓ GUA­YA­QUIL EN 1803

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: ARQ. MEL­VIN HOYOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Pa­ra es­cri­bir es­ta re­se­ña se uti­li­zó la in­for­ma­ción que con­tie­nen los diarios es­cri­tos por el sa­bio, pues ellos tie­nen in­for­ma­ción to­tal­men­te iné­di­ta so­bre la ex­pe­rien­cia vi­vi­da por Hum­boldt en nues­tra ciu­dad y pro­vin­cia.

Hum­boldt lle­gó a Gua­ya­quil en la cor­be­ta La Cas­to­ra el 5 de ene­ro de 1803, sor­pren­dién­do­se con la erup­ción del Co­to­pa­xi -un día an­tes de su arri­bo­tan­to co­mo con la ima­gen que la ciu­dad pre­sen­ta­ba des­de el río. Fue re­ci­bi­do por el co­ro­nel Juan de la Mat­ta Ur­bi­na, go­ber­na­dor de la pro­vin­cia y su ilus­tra­do di­rec­tor de Adua­nas, don Miguel García de Cá­ce­res – quien lo alo­ja­ría en su do­mi­ci­lio- pre­sen­tán­do­les a ellos las cre­den­cia­les que traía des­de Es­pa­ña.

PONIÉNDOSE EN AN­TE­CE­DEN­TES

En las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XVIII, pri­me­ras del XIX, Gua­ya­quil ha­bía si­do un des­tino fi­jo pa­ra cien­tí­fi­cos y ex­pe­di­cio­na­rios que lle­ga­ban a la re­gión a rea­li­zar es­tu­dios de cien­cias na­tu­ra­les. Es digno des­ta­car que Miguel García de Cá­ce­res ayu­da­ría a Hum­boldt con un ex­ten­so in­for­me so­bre la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la pro­vin­cia, jun­to a da­tos y ano­ta­cio­nes que Cá­ce­res po­seía de los va­lio­sos tra­ba­jos rea­li­za­dos por los sa­bios na­tu­ra­lis­tas que lle­ga­ran en esa ex­pe­di­ción. En es­tos días Hum­boldt se en­te­ra­ría de que por Gua­ya­quil ha­bía es­ta­do po­co tiem­po an­tes de él, el bo­tá­ni­co An­da­luz Anas­ta­sio Guz­mán, quien a bor­do de la cor­be­ta Des­cu­bier­ta, acom­pa­ña­ría al ilus­tre patricio gua­ya­qui­le­ño, don Ja­cin­to Be­ja­rano -tío de Vicente Ro­ca­fuer­te- en su via­je de re­gre­so al Puer­to lue­go de diez años de au­sen­cia.

Anas­ta­sio Guz­mán se ha­bía que­da­do en la ciu­dad de 1797 a 1801, rea­li­zan­do lar­gos es­tu­dios so­bre bo­tá­ni­ca lo­cal, has­ta via­jar a Qui­to, lu­gar en el que in­flui­ría enor­me­men­te en la edu­ca­ción cien­tí­fi­ca de don José Me­jía Le­que­ri­ca.

OTRAS EX­PE­DI­CIO­NES PRE­VIAS

Dos años des­pués de la lle­ga­da de Guz­mán lle­ga­ría a nues­tra ciu­dad, con igua­les me­tas, la ex­pe­di­ción or­ga­ni­za­da por Juan Ta­fa­lla y Juan José Man­za­ni­lla, pa­ra, po­co des­pués, en 1802, arri­bar la ex­pe­di­ción de José de Mo­ra­le­da. Am­bas lle­ga­rían a rea­li­zar tra­ba­jos en con­jun­to, alla­nan­do más aun el ca­mino que de­bía re­co­rrer el sa­bio ale­mán.

Ca­be ano­tar que Mo­ra­le­da en­ta­bló amis­tad con Hum­boldt en la cor­be­ta real La Cas­tor, pues de ma­ne­ra ca­sual am­bos se tras­la­da­ron a Gua­ya­quil en la mis­ma na­ve des­de el puer­to del Callao, es­tan­do tam­bién en ella los na­tu­ra­lis­tas Vi­lla­vi­cen­cio, Cuar­tar y Ar­ve­jo, en­via­dos, jun­to a Mo­ra­le­da con el fin de rea­li­zar ob­ser­va­cio­nes de ti­po hi­dro­grá­fi­co.

Los múl­ti­ples con­tac­tos que des­de Qui­to reali­zó con ilus­tra­dos hom­bres de cien­cia, cul­mi­na­ron exi­to­sa­men­te en Gua­ya­quil al es­ta­ble­cer en la ciu­dad con­tac­tos con cien­tí­fi­cos que, con sus mis­mos ob­je­ti­vos, se ha­lla­ban en ella rea­li­zan­do sus pro­pios es­tu­dios. En el tra­yec­to con­fir­ma­ría mu­chas hi­pó­te­sis que se ha­bía plan­tea­do so­bre el mag­ne­tis­mo te­rres­tre.

EN EL BA­BAHO­YO

Sus es­tu­dios hi­dro­grá­fi­cos lo lle­va­rían a to­dos los ríos ma­yo­res y me­no­res que desem­bo­ca­ban en el Dau­le y el Ba­baho­yo. El sa­bio re­gis­tró la for­ma en la que se na­ve­ga­ba por ellos, des­ta­can­do co­mo ejem­plo la ma­ne­ra en que se ha­cía en el Ba­baho­yo así co­mo la for­ma de cons­truir las em­bar­ca­cio­nes: con pa­los grue­sos, uti­li­zan­do be­ju­cos fuer­tes, al­qui­trán, cla­va­zón, ce­dro, cei­bo y ca­ñas sil­ves­tres, en­tol­dan­do con la­na o al­go­dón la es­truc­tu­ra cons­trui­da pa­ra gua­re­cer­se. Ob­ser­vó gran­des bos­ques ma­de­ra­bles y la cons­truc­ción de va­rios ti­pos de bal­sas.

EN EL DAU­LE

La ex­pe­rien­cia de Hum­boldt en Dau­le es in­tere­san­te pues tan­to él co­mo Bom­plant in­clui­rán tres nue­vas es­pe­cies den­tro de la ta­xo­no­mía bo­tá­ni­ca des­cu­bier­ta por el sa­bio e ilus­tra­da por el di­bu­jan­te de Ta­fa­lla. En cié­ne­gas y la­gu­nas del sec­tor ob­ser­vó gran va­rie­dad de pa­tos, pa­ti­llos, gua­cha­ra­cas, tor­ca­ces y gar­zas, ano­tan­do es­ta enor­me abun­dan­cia en su dia­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.