EL MONTUVIO EN­DIA­BLA­DO

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

Re­gre­sa­ba don Cri­san­te­mo Me­jía Ugar­te a su que­ri­do te­rru­ño ma­cha­le­ño, en la pro­vin­cia de El Oro, des­pués de ha­ber sa­li­do des­pa­vo­ri­do con los pri­me­ros fue­gos que abrie­ra el ejér­ci­to pe­ruano el 5 ju­lio de 1941, que die­ron ini­cio a la in­va­sión a sue­lo ecua­to­riano. Mi­les de fa­mi­lias, hu­yen­do del ho­rror de la gue­rra, aban­do­na­ban sus ca­sas y bie­nes, abrién­do­se pa­so pa­ra lle­gar a Puer­to Bo­lí­var o has­ta la ha­cien­da Ten­guel, con la fe de em­bar­car­se en al­gu­na lan­cha o re­mol­ca­dor que los tras­la­da­ra co­mo re­fu­gia­dos oren­ses a Gua­ya­quil.

EL SE­CRE­TO DEL COM­PA­DRE TERENCIO

Des­pués de pa­sa­do el con­flic­to y fir­ma­do el Pro­to­co­lo de Río de Ja­nei­ro, el 29 de enero de 1942, era bas­tan­te du­ro pa­ra don Cri­san­te­mo em­pe­zar nue­va­men­te de la na­da. “Más pe­lao que una pe­pa e’ gua­ba” se ba­tía en­tre el ham­bre y la ne­ce­si­dad. Ha­bía es­cu­cha­do de per­so­nas que co­men­za­ban a le­van­tar for­tu­na, de la no­che a la ma­ña­na, co­mo por arte de ma­gia. Esa era la si­tua­ción de su com­pa­dre Terencio Fer­nán­dez Agui­lar, al cual el di­ne­ro nun­ca le fal­ta­ba. Ge­ne­ro­so co­mo nin­guno, a li­bar a su com­pa­dre Cri­san­te­mo in­vi­ta­ba, y ya pa­sa­dos de tra­gos, fan­fa­rro­na­men­te hi­zo una con­fe­sión bien guar­da­da: -El di­ne­ro a mí no me ha­ce, yo ha­go a la pla­ta, por­que ten­go pac­to con “er ma­lo”; ca­da vez que la ne­ce­si­to le doy una in­vo­ca­da y jun­to al pa­lo de gua­ya­cán, acla­ran­do la ma­dru­ga­da, me de­ja un sa­qui­llo lleno de mo­ne­das acu­ña­das. Dán­do­le más tra­go a Terencio le su­po sa­car la in­for­ma­ción com­ple­ta, de có­mo rea­li­zar diabólico pac­to a cor­to o a lar­go pla­zo, con er men­tao Dia­blo, per­so­na­je be­ne­fac­tor de to­do ne­ce­si­ta­do.

EL PAC­TO ENDEMONIAD­O.

Sa­lió don Cri­san­te­mo, el miér­co­les al fi­lo de la me­dia­no­che, atra­ve­san­do la sa­ba­na, rum­bo has­ta el pa­lo de gua­ya­cán, pa­ra ha­cer la sa­tá­ni­ca transac­ción, por­que el “Se­ñor de las ti­nie­blas”, dis­po­ne de día y ho­ra­rio pa­ra aten­der esas pe­ti­cio­nes. Hu­bo true­nos, re­lám­pa­gos y un fuer­te ala­ri­do aden­tro del mon­te; lue­go apa­re­ció de re­gre­so aquel montuvio, to­do mal tre­cho, con los ojos desor­bi­ta­dos. Sus bra­zos los mo­vía en círcu­los, se­me­jan­do a dos as­pas de ven­ti­la­do­res y echan­do es­pu­ma por la bo­ca; de tan­to en tan­to se re­tor­cía co­mo cu­le­bra apa­lea­da, vo­ci­fe­ran­do pa­la­bras inen­ten­di­bles. Sin de­mo­ra, al­gu­nos ve­ci­nos acu­die­ron don­de el pá­rro­co Fi­la­del­fio Guzmán, in­for­mán­do­le que Cri­san­te­mo es­ta­ba en­dia­bla­do, y es­te acu­dió pre­su­ro­so a dar­le asis­ten­cia es­pi­ri­tual pa­ra que no se per­die­ra aque­lla al­ma. Ar­ma­do con la San­ta Bi­blia y agua ben­di­ta, ha­cien­do fuer­te ora­ción y ro­cian­do el lí­qui­do salvador, el po­bre hom­bre se tran­qui­li­zó, pe­ro se afe­rra­ba a los pies del clé­ri­go e in­clu­so tra­ta­ba de co­bi­jar­se ba­jo su so­ta­na y no sa­lir de allí. Des­pués de va­rios días, ya más so­se­ga­do, pu­do re­la­tar a su com­pa­dre Terencio que aque­lla ope­ra­ción de ven­der su al­ma por di­ne­ro iba bien; se ha­bían fi­ja­do los tér­mi­nos le­ga­les de mon­to, pla­zos e in­tere­ses. La fa­ta­li­dad lle­gó cuan­do al fir­mar el do­cu­men­to y al es­tam­par su fir­ma, don Sa­tán se en­fu­re­ció al leer Cri­san­te­mo, re­cor­dán­do­le al Cris­to San­to. No fue más, que desató su fu­ria con­tra el po­bre mor­tal, man­dán­do­lo al ca­ra­jo. Des­pués se su­po que es­te montuvio en­dia­bla­do se de­di­có a tra­ba­jar hon­ra­da­men­te, sem­bran­do ba­nano, ha­cien­do bue­na for­tu­na y lle­gan­do a ser en la co­mar­ca el hom­bre

más en­vi­dia­do.

AL IN­TEN­TAR FIR­MAR UN PAC­TO DIABÓLICO, EL CAM­PI­RANO FUE SAL­VA­DO GRA­CIAS A SU ‘SAN­TO’ NOM­BRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.