EL ORI­GEN DE LA ESTAMPILLA BISECTADA EN ECUA­DOR

UN DO­CU­MEN­TO DE CLAU­DIO DÍAZ, AD­MI­NIS­TRA­DOR DE CO­RREOS DE GUA­YA­QUIL, (SEP­TIEM­BRE 20, 1865), IN­DI­CA CÓ­MO Y CUAN­DO SE DIO POR PRI­ME­RA VEZ LA DISECCIÓN DE SELLOS PA­RA CU­BRIR LA ES­CA­SEZ.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS - POR: MELVIN HOYOS ho­[email protected]­na­sa.com.ec

Pa­ra en­ten­der de qué tra­ta es­te te­ma es ne­ce­sa­rio sa­ber que en enero de 1865 co­men­za­ron a cir­cu­lar en nues­tro país las pri­me­ras es­tam­pi­llas pa­ra fran­queo de co­rreo, que fue­ron he­chas por el im­pre­sor qui­te­ño Ma­nuel Ri­va­de­nei­ra, obe­de­cien­do a un con­tra­to fir­ma­do con el go­bierno pre­si­di­do por el Dr. Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Pe­ro muy pron­to se ve­rían las fa­len­cias exis­ten­tes en la con­tra­ta­ción y los pro­ble­mas de des­abas­te­ci­mien­to de sellos que se die­ron al po­co tiem­po de ini­ciar­se su pro­duc­ción. La pri­me­ra emer­gen­cia por es­ca­sez se dio en Gua­ya­quil a fi­nes de sep­tiem­bre de 1865. Pa­ra es­te en­ton­ces las en­tre­gas de sellos de­bían ser nor­ma­les y re­gu­la­res por par­te del con­tra­tis­ta Ri­va­de­nei­ra, quien ha­bía fir­ma­do el 31 de oc­tu­bre de 1864 un con­tra­to pa­ra abas­te­cer de un mi­llón qui­nien­tas mil es­tam­pi­llas a la Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral de Co­rreos has­ta el 31 de di­ciem­bre de di­cho año.

DES­ABAS­TE­CI­MIEN­TO

Ape­nas a on­ce me­ses de fir­ma­do el con­tra­to y diez de ha­ber re­ci­bi­do la pri­me­ra re­me­sa de sellos, las prin­ci­pa­les ofi­ci­nas de co­rreos de­bían con­tar aún con im­por­tan­tes exis­ten­cias de sellos pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos a ni­vel na­cio­nal, pe­ro no era así. La gran es­ca­sez de pa­pel, tin­tas y el in­cum­pli­mien­to del go­bierno de abo­nar una ter­ce­ra par­te del mon­to de la im­pre­sión, y la muy primitiva for­ma de im­pri­mir uti­li­za­da por el con­tra­tis­ta, con­ver­ti­ría en una uto­pía la me­ta que se ha­bían fi­ja­do. Es pro­ba­ble que Ri­va­de­nei­ra se die­ra cuen­ta muy tar­de de que su em­pre­sa no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra cum­plir un con­tra­to de esa en­ver­ga­du­ra, pe­ro te­nía que en­tre­gar los sellos en la me­di­da y ve­lo­ci­dad que sus re­cur­sos se lo per­mi­tie­ran… Así, la es­ca­sez se iría sin­tien­do ca­da vez más, con­vir­tién­do­se en un do­lor de ca­be­za pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral de Co­rreos y pa­ra el mi­nis­tro de Ha­cien­da du­ran­te 1865 y 1866, quien, el 17 de enero de 1867 ter­mi­na­ría so­li­ci­tan­do que se en­car­ce­le al im­pre­sor por ha­ber in­cum­pli­do con la en­tre­ga de los sellos pa­ra abas­te­cer a las ofi­ci­nas pos­ta­les del país. Ri­va­de­nei­ra ha­bía fa­lla­do; la opor­tu­ni­dad de reivin­di­car­se lue­go de un se­gun­do con­tra­to que el mi­nis­tro le con­ce­die­ra a fi­nes de 1865 pa­ra fa­bri­car las plan­chas del se­llo de cua­tro reales y pro­ce­der a su im­pre­sión, la des­apro­ve­chó, de­jan­do que la es­ca­sez de sellos y el caos que es­to trae­ría, se en­se­ño­ree en el país.

LA SO­LU­CIÓN

Hu­bo dis­po­si­cio­nes que en al­go pa­lia­rían el pro­ble­ma, co­mo la de cor­tar por la mi­tad los sellos de un real pa­ra uti­li­zar­los co­mo me­dio real cuan­do la ta­ri­fa de fran­queo así lo exi­gie­ra. Su­po­ne­mos que la im­pre­sión de sellos de un real fue nu­mé­ri­ca­men­te su­pe­rior a la del me­dio. La exis­ten­cia en co­lec­cio­nes de una can­ti­dad mu­cho ma­yor de sellos ama­ri­llos a la de sellos azu­les nos per­mi­te de­du­cir es­to y en­ten­der por qué se ini­ció el cor­te o bi­sec­ción de ellos pa­ra su­plir la fal­ta del otro a raíz de que la es­ca­sez se pre­sen­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.