CAFETINES DEL PA­SA­DO

En el Guayaquil del si­glo XVII

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: MEL­VIN HO­YOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Qué di­fí­cil nos pue­de re­sul­tar creer que en tiem­pos de la Co­lo­nia ha­ya ha­bi­do en la ciu­dad lu­ga­res a los que los gua­ya­qui­le­ños pu­die­sen ir pa­ra to­mar un buen ca­fé, mien­tras con­ver­sa­ban con fa­mi­lia­res y ami­gos. Di­fí­cil, más que na­da por la po­ca y ca­si nu­la in­for­ma­ción que acer­ca de nues­tra ciu­dad exis­te so­bre és­ta épo­ca. Pe­ro esos cafetines que fun­cio­na­ron co­mo una suer­te de clu­bes so­cia­les, exis­tie­ron.

Un do­cu­men­to que des­can­sa en el ar­chi­vo de la ciu­dad nos cuen­ta que fi­na­li­zan­do el si­glo XVIII, y es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra 1795, el ciu­da­dano An­to­nio Pi­la­tu­ga ofre­cía al Ca­bil­do por­te­ño la can­ti­dad de 100 pe­sos pa­ra que es­te le con­fi­rie­se li­cen­cia pa­ra es­ta­ble­cer una tien­da de ca­fé y re­fres­cos en el cen­tro de Ciu­dad Nue­va (sec­tor com­pren­di­do en­tre las ca­lles 9 de Oc­tu­bre y Su­cre, de nor­te a sur y de Ma­le­cón has­ta Bo­ya­cá, de es­te a oes­te). Des­gra­cia­da­men­te el men­cio­na­do “em­pre­sa­rio” no ten­dría la suer­te que tres años des­pués sí tu­vo don Mi­guel de Za­ca­rías, a quien el Ayun­ta­mien­to le con­fe­ri­rá el per­mi­so no so­lo pa­ra el ex­pen­dio de ca­fé y re­fres­cos, pues den­tro de la li­cen­cia ob­te­ni­da se con­tem­pla­ría tam­bién la ven­ta de nie­ves y he­la­dos, amén de po­der par­ti­ci­par en el lu­gar, en to­da cla­se de suer­tes y jue­gos de lo­te­ría.

FLO­RE­CEN LOS CAFETINES

Pe­ro no se­ría sino has­ta 1821 que ve­re­mos a un em­pre­sa­rio de és­ta ín­do­le triun­far con su ini­cia­ti­va. Es­te ciu­da­dano res­pon­día al nom­bre de Jo­sé Ma­ría Va­lens y Mu­rrie­ta, y se ha­bía ini­cia­do co­mo re­fres­que­ro gra­cias a un per­mi­so del Ca­bil­do me­dian­te el cual po­dría si­tuar un ban­qui­to y mos­tra­dor en el por­tal, jun­to a la puer­ta de en­tra­da de su do­mi­ci­lio. Ocho años des­pués, el an­ti­guo pues­ti­to ha­bía evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en un prós­pe­ro ca­fé bi­llar en el que se ju­ga­ba una lo­te­ría de cu­yas ga­nan­cias se des­ti­na­ba el 50 % al hos­pi­tal de mu­je­res de la ciu­dad. Es cu­rio­so ob­ser­var que en el lu­gar en el que fun­cio­na­ba el Hos­pi­tal San Juan de Dios, ubi­ca­do en las ac­tua­les ca­lles de Agui­rre y Ma­le­cón, ten­dría otro lo­cal si­mi­lar, con­ver­ti­do en la com­pe­ten­cia del es­ta­ble­ci­mien­to per­te­ne­cien­te a Va­lens. En es­te si­tio se ha­bía fun­da­do en 1825 otro ca­fé bi­llar, de­bi­do al éxi­to que ha­bía te­ni­do el an­tes men­cio­na­do, lo que ha­bría jus­ti­fi­ca­do el que sea re­pli­ca­do.

