FE­LI­PE DÍAZ-ERAZO

DE CO­MER­CIAN­TE EN GUA­YA­QUIL A MI­LLO­NA­RIO EN EU­RO­PA

Memorias Porteñas - - REMEMBRANZ­AS - POR: RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL pe­[email protected]­na­sa.com.ec

Na­ció el 16 de ju­lio de 1839 en un me­dio mon­ta­ño­so, atra­sa­do y ru­ral si­tua­do en la ca­sa N°. 10 en el Ca­mino Real de la po­bla­ción de Fu­nes, cer­ca­na a Pas­to. Fue hi­jo del sol­da­do Jo­sé Erazo, com­ba­tien­te rea­lis­ta du­ran­te las gue­rras de In­de­pen­den­cia, y de Pa­cí­fi­ca Díaz Mer­chan­cano, de ofi­cio cos­tu­re­ra. Am­bos de ra­za blan­ca, se per­te­ne­cían al es­ta­do llano y su eco­no­mía era ba­ja. Pe­ro es­to re­cién se co­no­ció ha­ce po­cos años pues nues­tro bio­gra­fia­do nun­ca qui­so re­ve­lar sus hu­mil­des orí­ge­nes.

Na­da se co­no­ce de su in­fan­cia y ju­ven­tud a no ser que en 1855, de so­lo die­ci­séis años y go­zan­do de la pro­tec­ción del Dr. Ma­nuel Mu­ri­llo To­ro, que man­te­nía re­la­cio­nes con su her­ma­na Bea­triz Erazo Díaz -hom­bre ri­co, im­por­tan­te y que ejer­ce­ría la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia en dos oca­sio­nes (186466) y (1872-74)-, el jo­ven Fe­li­pe in­gre­só al co­le­gio uni­ver­si­ta­rio del cé­le­bre pre­cep­tor Vic­to­riano de Die­go Pa­re­des y sus hi­jos, ubi­ca­do en Pie­de­cues­ta, San­tan­der, don­de re­ci­bió una es­plén­di­da edu­ca­ción mo­der­na, co­pia­da de los pla­nes de es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas.

UN PRÓS­PE­RO NE­GO­CIO

En 1862, lla­ma­do por va­rios ami­gos, pa­só a re­si­dir en Gua­ya­quil y dos años más tar­de -en no­viem­bre del 64- en la es­qui­na del Ma­le­cón e Illing­worth con su pai­sano, el an­tio­que­ño Nor­ber­to Os­sa, fun­dó la Ca­sa co­mer­cial Nor­ber­to Os­sa y Cía., con la ayu­da del so­cio co­man­di­ta­rio Juan de Dios Zu­loa­ga, tam­bién oriun­do de An­tio­quía pe­ro re­si­den­te en Pa­na­má. Se de­di­ca­ron a la ex­por­ta­ción de ca­cao y ven­ta de som­bre­ros, ta­gua, cas­ca­ri­lla, ca­fé, arroz, azú­car y oro que en­via­ban a Eu­ro­pa, de don­de traían mue­bles, ar­tícu­los pa­ra el ho­gar, con­ser­vas y en ge­ne­ral to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra el uso y el boa­to de las cla­ses adi­ne­ra­das. El ne­go­cio pros­pe­ró en­se­gui­da por el au­ge del ca­cao y los so­cios se vol­vie­ron ri­cos de la no­che a la ma­ña­na.

El 64 fue de­sig­na­do cón­sul ge­ne­ral de Co­lom­bia en Gua­ya­quil por su pro­tec­tor el pre­si­den­te co­lom­biano; el 68 ad­qui­rió un lo­te gran­de de ac­cio­nes en el re­cién fun­da­do Ban­co del Ecua­dor y su so­cio Nor­ber­to Os­sa pa­só a re­si­dir en Pa­rís, don­de fun­dó la Ca­sa Co­mer­cial Os­sa y Díaz, que sir­vió de in­ter­me­dia­ria pa­ra apro­vi­sio­nar a la de Gua­ya­quil.

UNA TRA­YEC­TO­RIA EXI­TO­SA

El 16 de oc­tu­bre de 1869, a los 30 años de edad, ma­tri­mo­nió con Vic­to­ria Caa­ma­ño y Cor­ne­jo. Ten­drían dos hi­jas y una unión es­ta­ble y fe­liz. Mien­tras tan­to, su tien­da y ofi­ci­na se ha­bía trans­for­ma­do en el cen­tro de reunión de la co­lo­nia co­lom­bia­na y prác­ti­ca­men­te era un ban­co pues se des­con­ta­ban le­tras y pa­ga­rés so­bre el ex­te­rior.

