ECUA­DOR EN SUS PRI­ME­ROS VEIN­TE AÑOS DE RE­PÚ­BLI­CA

UN SÍN­TO­MA DE SUB­DE­SA­RRO­LLO ES AFE­RRAR­SE AL PA­SA­DO.

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: GUI­LLER­MO AROSEMENA A. aro­se­me­[email protected]­na­sa.com.ec

A 1853 se edi­tó en Bo­go­tá el li­bro Aná­li­sis Po­lí­ti­co, So­cial y Eco­nó­mi­co de la Re­pú­bli­ca de Ecua­dor, es­cri­to por Fe­li­pe Pé­rez M., po­lí­ti­co, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y geó­gra­fo. Su fa­mi­lia in­clu­yó un pre­si­den­te de Co­lom­bia, li­te­ra­tos, es­ta­dis­tas y cien­tí­fi­cos. Son 123 pá­gi­nas di­vi­di­das en tres sec­cio­nes, cu­brien­do to­dos los as­pec­tos del país: ciu­da­des, po­bla­ción, geo­gra­fía, puer­tos, his­to­ria, po­de­res del es­ta­do, edu­ca­ción, po­bla­ción, pro­duc­ción, etc. No hay es­pa­cio pa­ra cu­brir to­da la obra.

Pé­rez di­ce ver­da­des de la épo­ca, al­gu­nas fue­ron ad­ver­ten­cias pa­ra el fu­tu­ro, co­mo la fre­cuen­cia de re­vo­lu­cio­nes que hu­bo en Ecua­dor: “…sin te­ner me­dio si­glo de exis­ten­cia co­mo tal, enu­me­ra, no sus lus­tros, sus sue­ños por re­vo­lu­cio­nes. Cuen­ta sus días por com­ba­tes; com­ba­tes em­pa­pa­dos en san­gre fra­tri­ci­da, aún no pu­ri­fi­ca­da con los re­sul­ta­dos lau­da­bles que se pre­su­mía al­can­zar con ellos; que, si aho­ra por fal­ta de con­cien­cia cí­vi­ca no la hu­mi­llan co­mo de­bie­ran, más tar­de la en­cu­bri­rán a sus pro­pios ojos con un san be­ni­to de eterno des­ho­nor”. Las re­vo­lu­cio­nes san­grien­tas se rea­li­za­ron has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, ¿có­mo ol­vi­dar la mal lla­ma­da La Glo­rio­sa de 1944 en Guayaquil? En mi opi­nión no tu­vo na­da de glo­rio­sa una re­vo­lu­ción, cu­yos cam­bios du­ra­ron tres años. En 1947 Ve­las­co fue de­rro­ca­do; él an­tes ha­bía tum­ba­do a Arro­yo del Río. Ya en la se­gun­da mi­tad del XX, los gol­pes de Es­ta­do no fue­ron san­grien­tos; en el si­glo XXI he­mos te­ni­do la peor de las re­vo­lu­cio­nes, la de su­pues­ta­men­te “Men­tes lú­ci­das, ma­nos lim­pias y co­ra­zo­nes ar­dien­tes”. Sus con­se­cuen­cias se pa­ga­rán por mu­chos años.

RE­VO­LU­CIÓN PER­MA­NEN­TE

Pé­rez agre­ga: “Cuan­do el es­ta­do de re­vo­lu­ción se ha­ce per­ma­nen­te en un país, la mi­se­ria pú­bli­ca y el atra­so po­pu­lar tam­bién se ha­cen; re­sul­tan­do de aquí su des­gra­cia y rui­na. Aho­ra yo creo que la fie­bre re­vo­lu­cio­na­ria se ha apo­de­ra­do del Ecua­dor...”, Exac­ta­men­te lo su­ce­di­do en la his­to­ria de Ecua­dor. Ha te­ni­do re­vo­lu­cio­na­rios y par­ti­dos po­lí­ti­cos usan­do y abu­san­do del nom­bre re­vo­lu­ción. Pé­rez plan­tea otra gran ver­dad: “… los am­bi­cio­sos se han su­ce­di­do a los am­bi­cio­sos, sir- vién­do­se mu­tua­men­te de pel­da­ño, con el so­lo fin de ele­var­se. Co­mo si hu­bie­ra po­si­ti­va glo­ria en al­can­zar un pues­to cul­mi­nan­te en la es­ca­la so­cial, sin mé­ri­tos ni vir­tu­des pa­ra ello…”. Ecua­dor lo vi­ve hoy: cen­te­na­res de mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y nu­me­ro­sos can­di­da­tos pa­ra al­cal­des o pre­fec­tos, la ma­yo­ría per­so­nas sin pre­pa­ra­ción ade­cua­da, bus­can es­tar en los pe­rió­di­cos du­ran­te las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas pa­ra lue­go caer en el ano­ni­ma­to. Esa am­bi­ción no es po­si­ti­va, es tí­pi­ca en el Ter­cer Mun­do. En el Pri­mer Mun­do no hay pro­li­fe­ra­ción de par­ti­dos, ni de can­di­da­tos.

