LOS PA­RIEN­TES MA­YO­RES DE LOS INCAS

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS -

Aprin­ci­pios de 1534 Pi­za­rro y los su­yos tras ajus­ti­ciar al in­ca Atahual­pa- atra­ve­sa­ron la pro­vin­cia de Hua­ma­chu­co y lle­ga­ron a An­da­mar­ca. En Jau­ja, el her­mano me­nor de Atahual­pa, To­par­ca, a quien Pi­za­rro ha­bía de­cla­ra­do nue­vo In­ca, mu­rió a ma­nos de sus súb­di­tos, que no qui­sie­ron re­co­no­cer­lo. Así y to­do, la mar­cha con­ti­nuó. Po­co des­pués su­pie­ron que el in­dó­mi­to ge­ne­ral Quis­quís los es­pe­ra­ba con sus hom­bres pa­ra to­mar ven­gan­za por lo de Atahual­pa y de­ci­die­ron des­pren­der­se del ge­ne­ral Ca­li­cu­chi­ma, a quien lle­va­ban con­si­go en la co­mi­ti­va y al que hi­cie­ron ar­der en las lla­mas pues ya no lo ne­ce­si­ta­ban. Pro­si­guie­ron ca­mino pa­ra en­con­trar al ejér­ci­to de Quis­quís.

DE TEM­PLOS A IGLE­SIAS

En el ín­te­rin re­ci­bie­ron la sor­pre­sa de sa­ber que otro hi­jo de Huay­na Cá­pac, Man­co, ha­bía re­suel­to pa­sar­se a los cris­tia­nos al sa­ber que su me­dio her­mano Tú­pac Hual­pa ha­bía si­do en­ve­ne­na­do por Ca­li­cu­chi­ma. El nue­vo prín­ci­pe a ve­ces pa­re­cía tí­mi­do y en otras au­daz, era dúc­til y po­lí­ti­co. Pi­za­rro pen­só que po­dría uti­li­zar­lo mien­tras no cons­ti­tu­ye­ra un pe­li­gro. En esas ca­vi­la­cio­nes se ha­lla­ba cuan­do se en­te­ró de que los sol­da­dos de Quis­quís ha­bían re­gre­sa­do a Cus­co y es­ta­ban des­va­li­jan­do tem­plos y pa­la­cios de sus plan­chas de oro y pla­ta, y que exis­tía el pi­lla­je por to­da la re­gión. En­ton­ces or­de­nó a Her­nan­do de So­to avan­zar a mar­chas for­za­das, y acom­pa­ña­do por Man­co In­ca ocu­pó la vie­ja ca­pi­tal que en­con­tró par­cial­men­te des­trui­da y “en me­dio de un si­len­cio so­lem­ne…”. “I vi­nie­ron días de quie­tud, de trans­for­ma­ción de tem­plos del sol en igle­sias del Cris­to -en­tre­ga­das a los frai­les do­mi­ni­cos­los in­dios de los con­tor­nos de­ja­ban ha­cer co­mo bes­tias pe­re­zo­sas in­ca­pa­ces de reac­cio­nar”.

ALIAN­ZA IN­FRUC­TUO­SA

Mien­tras tan­to se ha­bía fun­da­do la Ciu­dad de los Re­yes, ac­tual ca­pi­tal de Pe­rú, a la ve­ra del pe­que­ñi­to río Rí­mac o Lí­mac, don­de Pi­za­rro co­lo­có el llau­to im­pe­rial -bor­la de la­na te­ñi­da de ro­ja- en la fren­te de Man­co, que pa­só a la his­to­ria con los nom­bres de Man­co In­ca II, a quien man­dó a Cus­co pa­ra que go­bier­ne so­bre unos cuan­tos va­sa­llos, pe­ro bien cui­da­do por sol­da­dos es­pa­ño­les que no le de­ja­rían obrar en li­ber­tad. Ni bien lle­ga­do a la ca­pi­tal im­pe­rial, Man­co In­ca II co­men­zó a cons­pi­rar y has­ta se fu­gó tres ve­ces, sien­do apren­di­do otras tan­tas y pues­to en pri­sión. Co­mo no era ton­to lo­gró con­ven­cer a Her­nan­do Pi­za­rro de que so­lo él sa­bía el si­tio exac­to don­de se en­con­tra­ba una es­ta­tua gi­gan­tes­ca de oro y que si lo de­ja­ba sa­lir se la trae­ría. Con es­ta in­fan­til tre­ta lo­gró fu­gar­se a Yur­cay en 1536, don­de se hi­zo fuer­te por mu­cho tiem­po sin que pu­die­ran cap­tu­rar­lo. Des­pués se lan­za­ría con­tra Cus­co pe­ro no pu­do to­mar­lo. Se re­ti­ró a los bos­ques y em­pe­zó a va­gar sin pun­to fi­jo ni ac­ción con­cre­ta, has­ta que un día re­ci­bió una mi­si­va de Die­go de Al­ma­gro ‘el Mo­zo’, ofre­cién­do­le su es­pa­da con­tra Pi­za­rro. Se unie­ron en el odio al mar­qués, pe­ro el 26 de abril de 1538 per­die­ron la ba­ta­lla de Sa­li­nas, que sig­ni­fi­có la muer­te pa­ra el jo­ven Al­ma­gro.

Re­tra­to del ca­pi­tán Mar­tín Gar­cía Oñez de Lo­yo­la y su es­po­sa la prin­ce­sa Bea­triz Cla­ra Co­lla Yu­ca, el día de sus bo­das (Óleo, Ca­te­dral de Cus­co). Efi­gies de los no­vios ro­dea­dos de sus pa­rien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.