AL­FRE­DO BAQUERIZO MO­RENO (1859-1951)

LA OBRA ABAR­CA LOS PRIN­CI­PA­LES ACON­TE­CI­MIEN­TOS DEL CI­CLO VI­TAL DEL PER­SO­NA­JE CEN­TRAL, DES­DE LOS ORÍ­GE­NES FA­MI­LIA­RES HAS­TA LOS FUNERALES Y AÑOS POS­TE­RIO­RES.

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS -

Ha en­tra­do en cir­cu­la­ción un li­bro de gran for­ma­to y 509 págs., ti­tu­la­do Al­fre­do Baquerizo Mo­reno. Bus­ca la fe­li­ci­dad y la gran­de­za en tu pro­pia per­fec­ción, de au­to­ría de su ta­ta­ra­nie­to, Cé­sar Baquerizo Aro­se­me­na. Sin ser pro­pia­men­te una bio­gra­fía clá­si­ca, reúne ele­men­tos que configuran un li­bro ani­mo­so y pro­fu­sa­men­te gra­fi­ca­do, cu­ya lec­tu­ra no can­sa; con­tie­ne anéc­do­tas con­ta­das con gran na­tu­ra­li­dad. Sus pri­me­ros ca­pí­tu­los tie­nen no­tas so­bre sus pa­dres, los co­mien­zos en Guayaquil ba­jo la di­rec­ción del pro­fe­sor Her­bo­so y del ca­nó­ni­go Ma­rriott, el via­je y es­ta­día en Qui­to, don­de con­clu­yó la pri­ma­ria en la es­cue­la de la Mer­ced, y el in­gre­so al co­le­gio San Ga­briel de los je­sui­tas, has­ta al­can­zar el ba­chi­lle­ra­to en Hu­ma­ni­da­des Clá­si­cas, co­no­cien­do len­guas ex­tran­je­ras y la­tín, sa­bien­do de li­te­ra­tu­ra y le­yen­do a los clá­si­cos- so­bre to­do a Vir­gi­lio y a Ho­ra­cio -cu­yas prin­ci­pa­les obras tra­du­jo al cas­te­llano y a quie­nes de­bía gran par­te la sa­via vi­vi­fi­ca­do­ra de su na­tu­ral buen gus­to y de­li­ca­da sen­si­bi­li­dad. Des­de jo­ven so­bre­sa­lió en téc­ni­ca y eje­cu­ción has­ta con­ver­tir­se en un bri­llan­te pia­nis­ta, ca­paz de in­ter­pre­tar las más di­fí­ci­les par­ti­tu­ras. Con el tiem­po com­pu­so nu­me­ro­sas pie­zas.

MULTIFACÉT­ICO

Fue de to­da con­fian­za en el pa­la­cio pre­si­den­cial, for­man­do el gru­po de guayaquile­ños que ro­dea­ba a la be­llí­si­ma Ma­riet­ta de Vein­ti­mi­lla. En esas reunio­nes bri­lla­ban el ta­len­to y la ex­qui­si­ta cul­tu­ra eu­ro­pea. De 22 años, en 1881 edi­tó su pri­mer poe­ma­rio, Ru­mo­res del Gua­yas; el 82 sa­có sus En­sa­yos Poé­ti­cos. El 84 fa­lle­ció su ma­dre, vol­vió a Guayaquil, cul­mi­nó su ca­rre­ra de abo­ga­do y se ca­só con Pie­dad Ro­ca Mar­cos. Ten­drían do­ce hi­jos y un ho­gar fe­liz. Ya era fa­mo­so por su bri­llan­te ora­to­ria, sus fra­ses fi­lo­só­fi­cas lle­nas de gra­cia, opor­tu­ni­dad y be­lle­za. Per­so­na­je im­por­tan­te en el pri­mer pla­cis­mo (1912 al 16), as­cen­dió a la pre­si­den­cia el 16 y la ocu­pó du­ran­te cua­tro años, dan­do enteras li­ber­ta­des, am­nis­tía a los re­vo­lu­cio­na­rios de Con­cha y pa­ci­fi­can­do la Re­pú­bli­ca. Ter­mi­na­do su man­da­to vol­vió a su ca­sa de Las Pe­ñas en Guayaquil y en 1924 fue de­sig­na­do embajador es­pe­cial an­te el Pe­rú. Pre­si­dió la co­mi­sión que viajó a Li­ma a con­me­mo­rar el cen­te­na­rio de la ba­ta­lla de Aya­cu­cho.

