NO­TI­CIAS DE CONTRARREV­OLUCIÓN EN GUA­YA­QUIL

TRAS LA VIC­TO­RIA DEL 9 DE OC­TU­BRE, DOS TRAI­DO­RES TRA­TA­RON DE DE­VOL­VER GUA­YA­QUIL AL DO­MI­NIO REA­LIS­TA, LE­VAN­TAN­DO UNA SOR­PRE­SI­VA CONTRARREV­OLUCIÓN, QUE FI­NAL­MEN­TE FUE DE­RRO­TA­DA

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec 20 / 01 / 2019 POR: RO­BER­TO VERGARA NOBOA

Hoy co­no­ce­re­mos an­te­ce­den­tes de las cam­pa­ñas mi­li­ta­res du­ran­te el go­bierno de Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, quien in­me­dia­to al triun­fo de la Re­vo­lu­ción del 9 de Oc­tu­bre de 1820 or­ga­ni­zó las tro­pas pa­ra li­be­rar a la Au­dien­cia en la pro­vin­cia de Qui­to, cu­yo pre­si­den­te in­te­ri­no era el triun­fa­dor mi­li­tar es­pa­ñol ma­ris­cal Mel­chor Ay­me­rich y Vi­lla­jua­na.

En no­viem­bre de 1820, con la fal­ta de los ve­ne­zo­la­nos ca­pi­ta­nes Luis Ur­da­ne­ta y León Fe­bres Cor­de­ro, se pro­du­jo la com­ple­ta de­rro­ta en Hua­chi, ba­ta­lla de­ci­si­va que re­sul­tó en un triun­fo rea­lis­ta de gran im­por­tan­cia y que ex­pu­so a Gua­ya­quil en el pe­li­gro de mal­gas­tar su li­ber­tad y ser re­con­quis­ta­da por Ay­me­rich. Ol­me­do pro­ce­dió ati­na­do a con­cer­tar un con­ve­nio ba­jo la je­fa­tu­ra mi­li­tar del Ejér­ci­to del Pe­rú pa­ra di­ri­gir las ope­ra­cio­nes de­le­gan­do a ca­pa­ci­ta­dos ofi­cia­les mi­li­ta­res, pe­ro no pu­do con­tra­rres­tar los efec­tos del desas­tre de Hua­chi, que dio po­der en to­da la sie­rra a las fuer­zas es­pa­ño­las.

CON­FIAN­ZA TRAI­CIO­NA­DA

Con­se­cuen­te con los efec­tos per­ni­cio­sos de Hua­chi, Ol­me­do pro­ce­dió a un se­gun­do con­ve­nio di­plo­má­ti­co de pro­tec­ción por las fuer­zas mi­li­ta­res de Co­lom­bia, que de­le­gó a los ge­ne­ra­les Mi­res y Su­cre a la or­den de la Jun­ta Su­pre­ma de Gua­ya­quil. Su­cre to­mó el co­man­do de sus fuer­zas jun­to a la de los mi­li­ta­res gua­ya­qui­le­ños, em­pren­dien­do la mar­cha a Sam­bo­ron­dón, don­de fi­jo su cuar­tel ge­ne­ral, y de­jó una frac­ción de van­guar­dia en Ba­baho­yo, a las ór­de­nes del te­nien­te co­ro­nel, tam­bién ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ló­pez de Apa­ri­cio, a quien la Jun­ta de Go­bierno ha­bía con­fia­do di­cha je­fa­tu­ra por ser mi­li­tar de ca­rre­ra.

El 17 de ju­lio de 1821, Ni­co­lás Ló­pez abu­só de esa con­fian­za, se­cun­da­do por Salgado, je­fe de uno de los ba­ta­llo­nes de la van­guar­dia y, en aso­cio con el gua­ya­qui­le­ño te­nien­te Ra­món Oya­gue, quien trai­cio­nó la ban­de­ra de Gua­ya­quil, se le­van­ta­ron en una sor­pre­si­va contrarrev­olución. Oya­gue fue quien se apo­de­ró de las fuer­zas su­ti­les sur­tas en el Puer­to y quien pro­cla­mán­do­se con vi­vas al rey Fer­nan- do VII se atre­vió a ata­car a Gua­ya­quil, sien­do la ciu­dad de­fen­di­da por los cé­le­bres y va­lien­tes guar­dias, des­de el ma­le­cón, has­ta de­rro­tar a Oya­gue, quien lo­gró fu­gar.

TRAI­CIÓN IN­FA­ME

El in­ten­to de contrarrev­olución fue re­sul­ta­do de un plan tra­ma­do pa­ra trai­cio­nar a los pa­trio­tas gua­ya­qui­le­ños en be­ne­fi­cio de los rea­lis­tas, a cu­yas ór­de­nes ha­bían ser­vi­do an­tes Ló­pez y Salgado. Lo hi­cie­ron al es­tar al co­rrien­te de que la ciu­dad se en­con­tra­ba des­guar­ne­ci­da sin una fuer­za mi­li­tar y so­la­men­te con­ta­ba con un gru­po vo­lun­ta­rio de mi­li­cia­nos de­fen­so­res. Es­te se­rá el día de la ma­yor in­fa­mia y trai­ción de la his­to­ria de la ciu­dad.

Su­cre en sus dos me­ses, en sus an­da­res del amor, “era tor­na­di­zo, co­mo mu­cha­cha cas­qui­va­na”, co­mo escribe el di­rec­tor de la bi­blio­te­ca de Gua­ya­quil, Ca­mi­lo Des­tru­ge. Ni­co­lás Ló­pez es­pe­ra­ba, con un buen re­sul­ta­do del plan ur­di­do, po­der so­me­ter a Gua­ya­quil al en­ce­rrar a Su­cre en­tre los dos fue­gos. Sus in­ten­cio­nes no pu­die­ron eje­cu­tar­se, cam­bian­do de pa­re­cer y re­ti­rán­do­se ha­cia Rio­bam­ba, don­de se en­con­tra­ba el ma­ris­cal Ay­me­rich, quien en pre­mio por la contrarrev­olución de Gua­ya­quil as­cen­dió a Ni­co­lás Ló­pez al ran­go de co­ro­nel.

VIC­TO­RIA SI­NI­GUAL

El ma­ris­cal Ay­me­rich se en­tu­sias­mó por la cri­sis en que se en­con­tra­ba Gua­ya­quil y apro­ve­chó la trai­ción de Ló­pez, to­man­do mar­chas for­za­das con su ejér­ci­to tras coor­di­nar dar la or­den al co­ro­nel Fran­cis­co Gon­zá­lez, je­fe mi­li­tar en Cuen­ca, quien de­bió de sa­lir de in­me­dia­to con igual di­rec­ción.

Aquel mo­men­to fue de­ci­si­vo en la su­per­vi­ven­cia de la Re­pu­bli­ca Li­bre de Gua­ya­quil. Ol­me­do li­de­ró el plan de emer­gen­cia, man­te­nien­do el res­pal­do a Su­cre, y re­sol­vien­do em­pren­der la cam­pa­ña ter­mi­nan­te por la vía de Ya­gua­chi con­tra el ejér­ci­to de Fran­cis­co Gon­zá­lez, que fue de­rro­ta­do el 19 de agos­to de 1821, con­sa­gran­do en es­te pun­to la li­ber­tad de Gua­ya­quil, vic­to­ria úni­ca en su gé­ne­ro du­ran­te las gue­rras de In­de­pen­den­cia.

Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do.

Ma­ris­cal Mel­chor Ay­me­rich y Vi­lla­jua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.