GUA­YA­QUIL EN­TRE 1820 Y 1887

GUA­YA­QUIL HA SI­DO UN IMÁN PA­RA PER­SO­NAS DE OTRAS CIU­DA­DES Y PROVINCIAS.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

Ha­cer com­pa­ra­cio­nes en­tre años o épo­cas no es­ta­ba en la men­te de los que es­cri­bían en el si­glo XIX. So­lo co­noz­co una pu­bli­ca­ción de esa cen­tu­ria, el in­for­me de Fran­cis­co Cam­pos co­mo pre­si­den­te del Ca­bil­do al je­fe po­lí­ti­co del can­tón de 1887. En es­te do­cu­men­to, el au­tor ana­li­za la ciu­dad en­tre 1820 y 1887. Al­go iné­di­to has­ta ese mo­men­to. Ya en el XX, la com­pa­ra­ción es una he­rra­mien­ta de aná­li­sis pa­ra to­das las pro­fe­sio­nes; una for­ma de eva­luar pro­gre­so o atra­so en los es­tu­dios de eco­no­mía o ge­ren­cia.

Pa­ra com­pa­rar el cre­ci­mien­to fí­si­co de Gua­ya­quil, él usa co­mo re­fe­ren­cia el in­for­me de An­drés Ba­lea­to de 1820 im­pre­so en Li­ma. Cam­pos afir­ma que fue el pri­me­ro en pu­bli­car­lo en Ecua­dor. Acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos a te­ner no­ti­cias en tiem­po re-

to­ma por sor­pre­sa que el tra­ba­jo de Ba­lea­to se ha­ya de­mo­ra­do 67 años en di­fun­dir­se.

En 1820 ha­bía 13.000 ha­bi­tan­tes, y pa­ra 1887 la ci­fra au­men­tó a 45.000. La ex­ten­sión de la ciu­dad en 1820, de nor­te a sur era 20 cua­dras; en 1887 du­pli­có a 40. De es­te a oes­te, Gua­ya­quil cre­ció de 4 cua­dras a 15. El to­tal de man­za­nas se in­cre­men­tó de 80 a 500 apro­xi­ma­da­men­te. Ba­lea­to no men­cio­na el nú­me­ro de ca­sas ni su ava­lúo; pa­ra 1887 ha­bían 2.203 pro­pie­da­des ava­lua­das en 11´224,059 su­cres o en 8’633.891 dó­la­res de esa fe­cha. Cam­pos ha­ce no­tar que en­tre 1820 y 1887 se que­ma­ron más de 2.000 ca­sas.

CRE­CI­MIEN­TO VER­TI­GI­NO­SO

So­bre los edi­fi­cios pú­bli­cos en 1820, Cam­pos in­di­ca que se “…re­du­cían a cin­co con­ven­tos, con sus res­pec­ti­vas igle­sias, la ca­sa de Ca­bil­do, ca­sa de la Go­ber­na­ción, un hos­pi­tal y un ta­ller de as­ti­lle­ro…”. En 1887 ha­bía 12 igle­sias y en­tre los edi­fi­cios pú­bli­cos más im­por­tan­tes se en­con­tra­ban: la Go­ber­na­ción, Adua­na, Cuer­po de Bom­be­ros, Con­su­la­do de Co­mer­cio, Ofi­ci­na de Co­rreos, Ofi­ci­na del Te­lé­gra­fo Na­cio­nal, Ofi­ci­nas de Re­cau­da­ción, Es­tan­co de Sal, Mu­ni­ci­pio, Ca­pi­ta­nía del Puer­to, hos­pi­ta­les, ce­men­te­rios (ca­tó­li­co y pro­tes­tan­te), Co­man­dan­cia y cuar­te­les. Tam­bién ha­bía “un vas­to ma­ni­co­mio, don­de se au­xi­lia a los des­gra­cia­dos de­men­tes que vie­nen de to­dos los pun­tos de la Re­pú­bli­ca y otras cons­truc­cio­nes di­ver­sas. En el ra­mo de Be­ne­fi­cen­cia, se ha le­van­ta­do la mag­ní­fi­ca ca­sa de es­te nom­bre, sos­te­ni­da con fon­dos de una so­cie­dad de se­ño­ras que lle­va el de So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia; una es­cue­la, de­no­mi­na­da Fi­lan­tró­pi­ca, sos­te­ni­da por la Cor­po­ra­ción Fi­lan­tró­pi­ca”. Cam­pos tam­bién in­clu­ye al tea­tro, fun­da­do en 1857; el hi­pó­dro­mo, fun­da­do en 1886 y los ba­ños del Sa­la­do. Asi­mis­mo al co­le­gio San Vicente, fun­da­do en 1841; Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes y otros co­le­gios. En el Ma­le­cón ha­bía un mue­lle de 200 me­tros de lon­gi­tud y 15 mue­lles par­ti­cu­la­res que per­te­ne­cían a 18 em­pre­sas flu­via­les que po­seían va­po­res, y a ex­por­ta­do­ras. Exis­tía el ser­vi­cio dia­rio de la ciu­dad de la Em­pre­sa de Ca­rros Ur­ba­nos y la em­pre­sa de Te­lé­fo­nos, que aten­día a 300 due­ños de lí­neas te­le­fó­ni­cas. Era un por­cen­ta­je mí­ni­mo de la po­bla­ción que te­nía ac­ce­so a tan mo­derno in­ven­to. En po­cos años la de­man­da au­men­ta­ría ver­ti­gi­no­sa­men­te. Ha­bía fá­bri­cas de: hie­lo, fun­di­do­ra, cer­ve­za, ja­bón, es­co­ba, sombrero y ase­rrío. Fue­ra de la ciu­dad se ha­lla­ban los in­ge­nios de azú­car, sien­do el más im­por­tan­te Val­dez.