Es pro­ba­ble que co­mo puer­to de im­por­tan­cia que era Guayaquil, con el pa­so del tiem­po se hu­bie­sen es­ta­ble­ci­do más ne­go­cios de es­te ti­po, par­ti­cu­lar­men­te en el Ma­le­cón y en la Ca­lle del Co­mer­cio (ac­tual Pi­chin­cha). Pe­ro es­to es sim­ple con­je­tu­ra; de lo que sí es­ta­mos se­gu­ros es de que pa­ra 1830 y lue­go de que el Ecua­dor ini­cia su vi­da co­mo re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te, la ciu­dad de Guayaquil em­pe­za­rá a ex­pe­ri­men­tar al­gu­nos cam­bios que len­ta, pe­ro pau­la­ti­na­men­te le irían dan­do un as­pec­to di­fe­ren­te has­ta la lle­ga­da de Ro­ca­fuer­te en 1838, quien da­rá ve­lo­ci­dad a di­chos cam­bios, ha­cien­do de la ciu­dad una ur­be di­fe­ren­te a la de tiem­pos de la in­de­pen­den­cia.

UN CAS­TI­LLO Y TRES MOS­QUE­TE­ROS

En ese es­ce­na­rio y den­tro de esa len­ta me­ta­mor­fo­sis ha­rá su apa­ri­ción en el cru­ce de la ca­lle de San Ale­jo con la ca­lle del Tea­tro (ac­tua­les Pe­dro Car­bo y Agui­rre), un ca­fé-bar vi­gen­te por mu­cho tiem­po, cu­yo nom­bre era Los tres mos­que­te­ros. El nue­vo es­ta- ble­ci­mien­to fue ubi­ca­do por su due­ño en los ba­jos de El Cas­ti­llo, que era co­mo lla­ma­ban al pre­dio en el que ha­bi­ta­ba el mag­na­te es­pa­ñol Car­los La­go­mar­cino. El men­cio­na­do cas­ti­llo era una mo­nu­men­tal edi­fi­ca­ción de ma­de­ra cons­trui­da por es­te cu­rio­so per­so­na­je (de quien se de­cía era hi­jo ile­gí­ti­mo del rey Car­los IV de Es­pa­ña), lue­go de lle­gar, ori­gi­na­rio de Lima, a Guayaquil y com­prar la ha­cien­da La Pun­ti­lla, pa­ra que­dar­se vi­vien­do en la ciu­dad a fin de ex­plo­tar las tie­rras ad­qui­ri­das.

El 23 de di­ciem­bre de 1830 un pa­vo­ro­so in­cen­dio, na­ci­do en los ba­jos del edi­fi­cio, aca­ba­ría con cin­co de las man­za­nas ale­da­ñas, de­jan­do en ce­ni­zas el men­cio­na­do ca­fé-bar. Po­cos años pa­sa­rán pa­ra ver la apa­ri­ción de dos nue­vos ca­fés. El uno, de nom­bre La De­mo­cra­cia, se es­ta­ble­ce­ría en 1863, sien­do uti­li­za­do co­mo se­de de jue­gos de azar, ri­fas y loterías, y el otro se­ría re­co­no­ci­do co­mo El ca­fé de Oba­rrio. Es­ta­ble­ci­do en el mis­mo si­tio en el que es­tu­vie­ra Los tres mos­que­te­ros, quemado en 1830 en el in­cen­dio ori­gi­na­do en la ca­sa de La­go­mar­cino.

Pa­ra ce­rrar es­ta bre­ve his­to­ria del ori­gen de es­tos ne­go­cios en Guayaquil, va­le de­cir que El ca­fé de Oba­rrio se­gui­ría la mis­ma suer­te de Los tres mos­que­te­ros, pues fue arra­sa­do por el fue­go del In­cen­dio Gran­de del 5 y 6 de oc­tu­bre de 1896.

As­pec­to que pre­sen­ta­ban los cafetines a fi­nes del si­glo XIX, tan­to en su in­te­rior co­mo en su ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.