En lo per­so­nal era de buen ver y ex­ce­len­tes ma­ne­ras, ho­nes­to, tra­ba­ja­dor y de una mo­des­tia que ra­ya­ba en la hu­mil­dad. Cui­da­do­so pa­ra no ha­blar de sus orí­ge­nes ni de sus ideas fa­mi­lia­res, por don­de iba se ha­cía acree­dor a la bue­na vo­lun­tad de las gen­tes y a la con­fian­za de su abun­dan­te clien­te­la. En 1879 se tras­la­dó de­fi­ni­ti­va­men­te a Pa­rís con su es­po­sa e hi­jas. Es­ta­ba en Gua­ya­quil de ge­ren­te el sui­zo Max Mu­ller, ayu­da­do por Si­món Ca­ñar­te Baha­mon­de. En­tre el 84 y el 88 fue pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca su cu­ña­do Plá­ci­do Caa­ma­ño. Los ne­go­cios se fa­ci­li­ta­ron enor­me­men­te, ma­ne­jó la adua­na. El 85 fue ac­cio­nis­ta fun­da­dor del Ban­co In­ter­na­cio­nal de Gua­ya­quil. Du­ran­te el In­cen­dio Gran­de de oc­tu­bre de 1896 se que­mó el edi­fi­cio y su al­ma­cén con to­das las exis­ten­cias, pe­ro se rehi­zo en cor­to tiem­po por­que el as­ti­lle­ro de pro­pie­dad de la com­pa­ñía, ma­ne­ja­do por En­ri­que Va­len­zue­la, ubi­ca­do en la ca­lle Mal­do­na­do al pie de la ría, no su­frió da­ños y co­mo el ne­go­cio de las ta­blas de ma­de­ra se vol­vió pin­gue, hu­bo ma­yo­res ga­nan­cias.

RES­PE­TA­DO Y QUE­RI­DO

A prin­ci­pios del si­glo XX era Mi­nis­tro Con­se­je­ro de Co­lom­bia en Fran­cia y abrió dos su­cur­sa­les en el sur de su pa­tria, una en Tú­que­rres y otra en Pas­to. En 1905, al es­cri­bir a los pa­dres de la co­mu­ni­dad de San Fe­li­pe Ne­ri de Pas­to, les di­jo: Mis tí­tu­los son ser co­lom­biano y pas­tu­so y conservar vir­gen el amor que un co­ra­zón bien pues­to de­be te­ner por su país na­tal, y les re­ga­ló la re­ja que ador­nó la Pla­za Cen­tral de Na­ri­ño y el ór­gano de la igle­sia de San Fe­li­pe en Pas­to. En­ton­ces fue de­sig­na­do en­via­do es­pe­cial de Co­lom­bia a las bo­das del rey Al­fon­so XIII de Es­pa­ña con la prin­ce­sa Vic­to­ria Eu­ge­nia e Bat­tem­berg, nie­ta de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, ce­le­bra­das en ma­yo de di­cho año en Ma­drid, y fue con­de­co­ra­do con la or­den de Isa­bel La Ca­tó­li­ca. Po­seía dos mag­ní­fi­cos pa­la­ce­tes en la ac­tual ave­ni­da Foch, la más ele­gan­te de Pa­rís.

Vi­vía con los su­yos en el N°. 10 de la ‘rue’ Bas­sard en una her­mo­sa man­sión de su pro­pie­dad cer­ca­na al Ar­co del Triun­fo. Su úl­ti­mo car­go fue el de mi­nis­tro de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Ar­bi­tra­je con se­de en La Ha­ya, Ho­lan­da. Fa­lle­ció en Pa­rís en 1916 de se­ten­ta y sie­te años de edad, res­pe­ta­do y que­ri­do por los miem­bros de las co­lo­nias sud­ame­ri­ca­nas en di­cha ca­pi­tal.

CO­LOM­BIANO DE ORÍ­GE­NES HU­MIL­DE, SE TRAS­LA­DÓ A GUA­YA­QUIL, DON­DE HI­ZO UNA GRAN FOR­TU­NA QUE LE PER­MI­TIÓ RA­DI­CAR­SE EN FRAN­CIA, PAÍS EN QUE EJER­CIÓ AL­GU­NOS CAR­GOS DI­PLO­MÁ­TI­COS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.