QUISQUILLE­RÍAS CO­LO­NIA­LES

LA CAR­TA DEL CA­PI­TÁN PA­NA­ME­ÑO AL CA­BIL­DO DE GUAYAQUIL PI­DIEN­DO SE RE­CO­NO­CIE­RAN HO­NO­RES DE HI­DAL­GUÍA A SU FA­MI­LIA, SIR­VIÓ PA­RA PRO­VO­CAR UNA LLU­VIA DE SO­LI­CI­TU­DES SI­MI­LA­RES.

Memorias Porteñas - - LEYENDAS Y TRADICIONE­S DE GUAYAQUIL - POR: J. GA­BRIEL PINO RO­CA

En San­tia­go de Guayaquil en cu­yo ve­cin­da­rio ca­si no ha­bía pro­vin­cia es­pa­ño­la que no tu­vie­ra sus re­pre­sen­tan­tes nun­ca lle­ga­ron las co­sas a ma­yo­res, y si no de­jó de ha­ber por es­te mo­ti­vo, uno que otro al­ter­ca­do fue­ron es­tos más de ca­rác­ter per­so­nal que co­lec­ti­vo y nun­ca die­ron lu­gar a que se for­ma­ran ban­dos pa­ra al­zar ban­de­ra re­gio­na­lis­ta. Así has­ta el año de gra­cia de 1715, ba­jo el rei­na­do de don Fe­li­pe V, pri­mer mo­nar­ca es­pa­ñol de la Ca­sa de Bor­bón, en que go­ber­nan­do es­tas tie­rras gua­ya­qui­le­ñas en su real nom­bre el ge­ne­ral don Pa­blo Jaez y Du­rán con los tí­tu­los de co­rre­gi­dor, jus­ti­cia Ma­yor y te­nien­te de ca­pi­tán ge­ne­ral, se re­ci­bió una car­ta pro­ce­den­te de Pa­na­má acom­pa­ña­da de abul­ta­do pa­que­te, ro­tu­la­do to­do ello: “Al muy Ilus­tre Ca­bil­do Jus­ti­cia y Re­gi­mien­to de la muy no­ble y leal ciu­dad de San­tia­go de Guayaquil”.

CON­DI­CIÓN DE NO­BLES E HIDALGOS

Abier­ta la pri­me­ra en jun­ta de es­ta al­ta cor­po­ra­ción ce­le­bra­da en 6 de Agos­to, re­sul­tó ser ella del ca­pi­tán don Juan An­drés Ló­pez de la Flor, na­tu­ral de Pa­na­má y ve­cino de es­ta ciu­dad, quien por en­ton­ces se ha­lla­ba al real ser­vi­cio en la pri­me­ra, co­mo cas­te­llano del cas­ti­llo de Cha­gres. La fe­cha de la mi­si­va era de 7 de fe­bre­ro y el ob­je­to pe­dir a los re­pre­sen­tan­tes de la ciu­dad de que era ve­cino y en la que ha­bían que­da­do su mu­jer, do­ña Ana Ra­fae­la de Yé­pez y Vein­za y sus hi­jos, don Gre­go­rio y do­ña Ni­co­la­sa Ló­pez de la Flor, que se les guar­da­sen, man­da­sen guar­dar e hi­cie­ren cum­plir to­das las exen­cio­nes, pre­emi­nen­cias y pri­vi­le­gios que les co­rres­pon­dían co­mo no­bles e hi­jos­dal­gos no­to­rios de ca­sa y so­lar co­no­ci­do. Con tal pro­pó­si­to re­mi­tía por pa­que­te se­pa­ra­do su eje­cu­to­ria de fa­mi­lia pa­ra que se co­pia­se en los li­bros del Ca­bil­do, a fin de que que­da­se de ella cons­tan­cia per-

pe­tua en los anales de la ciu­dad, he­cho lo cual, pe­día se le de­vol­vie­ran a Pa­na­má los ori­gi­na­les con las se­gu­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes.

