OL­ME­DO en las Cor­tes de Cá­diz

EL 19 DE MAR­ZO DE 1812, LAS COR­TES DE CÁ­DIZ PROMULGARO­N LA CONS­TI­TU­CIÓN QUE LLE­VA EL NOM­BRE DE ESA CIU­DAD.

Memorias Porteñas - - PORTADA - POR: JO­SÉ LUIS OR­TÍZ or­[email protected]­na­sa.com.ec

Ai­ni­cios de 1808 gran par­te de la po­bla­ción es­pa­ño­la se pro­nun­ció por la crea­ción de jun­tas pro­vin­cia­les y lo­ca­les de de­fen­sa de la so­be­ra­nía na­cio­nal, an­te la pre­sen­cia de los ejér­ci­tos na­po­leó­ni­cos. Es­tos, gra­cias al Tra­ta­do de Fon­tai­ne­bleau sus­cri­to en­tre el Go­bierno im­pe­rial ga­lo y la Co­ro­na es­pa­ño­la, par­ti­ci­pa­ron en una ma­nio­bra con­jun­ta pa­ra in­va­dir Por­tu­gal, lue­go de lo cual apro­ve­cha­ron la cam­pa­ña pa­ra ini­ciar, su­brep­ti­cia­men­te pri­me­ro y lue­go en for­ma fran­ca, la in­va­sión a Es­pa­ña y la imposición co­mo rey del her­mano de Na­po­león, Jo­sé Bo­na­par­te. Las jun­tas ce­den sus fa­cul­ta­des de de­fen­sa a una Jun­ta Cen­tral Su­pre­ma Gu­ber­na­ti­va del Reino co­mo or­ga­nis­mo con má­xi­mo po­der pa­ra ad­mi­nis­trar el país, de­fen­der­lo de las fuer­zas fran­ce­sas y con­vo­car a una reunión ex­traor­di­na­ria con esa fi­na­li­dad. En no­viem­bre de 1809 los fran­ce­ses lo­gran sa­lir triun­fan­tes en una se­rie de ope­ra­cio­nes, la Jun­ta se re­ti­ra a Cá­diz y pe­se a la opo­si­ción del Con­se­jo de Re­gen­cia que re­pre­sen­ta­ba a Fer­nan­do VII, con­vo­ca al fun­cio­na­mien­to de las Cor­tes, que ini­cian su ac­ti­vi­dad el 24 de sep­tiem­bre de 1810.

LAS COR­TES Y LOS LI­BE­RA­LES

Su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad pro­ce­día de di­ver­sos sec­to­res (no exis­tían par­ti­dos) que es­gri­mían in­tere­ses y po­si­cio­nes di­ver­sas. Los “ab­so­lu­tis­tas li­be­ra­les” que de­fen­dían al rey co­mo de­po­si­ta­rio de la vo­lun­tad po­pu­lar, los “mo­de­ra­dos” que abo­ga­ba por una so­be­ra­nía com­par­ti­da en­tre el rey y las Cor­tes, y los li­be­ra­les, que sin ser ma­yo­ría es­ta­ban muy cohe­sio­na­dos, te­nían bue­na for­ma­ción in­te­lec­tual y gran ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va. Pa­ra es­tos, la so­be­ra­nía de­bía re­caer en la na­ción, re­pre­sen­ta­da por las Cor­tes. Fi­nal­men­te la po­si­ción li­be­ral se im­pu­so, pe­se a con­ce­sio­nes que de­bie­ron ha­cer a las otras ten­den­cias, y las Cor­tes pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­das co­mo las de­po­si­ta­rias de la vo­lun­tad po­pu­lar. Con esos an­te­ce­den­tes el or­ga­nis­mo cons­ti­tui­do pa­sa a tra­ba­jar en la pre­pa­ra­ción de un cuer­po cons­ti­tu­cio­nal que con­si­de­ró a los ciu-

da­da­nos co­mo por­ta­do­res de igua­les de­re­chos y de­cla­ró la liquidació­n de los pri­vi­le­gios es­ta­men­ta­les del An­ti­guo Ré­gi­men. Tal es­pí­ri­tu de equi­dad so­cial sin em­bar­go se con­cre­tó gra­cias a la acep­ta­ción de los li­be­ra­les de que el Es­ta­do es­pa­ñol no de­ja­ba de ser con­fe­sio­nal y ca­tó­li­co.

