NA­TA­LI­CIO DE OL­ME­DO EL MÁ­XI­MO HÉ­ROE DE LA HIS­TO­RIA DE LA PA­TRIA

Memorias Porteñas - - LA AMÉRICA Y EUROPA. HISTORIA Y CULTURA - POR: RO­BER­TO VER­GA­RA NO­BOA ver­ga­[email protected]­na­sa.com.ec

El 19 de mar­zo se re­cuer­da el día de na­ci­mien­to de Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, quien vio la luz en Gua­ya­quil en el año de 1780. Se cum­plió el 239 aniver­sa­rio de su na­ta­li­cio. Pe­se siem­pre a nues­tra ini­cia­ti­va cí­vi­ca, es lás­ti­ma que la fe­cha ha­ya pa­sa­do inad­ver­ti­da. Sin em­bar­go, nos que­da el con­sue­lo de guar­dar en nues­tra memoria el tim­bre de su nom­bre, el cual hon­ra­mos hoy en nues­tra co­lum­na. De es­ta ma­ne­ra, ha­ce­mos con­cien­cia de que hay que tra­ba­jar mu­cho pa­ra ani­mar a los ciu­da­da­nos a re­pa­rar en es­tu­diar y aban­do­nar el enor­me des­co­no­ci­mien­to en re­la­ción a la per­so­na­li­dad más va­lio­sa del pa­sa­do na­cio­nal. Ol­me­do, re­sal­ta­mos a los lec­to­res, es el pro­ta­go­nis­ta más des­ta­ca­do del pa­sa­do, es el hom­bre cla­ve, ya que sin él no hay 9 de Oc­tu­bre de 1820 y hu­bie­ra si­do im­po­si­ble la Re­pú­bli­ca de Gua­ya­quil, los triun­fos ame­ri­ca­nos de Bo­lí­var y San Mar­tín y, fi­nal­men­te, la fun­da­ción del Ecua­dor.

GRAN­DES DO­TES

Ol­me­do fue hi­jo del ca­pi­tán es­pa­ñol don Mi­guel de Ol­me­do y Tro­yano, y de do­ña Ana Fran­cis­ca de Ma­ru­ri y Sa­la­va­rría, de an­ti­gua hi­dal­guía y pri­me­ra dis­tin­ción en la so­cie­dad co­lo­nial. Es pro­pi­cio res­ca­tar el des­ta­ca­do an­ces­tro de su pa­dre en la ofi­cia­li­dad en el ejér­ci­to es­pa­ñol, quien tu­vo una muy lu­ci­da ca­rre­ra en Amé­ri­ca, en ser­vi­cio a la Co­ro­na en el Ma­ra­ñón, en Qui­to y en Gua­ya­quil, don­de asen­tó su re­si­den­cia. De es­te fe­liz ma­tri­mo­nio na­cie­ron dos hi­jos: Jo­sé Joa­quín y su her­ma­na Magdalena. En con­tras­te al es­plen­do­ro­so desem­pe­ño de su pa­dre en la mi­li­cia, su hi­jo Jo­sé Joa­quín, se­gui­rá el ar­te de las letras don­de mos­tra­rá todo el po­der de su nu­men y de su plu­ma.

Nues­tro más gran­de hé­roe ci­vil, ma­ni­fes­tó des­de su más tier­na in­fan­cia sus do­tes pre­co­ces de ge­nia­li­dad, ta­len­tos y vir­tu­des, sien­do me­re­ce­dor del afec­to y apre­cio de sus alle­ga­dos más cer­ca­nos y de sus pre­cep­to­res. En su ho­gar pa­terno se pro­te­ge y pre­ser­va el cul­ti­vo de aque­llos na­tu­ra­les do­nes del ni­ño, en­ca­mi­nán­do­lo a la ilus­tra­ción, has­ta lle­gar a la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos, en la ca­pi­tal vi­rrei­nal Li­ma, la más an­ti­gua y la me­jor en las co­lo­nias ame­ri­ca­nas. Ol­me­do se des­ta­có co­mo el pri­me­ro en­tre sus pa­res, al­can­zan­do los más ele­va­dos gra­dos aca­dé­mi­cos. Su sin­gu­lar y ex­traor­di­na­ria ap­ti­tud le va­lió pa­ra ser to­ma­do en cuen­ta co­mo se­cre­ta­rio del cé­le­bre doc­tor Jo­sé de Sil­va y Ola­ve, a quien acom­pa­ñó en su de­le­ga­ción co­mo miem­bro elec­to a la Jun­ta Su­pre­ma Cen­tral de Se­vi­lla en 1809. El des­tino po­lí­ti­co le de­pa­ra­rá ser ele­gi­do a las Cor­tes Ge­ne­ra­les, desem­pe­ñan­do fun­cio­nes de se­cre­ta­rio y ma­ni­fes­tan­do sus prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les.

EL PRI­ME­RO DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS

Pa­ra Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, la po­lí­ti­ca era su me­dio. De­sem­pe­ña­rá con triun­fo la Pre­si­den­cia de la Jun­ta de Go­bierno de Gua­ya­quil y re­dac­ta­rá el pri­mer Es­ta­tu­to Cons­ti­tu­cio­nal de la Na­ción en no­viem­bre de 1820. Asi­mis­mo, con­cu­rri­rá co­mo dipu­tado a los Con­gre­sos del Pe­rú. Ol­me­do se­rá el hé­roe vic­to­rio­so de 1845 y de los más im­por­tan­tes mo­men­tos de la his­to­ria de la pa­tria. Los he­chos de su vi­da son to­dos ejem­pla­res, con­se­cuen­tes con sus prin­ci­pios, es su gran­de­za. Su va­lía re­si­de en su con­duc­ta he­roi­ca en las mu­chas oca­sio­nes en que ve­ló por la pa­tria, así co­mo por su dig­ni­dad en so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des del des­tino. Des­ta­ca tam­bién por su in­com­pa­ra­ble poe­sía, que lo apa­dri­na has­ta la eter­ni­dad.

Todo gua­ya­qui­le­ño sien­te la­tir con fuer­za su co­ra­zón an­te la per­so­na­li­dad su­pe­rior y fren­te al acen­dra­do pa­trio­tis­mo de Ol­me­do, quien ele­va a Gua­ya­quil a la ci­ma de sus ma­yo­res as­pi­ra­cio­nes. De­lan­te de su nom­bre y fi­gu­ra po­lí­ti­ca, se in­cli­nan los gran­des de la his­to­ria y las más en­cum­bra­das in­te­li­gen­cias. Es el pri­me­ro de los pri­me­ros y es Gua­ya­quil quien tie­ne tan al­to ho­nor. Es­ta es la memoria que no de­be­mos de per­der.

ES LA FI­GU­RA DEL MÁS RE­PRE­SEN­TA­TI­VO DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS, AQUEL GRAN­DE SIN PAR, RE­CO­NO­CI­DO EN LOS ANALES DE LA HIS­TO­RIA DE AMÉ­RI­CA POR SU PER­SO­NA­LI­DAD Y SU LE­GA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.