Pre­vio el es­tu­dio e in­for­me de es­ti­lo del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral, ca­pi­tán don Juan de Ro­bles y Al­fon­so, en un to­do fa­vo­ra­ble a la so­li­ci­tud, re­sol­vió el Ca­bil­do que el se­ñor es­cri­bano, se­cre­ta­rio del cuer­po, don To­más Coe­llo del Cas­tro, co­pia­ra y au­to­ri­za­ra la men­cio­na­da eje­cu­to­ria en el li­bro de ac­tas y a con­ti­nua­ción de la úl­ti­ma se­sión ce­le­bra­da de­cla­ran­do, ade­más, que la ca­sa del di­cho ca­pi­tán don An­drés Ló­pez de la Flor de­bía ha­ber y go­zar los fue­ros y pri­vi­le­gios que go­zan los hi­jos­dal­gos de ca­sa y so­lar co­no­ci­dos, así por es­ta ra­zón co­mo por los ser­vi­cios que tam­bién el di­cho ca­pi­tán co­mo sus an­te­ce­so­res ha­bían he­cho a las Ca­tó­li­cas Ma­jes­ta­des. To­ma­da es­ta ra­zón de­bía de­vol­ver­se el ori­gi­nal a la par­te in­tere­sa­da por con­duc­to se­gu­ro.

CER­TI­FI­CAN­DO ORÍ­GE­NES

De que el pa­cien­te es­cri­bano cum­plió con lo man­da­do no que­da la me­nor du­da, pues que exis­te en nues­tro Ar­chi­vo Mu­ni­ci­pal el li­bro de ac­tas en que cons­ta co­pia­da y le­ga­li­za­da la lar­ga in­tere­san­te eje­cu­to­ria de que ex­trac­ta­mos los si­guien­tes da­tos: El ca­pi­tán Juan An­drés Ló­pez de la Flor na­ció en Pa­na­má el 28 de no­viem­bre de 1684 del ma­tri­mo­nio del maes­tre de Cam­po don Juan Ló­pez de la Flor, na­tu­ral de la vi­lla de Al­co­cer, obis­pa­do de Cuen­ca en los Reinos de Es­pa­ña con do­ña Fran­cis­ca Mo­bre­dano de Saa­ve­dra y Cór­do­va, pa­na­me­ña, sien­do sus abue­los pa­ter­nos don Cris­tó­bal Ló­pez de la Flor y do­ña Ma­ría Rei­no­so, ve­ci­nos de Al­co­cer, y los ma­ter­nos , Dn. Fer­nan­do Mo­bre­dano de Saa­ve­dra, na­tu­ral de la im­pe­rial vi­lla de Ma­drid, y do­ña Jua­na Ruiz de Cam­pos y Araos, na­tu­ral de la vi­lla de Ola­ya en To­le­do. A mé­ri­to de la ex­pre­sa­da in­for­ma­ción que­da es­ta­ble­ci­do que tan­to los pa­dres, co­mo los ex­pre­sa­dos abue­los, con más los bi­sa­bue­los y de­más as­cen­dien­tes del ca­pi­tán de quien tra­ta­mos, tan­to en la lí­nea pa­ter­na con en la ma­ter­na “fue­ron ca­ba­lle­ros y se­ño­res hi­jos­dal­gos, de ca­sa y so­lar co­no­ci­do, ha­bi­dos y te­ni­dos por ta­les y co­mún­men­te repu­tados en las di­chas sus na­tu­ra­le­zas y de­más par­tes de don­de traen sus orí­ge­nes, y que desem­pe­ña­ron los pues­tos y ejer­ci­cios co­rres­pon­dien­tes a su ca­li­dad, ocu­pa­dos siem­pre en al­tos y po­si­ti­vos go­bier­nos……...” .