SER­VI­CIOS BÁ­SI­COS

La ciu­dad es­ta­ba alum­bra­da con gas y se ha­bía fir­ma­do un con­tra­to con otra em­pre­sa de re­cien­te cons­ti­tu­ción pa­ra ins­ta­lar 1.000 fa­ro­les en las ca­lles. El Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal te­nía pro­yec­ta­do ini­ciar la ca­na­li­za­ción de la ciu­dad; ha­bía asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad de la pro­vi­sión de agua po­ta­ble a tra­vés de ca­ñe­rías de la cor­di­lle­ra, pen­sa­ba in­ver­tir 800.000 su­cres.

An­tes de Quito te­ner re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos, Gua­ya­quil tu­vo los pri­me­ros del país: Gran Bre­ta­ña y Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1825 y 1826. En 1887, ade­más de ellos los si­guien­tes paí­ses te­nían su ofi­ci­na con­su­lar: Es­pa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ru­sia, Bél­gi­ca, Por­tu­gal, Gre­cia y la ma­yo­ría de las na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

En al­gu­nos ru­bros no hay in­for­ma­ción de 1820; co­mo el ca­so de es­ta­dís­ti­cas de las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des, pe­ro es fá­cil con­cluir que cau­sa­ron mu­chos es­tra­gos. En 1820, los deseal, chos hu­ma­nos se arro­ja­ban a las ca­lles. Con el ad­ve­ni­mien­to de los abro­mi­que­ros, a fi­nes de si­glo, un gua­ya­qui­le­ño se de­di­có a esa ac­ti­vi­dad en for­ma or­ga­ni­za­da; su em­pre­sa en­tre­ga­ba pe­que­ños ba­rri­les de ma­de­ra en ca­da ca­sa y en las tar­des los re­co­gían. En 1887 la en­fer­me­dad que cau­sa­ba ma­yor nú­me­ro de víc­ti­mas era la fie­bre ama­ri­lla, se­gui­da de otras va­rias fie­bres, tu­bercu­losis, di­sen­te­ría y vi­rue­la. Cam­pos afir­ma que la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des dis­mi­nui­ría no­ta­ble­men­te con la ca­na­li­za­ción, agua po­ta­ble e higiene.

DE EM­PRE­SAS Y REN­TAS

La ren­ta mu­ni­ci­pal tam­po­co se pue­de com­pa­rar. Cam­pos las pre­sen­ta a par­tir de 1857. El in­cre­men­to es apre­cia­ble, de 41 mil a 301 mil pe­sos.

Cam­pos se re­fie­re a 11 em­pre­sas de ca­pi­tal abier­to (ver cua­dro) con un ca­pi­tal to­tal su­pe­rior a 4 mi­llo­nes de su­cres; en dó­la­res al ti­po de cam­bio de la épo­ca eran 2,85 mi­llo­nes de dó­la­res. Nin­gu­na de esas em­pre­sas exis­tía en 1820. El in­for­me in­clu­ye abun­dan­te in­for­ma­ción, el res­to se­rá tra­ta­do en fu­tu­ras edi­cio­nes de Me­mo­rias Por­te­ñas.

Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.