ME­RA.

El can­tor de la pa­tria y sus víncu­los con Gua­ya­quil.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: DR. FER­NAN­DO JU­RA­DO

Juan León Me­ra Mar­tí­nez, ambateño, au­tor de la le­tra del Himno Na­cio­nal del Ecua­dor (1832-1894), fue un hom­bre cam­pi­rano, ab­so­lu­ta­men­te in­tro­ver­ti­do y se­gu­ra­men­te el más gran­de pu­bli­cis­ta ecua­to­riano del si­glo XIX y aun del XX, pues edi­tó más de 800 trabajos li­te­ra­rios, su­ma en la cual so­lo se la com­pa­gi­nan fi­gu­ras co­mo Alejandro An­dra­de Coe­llo, Re­mi­gio Cres­po To­ral y el pa­dre José Ma­ría Var­gas. Se ha es­cri­to que fue au­to­di­dac­ta, es­to es fal­so; lo for­ma­ron tres tíos emi­nen­tes: los Dres. Pa­blo Vás­co­nez, Ni­co­lás Mar­tí­nez y Joa­quín Men­di­zá­bal Vás­co­nez. Muy aman­te de su tie­rra, le cos­ta­ba sa­lir de ella; ja­más co­no­ció el ex­tran­je­ro, se sa­be de ape­nas tres lu­ga­res que vi­si­ta­ra: Qui­to, Riobamba y Gua­ya­quil.

La cos­ta le traía des­agra­da­bles re­cuer­dos. Su pa­dre, que lo aban­do­nó an­tes de na­cer, vi­vió en­tre Es­me­ral­das, Ma­na­bí y Tu­ma­co.

EL PUER­TO Y EL HIMNO NA­CIO­NAL

Su pri­me­ra li­ga­du­ra con Gua­ya­quil em­pe­zó en 1848, a los 16 años. Em­pe­zó a pin­tar pai­sa­jes que ven­día en el puer­to y en Li­ma. En 1858 de­ci­dió co­no­cer Gua­ya­quil y se to­mó una fo­to­gra­fía que pu­bli­ca­mos; sin du­da lo aten­dió don Vi­cen­te Pie­drahi­ta, re­co­men­da­do por don Ig­na­cio Hol­guín, sue­gro de uno de sus tíos. El mis­mo año en­vió sus poe­sías edi­ta­das a Ga­briel Gar­cía Mo­reno, au­men­tan­do la sim­pa­tía por nues­tro Puer­to Prin­ci­pal. Un año des­pués se vio muy ha­la­ga­do de ver­se aten­di­do por Gar­cía Mo­reno. Has­ta en­ton­ces

era li­be­ral, doc­tri­na que man­tu­vo has­ta cer­ca de cum­plir los 30 años, cuan­do ca­yó se­du­ci­do por la for­mi­da­ble per­so­na­li­dad del Gran Ti­rano. En 1865 hi­zo el Himno Na­cio­nal, a pe­di­do del Dr. Ni­co­lás Es­pi­no­sa, pre­si­den­te del Con­gre­so, en Qui­to, en casa de su tío po­lí­ti­co, el obis­po An­to­nio T. Iturralde, en la ca­lle del Me­són. To­mó de mo­de­los los him­nos he­chos en dé­ca­das an­te­rio­res por Ol­me­do y el pro­pio gral. Flo­res (am­bos muy ad­mi­ra­dos por el poe­ta, so­bre to­do el pri­me­ro) y adop­tó par­te de esas le­tras a un nue­vo es­ti­lo. Ha­blar de pla­gio es inapro­pia­do. En no­viem­bre en­car­gó al gral. Se­cun­dino Dar­quea Iturralde (pri­mo de la es­po­sa de Me­ra), re­si­den­te en Gua­ya­quil, que pi­die­ra a An­to­nio Neu­ma­ne la con­fec­ción de la mú­si­ca. Pe­ro es­te te­nía el ge­nio y la neu­ra de to­do ar­tis­ta y dio lar­gas al asun­to.

CON GUAYAQUILE­ÑAS EN RIOBAMBA

El 66 Me­ra co­la­bo­ró con dos gran­des pe­rió­di­cos de Gua­ya­quil: Los An­des y La Pa­tria, vol­vién­do­se muy po­pu­lar en es­ta ciu­dad. El mis­mo año, en una de sus pu­bli­ca­cio­nes de­mos­tró que le era muy di­fí­cil en­ten­der al poe­ta co­lo­nial dau­le­ño Juan Bau­tis­ta Agui­rre. En fe­bre­ro de 1867 co­no­ció Riobamba y allí se to­pó con dos fa­mi­lias guayaquile­ñas em­pa­ren­ta­das en­tre sí: la de do­ña Án­ge­la Ba­que­ri­zo Vera viu­da de No­boa y la de Ig­na­cia Ba­que­ri­zo, es­po­sa de José Ma­ría Pa­re­ja Arte­ta, que in­ver­na­ban en esa ciu­dad. Le im­pac­tó mu­cho la ma­la sa­lud de Pa­re­ja y le hi­zo un epi­gra­ma, don­de ha­bla de su ver­sa­ción so­bre Fran­cia, país que amó sin ja­más lle­gar­lo a co­no­cer:

Yo en­ton­ces tar­ta­mu­dean­do

Le in­vo­co las cir­cuns­tan­cias ha­go un re­cuer­do de Fran­cia

Y tra­to de ir­lo cal­man­do

Hi­zo otro a Do­min­go Cor­do­vez Mou­re, sin du­da el due­ño de casa: Cor­do­vez ha­bla de po­tros

Mas, en su char­la can­sa­da

Su len­gua tras­tra­bi­llan­do

La­ce­ra so­bre no­so­tros.