VANIDOSA OCU­RREN­CIA

Has­ta que al jo­ven ca­pi­tán don An­drés Ló­pez de la Flor le vino en mien­tes la vanidosa ocu­rren­cia de pe­dir al Ca­bil­do de Guayaquil que hi­cie­ra in­ser­tar co­pia de su Eje­cu­to­ria en los li­bros en que so­lían asen­tar­se las ac­tas de sus se­sio­nes pa­ra que de ella que­da­se me­mo­ria a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras y con el fin de que se guar­da­ra y se hi­cie­ra guar­dar a su fa­mi­lia los ho­no­res y pri­vi­le­gios a que te­nía de­re­cho se­gún la le­gis­la­ción de an­ta­ño, a ejem­plo de lo que ha­cían mu­chos en Es­pa­ña y en va­rias ciu­da­des de In­dias, nin­guno de los hi­jos­dal­gos de ca­sa y so­lar co­no­ci­dos, ra­di­ca­dos en Guayaquil o des­cen­dien­tes de ellos, co­mo de los con­quis­ta­do­res y pri­me­ros po­bla­do­res his­pa­nos de es­ta tie­rra, ha­bía con­ce­bi­do tal pro­pó­si­to, con­for­mán­do­se con man­te­ner sus tí­tu­los de no­ble­za e hi­dal­guía guar­da­dos en ar­ma­rios, en el fon­do de los baú­les, y si pa­ra ta­les o cua­les ca­sos, don­de era in­dis­pen­sa­ble, las ha­bían ex­hi­bi­do y he­cho va­ler, ja­más que yo se­pa an­to­jó­se­le a na­die in­mor­ta­li­zar la su­ya en los li­bros his­to­ria­les del go­bierno lo­cal.

DESEMPOLVA­NDO TÍ­TU­LOS

Pe­ro to­do fue co­no­cer de la so­li­ci­tud de Dn. Juan An­drés y de la re­so­lu­ción en ella re­caí­da que, ha­llan­do cuer­da y con­ve­nien­te la pre­vi­sión, em­pe­za­ron quie­nes los te­nían, a des­em­pol­var an­ti­guos o nue­vos per­ga­mi­nos y se apre­su­ra­ran a en­viar­los al Cuer­po edi­li­cio con aten­ta es­que­la su­pli­ca­to­ria pa­ra que con ellos se co­rrie­se igua­les trá­mi­tes, tan­to pa­ra ho­nor y lus­tre de los pe­ti­cio­na­rios co­mo pa­ra co­no­ci­mien­to de las eda­des ve­ni­de­ras. Agua­ce­ro fue de grue­sos de­co­ra­dos e in­jun­dio­sos vo­lú­me­nes el que le llo­vió al buen pro­cu­ra­dor ge­ne­ral pa­ra su lec­tu­ra, es­tu­dio y emi­sión del in­for­me in­dis­pen­sa­ble al lo­gro ape­te­ci­do. Si per­ple­jo se que­dó por de pron­to an­te aque­lla sus­tan­cio­sa li­bre­ría que es­ta­ba obli­ga­do a de­vo­rar, se con­so­ló, lue­go, que así es el mal na­tu­ral en los hu­ma­nos, pen­san­do en que mu­cho peor las ten­dría su ami­go el dó­mi­ne del “doy fe” dic­tan­do o co­pian­do to­do lo que él le pa­sa­ra, leí­do o no leí­do pa­ra el efec­to. En reali­dad, el pun­to era gra­ve pues, en me­nos de 8 días pa­sa­ron de 30 las eje­cu­to­rias pre­sen­ta­das, las que se ha­bían de­po­si­ta­do so­bre una gran me­sa en una de las pe­que­ñas sa­las de la nue­va Ca­sa de Ca­bil­do que se es­ta­ba cons­tru­yen­do, pues la que ocu­pa­ba por en­ton­ces pa­ra sus fun­cio­nes la Ilus­tre Cor­po­ra­ción y en la que se guar­da­ba el ar­chi­vo ge­ne­ral era de pro­pie­dad par­ti­cu­lar y ame­na­za­ba rui­na. Era aquí don­de con to­da tran­qui­li­dad y a tra­vés de sus cla­ras ga­fas iba a te­nér­se­las el pa­cien­te y cir­cuns­pec­to don Juan de Ro­bles, Al­fon­so y Mo­gro­ve­jo, pa­rien­te de San­to To­ri­bio, con yel­mos, lam­bre­qui­nes, tras­co­les, cuar­te­les y es­mal­tes, en fin, con el in­men­so ar­se­nal de los enigmático­s atri­bu­tos de la Cien­cia He­roi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.