UN PUE­BLO MUER­TO

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS -

No que­dó na­die en Ma­cha­la, que pa­só a ser un pue­blo muer­to, ex­cep­to por el hos­pi­tal, don­de unas mon­ji­tas con gra­ve pe­li­gro de sus vi­das- si­guie­ron aten­dien­do a los an­cia­nos y a los he­ri­dos. Po­co des­pués los pe­rua­nos bom­bar­dea­ron San­ta Ro­sa, sin im­por­tar­les que el po­bla­do lle­va­ra el nom­bre de la san­ta li­me­ña, y pro­vo­ca­ron un gi­gan­tes­co in­cen­dio que co­men­zó en­tre las ca­sas de Ma­nuel Espinosa y la de Jo­sé An­sel­mo Gar­cía Ca­ja­mar­ca. Des­apa­re­cie­ron cien­to vein­te edi­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.