Ha­bla ade­más de la ha­ma­ca que los huéspedes fue­ron lle­van­do has­ta Riobamba, de los ami­gos que los acom­pa­ña­ban (el chis­po Francisco Mos­co­so), de los ni­ños No­boa Ba­que­ri­zo (hi­jos de da. Án­ge­la) y a la ma­dre de ellos la lla­ma “ángel”, sin du­da por su bon­dad.

LA MÚ­SI­CA DEL HIMNO

1867 fue su año cé­le­bre, pues se de­ter­mi­nó que el chi­leno Juan José Allen­de pu­sie­ra la mú­si­ca a nues­tro Himno. El 10 de agos­to y lue­go el 5 de sep­tiem­bre se eje­cu­tó nues­tra Can­ción Pa­tria en el tea­tro de Gua­ya­quil. El pe­rió­di­co Los An­des di­ce que el éxi­to fue so­lo me­diano, la mú­si­ca no gus­tó, por lo que el mis­mo gral. Dar­quea en­co­men­dó al mú­si­co cuen­cano in­dí­ge­na Asen­cio Pau­ta, su con­fec­ción. Pe­ro Pau­ta di­jo que era mu­cho pa­ra él, en­ton­ces in­sis­tió an­te Neu­ma­ne, quien al fin dos años

des­pués, el 25 de oc­tu­bre de 1869, en­tre­gó la fa­mo­sa mú­si­ca. La pre­sen­ta­ción for­mal y fi­nal se hi­zo en Qui­to el 10 de agos­to de 1870, se­gún des­cu­bri­mien­to del pa­dre Au­re­lio Es­pi­no­sa Pó­lit. El Himno de la pa­tria lo hi­zo en Qui­to un ambateño (aman­te de Gua­ya­quil) y la mú­si­ca se la hi­zo en Gua­ya­quil por mano de un hún­ga­ro enamo­ra­do de la ciu­dad. Un pa­rén­te­sis: Neu­ma­ne no fue de la is­la de Cór­ce­ga. Eso se­rá te­ma de otra crónica.

LOS ÚL­TI­MOS AÑOS

En 1874 au­men­ta­ron sus con­tac­tos con Pie­drahi­ta, quien por en­ton­ces se alo­jó en la quin­ta de La Li­ria, pro­pie­dad del tío del poe­ta, el Dr. Mar­tí­nez. Un año des­pués edi­tó su Ca­te­cis­mo de Geo­gra­fia, ha­blan­do con de­ta­lles mo­ro­sos de nues­tra cos­ta; en 1879 apa­re­ció su cé­le­bre no­ve­la Cumandá, que le dio prestigio na­cio­nal y en nues­tros paí­ses ve­ci­nos, pri­me­ra no­ve­la ro­mán­ti­ca que al­can­zó éxi­to.

En 1880 par­ti­ci­pó en los ac­tos de homenaje al cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de José Joa­quín de Ol­me­do, el año 84 apa­re­ció en Gua­ya­quil la segunda edi­ción de su Geo­gra­fía, un año más tar­de apa­re­ció en una im­pren­ta de Gua­ya­quil su li­bri­to Ba­ses y pro­gra­mas de la so­cie­dad ca­tó­li­ca re­pu­bli­ca­na, en la cual de­fen­día al con­ser­va­do­ris­mo, fren­te a la fun­da­ción del nue­vo par­ti­do ro­sa que era el pro­gre­sis­mo, que pa­ra Me­ra, era mi­tad con­ser­va­dor y mi­tad li­be­ral. El año 86 tu­vo po­lé­mi­ca con el pre­si­den­te Caa­ma­ño, a quien acu­só de des­leal al par­ti­do de Gar­cía Mo­reno. En 1888 edi­tó su tra­ba­jo crí­ti­co so­bre el es­cri­tor gua­ya­qui­le­ño ra­di­ca­do en la Ar­gen­ti­na, don To­más Mon­ca­yo Ave­llán.

Lue­go vi­nie­ron años mi­tad dul­ces y mi­tad tris­tes: la pre­si­den­cia de Flo­res Ji­jón de 1888 al 92, al ser su ami­go per­so­nal, le lle­nó de ale­gría. Pe­ro pa­de­cía una gra­ve in­su­fi­cien­cia car­dia­ca. To­mó en arrien­do en Qui­to una casa en el Ma­chán­ga­ra, a me­nor al­tu­ra que la ciu­dad, pen­san­do que le sen­ta­ría me­jor, pe­ro fue inú­til, cuan­do se sin­tió mal y es­tu­vo se­gu­ro de que la gua­da­ña lo lla­ma­ba, re­gre­só a su quin­ta de Ato­cha, don­de mu­rió en 1894 de ape­nas 62 años de edad.

Juan León Me­ra dejoven.Fi­gu­ra de cera del es­cri­tor. Mu­seo Quin­tade Juan León Me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.