TRA­BA­JÓ HAS­TA SU MUER­TE

Pre­si­dien­do el Se­na­do en 1931 asu­mió in­te­ri­na­men­te la pre­si­den­cia an­te la caí­da de Larrea Al­ba y en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, ha­bien­do ga­na­do el con­ser­va­dor Bo­ni­faz, ocu­rrió su des­ca­li­fi­ca­ción en el Con­gre­so por su du­do­sa na­cio­na­li­dad, lo que cons­ti­tu­yó mo­ti­vo de es­cán­da­lo y aca­rreó el al­za­mien­to de sus par­ti­da­rios en la ca­pi­tal y la Gue­rra de los Cua­tro Días. Des­de en­ton­ces, re­ti­ra­do a su es­tu­dio pro­fe­sio­nal, no vol­vió a par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Al fa­lle­ci­mien­to de su pri­mo po­lí­ti­co y clien­te, Juan Fran­cis­co Mar­cos Agui­rre, de­jó la ase­so­ría ju­rí­di­ca de los ne­go­cios de la fa­mi­lia Mar­cos. Fue de­sig­na­do abo­ga­do del Ban­co Hi­po­te­ca­rio del Ecua­dor, des­pués Ban­co de Fo­men­to, don­de la­bo­ró ca­si has­ta su muer­te por­que siem­pre ha­bía si­do po­bre y ne­ce­si­ta­ba del suel­do. El 25 de Oc­tu­bre de 1937 fa­lle­ció su es­po­sa de una afec­ción car­dia­ca y es­cri­bió: “Cuán­ta gen­te en torno mío, pe­ro qué so­le­dad en mí”. Se ha­bían que­ri­do mu­cho. En 1939 cum­plió 80 años y re­ci­bió un cá­li­do ho­me­na­je. La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Guayaquil lo de­cla­ró Hi­jo ilus­tre de la ciu­dad y pu­so su nom­bre al tra­mo nor­te de la ca­lle Chim­bo­ra­zo, par­tien­do des­de el bu­le­var. El 40 apa­re­cie­ron Cró­ni­cas del ho­me­na­je y se edi­tó en su ho­nor una Se­lec­ción de En­sa­yos, con apun­tes y dis­cur­sos en 195 págs. El 46 sa­lie­ron sus tra­duc­cio­nes y di­va­ga­cio­nes so­bre Ho­ra­cio en 69 págs. Tam­bién De ayer y de hoy, con es­cri­tos va­rios en 173 págs. y la se­gun­da edi­ción de sus cua­tro no­ve­las. Leía y es­cri­bía, se sen­ta­ba a mi­rar la ría, a ver el pai­sa­je, to­ca­ba bien el piano pe­ro ca­da vez me­nos pues su na­tu­ral ale­gría de vi­vir con los años se iba apa­gan­do. En elec­cio­nes era el pri­me­ro en ir a vo­tar a su me­sa, por eso lo re­tra­ta­ban en los pe­rió­di­cos; tam­bién em­pe­zó a ano­tar en un li­bri­to de bol­si­llo sus so­li­lo­quios. En 1951 en­fer­mó de cán­cer a la ve­ji­ga y fue lle­va­do por su yerno Eduar­do Ló­pez Proa­ño a Nue­va York, don­de fue ope­ra­do el 22 de mar­zo con éxi­to. Pe­ro a la ma­ña­na si­guien­te, mien­tras es­ta­ba en su ca­ma, al pie de una ven­ta­na y mi­ran­do a la ca­lle, le so­bre­vino un vio­len­to vó­mi­to de san­gre cau­sa­do por una úl­ce­ra. El li­bro que leía ca­yó de sus ma­nos y que­dó in­cons­cien­te, fa­lle­cien­do a las po­cas ho­ras. Sus res­tos re­ci­bie­ron un pri­mer ho­me­na­je en la ca­te­dral de San Patricio, con­cu­rrien­do mu­chos ecua­to­ria­nos de la co­lo­nia; fue­ron re­pa­tria­dos por vía aé­rea. El go­bierno de­cre­tó so­lem­nes hon­ras y re­po­sa al la­do de su es­po­sa. El 59 se pu­bli­ca­ron sus Pen­sa­mien­tos, en 53 págs.

Cé­sar Baquerizo Aro­se­me­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.