LAS CURTIEMBRE­S DEL GUA­YA­QUIL CO­LO­NIAL

TRAS UN SI­GLO DE MO­NO­PO­LIO EL NE­GO­CIO SE EX­TEN­DIÓ EN EL PUER­TO, MO­DER­NI­ZAN­DO SUS INS­TA­LA­CIO­NES, PE­RO SIN RE­SOL­VER SUS PRO­BLE­MAS.

Memorias Porteñas - - RECUERDOS DE MIS ABUELOS -

Las primeras no­ti­cias que se tie­nen de una cur­tiem­bre es­ta­ble­ci­da en Gua­ya­quil se re­mon­tan a 1632, cuan­do To­ri­bio de Cas­tro y Gri­jue­la, pa­ra evi­tar que el mae­se de Cam­po Fran­cis­co Pé­rez de Na­va­rre­te rom­pa su mo­no­po­lio, obs­ta­cu­li­zó por to­dos los me­dios la ins­ta­la­ción de una nue­va cur­tiem­bre ale­gan­do que la de él se abas­te­cía de so­bra pa­ra las ne­ce­si­da­des que te­nía la ciu­dad.

Y pa­re­ce que el mo­no­po­lio se man­tu­vo al­go más de un si­glo, por­que pa­sa­do ese tiem­po, nue­vas y más mo­der­nas curtiembre­s se abri­rían en el Puer­to, mo­der­ni­zán­do­se el sis­te­ma de desalojo de aguas, que tan feos olores des­pi­den en es­te ti­po de tra­ba­jo. Pa­ra 1761 el Ca­bil­do dis­pu­so que to­das las curtiembre­s de­bían ser tras­la­da­das a los cam­pos, a fin de que to­das “sus po­dre­dum­bres” no con­ta­mi­na­sen ni las aguas ni el am­bien­te ur­bano de Gua­ya­quil. Hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do desear que las dis­po­si­cio­nes del Ca­bil­do se aca­ta­sen. La anar­quía y la desobe­dien­cia eran na­tu­ra­les en aque­llos tiem­pos, al pun­to que po­dían pa­sar dé­ca­das de ha­ber­se dic­ta­do una ley o dis­pues­to que se cum­pla una or­den y era co­mo si nun­ca se hu­bie­se to­ca­do el te­ma.

ME­DI­DAS DEPURATORI­AS

Pa­ra 1774 hu­bo ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir el es­ta­ble­ci­mien­to de Cris­tó­bal Arau­jo, cur­ti­dor por tra­di­ción fa­mi­liar, quien apar­te de no cum­plir con lo dis­pues­to por el Ca­bil­do, hos­ti­ga­ba a una fa­mi­lia de ape­lli­do Ga­lle­gos a fin de evi­tar que ellos pu­die­sen es­ta­ble­cer un ne­go­cio si­mi­lar al de él.

Es­ta si­tua­ción aca­ba­ría con la pa­cien­cia del Ca­bil­do, que ha­bía so­por­ta­do por años el in­cum­pli­mien­to de sus dis­po­si­cio­nes, ra­zón por la cual or­de­na­ría la in­me­dia­ta de­mo­li­ción de to­das las curtiembre­s que no cum­plie­ran con los re­qui­si­tos bá­si­cos que se exi­gían pa­ra su ade­cua­do fun­cio­na­mien­to. Ha­bría ex­cep­cio­nes, ta­les co­mo la cur­tiem­bre de los Ace­ve­do, pues es­ta des­alo­ja­ba sus aguas ser­vi­das en un fo­so y es­ta­ba tan ale­ja­da de la ciu­dad que su in­fluen­cia no le era da­ñi­na.

Y es que el ver­da­de­ro pro­ble­ma era el ni­vel de con­ta­mi­na­ción que pro­vo­ca­ba es­ta in­dus­tria en el agua uti­li­za­da por los gua­ya­qui­le­ños. Pa­ra ese en­ton­ces, to­dos sin ex­cep­ción, uti­li­za­ban el agua del río pa­ra sa­ciar su sed y cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des vin­cu­la­das con el vi­tal ele­men­to, de ahí la im­por­tan­cia de res­pe­tar las dis­po­si­cio­nes del Ca­bil­do con res­pec­to al te­ma.

