AN­TI­GUOS FES­TE­JOS

DE FIN DE AÑO EN EL PUER­TO

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

Las Na­vi­da­des de mis tiem­pos mo­zos eran más tran­qui­las que las ac­tua­les. Ca­da ca­sa te­nía su ima­gen del Ni­ño Dios, ca­si siem­pre pro­pie­dad de la abue­li­ta y el día 24 de Di­ciem­bre las fa­mi­lias re­co­rrían el cen­tro de la ur­be pa­ra mi­rar vi­tri­nas. Los prin­ci­pa­les almacenes de ju­gue­tes eran los de los chi­nos en la ca­lle Pi­chin­cha o el de Car­lín Fru­go­ne en Co­lón, y to­do el co­mer­cio per­ma­ne­cía abier­to has­ta las nue­ve de la no­che ¿Qué nos trae­ría el Ni­ño Dios? Más nu­me­ro­sos eran los ca­ra­man­che­les o ‘ca­jo­nes’ si­tua­dos en las ve­re­das de cier­tas ca­lles cén­tri­cas (Bo­ya­cá, en­tre otras) con to­da cla­se de ob­je­tos me­nu­dos -mu­ñe­cas, tren­ci­tos, ca­rri­tos, sol­da­di­tos de plo­mo, bo­las de cris­tal y de co­lo­res, pe­ri­no­las, trom­pos y de­más ar­ti­lu­gios pa­ra la men­te in­fan­til -en su ma­yor par­te fa­bri­ca­dos en la­tón y en ma­de­ra, mu­chos con­fec­cio­na­dos por ar­te­sa­nos se­rra­nos. En el mer­ca­do Cen­tral, en cam­bio, los ca­ra­man­che­les se es­pe­cia­li­za­ban en ta­zas, pla­tos, ollas y sar­te­nes que en­vol­vían en pa­pel ce­lo­fán de va­ria­dos co­lo­res. En 1942 sa­lie­ron co­mo gran no­ve­dad unos ani­ma­li­tos de ma­de­ra pin­ta­da, de di­fe­ren­tes co­lo­res, mar­ca H. O. que se ja­la­ban con pio­la y que al mo­ver­se pro­du­cían so­ni­dos, pues te­nían unos cu­rio­sos dis­po­si­ti­vos. Los fa­bri­ca­ba con mu­cha crea­ti­vi­dad Héc­tor Or­cés Men­do­za y los pin­ta­ba Se­gun­do Es­pi­nel Ver­de­so­to. Yo tu­ve un pe­rri­to lin­dí­si­mo que aún re­cuer­do.

En Na­vi­dad las fa­mi­lias se vi­si­ta­ban lle­van­do un pan de dul­ce, una pa­lan­que­ta de sal que lla­ma­ban Mo­lle­te o cual­quier fru­ta. Los ahi­ja­dos es­pe­rá­ba­mos a nues­tros pa­dri­nos y ma­dri­nas. Era una ma­ña­na es­pe­cial pe­ro me­jor era la tar­de cuan­do el ve­cin­da­rio se fe­li­ci­ta­ba y brin­da­ba el clá­si­co rom­po­pe de hue­vos. En al­gu­nas ca­sas re­par­tían ju­gue­tes y go­lo­si­nas a los ni­ños po­bres del ba­rrio, en otras for­ma­ban co­ros in­fan­ti­les pa­ra vi­llan­ci­cos o can­cio­nes po­pu­la­res que ori­gi­nal­men­te can­ta­ban los al­dea­nos en las vi­llas es­pa­ño­las. Tam­bién se can­ta­ban can­cio­nes de Na­vi­dad, que no es lo mis­mo. Por la no­che ser­vían el in­fal­ta­ble cho­co­la­te con ros­qui­tas, que­so cua­ja­da y Pan de Re­ga­lo (de dul­ce, tri­gue­ño y con se­mi­llas de ajon­jo­lí por en­ci­ma). Otros con­su­mían un pla­to de arroz a la mo­rre­ña con to­ci­ne­tas (mor­ta­de­la). Y el afa­ma­do arroz con lo­mo, que era con fri­jo­les y un tro­zo de chan­cho pues el pa­vo y re­lleno aún no se ha­bían po­pu­la­ri­za­do por ser muy ca­ros. A las diez de la no­che con­cu­rría­mos a Mi­sa de ga­llo jun­to a nues­tros pa­dres y abue­li­tos; los más pe­que­ños que­da­ban en sus cu­nas. To­do era im­pa­cien­cia, ya que­ría­mos que el Ni­ño Dios nos vi­si­ta­ra y de­ja­se sus re­ga­los. To­da­vía eran ra­ros los ár­bo­les de Na­vi­dad y los Pa­pá Noel, que re­cién se em­pe­za­ron a po­ner de mo­da con la lle­ga­da de los grin­gos a la ba­se mi­li­tar de Sa­li­nas. So­lo exis­tían los pe­se­bres ar­ma­dos du­ran­te los nue­ve días pre­vios, lla­ma­dos de la No­ve­na del Ni­ño, cuan­do se re­za­ba en fa­mi­lia. Y, ¡oh sor­pre­sa!, en la ma­ña­na del 25 apa­re­cía mis­te­rio­sa­men­te co­lo­ca­do el Ni­ño en su cu­na y los re­ga­los en nues­tras ca­mas.

Ca­da 31 de Di­ciem­bre -fin de año- la gen­te sa­lía a pa­sear con sus me­jo­res galas ad­qui­ri­das es­pe­cial­men­te pa­ra esa fe­cha. El bu­le­var, el ma­le­cón, la pla­za Ro­ca­fuer­te y los de­más par­ques eran un bu­lli­cio de pi­tos, flau­tas y cor­ne­tas, las ban­das de mú­si­ca de los ba­ta­llo­nes, de la So­cie­dad Fi­lan­tró­pi­ca del Gua­yas, que ofre­cían so­no­ras y aplau­di­das re­tre­tas y a las do­ce, tras los abra­zos, ri­sas, fe­li­ci­ta­cio­nes y qui­zá uno que otro llo­ro. Des­pués to­dos se iban a sus ca­sas a dor­mir, sin que es­to sig­ni­fi­que que al­gu­nos tras­no­cha­do­res no si­guie­ran la juer­ga, bai­lan­do has­ta el can­san­cio. Des­de la No­che­bue­na has­ta el Miér­co­les de Ce­ni­za se es­cu­cha­ban por las ca­lles las fa­mo­sas ban­das de pue­blo y pa­ses del Ni­ño Dios, con su in­fal­ta­ble bom­bo que mar­ca­ba el rit­mo.

LOS PA­SES ERAN MUY FOLCLÓRICO­S Y SE PRES­TA­BAN PA­RA SO­NA­DAS FIES­TAS

Ca­ra­man­che­le­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.