PRI­MER TEM­PLO,

LA CA­TE­DRAL, SAN­TO DO­MIN­GO, SAN AGUS­TÍN Y SAN FRAN­CIS­CO EN 1838 EL PA­PA GRE­GO­RIO XV ES­TA­BLE­CIÓ LA DIÓ­CE­SIS DE GUA­YA­QUIL, QUE ABARCABA GUA­YAS Y MA­NA­BÍ, DE­SIG­NAN­DO CO­MO PRI­MER OBIS­PO AL DOC­TOR FRAN­CIS­CO XA­VIER GARAICOA

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: JO­SÉ A. GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE go­[email protected]­na­sa.com.ec

Con la úl­ti­ma mudanza de Gua­ya­quil cum­pli­da el 25 de ju­lio de 1547, se le­van­tó en la cum­bre del ce­rro San­ta Ana el pri­mer tem­plo con­sa­gra­do al após­tol San­tia­go. En 1590, di­ce fray Re­gi­nal­do de Li­zá­rra­ga que “to­da la ve­cin­dad es­ta­ba po­bla­da en la pla­za de arri­ba don­de es­ta­ban las Ca­sas del Ca­bil­do y la Igle­sia Ma­yor”. En 1639 fue de­mo­li­da por vie­ja y pe­li­gro­sa, pues el fue­go la ha­bía des­trui­do el 6 de di­ciem­bre de 1692. A la mi­tad de 1694 se ini­ció la cons­truc­ción de la ma­triz en Ciu­dad Nue­va que se la con­clu­yó en ju­nio de 1696.

Des­pués de es­ta lu­cha larga y vi­go­ro­sa, ini­cia­da en 1752, por ob­te­ner la ele­va­ción de la ciu­dad a ca­be­ce­ra de una dió­ce­sis, la vie­ja as­pi­ra­ción gua­ya­qui­le­ña se hi­zo reali­dad. El 24 de fe­bre­ro de 1838, el pa­pa Gre­go­rio XVI fir­mó en Roma una bu­la por la cual se eri­gía en ca­te­dral la igle­sia ma­triz de Gua­ya­quil. Fi­nal­men­te, el 29 de enero de 1838, S. S. Gre­go­rio XV es­ta­ble­ció la Dió­ce­sis de Gua­ya­quil, que abarcaba el te­rri­to­rio de Gua­yas y Ma­na­bí, des­mem­brán­do­las de Cuen­ca. De­sig­na­do co­mo su pri­mer obis­po el ilus­tre gua­ya­qui­le­ño, doc­tor Fran­cis­co Ja­vier de Ga­ray­coa y Lla­guno, fue con­sa­gra­do el 15 de fe­bre­ro de ese año. Pron­to se en­ta­bló otro de­sa­fío, es­ta vez era en­tre la pro­pia grey gua­ya­qui­le­ña, de­ter­mi­na­da a te­ner en la ciu­dad una ca­te­dral acor­de a su im­por­tan­cia. Tras mu­chos años de sue­ños, en 1924 se co­lo­có la pri­me­ra pie­dra y se con­tra­tó a la ita­lia­na So­cie­dad Ge­ne­ral de Cons­truc­cio­nes. El pro­yec­to fue orien­ta­do al es­ti­lo gó­ti­co de hor­mi­gón ar­ma­do. Du­ran­te su cons­truc­ción pa­só por di­ver­sas ma- nos: el ar­qui­tec­to ita­liano Pao­lo Rus­so, el es­pa­ñol Juan Orús y fi­nal­men­te el chi­leno Ala­mi­ro Gon­zá­lez.

