EL ASE­SI­NA­TO DE PE­DRO MON­TE­RO

LA MUER­TE DE AL­FA­RO TER­MI­NÓ DE DI­VI­DIR AL PAR­TI­DO LI­BE­RAL.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA -

La his­to­ria po­lí­ti­ca de Ecua­dor has­ta el ase­si­na­to de Al­fa­ro nos de­be aver­gon­zar por la for­ma co­mo los go­ber­nan­tes tra­ta­ron a sus ad­ver­sa­rios. Des­de 1830 la vi­da va­lía muy po­co; los ase­si­na­tos po­lí­ti­cos eran a me­nu­do y se die­ron en ca­si to­dos los go­bier­nos. Per­so­nas que no me­re­cían mo­rir fue­ron eli­mi­na­das por ca­pri­cho de los man­da­ta­rios; cuan­do hu­bo jui­cios, fue­ron sai­ne­tes. De lo su­ce­di­do en el si­glo XIX no hay na­rra­cio­nes de por qué y có­mo ocu­rrie­ron los ase­si­na­tos, sal­vo la abun­dan­te in­for­ma­ción so­bre la muer­te de Gar­cía Mo­reno.

ASE­SI­NA­TOS PO­LÍ­TI­COS

En el si­glo XX sí hay de­ta­lles de los ase­si­na­tos de los Al­fa­ro en Qui­to y Mon­te­ro en Gua­ya­quil, pe­ro lo es­cri­to, no ne­ce­sa­ria­men­te se ajus­ta a la reali­dad. La au­top­sia de Al­fa­ro con­tie­ne mu­chas pá­gi­nas. Hay un do­cu­men­to del 12 de fe­bre­ro de 1912 ti­tu­la­do A la Na­ción, fir­ma­do por Car­los Frei­re Zal­dum­bi­de, que ac­tua­ba co­mo pre­si­den­te en­car­ga­do; fue cul­pa­do de ha­ber si­do res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de Mon­te­ro. Frei­re lo es­cri­bió pa­ra des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des; pre­sen­ta evi­den­cias pa­ra pro­bar que su Go­bierno “...ha he­cho to­do lo que ha po­di­do ha­cer­se em­plean­do la más es­me­ra­da so­li­ci­tud, lle­van­do la pro­li­ji­dad al ex­tre­mo de que los miem­bros del Go­bierno pu­sie­ron en pe­li­gro su vi­da, pa­ra sal­var la vi­da de los pre­sos que fue­ron re­mi­ti­dos a es­ta ciu­dad…”. Frei­re ha­bía ocu­pa­do la pre­si­den­cia por po­cos días en­tre el 12 de agos­to y el 1 de sep­tiem­bre de 1911, cuan­do subió al po­der Emi­lio Es­tra­da Carmona; al fa­lle­cer es­te tres me­ses des­pués, nue­va­men­te ocu­pó la pre­si­den­cia.

RES­PON­SA­BI­LI­DAD POR LA MUER­TE DE AL­FA­RO

Frei­re ini­cia el do­cu­men­to na­rran­do el ase­si­na­to del ge­ne­ral Pe­dro Mon­te­ro Ma­ri­due­ña en Gua­ya­quil. El ge­ne­ral na­ció en Ya­gua­chi, hi­jo de co­ro­nel, fue uno de los pun­ta­les del li­be­ra­lis­mo; par­ti­ci­pó en to­das las ba­ta­llas, des­de la de 1883 con­tra Vein­ti­mi­lla. Se pro­cla­mó je­fe su­pre­mo de Gua­ya­quil du­ran­te la pre­si­den­cia de Frei­re. Fue to­ma­do pri­sio­ne­ro. En enero 25 des­de Qui­to, el pre­si­den­te Frei­re en­vió un te­le­gra­ma a Gua­ya­quil al ge­ne­ral Juan Fran­cis­co Na­va­rro, mi­nis­tro de Gue­rra: “…Aun cuan­do juz­go ex­cu­sa­do re­co­men­dar­le el cui­da­do y con­ser­va­ción de los pri­sio­ne­ros ge­ne­ra­les Al­fa­ro, Mon­te­ro y Páez, con to­do, me per­mi­to exi­gir­le que to­me Ud. to­das las pre­cau­cio­nes que le acon­se­jen su pru­den­cia y tino, pa­ra que di­chos pre­sos no su­fran nin­gún ve­ja­men ni hos­ti­li­dad del pue­blo, me­nos que se aten­te con­tra su vi­da. Lo que sí creo con­ve­nien­te in­si­nuar­le es que or­de­ne cuan­to an­tes el juz­ga­mien­to mi­li­tar a que por las le­yes de­ben ser so­me­ti­dos, pa­ra de es­ta ma­ne­ra sa­tis­fa­cer a la vin­dic­ta pú­bli­ca que re­cla­ma con jus­ti­cia; el cas­ti­go de los cul­pa­bles […]. Con­clui­do el jui­cio ver­bal, re­mí­ta­los a es­ta ca­pi­tal pa­ra que cum­plan su con­de­na em­plean­do es­cru­pu­lo­sa­men­te to­das las me­di­das efi­ca­ces pa­ra ga­ran­ti­zar la vi­da de los con­de­na­dos”. Si nos li­mi­ta­mos al te­le­gra­ma Frei­re no po­dría ser res­pon­sa­ble del ase­si­na­to al dar ór­de­nes pa­ra pro­te­ger las vi­das, pe­ro al ha­blar de vin­dic­ta pú­bli­ca, cas­ti­go a los cul­pa­bles y ca­li­fi­car­los de “con­de­na­dos”, juz­gán­do­los an­tes de co­men­zar el jui­cio mi­li­tar, es cla­ro que Frei­re tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad. El he­cho de que hu­bie­ra un mi­nis­te­rio de gue­rra en el país in­di­ca una na­ción en con­ti­nuo de­rra­ma­mien­to de san­gre.