CONS­TI­TU­CIO­NES FA­LLI­DAS

Pé­rez ana­li­za ca­da uno de los tres po­de­res: Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial. Es­tu­dia las fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des de los car­gos en ca­da uno. Lla­mó su aten­ción que los se­na­do­res y dipu­tados po­dían ser “…ele­gi­dos in­dis­tin­ta­men­te por cual­quie­ra pro­vin­cia de la Re­pú­bli­ca, siem­pre que ten­gan las cua­li­da­des exi­gi­das por la Cons­ti­tu­ción”. Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te fue dipu­tado por Pi­chin­cha en 1833 y se­na­dor por Cuen­ca en 1846. Eran tiem­pos don­de no exis­tía el cen­tra­lis­mo y los gua­ya­qui­le­ños po­dían te­ner pues­tos des­ta­ca­dos en la so­cie­dad qui­te­ña. Pé­rez ha­ce se­ve­ra crí­ti­ca a las cons­ti­tu­cio­nes ecua­to­ria­nas y for­ma de re­for­mar­se. Atri­bu­ye el po­bre con­te- ni­do de ellas a “la fal­ta de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les, y la ab­so­lu­ta ca­ren­cia de prác­ti­ca en los lla­ma­dos hom­bres pú­bli­cos…”. Agre­ga que siem­pre que se la ha que­ri­do re­for­mar “…se ha to­ma­do por pun­to de par­ti­da la úl­ti­ma exis­ten­te, con­ten­tán­do­se los re­for­ma­do­res con va­riar­la en uno que otro pun­to, y na­da más, no ha­bién­do­se, por tan­to, pre­sen­ta­do nun­ca un pro­yec­to nue­vo…”. Ha­ce re­fe­ren­cia a que las me­jo­res Cons­ti­tu­cio­nes son las cor­tas, mien­tras que la ecua­to­ria­na te­nía 143 ar­tícu­los y más de 500 dis­po­si­cio­nes. Con el trans­cur­so de las dé­ca­das nues­tras Cons­ti­tu­cio­nes fue­ron au­men­tan­do de ta­ma­ño, has­ta que lle­ga­mos a la de Mon­te­cris­ti: 444 ar­tícu­los y 136 pá­gi­nas.

SIS­TE­MA VI­CIO­SO

Con­ti­núa: “No pue­de el pre­si­den­te ni el en­car­ga­do del Eje­cu­ti­vo pri­var a los ecua­to­ria­nos de su li­ber­tad; im­po­ner­les pe­nas…”, pe­ro lo hi­cie­ron. Co­mo no ha­bía banca pri­va­da ni pú­bli­ca, una de las fun­cio­nes del pre­si­den­te era: “pa­ra ne­go­ciar em­prés­ti­tos vo­lun­ta­rios, o exi­gir­los for­zo­sos”. En es­tos úl­ti­mos la ma­yo­ría de las ve­ces los go­bier­nos no de­vol­vían el di­ne­ro. Co­men­za­ron en Gran Co­lom­bia y con­ti­nua­ron a tra­vés del si­glo XIX. Los em­pre­sa­rios fue­ron los más per­ju­di­ca­dos, pe­ro tam­bién los prés­ta­mos de pro­fe­sio­na­les. So­bre la edu­ca­ción afir­ma que hay que co­rre­gir el “vi­cio­so sis­te­ma”. Al re­fe­rir­se a las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas co­men­ta que la in­dus­tria es: “na­cien­te y atra­sa­da”; la agri­cul­tu­ra: “re­du­ci­da so­lo al cul­ti­vo de cier­tos ce­rea­les en el in­te­rior, y al ca­cao y ta­ba­co en el li­to­ral, ade­lan­ta po­co, pues es­tá ba­sa­da en el de­tes­ta­ble sis­te­ma es­pa­ñol…”.

Com­pa­ran­do el pre­sen­te con el pa­sa­do, se ob­ser­va dón­de no ha ha­bi­do cam­bios en de­ce­nios y en uno que otro ca­so, en si­glos. El sub­de­sa­rro­llo men­tal es re­sul­ta­do de afe­rrar­se al pa­sa­do.

Fe­li­pe Pé­rez Ma­no­sal­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.