IN­TER­VEN­CIÓN REAL

Pe­ro las curtiembre­s eran muy ne­ce­sa­rias y el pro­ble­ma se es­ta­ba con­vir­tien­do en un asun­to sin so­lu­ción con un fu­tu­ro muy in­cier­to si no hu­bie­se me­dia­do la in­ter­ven­ción del in­ge­nie­ro Fran­cis­co de Re­que­na, quien lue­go de co­no­cer el pro­ble­ma su­gi­rió que ca­da cur­tiem­bre tu­vie­se un gran po­zo cie­go, en don­de va­ciar to­da el agua con­ta­mi­na­da y los des­per­di­cios que con ella vi­nie­sen. To­do hu­bie­se que­da­do re­suel­to y las curtiembre­s se hu­bie­sen man­te­ni­do den­tro de la ciu­dad si es que to­dos sus due­ños hu­bie­sen se­gui­do el con­ce­jo de Re­que­na, pe­ro des­gra­cia­da­men­te no fue así.

Se hi­zo en­ton­ces una nue­va ins­pec­ción y so­lo tres pu­die­ron que­dar­se den­tro de la ur­be, mien­tras a ca­si to­das las de­más se les prohi­bió su fun­cio­na­mien­to. La reite­ra­da desobe­dien­cia por par­te de los cur­ti­do­res hi­zo mu­cho da­ño al ofi­cio; se lo de­ni­gró y se hu­bie­se man­te­ni­do co­mo un ofi­cio prac­ti­ca­do por gen­te des­pre­cia­ble, si no hu­bie­se me­dia­do la in­ter­ven­ción del mis­mí­si­mo rey Car­los IV, quien con fe­cha 18 de enero de 1783 de­cla­ró que “el ofi­cio de cur­ti­dor, así co­mo el de sastre, za­pa­te­ro y herrero, eran pro­pios de per­so­nas ho­nes­tas y hon­ra­das”, lo que ha­ría cam­biar de ma­ne­ra sus­tan­cial el con­cep­to que se te­nía de los cur­ti­do­res y por qué no de­cir­lo, tam­bién la ac­ti­tud re­bel­de de ellos pa­ra con las dis­po­si­cio­nes ver­ti­das por la au­to­ri­dad.

PER­SUA­DI­DOS POR EL PE­LI­GRO

Lo cier­to es que la in­dus­tria y sus prac­ti­can­tes se si­guie­ron man­te­nien­do cer­ca­nos al río, lo que no siem­pre era po­si­ti­vo pa­ra los cur­ti­do­res ya que no fue­ron po­cas las ve­ces que en in­vierno las subidas de ma­rea arra­sa­ron con las ins­ta­la­cio­nes de aque­llas más cer­ca­nas a la ori­lla.

Más de cua­ren­ta años se man­tu­vie­ron las curtiembre­s de ma­ne­ra inal­te­ra­da den­tro de la ur­be, has­ta que pa­ra 1823 los doc­to­res Jo­sé Mas­co­te, Ma­nuel Bra­vo y Ma­riano Ar­cia hi­cie­ron to­mar con­cien­cia a los ca­bil­dan­tes y a mu­chos cur­ti­do­res, in­clu­si­ve, del pe­li­gro que co­rría la po­bla­ción si es­ta in­dus­tria se la se­guía man­te­nien­do den­tro de la ciu­dad. Es­te se­ría el prin­ci­pio del cam­bio en el ma­ne­jo del te­ma pues con el tiem­po so­lo los fa­bri­can­tes de sue­las ob­ten­drían per­mi­sos de fun­cio­na­mien­to en el pe­rí­me­tro ur­bano.

MÁS DE 40 AÑOS

SE MAN­TU­VIE­RON

LAS CURTIEMBRE­S DE MA­NE­RA INAL­TE­RA­DA DEN­TRO DE LA UR­BE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.