LA CONS­TI­TU­CIÓN Y LOS DIPU­TADOS

La Cons­ti­tu­ción de 1812 des­ta­ca­ba que el prin­ci­pio de so­be­ra­nía re­si­día en la na­ción, re­co­no­cía la li­ber­tad de im­pren­ta y, en con­se­cuen­cia, la li­ber­tad de opi­nión po­lí­ti­ca, la igual­dad ju­rí­di­ca de to­dos los es­pa­ño­les, la in­vio­la­bi­li­dad del do­mi­ci­lio, la eli­mi­na­ción de la tor­tu­ra y la in­qui­si­ción, el de­re­cho a la edu­ca­ción, la ple­na igual­dad en­tre los ciu­da­da­nos de la Pe­nín­su­la y los de ul­tra­mar, el su­fra­gio uni­ver­sal (aun­que in­di­rec­to), li­mi­ta­ba la au­to­ri­dad real, la li­ber­tad de co­mer­cio e in­dus­trias, en­tre mu­chos de los lo­gros pa­ra un nue­vo ti­po de so­cie­dad li­bre del ab­so­lu­tis­mo de la imposición real, y con po­si­bi­li­da­des de un efec­ti­vo desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Po­cos re­pre­sen­tan­tes de los te­rri­to­rios ame­ri­ca­nos es­tu­vie­ron pre­sen­tes en las Cor­tes de Cá­diz. De ellos, Jo­sé Me­jía Le­que­ri­ca por el Vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da y Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do por la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil. Me­jía, bri­llan­te orador, ex­pre­só el re­cha­zo al ab­so­lu­tis­mo y al co­lo­nia­lis­mo de Es­pa­ña, y pro­pu­so que “…a los le­gis­la­do­res to­ca dar le­yes pru­den­tes y jus­tas, a los eje­cu­to­res les to­ca la apli­ca­ción, que es­ta es la par­te más di­fí­cil; por lo mis­mo de­ben estar ani­ma­dos de tan­ta pru­den­cia co­mo de­sin­te­rés pa­ra apli­car la ley…”.

LA GRAN­DE­ZA DE OL­ME­DO

La re­fe­ren­cia de Ol­me­do con­tra “las mi­tas” fue un sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­sa­je de su dis­cur­so. Sos­tu­vo que “…des­de los prin­ci­pios del des­cu­bri­mien­to se in­tro­du­jo la cos­tum­bre de en­co­men­dar un cier­to nú­me­ro de in­dios a los des­cu­bri­do­res, pa­ci­fi­ca­do­res y po­bla­do­res de Amé­ri­ca, con el pre­tex­to de que los de­fen­die­ran, pro­te­gie­ran, en­se­ña­sen y ci­vi­li­za­sen; y tam­bién pa­ra que exi­gién­do­les tri­bu­tos y apli­cán­do­los a to­da es­pe­cie de tra­ba­jos, tu­vie­sen los en­co­men­de­ros en su en­co­mien­da el pre­mio del va­lor y los ser­vi­cios que hu­bie­sen he­cho a fa­vor de la con­quis­ta. De es­ta cos­tum­bre na­cie­ron ma­les y abu­sos tan­tos, que no pue­den re­fe­rir­se sin in­dig­na­ción… De allí vi­nie­ron esos nom­bres omi­no­sos de in­dig­na re­cor­da­ción, de en­co­mien­das, de mi­tas, de re­par­ti­mien­tos, bár­ba­ras re­li­quias de la con­quis­ta y go­bierno feu­dal…a los in­dios se los uti­li­zó co­mo si fue­sen ani­ma­les o bes­tias do­mes­ti­ca­das…”.

1. Las Cor­tes de Cá­diz. 2. Jo­sé Joa­quiín de Ol­me­do. 3. Jo­sé Me­jía Le­que­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.