EL ATRO­PE­LLO DE LA DIC­TA­DU­RA CON­TRA EX­PRE­SO HA­CE 40 AÑOS

EL GO­BIERNO MI­LI­TAR, EN ME­DIO DEL DES­CRÉ­DI­TO NA­CIO­NAL, QUI­SO ACA­LLAR LA LI­BER­TAD DE PREN­SA. CON AR­BI­TRA­RIAS ÓR­DE­NES DE PRI­SIÓN IN­TEN­TÓ DO­BLE­GAR LA VA­LIEN­TE POS­TU­RA DE ES­TE DIA­RIO, QUE RE­CI­BIÓ EL RES­PAL­DO CIU­DA­DANO.

Memorias Porteñas - - PERSONAJES - POR: AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS san­che­[email protected]­na­sa.com.ec

El mes de enero de 1979, des­de su pri­mer día es­tu­vo lleno de in­cer­ti­dum­bre, en lu­gar de ser un mes de es­pe­ran­za pues es­ta­ba en mar­cha el pro­ce­so de re­torno a la de­mo­cra­cia que tan­to an­he­la­ba el país. El Ecua­dor es­pe­ra­ba el fin de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, la cual, su­pues­ta­men­te, es­ta­ba dis­pues­ta a de­vol­ver el po­der a los ci­vi­les, pe­ro el ca­mino se ha­bía tor­na­do tor­tuo­so.

Se re­cor­da­ba el 11 de enero de 1976 cuan­do un triun­vi­ra­to de las Fuer­zas Ar­ma­das de­pu­so al ge­ne­ral Gui­ller­mo Ro­drí­guez La­ra, quien go­ber­na­ba dic­ta­to­rial­men­te la na­ción des­de el 15 de fe­bre­ro de 1972, que a su vez ha­bía de­rro­ca­do al pre­si­den­te, Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, ele­gi­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te en 1968, pe­ro que se ha­bía pro­cla­ma­do je­fe su­pre­mo en ju­nio de 1970, con apo­yo mi­li­tar.

UNA PRO­ME­SA DE TAN­TAS

El des­or­den y des­con­ten­to que rei­na­ban en el país a co­mien­zos de 1976 ha­cía in­sos­te­ni­ble al go­bierno de Ro­drí­guez La­ra. El triun­vi­ra­to que asu­mió el po­der es­ta­ba in­te­gra­do por re­pre­sen­tan­tes de las tres ra­mas de las Fuer­zas Ar­ma­das y su pro­me­sa fue es­ta­ble­cer un plan de re­torno al or­den cons­ti­tu­cio­nal en el pla­zo más cor­to po­si­ble, má­xi­mo dos años.

El plan de re­torno se ex­ten­dió. Al pa­re­cer to­do es­ta­ría con­su­ma­do con la vi­gen­cia de una nue­va Cons­ti­tu­ción, tras un re­fe­rén­dum en enero de 1978. Sin em­bar­go, el ca­mino se en­re­dó. Pri­me­ro fue­ron las dis­po­si­cio­nes tran­si­to­rias que im­pi­die­ron can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les, des­pués el in­ten­to de des­co­no­cer los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ju­lio de 1978, en las que se apli­có el sis­te­ma del ‘ballotage’ o se­gun­da vuel­ta, cuan­do el can­di­da­to más vo­ta­do no su­pe­ra­ba el 50 % de los su­fra­gios vá­li­dos. Un Tri­bu­nal Elec­to­ral ma­ni­pu­la­do por el Go­bierno qui­so anu­lar las vo­ta­cio­nes, lo cual fue de­nun­cia­do por políticos y pe­rio­dis­tas. En­tre­tan­to, el país vi­vía los co­mien­zos de una cri­sis fi­nan­cie­ra y las de­nun­cias del Econ. Ab­dón Cal­de­rón so­bre malos ma­ne­jos pe­ro­le­ros por par­te de miem­bros del ré­gi­men con­mo­vían al país. En ese am­bien­te, el 29 de no­viem­bre de 1978 el eco­no­mis­ta Cal­de­rón fue aba­lea­do en Gua­ya­quil, y fa­lle­ció a los po­cos días en Mia­mi. Pis­tas fal­sas pro­por­cio­na­das por las au­to­ri­da­des qui­sie­ron des­viar la aten­ción del ca­so, pe­ro in­ves­ti­ga­cio­nes de la fa­mi­lia y el tra­ba­jo de la pren­sa le­van­ta­ron el ve­lo que ocul­ta­ba la tra­ma del ale­vo­so cri­men.

LI­DE­RAN­DO LA BÚS­QUE­DA DE LA VER­DAD

Ex­pre­so, con sus re­por­ta­jes, li­de­ró es­ta ta­rea y el 11 de enero de 1979, cuan­do se cum­plían tres años del Triun­vi­ra­to, sus re­ve­la­cio­nes apun­ta­ban a al­tas au­to­ri­da­des del go­bierno, lo cual que­dó des­pués ple­na­men­te con­fir­ma­do. Un co­men­ta­rio pu­bli­ca­do ese día fue el pre­tex­to que en­con­tró el ré­gi­men pa­ra arre­me­ter con­tra el dia­rio y se or­de­nó, sin fun­da­men­to ju­rí­di­co, la pri­sión del di­rec­tor Prof. Abe­lar­do Gar­cía Arrieta y del je­fe de re­dac­ción en Qui­to, Fran­cis­co Sa­la­zar Ta­ma­riz. El pri­me­ro es­ta­ba fue­ra del país, pe­ro el se­gun­do sí fue de­te­ni­do.

La reac­ción que se pro­du­jo no se la ima­gi­na­ron los dic­ta­do­res. El dia­rio no se do­ble­gó y el res­to de la pren­sa del país se so­li­da­ri­zó. Con un jui­cio de se­gun­do ni­vel co­mo con­tra­ven­ción, el Go­bierno sa­lió del pa­so. Las re­ve­la­cio­nes de Ex­pre­so con­tri­bu­ye­ron a que se abra jui­cio a los implicados de al­to ni­vel y el pro­ce­so de re­torno ya no se pu­do de­te­ner. No obs­tan­te, fue una du­ra prue­ba pa­ra un pe­rió­di­co jo­ven, que en­ton­ces no lle­ga­ba a los seis años de exis­ten­cia.

El día que la dic­ta­du­ra cum­plía tres años, “ce­le­bró” con ór­de­nes de pri­sión con­tra pe­rio­dis­tas de Ex­pre­so.

Pro­tes­ta pú­bli­ca de los me­dios de pren­sa gua­ya­qui­le­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.