¿MU­CHE­DUM­BRE MANIPULADA?

El mis­mo día se con­for­mó el Con­se­jo de Gue­rra (CDG), pa­ra que de acuer­do al Có­di­go Mi­li­tar, se pro­ce­da al juz­ga­mien­to de los acu­sa­dos. El jui­cio tu­vo lu­gar en la Go­ber­na­ción; la sen­ten­cia fue 16 años de pri­sión. Pri­me­ro en ser juz­ga­do fue Mon­te­ro, se­gún Frei­re, por ser “…el ma­yor res­pon­sa­ble de los re­bel­des, vis­to el car­go de ho­nor y de con­fian­za que ejer­cía cuan­do se al­zó en ar­mas con­tra la Cons­ti­tu­ción”. El mis­mo 25 de enero, Na­va­rro en­vió un te­le­gra­ma a Frei­re y mi­nis­tros pa­ra in­for­mar que el jui­cio ter­mi­nó a las 8:30 p. m., fue sen­ten­cia­do a 16 años de pri­sión y de­gra­da­ción pú­bli­ca. En su Diccionari­o Bio­grá­fi­co, Ro­dol­fo Pé­rez es­cri­be que En­ri­que Val­dez, vo­cal del CDG, vo­tó en con­tra, creía que no ha­bía cau- sa pa­ra con­de­nar­lo. A se­gui­do Na­va­rro na­rró los gra­ves in­ci­den­tes que ocu­rrie­ron: “El pue­blo se su­ble­vó con­tra es­ta sen­ten­cia, que de­frau­da­ba sus es­pe­ran­zas de que fue­ra la pe­na de muer­te. Tres o cua­tro mil hom­bres ar­ma­dos pro­tes­ta­ban con­tra es­ta re­so­lu­ción del Con­se­jo y pe­dían la ca­be­za del trai­dor. He­mos ago­ta­do nues­tros es­fuer­zos por con­te­ner el pue­blo. No fue po­si­ble. Nos atro­pe­lla­ron… ”. Con­ti­núa na­rran­do que el cor­dón de fuer­za fue inú­til, lo ul­ti­ma­ron y “…en­sa­ñán­do­se en sus des­po­jos, que arras­tran […] por las ca­lles […] He­mos ex­pues­to inú­til­men­te nues­tra vi­das por sal­var pre­sos”. ¿Si se sa­bía que la gen­te pe­día la ca­be­za, por qué se hi­zo el jui­cio en la Go­ber­na­ción? De­bió ser en una ba­se mi­li­tar. ¿Quie­nes ma­ni­pu­la­ron a la mu­che­dum­bre?

Po­si­ble­men­te Eloy Al­fa­ro se en­te­ró an­tes de su via­je a Qui­to de tan exe­cra­ble ase­si­na­to que ja­más de­bió ocu­rrir. ¿Qué pen­sa­mien­tos pa­sa­ron por su men­te? ¿Cre­yó que él, su her­mano Me­dar­do y so­brino Fla­vio se­gui­rían igual suer­te y te­nían las ho­ras con­ta­das? Él no era que­ri­do por los qui­te­ños, que se opu­sie­ron a sus re­for­mas. Enero de 1912 es pá­gi­na ne­gra en nues­tra his­to­ria, hay mu­chas.

Pe­dro Mon­te­ro Ma­ri­due­ña.

Car­los Frei­le Zal­dum­bi­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.