FOR­MA­CIÓN DE MA­RI­NOS EN CHI­LE EN LOS AÑOS 20 Y 30

Memorias Porteñas - - NUESTRA HISTORIA - POR: MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO san­[email protected]­na­sa.com.ec

Alo lar­go de 1922 el jo­ven de 20 años An­to­nio Alo­mía La­rrea se en­con­tra­ba es­tu­dian­do en la Es­cue­la de In­ge­nie­ros Na­va­les de Tal­cahuano, y es muy pro­ba­ble que lo ha­ya es­ta­do ha­cien­do des­de el año an­te­rior. Es de men­cio­nar que esos es­tu­dios fue­ron pa­ga­dos con sus pro­pios me­dios y no con be­ca al­gu­na del Go­bierno ecua­to­riano.

IN­COR­PO­RA­CIÓN DEL NO­VEL OFI­CIAL

Cul­mi­na­dos sus es­tu­dios re­tor­nó a Ecua­dor y se pre­sen­tó an­te el comandante ge­ne­ral de Ma­ri­na, quien con fe­cha 26 de enero de 1923 con­sul­tó al comandante del cru­ce­ro de gue­rra Co­to­pa­xi, ca­pi­tán de na­vío Ra­fael Andrade La­la­ma, la po­si­bi­li­dad de in­te­grar­lo. A ello el comandante ci­ta­do res­pon­dió: “Se­gún re­gla­men­tos de la Es­cue­la Na­val y de In­ge­nie­ros que fun­cio­nó aquí en el país, los ca­de­tes que ha­bían con­clui­do sus cur­sos sa­lían al ser­vi­cio de la Ar­ma­da, en la ca­te­go­ría de In­ge­nie­ros 3º de la mis­ma. En es­ta vir­tud, me per­mi­to opi­nar que el ca­de­te An­to­nio Alo­mía La­rrea, de­be in­gre­sar a la Ar­ma­da Na­cio­nal co­mo In­ge­nie­ro 3º”.

Des­pués de que fue in­cor­po­ra­do pa­só a ser­vir en el cru­ce­ro Co­to­pa­xi, pe­ro al ini­ciar el si­guien­te año se lo vio fi­gu­rar en la es­cam­pa­vía AGA.

DES­FI­LE EL 9 DE OC­TU­BRE EN GUA­YA­QUIL

Al de­cre­tar­se el 5 de enero de 1924 la crea­ción del cur­so pa­ra ofi­cia­les de gue­rra e in­ge­nie­ros, a bor­do del cru­ce­ro Co­to­pa­xi, el in­ge­nie­ro 3º An­to­nio Alo­mía La­rrea se desem­pe­ñó co­mo pro­fe­sor y en sus me­mo­rias re­la­ta lo si­guien­te: “Du­ran­te el desa­rro­llo del cur­so, por pri­me­ra vez, el pe­lo­tón de ca­de­tes na­va­les des­fi­ló en Gua­ya­quil el 9 de oc­tu­bre de 1924, a los acor­des de los aplau­sos del pú­bli­co. La Ma­ri­na se hi­zo pre­sen­te y su re­cuer­do du­ró mu­chos años”. En­tre los ca­de­tes es­ta­ba Ra­fael Mo­rán Val­ver­de, des­pués hé­roe na­cio­nal.

An­to­nio Alo­mía pa­só al Cuer­po de In­ge­nie­ros del Ejér­ci­to, en cu­ya fuer­za al­can­zó el gra­do de co­ro­nel. Lue­go par­ti­ci­pó por mu­chos años, y con no­to­rio éxi­to en el Cuer­po Con­su­lar; vi­vió jun­to con su fa­mi­lia en Es­pa­ña, re­pre­sen­tan­do a su pa­tria. Tam­bién fue co­rres­pon­sal del dia­rio El Uni­ver­so de Gua­ya­quil, y su co­lum­na Atalaya del Uni­ver­so fue siem­pre muy

leí­da has­ta que mu­rió en Ma­drid.

CÉSAR PUEN­TE Y NI­CO­LÁS LÓ­PEZ

En fe­bre­ro de 1925 in­gre­sa­ron a la Es­cue­la Na­val de Val­pa­raí­so los jó­ve­nes ecua­to­ria­nos César Puen­te Go­doy y Ni­co­lás Ló­pez Val­di­vie­so, en go­ce de be­cas con­ce­di­das por Chi­le, gra­duán­do­se en enero de 1929. El si­guien­te año as­cien­den a guar­dia­ma­ri­nas y se em­bar­can en el bu­que-es­cue­la Ge­ne­ral Ba­que­dano, pa­ra cum­plir con el cru­ce­ro de ins­truc­ción.

César Puen­te es­tu­dió Ar­ti­lle­ría Na­val, Na­ve­ga­ción e Hi­dro­gra­fía, em­bar­cán­do­se en al­gu­nos bu­ques de gue­rra chi­le­nos: Prat, La­to­rre, Co­lo­co­lo, Leu­co­tón, Lynch y otros. Re­gre­só al Ecua­dor el 1 de mar­zo de 1934 y fue in­cor­po­ra­do a la Ar­ma­da del Ecua­dor con el gra­do de al­fé­rez de na­vío, ar­ma en que fue uno de sus im­pul­sa­do­res. Ni­co­lás Ló­pez se es­pe­cia­li­zó en In­ge­nie­ría Na­val, lue­go se pre­pa­ró co­mo pi­lo­to de avia­ción y a su re­gre­so al Ecua­dor con­ti­nuó su ca­rre­ra en la Fuer­za Aé­rea.

NUE­VOS ALFÉRECES

En 1928 se en­vió a seis jó­ve­nes en ca­li­dad de ca­de­tes a la Es­cue­la Na­val de Val­pa­raí­so, a sa­ber: Al­ber­to Sán­chez Ló­pez, Ma­nuel Alo­mía Gue­rra, Er­nes­to Mos­co­so Itu­rral­de, En­ri­que Co­lo­ma Sil­va, Jor­ge Gál­vez y Ul­piano Páez.

De ellos lo­gra­ron gra­duar­se Al­ber­to Sán­chez, que se es­pe­cia­li­zó co­mo in­ge­nie­ro na­val; Ma­nuel Alo­mía co­mo sub­ma­ri­nis­ta y Er­nes­to Mos­co­so en Na­ve­ga­ción. Es­tos tres ofi­cia­les, des­pués de con­clui­dos sus es­tu­dios per­ma­ne­cie­ron en Chi­le dos años más, per­fec­cio­nan­do sus co­no­ci­mien­tos, los cua­les fue­ron trans­mi­ti­dos a los ca­de­tes na­va­les de las si­guien­tes pro­mo­cio­nes de la Es­cue­la Na­val del Ecua­dor, al igual que lo hi­cie­ron los an­te­rio­res.

EN AQUE­LLAS DÉ­CA­DAS AL­GU­NOS JÓ­VE­NES EFEC­TUA­RON ES­TU­DIOS NA­VA­LES EN CHI­LE, Y EN EL PAÍS TRANS­MI­TIE­RON SUS CO­NO­CI­MIEN­TOS A LAS SI­GUIEN­TES PRO­MO­CIO­NES.

1. Los ecua­to­ria­nos Alo­mía y Mos­co­so es­ta­ban en­tre los guar­dia­ma­ri­nas chi­le­nos a bor­do del Ba­que­dano. 1930.2. Te­nien­tes de fra­ga­ta Er­nes­to Mos­co­so, Ma­nuel Alo­mía, César Puen­te y Al­ber­to Sán­chez, gra­dua­dos en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.