SAN­TO DO­MIN­GO

La ca­pi­lla del con­ven­to do­mi­ni­cano fue el se­gun­do tem­plo de Gua­ya­quil, des­apa­re­ci­do por el fue­go en 1896, ex­cep­tuan­do su ci­men­ta­ción co­lo­nial que es el úni­co ves­ti­gio de la épo­ca en la ciu­dad. El 24 de di­ciem­bre de 1899 fue­ron ben­de­ci­dos sus pi­la­res co­mo igle­sia pa­rro­quial del ba­rrio Las Pe­ñas, pa­pel que con­ti­núa desem­pe­ñan­do has­ta la fe­cha.

Yo na­cí en Las Pe­ñas y co­no­cí a uno de sus pá­rro­cos, el pa­dre Alar­cón. Gran emu­la­dor del cé­le­bre frai­le Ja­cin­to Mo­rán de Bu­trón, con los mis­mos des­plan­tes y per­so­na­li­dad, que te­nía una voz de trueno con que es­pe­ta­ba cru­das y du­ras ex­pre­sio­nes con las que apa­bu­lla­ba a los pobres pe­ca­do­res. Al mo­men­to de la ab­so­lu­ción, co­mo un Jú­pi­ter to­ni­trua­lis tro­na­ba des­de el con­fe­sio­na­rio: “¡Arre­pién­te­te, pe­ca­dor!”.

SAN AGUS­TÍN

Los agus­ti­nos tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes des­de los al­bo­res de la ciu­dad. Tu­vie­ron una vi­da un po­co li­mi­ta­da en el si­glo XIX, pues lle­ga­ron a ca­si no te­ner con­gre­ga­dos, por lo cual se vie­ron obli­ga­dos a des­ti­nar par­te del con­ven­to al fun­cio­na­mien­to de una es­cue­la de ni­ñas y pos­te­rior­men­te a un co­le­gio de en­se­ñan­za me­dia y su­pe­rior. Su igle­sia, le­van­ta­da en 1840, fue de­vo­ra­da por el fue­go el 12 de fe­bre­ro de 1896. Tres años más tar­de la le­van­ta­ron mas, el in­cen­dio del Car­men nue­va­men­te les que­mó la ca­sa y per­die­ron el terreno a ma­nos de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, que apro­ve­chó el in­cen­dio gran­de pa­ra re­plan­tear la ciu­dad. Les asig­nó un so­lar en el su­bur­bio, que en­ton­ces era el lu­gar don­de hoy se ha­lla la igle­sia. El 21 de sep­tiem­bre de 1913 co­lo­ca­ron la pri­me­ra pie­dra del nue­vo tem­plo y lo inau­gu­ra­ron el 4 de ju­lio de 1926.

SAN FRAN­CIS­CO

Los fran­cis­ca­nos y su igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les, tam­bién tie­nen su his­to­ria. El 2 de ju­nio de 1603 “fray Luis Mar­tí­nez, guar­dián del con­ven­to de San Fran­cis­co de es­ta ciu­dad y vi­ca­rio pro­vin­cial de es­ta pro­vin­cia, di­go que a ins­tan­cia y pe­ti­ción de los ve­ci­nos de es­ta ciu­dad y de los reinos de la ciu­dad de Gua­ya­quil y Ca­bil­do de ella se pre­ten­de fun­dar un con­ven­to de mi or­den en la di­cha ciu­dad” (Luis Arias Al­ta­mi­rano, Igle­sias Pa­rro­quia­les de la Ar­qui­dió­ce­sis de Gua­ya­quil, 1996).

En 1693, la ma­yor par­te de los ve­ci­nos se mu­dó a Ciu­dad Nue­va y los fran­cis­ca­nos de­bían ins­ta­lar­se en un so­lar asig­na­do por el Ca­bil­do en la ac­tual ca­lle Illing­worth, que en­ton­ces era el lí­mi­te ur­bano. Pe­ro los frai­les re­sol­vie­ron no aca­tar la or­den e in­va­die­ron el terreno en que hoy se hallan. Pa­ra sal­var­se del des­alo­jo con que el

Igle­sia San­toDo­min­go de Guz­mán. Igle­sia San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.